No habrá paz sin paz entre las religiones: Sí al rezo compartido

La islamofobia, el virus necesario para legitimar fastuosos negocios militares, energéticos y neocoloniales a gran escala

El autor de la frase es el teólogo Hans Küng. Este sacerdote, que se niega a aceptar la infalibilidad y autoridad suprema de los papas y que aboga sin fisuras por el diálogo interreligioso desde hace décadas, ha publicado recientemente una carta abierta a todos los obispos del mundo pidiendo una reforma radical de la Iglesia Católica, cada día más desnortada. A buen seguro que él también defendería un uso compartido de templos emblemáticos como la Mezquita de Córdoba o la Catedral de Santa Sofía. A pesar del veneno del odío y la islamofobia que los amos del dinero intentan inocularnos a diario (mediante oscuras operaciones de terrorismo teledirigido o noticias sistemáticamente manipuladas) es mucho más lo que nos une que lo que nos separa a los pueblos. Hay voces religiosamente comprometidas que piden ya públicamente la apertura de estos lugares al rezo compartido, como Comunidades Cristianas Populares o la Junta Islámica.

Las plataformas políticas post-capitalistas, los movimientos religiosos de base y el nuevo ecologismo tienen un enorme potencial de futuro, por sus importantes coincidencias filosóficas, para construir una alianza mundial capaz de combatir y vencer a la ideología capitalista. A buen seguro que junto con el feminismo, el sindicalismo o el indigenismo, podremos encontrar cientos de lugares comunes. ¡Busquemos las sinergias!.

5 Responses to “No habrá paz sin paz entre las religiones: Sí al rezo compartido”

  1. Si los creyentes de cualquier religión tienen problemas con otras religiones es porque no son capaces de hablar entre ellos, es tanto el odio que se tienen desde hace más de 2000 años. Incluso este odio lo exacerban hasta limites infinitos para impedir su unión, si lograran unirse supondría la desaparición de todas menos una.

  2. Yo no lo veo así. No creo que la unión de las religiones supusiera la eliminación de todas menos una. Bajo mi punto de vista el sentimiento religioso, en su capa más profunda, es comunitario, pacífico y solidario. Son las aristocracias del poder las que manipulan este sentimiento original para su propio beneficio económico. Yo pienso que si muchos creyentes consiguieran sacudirse el yugo manipulador de estas élites plutocráticas y se quedaran únicamente con la esencia de su religiosidad se daría un gran paso hacia la derrota definitiva del capitalismo y hacia el establecimiento de un nuevo socialismo igualitario, en donde prevalecería la propiedad comunal de los bienes disponibles. Pero para llegar a este punto es necesario muchísima formación filosófica, cultural, científica y política en la sociedad. Ese es el gran reto.

    Saludos cordiales.

  3. Es dudoso que quedandose con “la esencia de su religiosidad”, se lograría la derrota definitiva del capitalismo y como consecuencia, un nuevo sacialismo igualitario. La historia de la humanidad carece de hechos como el que dices en tu comentario, no hay experiencias que nos haga aprender, esta idea es inviable, porque no se puede hacer una revolución con el crucifijo en una mano, y un fusil en la otra. Bueno, los falangistas, franquistas y demás engendros lo hicieron, y las consecuencias es de todos conocidas.
    Un abrazo.

  4. Hola de nuevo.

    Aquí nadie ha hablado de fusiles. No creo que ninguna revolución que realmente aspire a arraigar en el corazón de las personas, en el largo plazo, pueda ser impuesta mediante la violencia. Todas las revoluciones que descansan básicamente sobre la violencia terminan por colapsar. Respecto a que no hay precedentes históricos de algo parecido en parte tienes razón. Sólo han existido experiencias locales (pequeñas comunidades escasamente jerarquizadas y basadas en el apoyo mutuo), pero nada de ámbito global. Sin embargo el que no haya experiencias históricas de gran escala en las que apoyarnos no significa que debamos renunciar a construirlas. Pienso que el “otro mundo posible” post-capitalista tendrá que ser algo nuevo. Las experiencias pasadas sólo podrán aportarnos pequeñas pistas pero no hay ningún modelo previo completo digno de ser copiado. Quizás un camino a seguir sea el intentar extender en escalas mayores las pequeñas experiencias locales, sobre bases ecosocialistas, que sí han apuntado históricamente en la buena dirección.

    Saludos cordiales.

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: