Archive for diciembre, 2011

diciembre 27, 2011

Ocupa la Tierra y compártela: Feliz 2012

OCCUPY

You can’t evict an idea whose time has come

The disenchanted parts are now a sum

Its time to redefine the world that you and I Occupy

Once dispersed and broken up in splintered camps

Now gathered in the dark lighting our lamps

No longer undermined

Together we defy and Occupy

A global nervous system is all aglow

Transcending spatial borders as we go

We’re no longer confined

It’s written in the sky

Occupy

In unprecedented numbers across the land

The 99% are joining hands

A brand new bell has chimed

Right now is the time to Occupy

We’ll show we’re alive

With head and heart aligned

Occupy

diciembre 26, 2011

Ateísmo, Dios y Religión

Dios está en el otro: Religión frente a pseudoreligión

Por sus actos los conoceréis no por sus palabras. Aquel que promueve la agresión contra el otro, contra el diferente, contra la naturaleza, aquel que siembra el odio contra otro ser humano, está volviendo a cometer el pecado original y, por tanto, está matando a la Religión. Cuando la religión es violenta deja de ser religión para convertirse en herramienta terrenal de dominación al servicio de un grupo de poder, de una clase. El ateísmo es la negación de Dios, pero … ¿de qué dios?. La historia de la humanidad ha estado llena de dioses y profetas, portadores de todo tipo de mensajes y representaciones.

Los primeros cristianos fueron unos auténticos ateos, según los parámetros de su época. Locos fanáticos, (unos “perroflautas”, según cierta terminología modernista), que se atrevieron a cuestionar al dios de su momento histórico, el dios imperial, la divinidad del César y de todo su panteón. Esos locos defendían que Dios estaba ahí para salvarnos, no para someternos; que Dios habitaba en el otro, en la naturaleza, en la creación, en la anciana, en el extranjero, en el enfermo, en el pobre  y que su autoridad no era terrenal, no tenía ejércitos, no era ningún rey, no tenía Estado y además carecía de poder material. Por todo ello fueron humillados, ridiculizados, considerados gente peligrosa, herejes, terroristas, enemigos de Roma que debían ser aniquilados sin compasión.

Algunos antiguos profetas ya reclamaban un ateísmo del ídolo, del rey, del poder terrenal, del orden injusto. El nuevo dios cristiano, que desafiaba al dios imperial dominante, representaba a la alteridad, es decir “al otro”, a lo que está fuera de nuestro estrecho horizonte individual de ambiciones y egoísmos. El pecado original no es otra cosa que la negación del otro para encumbrar nuestro yo por encima de todos y todo. Caín mata a su hermano, negándolo, Adán juega a conquistar la omnipotencia, autocoronándose simbólicamente como dios, e instaurando el reíno de la idolatría, el fetichismo y la soberbia. El César es Adán y Caín y el cristianismo primitivo aspira a desenmascar su impostura. Eran, por tanto, ateos del poder imperial, ateos del sistema.

Las tres religiones monoteístas son, en realidad, una sola ya que parten y beben de un tronco común. Las tres originariamente están del lado de la alteridad, de los profetas ateos del falso dios, descreídos del poder material de los reyes, los ejércitos, los faraones, emperadores y becerros de oro. Son religiones ateas de la idolatría, ateas de los fetiches que rinden culto a la guerra, ateas del sistema de dominación que el hombre intenta instaurar en la Tierra para desafiar a todo lo que está fuera de él y ante lo que se siente temeroso, inferior, desvalido.

Conforme la religión se arrima al poder terrenal de reyes, príncipes y banqueros se aleja del dios-amor, del dios-bondad, instaurando una pesudoreligión que intenta matar a ese dios para encumbrar en su lugar al dios-guerrero sediento de sangre y riquezas,  a Moloch, Mammon, al ídolo, al fetiche, al capital. Esta es la pesudoreligión del cainismo sionista israelí que levanta la mano contra su hermano musulmán y contra el propio Judaísmo, es la pseudoreligión del wahhabismo saudí, que levanta el puñal contra el hermano cristiano y, por tanto contra el propio Islám, es la pseudoreligión del colonialismo genocida de la Cruz, que levanta la mano contra el indígena, el judío o el musulmán y, por tanto, contra el propio Cristianismo.

Cuando la religión se convierte en arma asesina contra el otro, contra el diferente o contra la naturaleza vuelve a cometer el pecado original contra el dios-bondad, vuelve a adorar a los dioses del panteón del egoísmo y la soberbia, faltando a su esencia y convirtiéndose en fetiche.

Piensa en tu dios, intenta explicitarlo y podrás saber si eres religioso o no. El ejercicio promete sorpresas porque podrá llevarnos a descubrir Papas y cardenales, supuestamente cristianos, que son en realidad adoradores del dios de la conquista y el exterminio, encontraremos a supuestos judíos que organizan actos terroristas para extender el poder del sionismo, a piadosos jeques árabes, supuestamente musulmanes, que torturan sin piedad a hombres y mujeres pacifistas que piden libertad, y encontrarás a supuestos ateos que hacen auténtica religión ayudando al desconocido y luchando por la instauración del Reino de la Paz en la Tierra.

También Dios puede ser libertario, también Dios puede ser anarquista.

(En homenaje a Leon Tolstoi)

diciembre 19, 2011

Cristianismo y Capitalismo

El filósofo de la liberación Enrique Dussel, profesor de la UAM en Ciudad de México

Es sabido que el fraile Bartolomé de Las Casas dedicó la mayor parte de su vida a denunciar la explotación y dominación de los poderosos sobre los humildes como algo completamente contrario al espíritu del evangelio cristiano. El pobre, el humillado, el débil, encarnado perfectamente en el indio americano, es el hijo predilecto de Dios y el daño que a él se le causa queda indisolublemente asociado al daño causado a su hijo Jesucristo. Bartolomé ponía los cimientos de una moderna y universal teología de la liberación frente a la teología de la dominación imperante en su época.

Cinco siglos después está lucha entre dos concepciones diametralmente diferentes de la religión, la política, la economía y la vida en su conjunto, sigue dramáticamente viva. La teología de la dominación en nuestros días se llama “capitalismo” y la teología de la liberación se encarna en miles de iniciativas emancipadoras que pugnan por hacerse cada vez más presentes en el recién estrenado siglo XXI.  Mateo dice en su evangelio que no es posible servir al mismo tiempo a Dios y al dinero. No es posible hacer una teología liberadora y opresora a la vez, no es posible ser cristiano y defender al capitalismo simultáneamente sin incurrir en una flagrante contradicción.

Este dilema solo podría ser aparentemente resuelto mediante la recreación de una religiosidad gélida, disecada, descontextualizada, cobarde, idolátrica, sacralizada, convertida en fetiche, despojada de su mensaje revolucionario, arrancada de su apuesta radical por la Justicia y finalmente transformada en arma asesina. Una religiosidad que optaría por el Cristo muerto frente al Cristo vivo, por la connivencia con el opresor y el poderoso en lugar de la defensa del débil, del humillado y el explotado, a la que nos exhortan los mensajes de los libros proféticos. Esta tarea de re-creación ha sido dirigida por el sanedrín vaticano, con la colaboración de las tradiciones calvinistas y de gran parte de las jerarquías eclesiales en los últimos siglos, con algunas pequeñas y honrosas excepciones.

A la vez se hacía necesario, para hacer frente al enorme dilema que nos plantea Mateo, construir una economía política que busque la reconciliación imposible entre el Cristo y el anticristo, entre el Amor y el Dinero, solapándolos tramposamente en un solo cuerpo y haciéndonos ver, a través de los ojos de Hobbes, Smith, Friedman y su ejército intelectual de ángeles mercenarios, como la mano invisible de “Dios” nos conduce por el camino de un  “egoísmo salvador”. La religión transformada en fetiche, espada y mercancía corría a abrazarse con la economía del trabajo muerto erigida ya en maquinaria de control, explotación y sometimiento del pueblo sencillo. El ídolo exigirá sacrificios humanos, como un nuevo Moloch, fabricados con la sangre del obrero, del indígena, del africano, de la mujer esclavizada.

Pero esta falsa religión y esta economía mentirosa, con sus máscaras, sus tambores de guerra, sus amenazas y sus sicarios no consiguen acallar el sonido limpio del Humanismo, de la religiosidad liberadora y de la economía al servicio de la vida. La Historia de la emancipación sigue su curso, con miles de millones de mentes que paulatina pero inexorablemente comienzan a conectarse en red alumbrando una nueva inteligencia colectiva que repite, cinco siglos después, las palabras de Müntzer “Todo es de todos”.

__________

Muchas de las ideas contenidas en esta entrada son deudoras del filósofo de la liberación Enrique Dussel.

diciembre 8, 2011

18D: Una persona, un voto

Democracia Real, #1persona1voto, un comienzoLa democracia no consiste en votar a partidos sino en posibilitar la participación directa y permanente de la ciudadanía en la política y en la toma de decisiones fundamentales para nuestra vida colectiva. Los partidos, en todo caso, son medios, nunca fines en si mismos, como sucede en la actualidad. “Una persona un voto” también significa posibilitar que los votos de las personas puedan decidir sobre cuestiones claves como estos referendums pendientes en el estado español o en la iniciativa Democracia 4.0.

El 18 de diciembre, la víspera de la constitución de las nuevas Cortes Generales, Democracia real ¡YA! Madrid invita a la ciudadanía a salir a la calle para reinvindicar UN SISTEMA ELECTORAL JUSTO Y PROPORCIONAL.

Los resultados de las Elecciones Generales del 20-N y su traducción en escaños ha puesto de manifiesto, una vez más, que la aplicación de la actual Ley Electoral deja sin adecuada representación a millones de ciudadanos, cuando no los excluye directamente.

Recordemos que no llegaron a un tercio los españoles que depositaron su voto en las siglas del PP y que, sin embargo, esto les catapulta a una mayoría absoluta que despreciará la voluntad, los deseos y las propuestas de los otros dos tercios del censo electoral: ¿Puede calificarse tal aberración como democracia?.

La calidad de una democracia se mide por la capacidad de sus instituciones para representar la voluntad de los ciudadanos. En España, tras tres décadas de convivencia, nuestras instituciones no nos representan. El derecho constitucional al sufragio universal, libre, igual, directo y secreto no es en la práctica ni igual ni libre. No es igual porque el voto tiene distinto valor según donde se ejerza y del partido al que se elija. No es libre porque con frecuencia el ciudadano se ve coaccionado a emitir un “voto útil” si no quiere quedarse sin representación.

Ha quedado atrás el tiempo en que la estabilidad dependía de la concentración de poder en lugar de la concertación y el diálogo, ha pasado el momento del inmovilismo de los grandes partidos frente a la corrupción y la especulación, ha pasado el día de votar al candidato menos malo, del “y tú más” y de la crispación. La cultura democrática de este país debe cambiar y para ello debemos cambiar el modo en que se hace efectiva la voluntad popular.

En estos años, la ciudadanía ha pasado del hastío al hartazgo y del hartazgo a la indignación. Llevamos tiempo denunciándolo: el actual sistema electoral es insostenible e injusto. Promovemos una reforma que garantice la proporcionalidad de la representación parlamentaria conforme a las preferencias de los españoles, reflejo de la diversidad ideológica y territorial. Exigimos al próximo Gobierno y a las nuevas Cortes que escuchen a la ciudadanía.

Convocatoria original de “Democracia Real Ya” en su web y manifiesto.

Post relacionado: 20N, PPSOE y el velo rasgado

diciembre 6, 2011

Algunas ideas para reducir el déficit público en Europa

Aunque no es el déficit público el mayor problema de Europa, (sino la deuda acumulada por instituciones financieras privadas, empresas privadas y particulares) hoy nos permitiremos dar unos brevísimos consejos a los políticos profesionales para disminuir también el déficit público. Por supuesto el desequilibrio entre gastos e ingresos también puede ser corregido mediante el aumento de la recaudación y no exclusivamente mediante recortes, una obviedad que misteriosamente suele olvidarse.

Algunas rápidas ideas (a corto plazo) para reducir el déficit público en la U.E:

– Recortar drásticamente los gastos militares de todos los países.

– Gravar fuertemente con aranceles las importaciones procedentes de países que sobreexplotan a su clase trabajadora.

– No aportar ni un euro más de financiación a la banca privada. Si necesitan fondos que vendan sus activos (inmobiliarios, industriales, etc.) y que dejen caer el precio de sus acciones. Después que convoquen concurso de acreedores, como hace cualquier empresa, poniendo a los pequeños impositores en el primer lugar de la fila.

– Activar un escalofriante plan de choque contra el fraude fiscal en Europa y el desvío de fondos a paraísos fiscales, con embargos inmediatos de las cuentas bancarias personales de los defraudadores, obligación prioritaria de devolver hasta el último euro robado y, por supuesto, larguísimas penas de prisión incondicional.

– Aumentar los impuestos a todas las grandes transnacionales que quieran vender aquí. No aplicar dichos incrementos a empresas de tamaño medio y pequeño.

– Recortar por ley los sueldos a todos a todos los políticos profesionales europeos y suprimir todos los gastos asociados a las numerosas casas reales.

________

Datos de interés: La gigantesca deuda europea: ¿Quién debe a quién?

diciembre 3, 2011

El mercado mata

La especulación consiste en la acumulación de un bien escaso con objeto de obtener un alto lucro monetario. A veces la expectativa de beneficio viene determinada por una escasez originada a partir de causas naturales (por ejemplo una catástrofe climatológica). En la mayoría de ocasiones se tratará de una escasez inducida, provocada  y/o estimulada por los propios especuladores de manera artificial. Estamos ante una de las herramientas favoritas del mercado para conseguir sus ansiados réditos económicos. Este mecanismo, carente de ética, puede resultar relativamente inocuo cuando se aplica sobre productos secundarios, no relacionados con necesidades básicas para la vida (entradas para un espectáculo deportivo, diamantes, cotizadas obras de arte, amapolas holandesas…). La cosa empieza a ser claramente inmoral y siniestra cuando afecta a la vivienda, porque aleja un derecho fundamental de grandes masas de población con poder adquisitivo bajo o medio, como ha sucedido en el estado español en los últimos años de salvaje burbuja inmobiliaria. Por último estamos claramente ante una práctica criminal cuando el objeto de la especulación son los alimentos, la tierra fértil, las semillas o el agua. Ni que decir tiene que los suministros de estos productos deberían estar garantizados para todos los seres humanos y, por tanto, los correspondientes mercados deberían estar abolidos o, en todo caso, severamente intervenidos. Si no se hace así, como desgraciadamente sucede en la actualidad, el mercado mata. El capitalismo que lo bendice y lo posibilita a través de sus bolsas de cotización de materias primas alimentarias, se convierte en un enorme generador de crímenes contra la humanidad, en una herramienta genocida responsable del asesinato de cientos de millones de personas, aún peor que lo sucedido en las peores décadas del más oscuro totalitarismo estalinista. El libro negro del capitalismo es, sin lugar a dudas, el más negro de todo los libros jamás escritos.

A %d blogueros les gusta esto: