Resultados Europeas-2009

Tras consultar la página oficial con los resultados de las elecciones se me ocurren algunas reflexiones , no del todo coincidentes con las que estoy escuchando en la mayoría de los medios.

1) Excelente noticia la subida de Los Verdes y Ecologistas europeos. Mi más directa y afectuosa felicitación al histórico líder altermundialista José Bové. Me reconforta y tranquiliza ver a este gigante de la lucha anti-capitalista, anti-transgénicos y por la soberanía alimentaria de los pueblos en el Parlamento Europeo.

1) El Partido Popular Europeo (EPP) y el Grupo Liberal (ALDE) han bajado en porcentaje global de votos respecto a la composición global del anterior parlamento, a pesar de que leyendo los periódicos pudiera parecer que se han disparado.

2) La ciudadanía europea está desencantada con sus partidos políticos tradicionales (Todos han bajado en porcentaje global de voto excepto Los Verdes). Hacia la misma dirección apunta el dato de que el índice de participación no para de bajar de forma continuada desde hace 30 años hasta la fecha.

3) Muchos votantes tradicionales de la socialdemocracia se van pasando a Los Verdes o engrosan las enormes masas abstencionistas. El desencanto de estos votantes es aún mayor que en el resto de partidos tras comprobar que los partidos “socialistas” europeos son incapaces de articular soluciones de izquierda a la crisis sistémica. El voto social-liberal es poco eficiente para el votante de izquierda que percibe en muchos casos como más útil y coherente apostar por alternativas verdes de forma clara y directa.

4) Hay una subida espectacular de los “outsiders”, experimentos políticos variados con un componente claramente ascendente de euroescépticos. Todo esto aportará una nota de mayor heterogeneidad e imprevisibilidad a muchas decisiones de la cámara.

Etiquetas: ,

9 comentarios to “Resultados Europeas-2009”

  1. Mis apreciaciones:

    1) Secundo las felicitaciones al Partido Verde Europeo.

    2) Al juzgar los resultados, creo que olvidas la extraordinaria cantidad de “no inscritos”: 93. Esto se debe a varias cuestiones que han distorsionado el resultado aparente de estas elecciones. P. e., el Partido Popular Europeo ha disminuido su porcentaje de escaños por la deserción del Partido Conservador británico, cuyos 29 (!) eurodiputados aparecen por ahora como “no inscritos”. Sin embargo, es muy probable que acabe formando, con partidos hasta hoy sin grupo, un nuevo grupo de centro-derecha moderadamente euroescéptico. Algo parecido pasa con los 22 escaños del Partido Demócrata italiano, ideológicamente situado entre el PES y el Grupo ALDE, pero que muy seguramente acabará en el Grupo ALDE. Los escaños de UPyD y del Partido Pirata sueco probablemente también engrosarán las filas liberales. Así que los liberales y conservadores SÍ han mejorado su posición, hasta el punto de que pueden prescindir del PES a la hora de formar coalición.

    3) En mi opinión, la extremadamente baja participación (y decreciente) no es un castigo a los partidos mayoritarios, sino un castigo a las instituciones europeas.

    4) En cuanto al PES, su problema no es un escoramiento a la derecha (que también): la mayoría de los (y de SUS) votantes son amigos de que las cosas se queden como están, y están cómodos en el centro (centro-izquierda). Por otro lado, y aunque te sorprenda, la gente vota a los conservadores para que lleven a cabo políticas de centro-izquierda. ¿Por qué? Por lo visto, el centro-izquierda tiene un problema de imagen y de comunicación. Y ya casi nadie vota al programa.

    5) Por último, olvídate de los “outsiders”: aunque este sea un Parlamento más complejo y potencialmente más dinámico, muchos de los “no inscritos” acabarán adoptando dinámicas de grupo o quedarán relegados a la irrelevancia. Palabra.

    Y nada más. Salud y adelante con la lucha, compañero.

  2. Hola Virus.

    Muchas gracias por tus inteligentes apreciaciones. La dirección concreta del voto de los conservadores británicos puede ser un freno para el tratado de Lisboa y para ciertas políticas institucionales lo que podría venirle bien a la Izquierda. Respecto a los italianos tampoco creo que vayan a alinearse incondicionalmente con los liberales. Todo esto es muy complejo y habrá que ir viendo votación a votación. Creo que sería positivo promover plataformas internacionales que demandaran con fuerza más mecanismos de participación directa para la ciudadanía europea en todo tipo de decisiones, las tecnologías informáticas ya lo permiten. Lo que no es de recibo, bajo ningún concepto, es que sólo nos pregunten cada 5 años y de una forma tan indirecta, enrarecida y mediatizada (los partidos son nuestros “mediums” que nos “comunican” con el más allá del poder real) como las elecciones europeas.

    Un abrazo. Javier-alterglobalizacion.

  3. Lo que tampoco es de recibo es a los ciudadanos les representen los que más gritan o más follon montan. Eso es lo que se oculta detrás de las llamadas a una mayor participación directa…al final la democracia con vostos y todo lo demás (incluida la abstención) es el mejor sistema de los psoibles.

  4. Hola fernandol.

    No estoy muy seguro de lo que quieres decir. Yo pienso que la democracia directa es mucho más perfecta que la democracia representativa tal como la conocemos ahora. Los actuales “cheques en blanco” otorgados a los grandes partidos esconden grandes dosis de sumisión, autoritarismo y manipulación de las masas. La democracia directa no interesa a los grandes partidos ya que esto supondría una merma en sus actuales cuotas de poder, ni tampoco a sus jefes, es decir a las oligarquías que ejercen el mando de la economía. Gracias por participar.

    alterglobalizacion.

  5. He estado leyendo tanto el artículo como las opiniones y tal y como están las cosas, desde hace ya demasiado tiempo, es imprescindible un cambio radical a la voz de ya. Hay una desconexión total y absoluta entre los políticos y la ciudadanía. Eso los sabemos desde el siglo pasado y no hemos podido hacer nada nadie. La opción de las nuevas tecnologías me parecería genial, pero debe ir acompañada de una educación para que todos podamos interpretar la información.
    La única unión que tenemos con los políticos son los medios de comunicación y éstos andan limitados por el tiempo, por los ingresos, las ventas y audiencias/cuotas de mercado. Esto da como resultado una desviación y una “titularización” de los hechos. Si tenemos interés toda la información para poder hacer una evaluación de la situación está a nuestro alcance, pero hay que tener eso: interés además de tiempo.

    Los resultados de los verdes son esperanzadores en el mismo grado que los resultados ultas y euroescepticos son aterradores. La gente que no vota suele ser la gente crítica y de izquierdas. ¡Busquemos fórmulas para acercar la democracia a toda este gente que posiblemente esté deseando de participar activamente!

    Buf, creo que se me ha ido la mano escribiendo.

  6. “Inteligentes apreciaciones”, ¿eh? Pues gracias de verdad por el cumplido. Y felicidades por el blog, por cierto: no suelo comentar, así que si lo he hecho es porque me pareció más que bueno.

    Por otro lado, yo no veo nada positivo en el aumento de diputados euroescépticos. Puede que desde el altermundialismo (con el que simpatizo y discrepo) y otras corrientes de izquierda no se vea con buenos ojos el Tratado de Lisboa -yo mismo, que todavía no tengo una opinión clara al respecto, le encuentro aspectos insuficientes o incluso negativos-, pero considero que puede ser un buen paso hacia una Europa mejor: libre, verde, social, solidaria, pacífica, democrática, poderosa, comprometida y culta. Sea como fuere, considero a los euroescépticos un problema: ni aprobarán el Tratado de Lisboa ni uno más ambicioso y mejor. Tampoco me convencen (ni mucho menos) los que ahora se llaman eurófilos pero sólo son euroconservadores, como los socialdemócratas (el mal menor). En cambio, ojalá hubiera más diputados eurófilos y críticos (¿eurocríticos?) de izquierdas.

    Y ahora voy a intentar contribuir a ese debate sobre la democracia directa que habéis abierto (voluntariamente o no). Creo que sería positivo (a nivel internacional, comunitario, nacional, autonómico y local) impulsar reformas de profundización y radicalización democráticas: más referenda, más facilidades a la iniciativa legislativa popular, más control sobre los partidos y nuestros representantes, reformulación de los sindicatos, fomento de la participación en asociaciones cívicas y vecinales (y de su actividad), primarias en los partidos, listas abiertas, más transparencia de los partidos, más apoyo a la información y formación de la ciudadanía, creación de códigos éticos para la vida pública, etc. Es decir, que no abogo por la democracia directa (sin intermediarios), sino por una democracia participativa y, en general, de mayor calidad. Personalmente, hoy por hoy, creo que ninguna sociedad actual sería capaz de adoptar la democracia directa (a gran escala) sin dar lugar a peligrosos movimientos sociales de la peor calaña. Y cuando eso sucediera, nos daríamos cuenta de que las mismas trabas conservadores que nos limitaban eran las que nos protegían de nosotros mismos y de nuestros peores excesos. Porque el cambio cultural y personal, radical y generalizado, debe ser anterior a un cambio político tan atrevido. Sin embargo, sí creo que estamos preparados para un cambio moderado (aunque, con todo, ambicioso y necesario): una democracia representativa… mejor. Ésta no es esencialmente mala, sólo la usamos fatal. Veamos si podemos andar antes de lanzarnos a intentar volar.

    (Espero que no me tachéis de poco comprometido con el cambio, pero… En fin: aunque mi propuesta de vía de cambio tal vez no sea la más revolucionaria, creo que mi proyecto político es tan de izquierdas como el que más.)

    En el caso europeo, negar la necesidad de instituciones más democráticas es, por lo menos, indecente… Lo que no quiere decir que no haya que andar con pies de plomo. Por eso creo que deberíamos empezar, p. e., poniendo a la comisión bajo la doble soberanía del Parlamento y el Consejo (primando al Parlamento), haciendo más visibles las atribuciones de ambas instituciones (es decir, hacer pedagogía de la Unión) y mejorando la relación Parlamento-sociedad. Para empezar. Es mi inexperta opinión, claro.

    En cuanto a lo de que se deben crear plataformas internacionales que luchen por estas reformas, opino que son más importantes las plataformas nacionales y locales que fomenten el debate, la participación, la organización y creen un clima favorable y una mayoría social. Los cambios deben venir de la sociedad civil, que no es un ente colectivo mal definido, sino que empieza en cada uno de nosotros y nuestro entorno. Es decir, que para que el cambio sea posible debe exigirlo toda la sociedad, no sólo una pequeña vanguardia que crea representar al conjunto, pero sin ningún apoyo real.

    Nada más, que no es poco. Saludos a todos, y gracias de nuevo al dueño de este blog por crear y mantener este espacio de libertad de expresión y de propuesta alternativa.

  7. Gracias por vuestros comentarios, Virus y labitxa.
    Unas pequeñas acotaciones: Cuando hablamos de Democracia directa sólo hago alusión a un camino gradual, no se trata de un objetivo de todo o nada. Creo que si se promovieran más referendums, en donde la gente pudiera votar durante varios días con medios informáticos seguros, se trasvasaría una mayor carga de responsabilidad a la gente de a pie y se potenciaría por la vía de los hechos la formación ciudadana. Además serían mucho más difíciles de colar muchos bodrios tales como el recorte de derechos de los trabajadores, las privatizaciones, los “manguerazos” a los bancos corruptos, el “Plan Bolonia”… En cambio sería más fácil de sacar adelante medidas relacionadas con la protección del medio ambiente, espacios verdes, apoyo a la mujer, lucha contra paraísos fiscales, justa distribución de la riqueza, democratización institucional…

    Un saludo cordial.
    alterglobalizacion

  8. Entiendo tu postura, pero… ¿Qué cuestiones se someterían a referendum y cuáles no? ¿Y quién lo decidiría? ¿Los gobiernos? Si es así, seguramente no nos dejarán decidir sobre temas demasiado importantes. ¿Los ciudadanos? En ese caso, seguramente nos emperraremos en decidir sobre cuestiones que, tal vez, deberíamos delegar en técnicos y expertos. P. e., el tema del salvavidas al sector bancario: que los bancos que se han beneficiado del sistema y han puteado al ciudadano sean salvados con dinero de los contribuyentes me asquea profundamente, eso seguro. Pero, tal vez (yo no lo sé, sólo soy un estudiante de Historia) esa medida sea necesaria para mantener el sistema. Y la gente quiere mantenerlo: actualmente no existe una mayoría social por el cambio. Entonces, ¿deberían los gobiernos permitir que la gente vote por cabreo contra una medida que es necesaria para el mantenimiento del sistema económico que esa misma sociedad prefiere? Unas cuestiones como esta, tan técnicas como políticas, nos exigen que repensemos la relación entre expertos y sociedad en el proceso de toma de decisiones políticas: debemos conseguir que los expertos nos asesoren y no dejar que nos tutelen como a críos, bajo el pretexto de una muchas veces inexistente autoridad técnica. El objetivo es la formación de la ciudadanía. Casi nada.

  9. Lo de la democracia directa a través de referendums y con medios informáticos me parecería una idea estupenda. Nada de asamblearismo radical porque la cosa se iría a pique, pero que preguntaran a los ciudadanos antes de someter una ley o una decisión a aprobación del parlamento (español, autonómico o europeo) me parecería una buena forma de implicar a la ciudadanía y acercarlos mutuamente a los políticos.

    Otra idea que me ha parecido coherente, virus, es el tema de la ayuda a los bancos. Si se deja decidir a los ciudadanos la cosa estaría clara: nada de dinero a los ladrones. Pero si se les dejara decidir, después de que los políticos, expertos, etc, nos hubieran explicado al completo el porqué de las ayudas y en qué nos pueden beneficiar (siendo lo menos malo) a lo mejor no todo el mundo estaría en contra. Yo personalmente también estoy a favor de prestar dinero a los grandes bancos, pero devuelto una vez solucionado el problema de liquidez y con beneficio mínimo a las arcas del estado para que sea gastado en políticas cercanas a la ciudadanía. ¿Utopía? tal vez, pero creo que lo sea tanto.

    Falta ante todo información clara, educación para asimilar y ordenar la información y voluntad política. Solo con eso la democracía directar sería posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: