Los colmillos del capital buscan el cuello del trabajador inmigrante, ¿…y después?

La discriminación de un trabajador termina por afectar a todos. Su lucha es nuestra lucha

La nueva normativa que el capitalismo europeo prepara contra los trabajadores inmigrantes hace recordar los pasajes previos a los más oscuros episodios del pasado siglo XX. El Parlamento de la UE, comandado por grupos políticos sicarios de los grandes intereses patronales, trata de colocar un golpe directo sobre el hígado del Estado Social de Derecho. Los fantasmas de la globalización se quitan las caretas y desnudan su rostro tenebroso anunciando que la Europa del bienestar solo fue el breve periodo transitorio de una Historia que ahora es indispensable revertir según el desarrollo de la lógica del capital. El mantenimiento de la tasa de ganancia de banqueros y especuladores requiere necesariamente una drástica disminución en los derechos de los trabajadores, los pensionistas y la ciudadanía europea. Los aconteciminetos demuestran con una claridad meridiana que el neoliberalismo y el fasciocapitalismo son la continuidad de una misma pendiente. Parafraseando el famoso poema de Martin Niemöller cualquiera hoy puede comenzar a imaginar algo así:

Cuando el capital vino a expulsar a los inmigrantes

guardé silencio

porque yo nací en un país desarrollado.

Cuando encarcelaron a los huelguistas

guardé silencio

porque yo defiendo los derechos del usuario.

Cuando arremetieron contra los empleados públicos

no protesté

porque yo no era uno de esos privilegiados.

Cuando apalearon a los manifestantes

no dije nada

porque nunca me gustó la Política.

 

Cuando me quedé sin trabajo, sin dinero y sin ayudas

ya no hubo nadie que saliera en mi defensa

 

Nadie, excepto nosotros mismos, va a mover un dedo por las clases trabajadoras sin distinción de nacionalidades, oficios, etnias o religiones. Sólo de nosotros depende que este sombrío panorama no llegue a consumarse. Mienten de manera criminal los que dicen que los ataques contra la red europea de servicios públicos son inevitables. Mienten cobardemente porque saben que el camino necesario para empezar a construir un futuro mejor para todos es justo el opuesto al que nos quieren vender. Aún estamos a tiempo.

2 comentarios to “Los colmillos del capital buscan el cuello del trabajador inmigrante, ¿…y después?”

  1. Tienes toda la razón, ya no quedan máscaras tras las que ocultarse, los siervos del poder han dejado claro cuales son sus intenciones. Y para todos aquellos que crean que la cosa no va con ellos que piensen si realmente creen que esto se va a parar aquí y que sólo pretenden esclavizar a los inmigrantes. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que el espíritu esas normas también pueda aplicarse a los europeos?

    Un saludo.

  2. Hola quebrantandoelsilencio.

    Así es. Pienso que la estrategia fundamental de esta cleptocracia se fundamenta en propagar el odio, la frustración y el resentimiento hacia otras colectividades humanas. Cuanto más odiemos más individualizados estaremos y más vulnerables seremos ante sus estrategias de dominación. Cuanto más individualizados estemos más necesitaremos recurrir al consumo compulsivo de objetos para acallar nuestra soledad y más dependientes seremos de su dinero manchado de sangre. El odio nos prepara para convertirnos en cómplices de sus delitos. Para el capital todo es diabólicamente sencillo.
    Sólo hace falta leer cada día cualquier periódico de gran tirada, ver cualquier tv o escuchar cualquier radio comercial para entender de manera cabal como nos inoculan odio y resentimiento contra otras colectividades humanas. Odio contra el musulmán, contra los sindicalistas, contra los rumanos, contra los controladores, contra Irán, contra los funcionarios, contra los huelguistas, contra los estudiantes, contra Chávez, contra los dirigentes cubanos o incluso contra nosotros mismos. Muchas veces dará igual contra quien: lo importante es que odiemos.

    La industria del odio es el principal motor para el mantenimiento del sistema. Nuestro reto está en combatir sin odiar, con la cabeza fría, los ojos abiertos, la inteligencia despierta y la sensibilidad dispuesta a entender, aprender, proponer y actuar.

    Salud e insurgencia.

    PD. Te añadí a mi lista de blogs recomendados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: