Religión

La ética subyacente al mensaje unitario de las distintas religiones es radicalmente incompatible con el capitalismo

Denostado concepto, objeto de las iras de gran parte de la izquierda europea tradicional, manantial de fuerza y esperanza para gran parte de la moderna izquierda americana, refugio prostituido por y para las derechas neoliberales, reservorio de cultura popular, incomprendida, odiada, siempre objeto de deseo para las élites capitalistas como fuente inagotable de telúrica y humana energía.

Nuestra idea de “Religión” engarza más con la tradición americana que con la europea. Para nosotros las religiones son uno de los caudales culturales más preciados de la humanidad y una fuente de sabiduría. Contienen principios éticos fundamentales a favor de la paz, justicia, igualdad y defensa de la naturaleza. Proponen modelos de ser y estar en el mundo radicalmente incompatibles con la ideología del egoísmo que las élites económicas pretenden imponer mediante la “doctrina del shock“.

Sin embargo es innegable que esta fuerza también ha sido instrumentalizada por el poder en numerosas ocasiones como vector de fanatismo e intolerancia y como coartada ideológica para desencadenar violencia represiva y guerras coloniales, robo, saqueo, expolio, exterminio.

Puede ser, por tanto, opio del pueblo, pero también puede ser el espíritu de un mundo sin espíritu, puede ser una cárcel para el pensamiento, pero también puede ser un torrente de fuerza liberadora, puede ser fasciocapitalisa, pero también puede ser socialista y libertaria. Todo depende de que esa fuerza fluya libre y rebelde o sea domesticada por el capital para sus propios fines.

Ejemplos concretos de esta visión revolucionaria, positiva y no servil de la religión fue el levantamiento democrático promovido por el Islám shií, que doblegó heroicamente a la dictadura del Sha de Irán tutelada por la CIA, a finales de los 70 o la rebelión popular impulsada por la teología de la liberación cristiana contra las tiranías americanas del Cono Sur a sueldo del imperio en décadas recientes. Grandes victorias políticas contra la teocracia del dinero en los últimos 40 años han contado con la inestimable colaboración de esta indomable sensibilidad de raíz anarco-religiosa, en una lucha emancipadora que se prolonga hasta nuestros días y que se proyecta hacia el futuro, dando frutos libres y soberanos por todo el orbe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: