#europeanrevolution contra la dictadura encubierta de banqueros y especuladores

En las falsas democracias el partido con más apoyo del poder económico siempre es el vencedor. No son votos sino la posesión de euros, dólares o libras los que marcan las políticas. Que el mundo sepa como se lucha en el estado español contra este fasciocapitalismo. Los mismos especuladores que nos roban legalmente cada día a través de los mercados de valores, los mismos que envenenan el aire y los alimentos, los mismos que explotan y contaminan la tierra para su exclusivo beneficio, nos mandan a sus sicarios y a sus ejércitos represores para golpearnos cuando el pueblo se levanta exigiendo libertad. Es la misma guerra de hace 1000 años, la de una pequeña élite cleptómana, violenta y opresora contra una inmensa mayoría de indignados que no se resignan, que no nos resignamos. 1000 veces perdimos y 1000 veces nos levantamos. Lo llaman Democracia, pero no lo es. No somos mercancía en manos de políticos y banqueros. La humanidad va a seguir peleando contra vosotros hasta derrotaros porque poco a poco son más los que están venciendo el miedo, los que ya no se dejan engañar con vuestras mentiras, los que no se conforman. El futuro va a ser nuestro. Otro Mundo es Posible.

One Comment to “#europeanrevolution contra la dictadura encubierta de banqueros y especuladores”

  1. Te dejo esta interesante reflexion de Silo sobre la revolución, escrita en 1993
    Un abrazo amigo

    Si en el momento actual el capital se va transfiriendo gradualmente a la banca, si la banca se va adueñando de las empresas, los países, las regiones y el mundo, la revolución implica la apropiación de la banca de tal manera que ésta cumpla con prestar su servicio sin percibir a cambio intereses que de por sí, son usurarios. Si en la constitución de una empresa el capital percibe ganancias y el trabajador salario o sueldo, si en la empresa la gestión y decisión están en manos del capital, la revolución implica que la ganancia se reinvierta, se diversifique o se utilice en la creación de nuevas fuentes de trabajo y que la gestión y decisión sean compartidas por el trabajo y el capital. Si las regiones o provincias de un país están atadas a la decisión central, la revolución implica la desestructuración de ese poder de manera que las entidades regionales conformen una república federativa y que el poder de esas regiones sea igualmente descentralizado a favor de la base comunal desde donde habrá de partir toda representatividad electoral. Si la salud y la educación son tratadas de modo desigual para los habitantes de un país, la revolución implica educación y salud gratuita para todos, porque en definitiva esos son los dos valores máximos de la revolución y ellos deberán reemplazar el paradigma de la sociedad actual dado por la riqueza y el poder. Poniendo todo en función de la salud y la educación, los complejísimos problemas económicos y tecnológicos de la sociedad actual tendrán el enmarque correcto para su tratamiento. Nos parece que procediendo de modo inverso no se llegará a conformar una sociedad con posibilidades evolutivas. El gran argumento del capitalismo es poner todo en duda preguntando siempre de dónde saldrán los recursos y cómo aumentará la productividad, dando a entender que los recursos salen de los préstamos bancarios y no del trabajo del pueblo. Por lo demás, ¿de qué sirve la productividad si luego se esfuma de las manos del que produce? Nada extraordinario nos dice el modelo que ha funcionado por algunas décadas en ciertas partes del mundo y que hoy comienza a desarticularse. Que la salud y la educación de esos países aumenta maravillosamente, es algo que está por verse a la luz del crecimiento de las plagas no solo físicas sino psicosociales. Si es parte de la educación la creación de un ser humano autoritario, violento y xenófobo, si es parte de su progreso sanitario el aumento del alcoholismo, la drogadicción y el suicidio, entonces de nada vale tal modelo. Seguiremos admirando los centros de educación organizados, los hospitales bien equipados y trataremos además de que estén al servicio del pueblo sin distinciones. En cuanto al contenido y significado de la salud y de la educación hay demasiado para discutir con el sistema actual.

    Hablamos de una revolución social que cambie drásticamente las condiciones de vida del pueblo, de una revolución política que modifique la estructura del poder y, en definitiva, de una revolución humana que cree sus propios paradigmas en reemplazo de los decadentes valores actuales.

    Silo, Cartas a mis amigos, carta séptima

    http://www.silo.net/ReferenceMaterials/Cartas_es.rtf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: