Socialismo profético

La semilla del Socialismo Espiritualista puede encontrarse en libros antiguos y modernos, en escritos laicos o en textos religiosos (1). En este caso citaremos un manual fundacional para las grandes religiones monoteistas como es el Antiguo Testamento. Profetas como Isaías, Amós o Miqueas ya nos ponían en guardia, siglos antes del nacimiento de Marx, Jesucristo o Kropotkin, contra los poderosos que concentran la riqueza, los que roban a los pobres,  los que explotan a los débiles o los que manipulan las leyes en su propio beneficio, anunciando un Reino de Justicia,  Libertad y Tierra para todos.
*”¡Ay de los que juntan casa con casa y unen campo con campo hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?” (Is 5,8)
*”Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas. Porque yo sé de vuestras muchas atrocidades, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís soborno, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres”.(Am 5, 11-12)
*”¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos! ¿Y qué haréis en el día del castigo? ¿A quién os acogeréis para que os ayude, cuando venga de lejos el asolamiento? ¿En dónde dejaréis vuestra riqueza?” (Is 10, 1-4)
*”¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder! 2 Codician los campos, y los roban; y casas, y las toman; oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su tierra. Por tanto, así ha dicho Yahvéh: He aquí, yo pienso contra esta familia un mal del cual no sacaréis vuestros cuellos, ni andaréis erguidos; porque el tiempo será malo. 4 En aquel tiempo levantarán sobre vosotros proverbios, y se entonarán lamentos, diciendo: Del todo fuimos destruidos; él ha cambiado la porción de mi pueblo. ¡Cómo nos quitó nuestros campos! Los dio y los repartió a otros.”(Miq 2, 1-4)

Las leyes de Levítico 25 se basan inequívocamente en el rechazo del poder absoluto de la propiedad. El que quiere seguir al Dios bíblico, debe aceptar a Dios como propietario de la tierra. En consecuencia, solo puede haber derechos de uso o de arrendamiento de la tierra (como medio de producción de una sociedad agraria), para que todos participen de ellos.

¿Quién dijo que la religiosidad es capitalista?

¿Quién dijo que las jerarquías eclesiales son religiosas?

______________________

(1) Para un estudio pormenorizado de las relaciones entre propiedad, dinero y religión, en la antigüedad, puedes descargar este interesante documento del teólogo y economista Frank Hinkelammert: hinkelammert_propiedad_y_religion. Se trata del capítulo 1 de una obra más extensa llamada “Vida o Capital”.

2 comentarios to “Socialismo profético”

  1. DESAFIO, COMBATE, MALDICION:
    Fiel al mensaje de Jesús, la Teología de la Liberación propone denunciar la riqueza de quienes la acumulan a costa del sudor y la explotación de sus prójimos y anunciar la equidad y la justicia, luchando por hacerla posible.
    La “opción por los pobres” es un concepto clave en la Teología de la Liberación. Pero esta opción significa entender que no es posible amar a todos por igual. Que la acumulación de riquezas es anticristiana e impide la fraternidad. Y que la acumulación de miserias es también anticristiana e impide la humanidad. Amar al rico, al opresor, significa desafiarlo, combatirlo ―incluso maldecirlo― para lograr que cambie y aprenda a ser hermano. En cambio, amar al pobre, al oprimido, significa acompañarlo y liberarlo para lograr que su vida sea humana.

    • Hola Raúl.

      Muy esclarecedor que la jerarquía eclesial cambiara recientemente algo tan sagrado como la oración del “Padrenuestro”, modificando “deudas” por “ofensas”. Todo para que los banqueros, los usureros y los especuladores no tuvieran ningún tipo de remordimiento o inquietud cuando despluman a los pobres o a los incautos. En el Antiguo Testamento ya se establecía una solución para este problema. Se llamaba “Jubileo”. Cada 7 años las deudas odiosas debían ser perdonadas (de ahí las palabras que se pronunciaban en el padrenuestro) y los esclavos debían ser liberados. Alguien que defendiera eso hoy en día sería tachado, sin ninguna duda, de loco peligroso, o lo que es peor, de comunista profético. Es curioso ver como después de tantos siglos los problemas siguen siendo similares y también las soluciones, por mucho que los ladrones del pensamiento pretendan esconderlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: