La soberanía británica a merced de los mercados

El gobierno liberal-conservador británico encargado de gestionar la debacle de su propio modelo capitalista ha anunciado que recortará medio millón de empleos públicos para intentar reducir los gastos del Estado. Un lector ordinario de esta noticia asumiría que la deuda pública del Reino Unido debe ser altísima debido a un gasto disparado en prestaciones sociales y que su número de funcionarios es insostenible. Pues bien, ambas ideas son completamente falsas. El porcentaje de funcionarios en Reino Unido (3.4%) está muy por debajo de la media europea, como quedó ya demostrado en este estudio. Respecto a su deuda pública volvemos a encontrarnos con la sorpresa de que está entre las más bajas del continente, en torno al 13% sobre el total de su deuda-país, frente al 25% de Alemania o el 34% de Italia:

Composición sectorial de la deuda. Fuente McKinsey Global Institute. 2008

El problema no está en las cuentas del gasto público sino en la descomunal deuda privada (Deuda de las empresas+deuda de los bancos+deuda de los hogares) situada en más del 300% de su PIB. El diccionario político del sistema tiene entre sus dogmas que la deuda privada es un motor económico, mientras la deuda pública es como una gran adúltera que debe ser lapidada. En un caso la líbido promiscua del endeudamiento no solo se tolera sino que incluso se aplaude con entusiasmo, mientras en el segundo caso se repudia, se proscribe y se castiga. Sólo los entes privados pueden disfrutar de los placeres prohibidos del crédito mientras los poderes públicos deben soportar las torturas de la austeridad para salvarse de arder en el infierno del catecismo capitalista.

Cameron necesita encontrar financiación desesperadamente en los mercados para que toda esa deuda privada pueda seguir renovándose y no termine por engullirle también a él. El otrora orgulloso imperio se ha convertido hoy en un guiñapo, una piltrafa, un pelele en manos de especuladores y fondos de inversión carroñeros. Hay que ofrecer sacrificios a los amos del capital para que estos le sigan perdonando la vida al país por unos meses más y ¿qué mejor que la cabeza de sus funcionarios y las prestaciones sociales destinadas a compensar mínimamente a las clases empobrecidas por el neoliberalismo?. Eso es lo que los “expertos” llaman ganarse la confianza de los mercados. La exigencia de reducir la deuda pública, aunque esta sea porcentualmente muy baja, es el impuesto revolucionario que el terrorismo financiero exige a las soberanías populares. La cleptocracia entiende que sólo así podrá haber lugar para nuevos salvatajes de sus empresas y bancos, fuertemente endeudados, a costa del erario público en el futuro. Sólo así podrá continuar el festín asimétrico de las bolsas cuyas posibles pérdidas quedan aseguradas a costa de los impuestos ciudadanos. El capital sabe que las empresas, los bancos e incluso las familias tienen vías para declararse insolventes y dejar de pagar. Sin embargo a los fondos públicos, conseguidos con los ahorros populares, siempre les tocará dar la cara. Es la extorsión capitalista a los trabajadores, a los ciudadanos y a los gobiernos. Hablar de Democracia y Soberanía en el Reino Unido es ya todo un eufemismo.

La dictadura totalitaria de los banqueros, que por definición en la biblia del sistema nunca pueden perder, es quien controla los designios vitales de los aturdidos ciudadanos británicos y europeos. Hay que dejar colchón para nuevas inyecciones de liquidez o nuevos rescates de bancos privados quebrados. Hay que ahorrar para volver a entregar dinero a fondo perdido a los ladrones que después nos extorsionarán cómodamente. Son las reglas estúpidas e insostenibles que entre todos vamos a desmontar.

2 Responses to “La soberanía británica a merced de los mercados”

  1. Cuando leo este tipo de artículos no puedo dejar de pensar ¿Qué pretenden? No tengo los suficientes conocimientos de economía para entender cual es el objetivo final de este tipo de políticas.

    En Universo Vivo trabajamos para concienciar a la gente de la importancia de un desarrollo sostenible y equilibrado.
    Por eso hemos lanzado el concurso “para, reflexiona y suma tu energía” Consiste en grabar vídeos de menos de 120” con lo que este slogan representa para ti. El público decidirá quien es el ganador
    Os invito a que participéis. Los ganadores podréis elegir el regalo que queráis valorado en 30, 60 ó 90 €..

    Por otro lado nos encantaría que el mensaje de este proyecto llegase al mayor número de personas posible, y que nuestra web sea un espacio plural donde quepan todas las opiniones. Por ese motivo hemos pensado que quizá os interese colaborar. La idea que se nos ocurre es que hagáis un post para Espiritualidad y Sostenibilidad, bien escrito para la ocasión (y breve) o una pequeña entrada que haga referencia a vuestro blog, firmada y con vuestro enlace. ¿Qué os parece?
    De ese modo, también estaréis colaborando y nos estaréis ayudando con la difusión
    Esperamos vuestras noticias y vuestros vídeos.

    http://espiritualidadysostenibilidad.blogspot.com/2010/10/concurso-para-reflexiona-y-suma-tu.html

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: