Nacionalismos excluyentes y Paraísos fiscales.

Muchas veces oímos quejas y comentarios displicentes relacionados con la expansión del fenómeno de los nacionalismos excluyentes en distintos lugares del planeta. ¿Cuáles son las causas de esta peligrosa tendencia sociológica? ¿Cuáles podrían ser sus “antídotos”, si es que los hay?.

Para entender esta realidad debemos situarnos en el contexto de la globalización capitalista neoliberal que pretende embarcarnos a todos en la “ensoñación” de la libre competencia universal, bajo una supuesta igualdad de condiciones, para la captación de “valor” (es decir, para la acumulación de dividendos, beneficios y capitales a cualquier precio). En este contexto, y bajo la ideología de la desregulación y el “sálvese quien pueda”, la estrategia es clara: Bajada de impuestos. Así aparece la doctrina, más o menos encubierta, de “fabrique un paraíso fiscal en su territorio y hágase rico”. Suiza, Mónaco, Liechtenstein… supieron leer perfectamente esta realidad creando sus estados y principados bajo estas premisas con unos resultados de éxito increíblemente espectaculares. El modelo estaba servido y no tardó demasiado en ser copiado por otros muchos. La atracción de capitales mediante la creación de chiringuitos fiscales ha resultado ser el negocio más exitoso de los últimos siglos y se constituye en el caldo del cultivo perfecto para la generación de élites locales de caciques, príncipes, virreyes y mini-emperadores que se erigen en guardianes de la riqueza y “derechos históricos adquiridos” en sus territorios. Excitado en su egoísmo el pueblo los aclama, uniéndose a ellos como una piña, para evitar la llegada de los “otros”, los “de fuera”, los que “vienen a robarnos lo que es nuestro”.

Este ecuación, exención de impuestos->atracción de capitales->creación de élites locales=afloramiento de partidos xenófobos, la hemos vista repetida en miles de ocasiones.

El mejor antídoto contra los nacionalismos excluyentes sería la armonización fiscal a escala planetaria. Ningún lugar del mundo con impuestos inferiores al 40% ni mayores del 50%. Los países más pobres tendrían derecho a situarse en la franja baja de la horquilla (40-45) para atraer más inversiones y los más ricos en la franja superior. Con esta receta, el fenómeno en cuestión se iría desinflando como un globo pinchado.

Etiquetas:

3 comentarios to “Nacionalismos excluyentes y Paraísos fiscales.”

  1. Opino que no deberías mezclar nacionalismo con neoliberalismo y el hecho de que existan los paraisos fiscales. No discuto que el nacionalismo surge principalmente de las reivindicaciones económicas de la élite capitalista y por lo general solo reporta conflicto (cuando podría aprovecharse para otras cosas más constructivas). Pero hay muchos tipos de nacionalismos y no deberían mezclarse con los capitalismos neoliberales y especuladores de los paraisos fiscales.

    Tenemos el nacionalismo económico (el más fuerte, dominador y prevalente), el nacionalismo político (comparsa del primero) y nacionalismo cultural o social (el único que puede llegar a ser algo positivo o incluso constructivo siempre que no sea excluyente). Pero no confundamos imperativamente nacionalismo con especulación neoconservadora.

  2. Hola labitxa:

    La entrada va referida a los nacionalismos excluyentes. Así queda citado expresamente en el primer párrafo y en el último. Los nacionalismos no excluyentes son una expresión sana de la vitalidad de los pueblos y de sus justas aspiraciones a tener una identidad cultural y lingüística propia. Los nacionalismos no excluyentes forman parte de la lucha alterglobalizadora. La consideración que me merecen uno y otro tipo de nacionalismos son totalmente diferentes. Para evitar confusiones o malas interpretaciones editaré el título de la entrada que pasará a ser “Nacionalismos excluyentes y parísos fiscales, en lugar de “Nacionalismos y Paraísos fiscales”. Muchas gracias por tu matización.

  3. Cuando leí lo de excluyentes lo interpreté como una característica de los nacionalismos, no como uno de los distintos tipos de nacionalismo. Mea culpa. Hay mucha confusión sobre el tema nacionalismo y mucha desinformación. Me alegro de que tengas esa concepción de nacionalismo positiva.

    Para mi es un placer poder dialogar sobre sociedad y política con personas que tienen mucho que aportar al mundo.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: