Legitimación de la esclavitud

En la Edad Antigua el discurso de las élites se encargó de hacer creer a la gente que era voluntad de dios el que exisiteran amos y esclavos. Los amos tenían derecho de vida y muerte sobre su prole (mujer, hijos y esclavos). Aquel era el orden natural de las cosas, así debía ser y sólo cabía resignación ante tales hechos. Después de muchos siglos la humanidad consiguió abolir una teoría tan descabellada. Sin embargo la esclavitud aspira a seguir reproduciéndose sobre nuevas bases. El papel del dios implacable, cruel y despiadado de la antigüedad, legitimador de un orden tan manifiestamente injusto, ha sido sustituído en la actualidad por la “ciencia económica”: Este nuevo dios predica con un lenguaje postmoderno que es natural que haya ricos y pobres, propietarios y desposeídos, caciques y jornaleros. El destino de los segundos es trabajar de por vida en condiciones de precariedad o explotación mientras los primeros están llamados a incrementar sus posesiones gracias al trabajo de los humildes. El capital, al igual que las élites de otros tiempos, han creído domesticar a dios y a la ciencia, metiéndolos en nómina como protagonistas de sus fábulas. Pero la Historia continúa su curso y las mentiras tienen fecha de caducidad. Dios y la Ciencia pueden llegar a desarrollar su propia vocación libertaria demostrando de nuevo que las teorías descabelladas terminan siempre por ser abolidas.

(En homenaje a Leon Tolstoi y a su obra).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: