Un terrorismo menos, un destello más

El fin de la violencia de la banda armada ETA es, incuestionablemente, una buena noticia. Un terrorismo menos contra el que luchar. Es la victoria de todo un pueblo que está sabiendo escoger sus propios caminos políticos para la emancipación, a pesar de todos los obstáculos que el poder mediático les tiende cada día. Ahora hay que seguir peleando por la eliminación de los otros terrorismos: El terrorismo de las guerras coloniales, de la deuda ilegítima y asimétrica, de los mercados bursátiles y la especulación. El terrorismo del hambre, de la pobreza, la desigualdad, el terrorismo provocado por la violencia económica que legitima la acumulación privada de inmensas riquezas en pocas manos, mientras dice no poder hacer nada por mitigar la miseria. Nos queda combatir el terrorismo de la hipocresía que ampara a las dictaduras más atroces, como la Saudí, la yemení, la marroquí, la de Bahréin y la de otros muchos lugares, mientras llena su boca mentirosa de bellas palabras como libertad o democracia. Hace unos pocos minutos, hablando en tiempo histórico, los monarcas y presidentes de los grandes partidos políticos occidentale besaban la mano del sátrapa impresentable y recientemente asesinado Gadafi, elevándolo a la categoría de gran estadista y de modelo a imitar. Esa es la credibilidad de nuestras “democracias” y de nuestros líderes, campeones mundiales en el terrorismo del cinismo , del amparo a los genocidas y de la genuflexión ante los grandes poderes financieros que cada día nos roban, nos explotan y envenenan nuestra tierra. Una diminuta estrella aparece en el firmamento con la desaparición de cada acto de terror. Ahora nos queda seguir contemplando el amanacer del más gigantesco de los Soles, ese que se dibuja tras la caída progresiva del terrorismo capitalista.

One Comment to “Un terrorismo menos, un destello más”

  1. Efectivamente, existen muchas clases de terrorismo contra el que luchar. Quizás en mas perverso y sutil de todos, el que causa más victimas y más dolor, es aquel o aquellos que se cometen impunemente escondidos detrás de la palabra democracia al amparo de la legalidad vigente.
    El asesinato de Gadafi, recibido con honores por los principales mandatarios de occidente hace escaso tiempo, confirma la hipocresía de los llamados demócratas que hoy, tras su muerte, se han adueñado de las grandes reservas el petroleo y gas natural de Libia.
    Por esta cuadrilla de truanes estamos gobernados. Que Dios nos asista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: