Cultura libre, cultura de futuro

Comparte, imita, transforma, imagina, copia, crea, distribuye, aprende, aporta y sobre todo... ¡no acumules!

En la tradición oriental el ser copiado es un motivo de orgullo, en la deriva occidental actual es un motivo de enfado, denuncia y represión. Gracias a ello China expande su capital cognitivo mientras Europa se contrae. Copiar es bueno, copiar nos hace progresar, crea oportunidades y reparte la riqueza. En Brasil, país que está apostando además de forma clara por el software libre, los CDs de música casi se regalan por las calles. La creatividad no solo no se agota por ello sino que se multiplica de manera viral. Ha sido la imitación, el aprender de otros para mejorar, el compartir conocimiento lo que ha llevado a la humanidad hacia el progreso.

Todo lo que dice y demanda la red SOS frente a la trasnochada Ley Sinde-Wert es de pura lógica. El capitalismo cultural está agotado pero se resiste a abandonar su decrépito y fracasado modelo, completamente desequilibrado a favor de los intermediarios en detrimento de los creadores. Las contradicciones internas del modelo se están visualizando en este campo con una gran nitidez y servirán de punta de lanza para que otros capitalismos también empiecen a ser abiertamente cuestionados. La dualidad entre intermediarios parásitos (grandes productoras y mafias que controlan los derechos de propiedad intelectual) Vs creadores artístico-culturales es la misma dualidad que se da en la economía global entre intermediarios parasitarios (banqueros, directivos de grandes compañías, políticos corruptos) Vs productores (obreros, agricultores, autónomos, amas de casa, trabajadores africanos, asiáticos, sudamericanos, europeos…). La riqueza para quien la produce, no para quien la succiona de forma parasitaria. Pura lógica.

Post relacionado: Propiedad privada: ¿Realidad o ficción?

2 comentarios to “Cultura libre, cultura de futuro”

  1. Aunque no tiene nada que ver con la idea de la creación libre conviene saber que ni siquiera la denostada “piratería industrial” es tan mala como la pintan, ya que contribuye a la difusión de la imagen de marca (¿alguien concibe que el señor Bill Gates hubiese progresado tanto si no hubiese sido gracias a que la gente pirateó masivamente sus productos?) y crea una pulsión hacia el cambio (paradoja de la piratería –> http://paradoxportal.blogspot.com/2007/09/paradoja-de-la-piratera.html), la innovación y la diferenciación.

  2. La propiedad intelectual como arma de dominación cultural:

    El copyright no es una institución jurídica inocua. Está al servicio de un determinado modelo de sociedad, y de un determinado modelo de relaciones políticas y económicas. Responde a las necesidades de adoctrinamiento de masas de un sistema jerárquico, en el que el ascenso social en el ámbito de la política cultural se produce mediante cooptación.
    Observemos, a título de ejemplo, el esquema de funcionamiento de las dos principales entidades españolas de gestión de derechos de autor: SGAE (Sociedad General de Autores y Editores), y EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales). Los derechos de explotación de las obras, en última instancia, no están controlados directamente por los autores, sino que se ponen en manos de editores musicales y cinematográficos, en virtud de los contratos de cesión y gestión de derechos que los artistas se ven obligados a suscribir.
    Se nos dirá que nadie obliga al artista a firmar nada. En la palabrería fatua de los leguleyos, “se trata de relaciones mercantiles surgidas de la autonomía de la voluntad, en el marco de la libertad de contratación que impera en nuestro sistema jurídico”. No es cierto: en el mundo analógico, se trata del único medio que tiene el artista para conseguir publicar su obra, en virtud de la dictadura económica impuesta por los intermediarios culturales.
    La explotación del derecho de autor, lejos de responder a su teórico objetivo, el sustento de los creadores, se ha utilizado como elemento de dominación, como arma al servicio de la casta cultural más acomodaticia con el sistema establecido. En el caso de Estados Unidos, representa un valor estratégico, tanto por su importancia en el Producto Interior Bruto, como por su capacidad de influencia cultural: la exportación de películas americanas es la mejor forma de exportar una determinada visión del mundo.
    Frente al sistema jerárquico imperante, el P2P se presenta como un sistema revolucionario de acceso al conocimiento. Un sistema en red, opuesto al esquema piramidal, que al tiempo que elimina el valor económico de la copia, ataca la médula del sistema de dominación: su capacidad de fascinación y adoctrinamiento de masas.
    Los vectores del saber individual, dan como resultante, el suma sigma de conocimientos compartidos, complementados, y perfeccionados siempre, los grandes logros y avances culturales, científicos… al servicio de toda la sociedad y no solo de esa élite ilustrada que pretende, cada vez con menos éxito, hacer de la propiedad intelectual no ya el retórico “todo para el pueblo pero sin el pueblo” sino la acumulación de capital.
    Este tema me trae a la mente la evangelica “Parábola de los talentos”. No me pidais que os diga como sabe la manzana, tomad …y probazla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: