Humanismo: La necesidad agónica de alcanzar un nuevo paradigma

“En un mundo en el que el dinero se ha convertido en el valor central de la existencia, no debieran sorprendernos las consecuencias de semejante negación del sentido de la vida humana. No puede sorprendernos la creciente inequidad en la distribución de la riqueza, ya que se trata de una competencia individualista en la que necesariamente debe haber ganadores y perdedores. No pueden sorprendernos las sucesivas crisis financieras y su correlato de recesión, en un sistema que solo puede sostenerse mediante el endeudamiento creciente. No pueden sorprendernos las guerras por los recursos naturales escasos, en un mundo depredado por el consumismo de los más beneficiados. No puede sorprendernos la violencia social, cuando cada vez más gente se siente marginada y fracasada, al contrastarse con ese mundo paradisíaco ofrecido por la publicidad consumista y no puede sorprendernos el nihilismo, la locura y el suicidio, cuando se ha perdido el sentido de la existencia, al pretender cambiarlo por el exitismo materialista.

Hay quienes creen que, por el solo hecho de que las crisis económicas afectan a mucha
gente, habrá entonces mayorías convencidas de cambiar al sistema económico. Y eso no es así, porque el individualismo ha calado hondo, y el hecho de que ante una crisis generalizada muchas individualidades converjan en una protesta, no significa que se haya trascendido el individualismo, y por eso no es tan sencillo pasar a otras instancias organizativas que realmente puedan reemplazar al sistema. De modo que la propuesta de una transformación en el sistema económico, no puede plantearse solamente en términos de factibilidad técnica, ni en términos de conveniencias mayoritarias. Debe ser planteada desde una mística social que tenga como bandera la ética de la coherencia, que en lo económico significa anteponer la resolución de las necesidades básicas de todos los habitantes del mundo, antes de cualquier otro interés sectorial o individual”.

(Extracto tomado del documento elaborado por Equipo de Coordinación Internacional del PHI).

¿Cómo sorprendernos del aumento del desempleo cuando los beneficios monetarios de las grandes empresas y sus cotizaciones en bolsa aumentan en consonancia a las reducciones de plantilla?. No son los malos gobiernos sino las reglas intrínsecas al propio sistema quien nos conduce a la situación de crisis estructural en la que nos encontramos. Humanismo y Capitalismo son ideologías y paradigmas conceptuales completamente irreconciliables. Como nos dice Leonardo Boff “El capital financiero se desenganchó de la economía real; la economía en su conjunto, de la sociedad; y la sociedad en general de la naturaleza”. El cambio debe ser profundo, radical y debe empezar por aquellos que se consideran más revolucionarios o comprometidos ya que, como muy bien nos recuerda el movimiento decrecentista con sus verdades incómodas, gran parte de nuestros estándares de confort propios del estado del bienestar occidental solo son posibles en un contexto de explotación brutal de la naturaleza y de los trabajadores de otras zonas del planeta. Que nadie dude de que el modelo que defendemos y anhelamos implicará profundas renuncias en cuanto a ciertas comodidades materiales en las que necesariamente nosotros y nosotras deberemos ser punta de lanza.

_________

(Encontré la foto aquí: http://elladonaranja.blogspot.com/2010/04/andamos-full.html)

6 comentarios to “Humanismo: La necesidad agónica de alcanzar un nuevo paradigma”

  1. Tener: Mejor ser.
    Vivir de espaldas a la naturaleza: Mejor ser parte armónica del ecosistema.
    Elegir el trabajo en base al tener: Mejor elgir el trabajo en base al ser.
    Humillar al prójimo: Mejor tener respeto y amor a los demás.
    Vivir superficialmente: Mejor darle sentido a la propia vida.
    El negocio es el negocio: Mejor la vida es la vida.
    Relaciones interesadas: Mejor amistades verdaderas.
    Explotación: Mejor respeto.
    Consumo desconsiderado: Mejor consumo ético.
    Dinero: Mejor amor.
    Ser espectador: Mejor ser partífice.
    Condicionamiento: Mejor libertad.
    MEJOR: CULTURA Y SOCIEDAD CON VALORES.
    PEOR: CULTURA Y SOCIEDAD ACTUAL.
    Un fuerte abrazo para tí, Javier y gracias por proponer temas tan interesantes.

  2. Muy bueno el artículo! ahora que la ciudadanía ha despertado, cuando nos hemos consolidado como auténtica fuerza de choque más allá de oportunismos de partidos y demás estructuras jerárquicas, podemos estar orgullosos de nuestro trabajo. Es cierto, apenas disponemos de recursos económicos, lo nuestro es la producción revolucionaria a partir de la solidaridad y la justicia. Estamos sedientos de cambio, dulces esperanzas de revolución social!
    Estad contentos compañerxs, que nuestra lucha por el futuro avanza, mucho ánimo y a seguir trabajando!

  3. Muy, muy grande, Martin. Gracias Raúl.

  4. Hola Javier
    Has seleccionado una parte del texto muy jugosa, solo comentarte que el analisis es del Equipo Coordinador Internacional del Partido Humanista Internacional, y no del Movimiento Humanista, que no tiene ninguna instancia de ese tipo. Gracias de nuevo por publicarlo.
    Un abrazo
    Arturo

  5. Muy interesante el texto y la reflexión. De vez en cuando, conviene detenerse un momento y pensar en todo esto.
    Un saludo.

  6. Corregido, Arturo. Gracias por la aportación. Gracias quebrantandoelsilencio por comentar. Saludos cordiales a tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: