Gigantismo empresarial, ruina general.

Las oportunidades de negocio no dejan de menguar. Ese es uno de los desencadenantes de la crisis sistémica actual. El control férreo de los mercados por un número cada vez menor de operadores ahoga el espacio disponible para el resto, cada vez más condenados a pelearse por las migajas. Los beneficios se concentran y el paro se expande. Este modelo demencial termina por perjudicar incluso a los grandes ya que el consumo se desploma y ya pocos se salvan. Se hace necesario poner freno al gigantismo empresarial para que el pastel de los recursos y la riqueza pueda empezar mínimamente a repartirse.

Un ejemplo muy claro de este fenómeno puede verse en la caida de renta de los pequeños productores agrícolas. Los precios en origen no paran de bajar a pesar de que la demanda es estable, incluso ascendente.  Sucede con la mayoría de las materias primas comestibles y ahora incluso con el petróleo. ¿Por qué?. Las grandes compañias de distribución y comercialización terminan por imponer los precios, su gigantismo absorbe la mayor parte del beneficio de la cadena, dejando muy poco espacio para todos los demás agentes. No es difícil descubrir otros muchos ejemplos para llegar a la misma conclusión operando en otros sectores de la economía global.

Sólo a través de unidades de producción a menor escala y con un control democrático por parte de los trabajadores el sistema podrá reconducirse. Hay que recuperar el ámbito de la producción local, la simplicidad voluntaria y cambiar el motor ideológico de la economía, pasando a ser el trabajo y la vida digna la meta prioritaria en lugar de la acaparación y la acumulación ilimitada de beneficios.

Etiquetas:

2 comentarios to “Gigantismo empresarial, ruina general.”

  1. Para democratizar la propiedad empresarial hay que mirar hacia el cooperativismo confrontando su legislación con la antimonopolística, fortaleciendo aquella y endureciendo ésta.

  2. La lucha contra la concentración de poder en manos de personas físicas es el camino hacia un futuro sostenible, y los monopoliios son una de las más grandes formas de concentrar poder.

    Gracias por el comentario, José Edgar y bienvenido al blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: