Cristianismo y Capitalismo

El filósofo de la liberación Enrique Dussel, profesor de la UAM en Ciudad de México

Es sabido que el fraile Bartolomé de Las Casas dedicó la mayor parte de su vida a denunciar la explotación y dominación de los poderosos sobre los humildes como algo completamente contrario al espíritu del evangelio cristiano. El pobre, el humillado, el débil, encarnado perfectamente en el indio americano, es el hijo predilecto de Dios y el daño que a él se le causa queda indisolublemente asociado al daño causado a su hijo Jesucristo. Bartolomé ponía los cimientos de una moderna y universal teología de la liberación frente a la teología de la dominación imperante en su época.

Cinco siglos después está lucha entre dos concepciones diametralmente diferentes de la religión, la política, la economía y la vida en su conjunto, sigue dramáticamente viva. La teología de la dominación en nuestros días se llama “capitalismo” y la teología de la liberación se encarna en miles de iniciativas emancipadoras que pugnan por hacerse cada vez más presentes en el recién estrenado siglo XXI.  Mateo dice en su evangelio que no es posible servir al mismo tiempo a Dios y al dinero. No es posible hacer una teología liberadora y opresora a la vez, no es posible ser cristiano y defender al capitalismo simultáneamente sin incurrir en una flagrante contradicción.

Este dilema solo podría ser aparentemente resuelto mediante la recreación de una religiosidad gélida, disecada, descontextualizada, cobarde, idolátrica, sacralizada, convertida en fetiche, despojada de su mensaje revolucionario, arrancada de su apuesta radical por la Justicia y finalmente transformada en arma asesina. Una religiosidad que optaría por el Cristo muerto frente al Cristo vivo, por la connivencia con el opresor y el poderoso en lugar de la defensa del débil, del humillado y el explotado, a la que nos exhortan los mensajes de los libros proféticos. Esta tarea de re-creación ha sido dirigida por el sanedrín vaticano, con la colaboración de las tradiciones calvinistas y de gran parte de las jerarquías eclesiales en los últimos siglos, con algunas pequeñas y honrosas excepciones.

A la vez se hacía necesario, para hacer frente al enorme dilema que nos plantea Mateo, construir una economía política que busque la reconciliación imposible entre el Cristo y el anticristo, entre el Amor y el Dinero, solapándolos tramposamente en un solo cuerpo y haciéndonos ver, a través de los ojos de Hobbes, Smith, Friedman y su ejército intelectual de ángeles mercenarios, como la mano invisible de “Dios” nos conduce por el camino de un  “egoísmo salvador”. La religión transformada en fetiche, espada y mercancía corría a abrazarse con la economía del trabajo muerto erigida ya en maquinaria de control, explotación y sometimiento del pueblo sencillo. El ídolo exigirá sacrificios humanos, como un nuevo Moloch, fabricados con la sangre del obrero, del indígena, del africano, de la mujer esclavizada.

Pero esta falsa religión y esta economía mentirosa, con sus máscaras, sus tambores de guerra, sus amenazas y sus sicarios no consiguen acallar el sonido limpio del Humanismo, de la religiosidad liberadora y de la economía al servicio de la vida. La Historia de la emancipación sigue su curso, con miles de millones de mentes que paulatina pero inexorablemente comienzan a conectarse en red alumbrando una nueva inteligencia colectiva que repite, cinco siglos después, las palabras de Müntzer “Todo es de todos”.

__________

Muchas de las ideas contenidas en esta entrada son deudoras del filósofo de la liberación Enrique Dussel.

4 comentarios to “Cristianismo y Capitalismo”

  1. Amigo javier, nos has propuesto un tema sumamente interesante: La lucha de la carne y el espíritu,.o tal y como lo has denominado:”Cristianismo y capitalismo”
    A la pregunta de Cayo Lara en el discurso de investidura del nuevo presidente de la nación, “¿quien debe de pagar la crisis actual, los trabajadores o los mercados?, los cristianos podriamos responder, a la luz del evangelio, que cristianismo y capitalismo son terminos antagónicos. El amor, la fraternidad de los primeros cristianos marca de forma clara, sin sombra alguna, que fieles al evangelio, vendieron sus propiedades para compartir sus bienes con sus hermanos.
    No pienso en un Cristianismo revolucionario a la Che Guevara, pero, per se el Cristianismo es revolucionario, es decir, no se acomoda a los estándares de la vida normal, a los patrones de existencia de un país o de un sistema económico, sino a los estándares de Dios, de compasión, amor y renovación. Ante todo y sobre todo el evangelio de Jesús como opción preferencial por el pobre y marginado.

    Debemos hablar y estar inconformes con lo que sucede.

    Abre tu boca por el mudo…Proverbios 31:8

  2. Gracias por tu aportación, amigo Raúl.

    He de reconocer que los teólogos de la liberación siempre me han fascindo por su coherencia, valentía y autenticidad humana. Despreciados, perseguidos, objetos de escarnio tanto por parte de las jerarquías eclesiales y militares como de las izquierdas más materialistas e intransigentes. Siempre firmes en sus convicciones, inmensamente dignos, incluso físicamente eliminados mediante la violencia… pero nunca vencidos. Estrecho tu mano y la de todos ellos/as a través del espacio virtual.

  3. Estimado Javier, os deseo a tí y a tú familia unas felices Navidades, con sentido.
    Un fuerte abrazo.

  4. Lo mismo para ti y tu familia. Hoy El Salvador vuelve a nacer, no el del trapo rojo colgado en los balcones, no el fetiche que puede enseñorearse como divisa, estandarte o blasón de los ejércitos en el campo de batalla de la dominación, sino el niño que anuncia el otro mundo posible, el reino de la fraternidad, la igualdad y la justicia incompatibles con el capitalismo genocida.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: