Boicot, Desinversión y Sanción: El mejor camino contra el estado criminal sionista

Tras más de cuatro décadas de ocupación de Gaza y Cisjordania y 61 años después del comienzo de la Nakba (proceso de limpieza étnica que permite la creación del Estado de Israel sobre la expulsión de gran parte de sus habitantes palestinos originarios) los criminales genocidas sionistas siguen masacrando a población indefensa de manera impune. Aún permanece fresca en nuestra memoria la reciente carnicería contra niños, mujeres y  ancianos en Gaza, con resultado de 1400 seres humanos inocentes ejecutados de la manera más cobarde y repugnante que hayamos contemplado desde la segunda guerra mundial.

En los últimos años, el ejército israelí ha destruido sistemáticamente viviendas en los territorios ocupados de Cisjordania, en el valle del Jordán, y ha utilizado el acceso al agua como arma para obligar a la población palestina a abandonar la zona. La persecusión contra el pueblo palestino tiene una clara connotación racista, también aplicada de manera implacable contra ciudadanos israelíes de origen árabe.

Mientras los colonos sionistas disfrutan de jardines, piscinas y tienen cultivos de riego intensivo en la misma zona, cerca de 200.000 personas en comunidades rurales palestinas carecen a agua corriente.

Las cifras son desoladoras. El 90 por ciento del suministro de agua de la Franja de Gaza está contaminado y el gobierno israelí no permite a los habitantes ni recoger agua de lluvia ni trasladar agua desde Cisjordania a Gaza. (Esta información ha sido tomada de Amnistia Internacional).

Es hora de pasar a la acción. La campaña de boicot, desinversiones y sanciones (BDS) al Estado Sionista es el instrumento que permite luchar de manera más efectiva contra la Nakba y el apartheid israelí. Numerosas entidades internacionales se están sumando ya a la BDS tales como el Trade Union Congress de Gran Bretaña y  diferentes uniones sindicales en Irlanda, Escocia, Francia y Sudáfrica. Otras acciones efectivas están siendo llevadas a cabo en Noruega (retirada de inversión en la empresa Elbit Systems), Francia (campaña contra la empresa Veolia), Brasil (recomendación de no ratificación del tratado de libre comercio entre Mercosur e Israel), o la reciente expulsión de la Universidad de la colonia israelí de Ariel del concurso de arquitectura sostenible “Decathlon Solar de Madrid-2010”. La BDS incluye medidas de boicot en los campos cultural, empresarial, deportivo y académico contra el estado criminal israelí. Este enfoque ya fue implementado de manera exitosa en la lucha contra el estado racista sudafricano.

Más informacióne sobre este tema en altermediamundo.

PD: Afortunadamente existen grupos activos de  judíos antisionistas que denuncian las atrocidades que están cometiendo los políticos y militares de Israel. Hasta que todos estos indeseables no sean juzgados y los palestinos recuperen todos sus derechos históricos, incluyendo el retorno de los millones de refugiados en la diáspora a la tierra donde siempre han vivido, el mundo no conocerá la paz. El nazional-sionismo actual está haciendo un daño irreparable a la noble causa del judaísmo pacifista originario de este pueblo milenario.

(Para aclarar, de forma sencilla, diferencias fundamentales entre sionismo, semitismo y judaísmo puedes consultar esta entrada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: