Armonización fiscal: Un primer paso necesario

Unión ciudadana mundial contra el fraude fiscal: Un primer paso en la buena dirección

La armonización fiscal es una entre las muchas medidas necesarias para comenzar a desarrollar una nueva sociedad mundial.

Actualmente vemos como las grandes masas de capitales nómadas especulativos están poniendo de rodillas a los propios estados. El margen de acción de los gobiernos políticos se reduce cada vez más debido a que siempre pesan sobre ellos las amenazas de deslocalización de macroempresas o el “castigo de los mercados” cuando pretenden poner en marcha medidas de protección social que no son del gusto de los detentadores del capital. Esto hay que pararlo. Se trata, ni más ni menos, que de un pulso entre los grandes propietarios y la frágil democracia, a nivel mundial, gracias a los mercados contínuos de valores y materias primas, pero sobre todo a la existencia de países con baja o nula fiscalidad. Desgraciadamente la democracia ciudadana está perdiendo claramente esta partida, en los últimos años. La guerra fiscal, siempre a la baja, entre estados e incluso dentro de los estados es el marco perfecto que necesita el capital para doblarle el brazo a la democracia y a los trabajadores. Nos han hipnotizado para que casi interioricemos sus reglas, sin darnos cuenta de que van en nuestra contra. Nos han engañado con falsos argumentos que les dan a ellos el mango de la sartén económica mundial. Nos han colado un gol antológico de falta direca y nuestro portero ha hecho la estatua. Es hora de pasar al contraataque.

La armonzación fiscal progresiva haría menos viable para los fondos especuladores y las grandes transnacionales el chantaje deslocalizador. La democracia debe lanzar un mensaje claro al capital: “Vayas donde vayas no te librarás de contribuir al sostenimiento del bien común”: Educación, Sanidad, Justicia, protección al medio ambiente, vivienda… Todas estas políticas garantistas se hacen gracias a los impuestos. Necesitamos dinero público para mantener y extender estos derechos (que nosotros en parte ya disfrutamos) al otro 80% de la humanidad que actualmente no los posee. Si la armonización no se produce habrá una competencias desleal entre países, jugando siempre a la baja, para atraer capitales flotantes. En este juego los derechos laborales y las clases más desfavorecidas serán siempre los perdededores como sucede en China, vanguardia del capitalismo mundial.

Dinamarca, el país con más impuestos del mundo (50% de presión fiscal)

Los países nórdicos (los primeros en todos los indicadores de calidad de vida) pueden ser, para empezar, un ejemplo a seguir. Ellos han conseguido garantizar un nivel de derechos ciudadanos que son la envidia del resto del planeta y lo han conseguido gracias a una alta presión fiscal que llevan aplicando desde hace muchos años. ¿Por qué lo que ha sido bueno para ellos no pueder ser bueno para todos los demás?.

Aquí teneis el enlace para ver los niveles aproximados de presión fiscal en los distinos países del mundo.

En general puede observarse una clara tendencia que indica como niveles altos de presión fiscal corresponden a estados sólidos, cohesionados, con un buen nivel de vida, buen índice de gini, y con una puntación alta en el Índice de Desarrollo Humano. La alta presión fiscal se convierte en un logro, que correlaciona postivamente con los derehos básicos de supervivencia del ser humano.

Es cierto que la presión fiscal (relación entre el dinero recaudado por la administración pública y el dinero total que se mueve en el país) puede conseguirse a través de cestas de impuestos muy diferentes (impuestos directos e indirectos, a empresas o particulares, sobre el trabajo o sobre el capital…). Esto debe ajustarse según las fortalezas recaudatorias de cada país pero siempre de manera que se le vayan achicando los espacios al capital especulativo depredador. Por supuesto también es necesario fortalecer la capacidad de los estados para luchar contra el fraude fiscal, perfeccionando todo el sistema de la hacienda pública y la formación de los profesionales encargados de esta misión fundamental para el bienestar social en todos los países del mundo.

Evidentemente esto solo sería un primer paso en la buena dirección. Un paso necesario pero completamente insuficiente si no viene acompañado de otras muchas medidas complementarias.

(Aquí podrás leer opiniones concretas sobre el contenido de esta entrada)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: