Autolimitación de la riqueza: Una propuesta

Si hay algo que la crisis sistémica esté poniendo al descubierto ante los ojos de cualquier observador mínimamente sagaz es que actualmente se está produciendo una concentración descomunal de la riqueza en cada vez menos manos. Las mayores empresas mundiales se van haciendo más y más grandes hasta llegar a fagocitar o destruir a otras de tamaño inferior creando una posición de dominio muy inquietante incluso desde el punto de vista del propio liberalismo. La competencia desrregulada no crea más equilibrio entre los entes productivos sino, justo al contrario a como siempre se nos había explicado, genera tiranías oligopólicas que terminan por vaciar a la democracia de todo su sentido y significado real. Un buen ejemplo de este hecho puede verificarse en el panorama financiero del estado español donde cada vez existen menos bancos, creándose un oligopolio o cuasi-monopolio de facto entre empresas mastodónticas y todopoderosas como son el Santander, BBVA y La Caixa. Ellos van devorando el mercado apropiándose de más y más cuota de poder gracias a la demolición controlada de las cajas de ahorro. Algo similar puede observarse en otros sectores de la economía como la producción de energía, fármacos o la fabricación a gran escala de alimentos procesados, entre otros muchos.

Ante esta nueva dictadura, en este caso de mercado, algunas voces situadas dentro del propio capitalismo comienzan a dar la señal de alarma y plantean soluciones imaginativas para intentar garantizar algo parecido a una libre concurrencia real entre operadores de tamaño más o menos similar para que no sean capaces de llegar a destruirse con la velocidad y voracidad actual. Una de estas voces es la de Luis Molina Temboury que nos expone, según sus propias palabras, “Una sencilla solución para un inmenso problema”. Leamos muy resumidamente la presentación de su propuesta:

Para el neoliberalismo el futuro no existe. Todo se reduce al orgasmo individualista de poseer cuanto antes más que nadie. Aceptar esa demente ideología de que el futuro colectivo no debe preocuparnos es precisamente lo que ha propiciado la victoria del neoliberalismo, y también es lo que nos ha llevado hasta la crítica situación en que estamos. Nadie tiene derecho a apropiarse de riquezas desproporcionadas si eso afecta al bienestar del resto de los seres humanos, y menos aún si eso determina un horrible futuro para la humanidad. La verdadera libertad no puede significar enriquecerse a costa del dolor de los otros, es decir, de la red universal . Que el germen de los problemas es la desigualdad extrema es tan evidente como evitable. Aunque ahora esté boyante, el sistema neoliberal colapsará finalmente porque no puede ni podrá superar su contradicción esencial: no es realista pretender una acumulación ilimitada de riquezas en un entorno material finito ni sostener un crecimiento perpetuo de la desigualdad. Esa contradicción se manifiesta en el plano teórico, porque no existe ecuación matemática ni econométrica alguna que pueda sostener tan insensato modelo. También en el plano político, porque la concentración de poder que acompaña al aumento de la desigualdad ha pervertido la democracia y nos conduce aceleradamente a la dictadura del gran capital. En el plano social, la contradicción ya resulta insoportable, porque ha generado una sociedad global violenta, militarizada, insolidaria y corrupta, que convive alegremente con la pobreza, la guerra, la destrucción del medio ambiente y la vulneración de los derechos humanos. Y para terminar con la suma de las desgracias que ha producido esa contradicción, el neoliberalismo está siendo nefasto para el desarrollo personal, porque su ideario ha inoculado en lo más hondo de las conciencias una gran mentira: que somos individuos ajenos e independientes del gran todo universal. Es decir, que por aceptar la acumulación ilimitada y la desigualdad extrema como base de la organización social nos hemos condenado a vivir sumidos en el miedo, la ignorancia y la miseria, a estar presos de una ideología irracional y a ser cómplices involuntarios eternamente insatisfechos de un consumismo estúpido e irresponsable. El sistema económico neoliberal morirá y cuanto antes lo haga será mejor, porque ya ha llegado demasiado lejos. Debemos poner coto a la acumulación infinita de riqueza en manos privadas, esa regla irracional que guía al sistema por encima de cualquier otra consideración y que nos lleva aceleradamente al fin de la historia. Desperdiciar la vida y el esfuerzo de todos en el absurdo objetivo de que una minoría acumule desaforadamente mientras la sociedad entera se derrumba es un panorama desolador, sobre todo para las nuevas generaciones. Habría que preguntarse primero si todo ese cúmulo de desgracias que padecemos es evitable. Y la respuesta evidente y tajante es que sí lo es. Reconducir la actividad planetaria hacia un modelo racional, justo, solidario y creativo es muy simple, porque si el origen de todos los problemas es la desigualdad extrema, con limitar la riqueza en manos privadas todo podría ser muy diferente. Debemos tomar conciencia de que es urgente cambiar esa detestable regla del juego del sistema. La búsqueda del crecimiento ilimitado de la riqueza privada, la sagrada ley del neoliberalismo, además de ser la fuente de todos los grandes males, es también su talón de Aquiles. Sobre ella hay que actuar para construir el futuro.

logo-GracoTodo se sustenta, pues, en el simple principio de la permisividad colectiva con la desigualdad extrema. Sin embargo tenemos dificultad para reconocerlo debido a un prejuicio de nuestro pensamiento individualista. Porque, seamos honestos, desde una perspectiva sistémica no tiene ninguna fuerza lógica criticar a los grandes ricos mientras íntimamente aspiramos a convertirnos en uno de ellos. El problema de lo que ocurre en la sociedad no es tanto que haya grandes ricos como que una gran mayoría de ciudadanos anónimos haya aceptado la posibilidad y el anhelo de llegar a serlo. Si yo considero que es lícito y natural hacerme inmensamente rico -lo de menos es si esa posibilidad me queda cerca o lejos-, no puedo cuestionar el sistema neoliberal de manera coherente, es decir, que acabar con la riqueza desmedida de verdad me exige un compromiso personal. La solución es evidente, pero hasta hace poco nos faltaba algo esencial: un medio de comunicación libre para burlar el inmenso poder mediático de las élites. Con Internet, y tomando conciencia de que somos algo más que individuos, hoy disponemos de una herramienta preciosa para cambiar el mundo. El punto de partida para el cambio, la sencilla solución para el inmenso problema, sería el siguiente acuerdo voluntario:

A TRAVÉS DE INTERNET COMPROMETERSE FORMALMENTE EN UN LISTADO PÚBLICO A NO ACUMULAR RIQUEZAS MÁS ALLÁ DE UNA DETERMINADA CANTIDAD POR PERSONA. (POR EJEMPLO UN MILLÓN DE DÓLARES)”

Que la limitación de la riqueza sea un compromiso voluntario y abierto, como debe ser el acuerdo para cambiar el mundo, no significa que su incumplimiento pueda salir gratis. Lo mejor sería sancionar con el desprecio social a quien hubiese firmado el compromiso y después se hubiese arrepentido o lo hubiese violado. En el lado contrario los ciudadanos podrían valorar qué políticos, empresarios o partidos han sido capaces de firmar ese contrato público premiándoles con el correspondiente apoyo electoral o compra de productos. Una iniciativa tan simple y aparentemente cándida como esta, distribuida por la red de forma viral, podría ser un interesante experimento social porque contiene elementos que ayudarían a crear nuevos marcos de pensamiento. Limitar la riqueza, desde la implicación y el convencimiento personal, hasta una cantidad que sea suficiente para devolver el poder a la democracia y conseguir así que el flujo del comercio se redistribuya sin los actuales estrangulamientos podría constituir una palanca de cambio. Invertir la lógica actual que encumbra a los acumuladores por una dinámica de descrédito social hacia ellos también se nos antoja un requisito indispensable para ganar el futuro. 

Este es el resultado del sondeo en 15m.virtualpol:

sondeo-autolimitacion-riqueza-resultados

Gracias Luis por tu trabajo.

52 Responses to “Autolimitación de la riqueza: Una propuesta”

  1. Un análisis lúcido, profundo y necesario pero que acaba en una propuesta pobre porque no es política. Para que tuviera impacto debería adoptarla una mayoría de los actuales enriquecidos, (cosa improbable), y si la mayoría de la sociedad llegara a estar de acuerdo con esto ¿por qué no hacerlo vinculante desde la política tal como ahora se imponen las reglas neoliberales? Esto sí sería transformador y de momento lo que toca hacer es conseguir que la mayoría social comprenda la necesidad de este cambio. Coincido contigo en que al menos es un avance que se planteen estas cosas. Un cordial saludo.

    • Muchas gracias Ecora por tu comentario.

      La propuesta de Luis Molina Temboury tiene diversas debilidades teóricas que podríamos desglosar en otro momento. No obstante, a mi juicio, la idea tiene una enorme virtualidad que es fijar el peso gravitacional del cambio sobre un compromiso personal que debe implicar a cada uno de nosotr@s, a todos los habitantes de la tierra, sin excepción. Desgraciadamente estamos demasiado acostumbrados a repartir culpas entre los demás sin asumir ningún nivel de coste o compromiso personal en el camino de la solución. Es como si en nuestro fuero interno pensáramos: “Otros deben ser los que arreglen el problema, o los que cambien su conducta. Mi única tarea es, en todo caso, denunciar en voz alta a los grandes culpables de este caos pero no modificar individualmente mi forma de pensar o mi forma de vivir”. En esta propuesta, sin embargo, todo el mundo debe mojarse aunque sea simplemente renunciando a un sueño íntimo y secreto como puede ser “convertirme en un fastuoso millonario, es decir, pasar a ser uno de esos a los que tanto odio y a la vez tanto envidio”. Me da la sensación de que si no somos capaces de firmar públicamente una propuesta de este cariz (fijando la cantidad que estimemos pertinente) cualquiera de nuestros juicios críticos contra el sistema carecen de legitimidad. De todas formas lo ideal sería que el propio Luis Molina pudiera explicarnos y defender su propuesta. Sería magnífico poder entablar un debate constructivo con él. A ver si consigo mandarle un correo para “traerlo” a este hilo del blog, aquí o donde él prefiera. Mil gracias de nuevo por tu aportación, Ecora.

      • Doblemente gracias, Javier, primero porque la idea del Proyecto Graco te haya interesado y segundo por facilitar su difusión por Internet que, supongo que por mi torpeza en el medio, hasta ahora ha sido prácticamente nula.

        Estaré encantado de analizar y debatir lo que he escrito y animo a quien le pique la curiosidad a consultar este enlace: http://proyectograco.org/
        En la página final figuran los textos “GRACO” y “UNA SENCILLA SOLUCIÓN PARA UN INMENSO PROBLEMA”. Espero que contribuyan a ese cambio del sistema global que tantos deseamos, o al menos sirvan para reflexionar sobre lo que podemos hacer.

        Luis Molina

    • Gracias, Ecora, por tus piropos al texto.
      No me he debido expresar bien, porque mi propuesta también es política. Creo que la política es la herramienta más fácil y rápida para cambiar las cosas. En los puntos 5. y 6. del capítulo 24 de “Una sencilla solución…” pongo un ejemplo de cómo podría transcurrir esa transformación “utópica” a través de un partido político y unas elecciones democráticas como las que conocemos.

      Lo que he querido expresar en el texto es que no podemos confiar la solución a los actuales partidos políticos sin tener las garantías de que responden a los intereses de los votantes y no a los suyos propios. Por ponerte un ejemplo, ahora que tanto de nuestra suerte depende de las elecciones en Alemania, el candidato de los socialdemócratas, el Sr. Steinbrück, tiene una fortuna personal muy apreciable (además de haber sido ministro con Angela Merkel). Confiaría más en él como alternativa real de cambio si previamente hubiese suscrito el compromiso de que está dispuesto a renunciar a parte de su riqueza para revertir la escalada mundial hacia la desigualdad. Él y todos los de su partido que le apoyan y le acompañan. Tenemos demasiados antecedentes de giros de timón hacia el neoliberalismo, también en la socialdemocracia, que no han favorecido al pueblo, pero sí de manera personal a sus ideólogos (Blair, Schröeder…)

  2. Hola Luis.

    Muchas gracias por participar en esta modesta bitácora. Para nosotr@s es un lujo tenerte por aquí. Aunque no comparto la indulgencia que tu texto original muestra hacia el capitalismo socialdemócrata me encanta tu idea y tu trabajo. Creo que tiene enormes potencialidades (por ejemplo inaugurar un nuevo marco de pensamiento de una forma clara y práctica) o partir de un indispensable compromiso e implicación personal como premisa. El siguiente paso, bajo mi punto de vista, sería enviársela (en formato resumido y en formato extendido) como propuesta para incluir en su programa electoral a los partidos políticos que puedan mostrar afinidad teórica con el proyecto (Equo, Partido Humanista, Partido X, Izquierda Anticapitalista, Partido Pirata, Izquierda Plural…). También se podría abrir una entrada al respecto en la wikipedia o en la Asamblea Virtual (15m.virtualPol) , o cuando fuera más conocida enviarla a Change.Org, Avaaz y plataformas similares para que la gente empezara a firmarla. Quizás podríamos empezar con el partido X (http://partidox.org/) que tiene una pinta buena y realmente novedosa. Esta plataforma ciudadana trabaja básicamente a través de internet y busca ideas y candidatos. Parece que tienen intención de saltar al ruedo público el próximo 8 de Octubre y que están realizando un trabajo previo serio y sustancioso (http://www.eldiario.es/politica/Cualquier-ciudadano-propuesto-candidato-Partido_0_171482852.html). Gracias de nuevo, Luis. Mantenemos hilo abierto.

  3. Ya lo he propuesto como hilo de debate aquí: http://15m.virtualpol.com/foro/asamblea-general/autolimitacion-de-la-riqueza-una-propuesta

    Es cuestión de ir subiéndolo, con paciencia, a cuantos sitios se pueda para su debate, empezando por los partidos políticos que puedan ser receptivos. Saludos cordiales.

    • Gracias de nuevo, Javier. Has captado muy bien la idea del Proyecto Graco.

      Mientras la acumulación privada exagerada sea legal es muy poco efectivo luchar contra sus efectos. Debemos proscribir la riqueza excesiva en todo el mundo, y eso exige llegar a un consenso mayoritario mediante un compromiso personal, por remota que nos resulte la posibilidad de llegar a ser rico o por contrario que sea a nuestras aspiraciones personales. Los grandes ricos con nombre y apellidos no son el problema sino la absurda “libertad” de que cualquiera (todos) podamos aspirar a serlo.

      Estaré encantado de colaborar en difundir la idea del Proyecto Graco o de que lo hagas por tu cuenta. Yo lo he intentado en alguno de los sitios que sugieres aunque con muy poco éxito, porque no estoy habituado ni en conexión con las redes sociales. Por ejemplo, hice esta petición, ahora moribunda, en AVAAZ: http://www.avaaz.org/es/petition/LIMITAR_LA_RIQUEZA_PRIVADA_HASTA_UN_MILLON_DE_DOLARES/ probablemente demasiado barroca y que sólo llegó a un círculo pequeño de amigos. Si quieres dinamizarla o cambiarla me parece estupendo. También creo que llegué a presentar la propuesta al Partido X, aunque no te puedo asegurar que lo hiciera. Estoy un poco cansado de enviar la propuesta sin recibir más que el silencio, pero ya te digo que es probable que esto sea por mi falta de pericia para moverme por Internet. Ni siquiera he podido encontrar ese enlace de la asamblea virtual que me comentas. En fin, que sepas que me entusiasma la posibilidad de difundir la idea y que cuentes conmigo en lo que pueda contribuir partiendo de la base de que soy bastante torpe en este medio.

      Respecto a la socialdemocracia, creo que podría haber funcionado muy bien si se hubiese profundizado en ella. Por ejemplo, de haber llevado los tipos marginales del IRPF hasta el 100% a partir de una cantidad, lo que en la práctica habría significado una limitación generalizada de la renta (aunque ya ves que mi propuesta es limitar el patrimonio, como explico en el cap. 22 de “Una sencilla solución…”). El problema es que las organizaciones se ponen etiquetas que no les corresponden. Los partidos “socialistas” o moderados de izquierdas han abandonado hace tiempo la ideología socialdemócrata, no sólo en España sino en toda Europa. Con la caída del muro de Berlín, pero sobre todo con la incorporación de China al neoliberalismo, la socialdemocracia pasó de moda. Ahora las organizaciones que pueden influir en la sociedad no son lo que pone en su etiqueta, ni comunistas, ni socialistas, ni populares, a veces ni siquiera demócratas. Todas quieren renunciar al pasado para ser “modernos”. Y esa modernidad se asienta, a conciencia o sin darse cuenta, en una premisa principal: respetar la libertad individual de enriquecerse hasta el infinito, porque, que yo sepa, nadie cuestiona ese sacrosanto “derecho”, ni los comunistas chinos, ni los socialistas europeos ni los demócratas norteamericanos. La socialdemocracia, como el socialismo, o el comunismo, no fallaron, sino que se dejaron de aplicar o nunca se aplicaron.

      Y volviendo al tema principal, encantado de debatir y difundir la idea del Proyecto Graco.

      • Hola Luis.
        Voy a incluir el enlace a la petición que has abierto en avaaz dentro del cuerpo del post. Yo ya la he firmado.
        Para entrar en 15mvirtualpol (asamblea virtual) hay que darse de alta como usuario.
        La legitimación de la desigualdad es una prioridad actual del sistema; nos bombardean continuamente con mensajes que fortalecen esa legitimación en el inconsciente colectivo de la población y por eso mucha gente pasa de largo sobre esta petición. Una herramienta fundamental del sistema para conseguir ese objetivo son los juegos de azar. Las clases populares ven con total naturalidad el jugar a la lotería, cupones, quinielas, bonolotos, bingos, tragaperras, apuestas on line, etc. Hay miles de anuncios diarios en radio, prensa y TV. Sin ir más lejos hoy le han dado el premio príncipe de asturias a la ONCE que es la primera organización española en promover esta perversa herramienta de control social. Cada vez que uno juega, fantaseando con uno de esos grandes premios, se está alineando mentalmente con la ideología del opresor, operando una forma simbólica de agresión contra el bien común. Los premios en juegos de azar aplican la lógica inversa del reparto y la redistribución de la riqueza ya que hace un poco más pobres a muchos para hacer ricos a unos pocos. Creo que no has mencionado nada sobre los juegos de azar en el documento original del proyecto graco. Lo entiendo ya que el mecanismo es muy sutil, a la vez que muy potente. Firmar esa petición significa, en cierto modo, renunciar a los juegos de azar y a sus grandes premios, cuestión que me parece fundamental para promover el necesario empoderamiento colectivo de la sociedad.
        Tu idea es muy buena pero debemos ser conscientes de que mucha gente aún no está preparada para entenderla, debido a los mecanismos de ingeniería social que el sistema capitalista despliega y que operan justo en el sentido contrario a esta propuesta. No obstante es nuestra obligación seguir promoviéndola en cuantos foros nos sea posible. Paciencia y perseverancia son nuestras recetas. Abrazos Luis.

  4. -escrito por el presidente de la APSI y el UMTO
    el : sàbado 31 de agosto de 2013 a las 8:40 de la manana
    -publicado el: domingo 1 de septiembre a las 4.30 de la tarde

    ….Me voy a hablar sobre un tema muy importante en nuestro proceso,debemos hoy y desde este dia el:1 de septiembre 2013,unimos todos nosotros los jovenes saharauis en el UMTO,no solo para gobernar o controlar el trabajo voluntario de la resistencia en los territorios ocupados,sino para comenzar en un trabajo y proyecto irresistible en forma unida,fuerte y continua capaz de resolver los problemas y desafios que enfrentaba el asunto,y debemos que ser unidos todos contra los complotes,mentiras,tonterias…y pràcticas injustas de la ocupacion.
    Las autoridades del gobierno marroqui saben que llega un dia y se derrotan y abandonan el territorio ,y vuelven de donde vienen ( marruecos: norte)
    Como jovenes saharauis cultivos y mayores, sabemos que la legalidad y la justicia ,estàn en los manos del pueblo,y no estàn en mano de un soberania,regimen o estado,el pueblo debe gobernar,claro bajo un regimen,que el pueblo saharaui ha elegido,y todos somos en apoyo al Frente Polisario,y nosotros como jovenes saharauis oganizados y pertenecidos a asociaciones,movimientos y organizaciones ( y claro como parte del pueblo saharaui) tenemos el gran honor de defender al asunto y apoyar al FRENTE POLISARIO,y solidaridad con nuestro pueblo en el refugio ,exilio,y asilo…
    Hoy , el mes de septiembre , nos pedimos oficialmente el refugio politico (asilo) , desde aqui, y por adelante, nos viajaremos a Espana,para obtener asilo inchalah,si llegamos a europa ojàla,la primera cosa que pedimos es el asilo,y la intervencion internacional para llegar a una solucion a nuestro asunto politico,(sàhara) y nuestros demandas (en breve ) son:
    1- libertad y independencia
    2- igualdad, justicia,legalidad,combate contra malversacion,corrupcion,eliminacion y ocupacion.
    3-màs intervencion,cooperacion y colaboracion + comunicacion con el parte sàharaui, ayuda y comprension a los asuntos del pueblo
    4- descolonizacion en sàahara,liberar el territorio, con fuerza o con politica,segun la decision del gobierno sàharaui
    5- somos contra la ocupacion,y pedimos el abandono del territorio.
    Bueno,…y de nuestra parte, una cosa:
    nos vamos a continuar nuestra lucha y trabajo informàtivo,en primer lugar, nuestro deber en FIDAEIU AL-JABHA,APSI,UMTO,MJLPS y SOPDHRWS….es:
    -defender al asunto saharaui, y pedir la libertad y independencia
    -somos contra el regimen marroqui, y no contra el pueblo ( sinceramente)
    -apoyamos al FRENTE POLISARIO como unico representante, y solidaremos con nuestro pueblo en el refugio y exilio.
    -nuestro emblema en la organizacion de APSI,es:
    ( libertad,justicia,igualdad,triunfo por el sàhara)
    -trabajo continuo sin interrumpcion,y desafio al gobierno marroqui que ocupa,pega,tortura,insulta,explora,maltrata y mentira para falsificar y dar otra mirada/vista o opinion incorrecta y mala sobre los valores iniciales del asunto,y principios de la lucha saharaui ( el conflicto )
    un mensaje ultimo a todo el mundo ( desde UMTO y APSI ):
    -nosotros los saharauis no abandonamos ni derrotamos en la lucha.
    -no aceptamos a la autonomia,apoyamos a la autodeterminacion y justicia.
    -somos un pueblo heroe,que sacrificia en todo tiempo y en cualquier momento a favor de lograr la independencia , igualdad y legitimidad.
    -nos respetamos a todos ( los condiciones de UNO) pero la ocupacion : NO
    -nuestra vida està en nuestra patria y nacion,que es exclusivamente y solamente el sàhara occidental, la RASD.
    —————————————————-
    APSI y UMTO
    DOMINGO 1 DE SEPTIEMBRE DE 2013

  5. Hola Luis. Tengo que decir que mi elogio y mi crítica en el primer comentario se ceñían a lo leído en esta entrada porque aún no he leído el texto completo enlazado. Pienso que el límite a la riqueza no tendrá una dimensión económica y un impacto transformador real hasta que la mayoría no establezca legalmente ese límite para todos. Pero eso no deslegitima para nada esta propuesta de “compromiso voluntario”, que quizá sea una buena manera de iluminar en las conciencias las implicaciones de este sistema económico sutilmente ludópata, (como bien señala Javier en su último comentario). Además tiene la virtud de que uno puede implicarse desde ya, exponiendo su decisión. Con independencia de otras valoraciones sobre el sistema ideal, esta es una propuesta concreta que sin duda encajaría en numerosos idearios que aspiran a poner coto al despropósito neoliberal. Defiendo una economía de límites paralelos que impida (democráticamente pero por ley) tanto la sobreabundancia de riqueza privada como unos derechos sociales inalienables.

    Me ha alegrado ver en “Una sencilla solución para un inmenso problema” referencias al reparto del trabajo y a la ecología. Creo que reducir la desigualdad no es suficiente para solucionar el otro gran problema de nuestro tiempo: la devastación ecológica -y humana- a la que nos lleva la lógica productivista y que no depende sólo de criterios cuantitativos sino también de que seamos capaces de establecer una economía circular [ http://www.ecointeligencia.com/2013/03/economia-circular-y-sus-escuelas/ ]. Pero opino que eliminar la desigualdad es la primera premisa también para este problema. La desigualdad incentiva el productivismo -de hecho es parte de lo que se busca con ella- e impide la conformidad con una economía que renuncie a lo insostenible o que deje espacio a la emancipación.
    Sigo leyendo y trato de difundirlo.

    • Gracias de nuevo, Ecora. Te animo a que leas el texto completo y/o este enlace donde he intentado resumir el asunto: http://proyectograco.org/index.htm

      Como verás, coincido plenamente contigo en que detrás de los grandes problemas del mundo está (ha estado siempre a lo largo de la historia) la desigualdad extrema. Las armas, las guerras, la contaminación… son negocios de grandes empresas con grandes fortunas personales detrás. También hay pequeños empresarios que colaboran en acrecentar estos males, y se puede decir que todos acabamos siendo responsables activos o pasivos porque, en la práctica, es muy difícil salirse del sistema. Pero el mundo está como está por un principio tácito fundamental del actual sistema global: que cualquiera es libre de enriquecerse hasta el infinito. Mientras no corrijamos esta demencial premisa individualista sólo podremos poner parches a los males que genera. Por supuesto, considero que poner parches es muy loable y positivo porque es lo único que nos queda para amortiguar el sufrimiento. Pero no me cabe duda de que antes o después impondremos un límite a la riqueza privada. Es de cajón. La carrera de la ambición sin línea de meta no sólo provoca esos terribles problemas que comentas sino que convierte al sistema en inviable en el medio y largo plazo.

      El “compromiso voluntario” de autolimitarse la riqueza y unirse hasta ser mayoría para cambiar las leyes me parece la propuesta lógica para nuestra sociedad occidental, pero no es la única vía. Es previsible que la economía china, el modelo que envidian nuestros dirigentes, estalle en mil pedazos en la próxima gran crisis, así que no descarto que desde dentro del partido comunista chino se imponga una limitación generalizada de la riqueza. Al fin y al cabo, su partido único sigue siendo un amplio instrumento de poder difícil de controlar por los nuevos dirigentes “comunistas” inmensamente ricos. Cuando falle estrepitosamente la sustentación de su milagro económico supongo que a más de uno se le ocurrirá la idea de limitar la riqueza. Además, los chinos tienen experiencia en aplicar medidas aún más drásticas por ley, como limitar el número de hijos. En fin, dejemos este asunto, que tiendo a perderme en la prospección… Lo que quería comentarte es que ese “compromiso voluntario”, para bien y afortunadamente, es la alternativa que nos queda en las democracias occidentales para cambiar el sistema.

      El enlace que me envías me parece súper interesante. Comparto plenamente los principios de la economía circular y creo que iniciativas de este tipo serían la norma, no la excepción, si se proscribiera la riqueza extrema.

      Muchas gracias por difundir el texto y encantado de seguir en contacto.

  6. Muchas gracias Javier, por tu actividad y tus consejos. Definitivamente lo de los foros no es lo mío. He intentado de todas las formas posibles entrar en la asamblea virtual pero no lo he conseguido. Se supone que ya estoy registrado, pero no encuentro la propuesta de la Asamblea porque no tengo acceso… De todas formas, no me rindo. Seguiré intentándolo en otro ordenador por si ese fuese el problema.

    Muchas gracias también por tus reflexiones sobre la sociedad de la ludopatía, tan de moda con lo de Alcorcón, y de cómo sirve para popularizar la ideología del afortunado millonario. En mi página web comento sobre ese mensaje subyacente con el que nos bombardean los medios del poder: “a más fortuna más mérito y a más mérito mayor fortuna”, pero se me había escapado este otro mensaje de los juegos de azar (otro gran negocio de multimillonarios por excelencia) que apela más a los instintos o a la diosa fortuna para justificar el derecho a que un solo individuo acumule y concentre lo de muchos. Me parece brillante esa reflexión y me apunto entusiasta a difundirla.

    Un abrazo

  7. Hola Luis.

    Parece que para entrar en estos hilos de debate en 15mvirtualpol tienes que darte de alta en el grupo PARLAMENTO (Democracia–>Cargos–>Grupos–>PARLAMENTO-Guargar Afiliación) una vez ya creado tu usuario. No es que seas torpe, Luis, sino que el proceso es muy lioso y poco intuitivo. Si alguien conoce alguna forma más fácil de acceder a ese hilo de debate que nos la explique, por favor. Veo que Ecora ya se ha pasado por allí. En ese sitio están empezando a surgir dudas acerca de la titularidad de las fortunas que pretenden limitarse. Dicen que la limitación individual puede ser “puenteada” mediante sociedades anónimas, sociedades participadas, fondos de inversión, sicavs e instrumentos financieros y empresariales similares. Por otro lado también se plantea el problema de cual sería el límite de capital a una empresa para que no termine por fagocitar a sus rivales en ese sector. Ponen ejemplos de empresas aeronáuticas, energéticas, aeroespaciales, etc. Habría que pensar sobre esas cuestiones. Saludos y gracias especiales también a Ecora por su implicación. Abrazos.

    • Hola Javier,
      No hay manera. Estoy dado de alta como usuario pero, tras seguir tus recomendaciones, me sale el mensaje: “Error: acción no permitida o erronea (grupos)”. Es una pena porque me gustaría responder a esas interesantes dudas que comentas. Lo aclaro desde aquí por si puedes y quieres trasladarlas tú.

      Sobre la titularidad de las fortunas y el posible puenteo:
      El problema habitual es que somos nosotros los que debemos descubrir lo que tienen los demás, quienes frecuentemente tratan de ocultarlo (caso PP-Bárcenas). Pero si voluntaria y públicamente cada uno tuviese declaradas sus pertenencias sería fácil comprobar la verdad y muy arriesgado mentir. Bastaría con incluir una cláusula en esa declaración voluntaria que especificase que cualquier otro bien o patrimonio distinto al declarado no sería reconocido como propio. Es importante entender que la declaración voluntaria no sería un brindis al sol, como las declaraciones del IRPF de nuestros políticos, sino un compromiso bajo contrato con efectos legales. En el capítulo 15 de “Una sencilla solución…” un párrafo se refería a esta cuestión:
      “Todo el mundo quiere (querría), de una u otra forma, que se sepa lo que tiene, no tanto por soberbia sino porque lo que no se reconoce no se puede reclamar y por tanto se puede perder. No es nada difícil saber cuánto tiene cada uno si se impone por ley. De hecho, en algunos países nórdicos cualquiera puede saberlo porque es público y transparente.”

      Y sobre el límite al capital:
      En el capítulo 22 del mismo texto explico con un par de ejemplos por qué no es necesario imponer un límite al capital o a las rentas pero imprescindible hacerlo sobre la riqueza o el patrimonio personal. Transcribo parte de ese capítulo:
      “Con los ejemplos anteriores tal vez se entienda mejor a qué se refiere ese millón que debemos imponer como límite para todos. No es el tamaño del capital lo que debemos restringir. Si lo hiciésemos perderíamos las economías de escala, es decir, la reducción de costes y precios por la fabricación de productos o la prestación de servicios de forma masiva o a gran escala. Sin grandes capitales es imposible gestionar proyectos vanguardistas de investigación, luchar contra el cambio climático, explorar el espacio o pagar las pensiones. Y muchos proyectos beneficiosos para todos exigen una abultada financiación que conviene que gestionen los grandes bancos, sean públicos o privados. El principal problema del neoliberalismo no son los grandes beneficios derivados de las economías de escala, evidentemente, sino que dichos beneficios se reparten entre muy pocas personas para transformarse en gigantescas fortunas particulares que crecen y se perpetúan. Los gobiernos se inclinan ante las grandes corporaciones porque saben perfectamente que detrás de ellas hay grandes ricos de carne y hueso que son quienes dictan la agenda política.
      El capital puede crecer y crecer sin peligro para el sistema siempre que se reparta. Mientras no crezca en exceso el patrimonio privado, muchos, tantos como se quiera y cuantos más mejor, pueden unirse en grandes empresas para solucionar problemas comunes o realizar aspiraciones colectivas, pues estarán en igualdad de poder, tendrán voz y voto. No habrá peligro de desequilibrio del sistema porque el poder estará disperso. La lógica indica que cualquier proyecto económicamente importante o masivo debiera tener un consenso social proporcional a su tamaño. De otra forma un sólo ambicioso desalmado puede monopolizar el mercado y convertir la vida de todos en un infierno.”

      Espero que hayan quedado claros estos dos puntos. Saludos a todos.

  8. No hay forma, Javier, sigo sin poder entrar en la Asamblea Virtual. Muchísimas gracias por enviarme copia de lo que se ha estado cociendo por allí porque me resulta muy interesante. Tengo bastantes comentarios que eres libre de transcribir a la AV si te apetece. Los dos primeros puntos son aclaraciones que ya te había enviado y el resto es lo relativo a la discusión en la AV. Siento que sea tan largo (a ver si te voy a saturar el blog).

    1.- Sobre la titularidad de las fortunas y el posible puenteo:
    El problema habitual es que somos nosotros los que debemos descubrir lo que tienen los demás, quienes frecuentemente tratan de ocultarlo (caso PP-Bárcenas). Pero si voluntaria y públicamente cada uno tuviese declaradas sus pertenencias sería fácil comprobar la verdad y muy arriesgado mentir. Bastaría con incluir una cláusula en esa declaración voluntaria que especificase que cualquier otro bien o patrimonio distinto al declarado no sería reconocido como propio. Es importante entender que la declaración voluntaria no sería un brindis al sol, como las declaraciones del IRPF de nuestros políticos, sino un compromiso bajo contrato con efectos legales. En el capítulo 15 de “Una sencilla solución…” un párrafo se refería a esta cuestión:
    “Todo el mundo quiere (querría), de una u otra forma, que se sepa lo que tiene, no tanto por soberbia sino porque lo que no se reconoce no se puede reclamar y por tanto se puede perder. No es nada difícil saber cuánto tiene cada uno si se impone por ley. De hecho, en algunos países nórdicos cualquiera puede saberlo porque es público y transparente.”

    2.-Sobre el límite al capital:
    En el capítulo 22 del mismo texto explico con un par de ejemplos por qué no es necesario imponer un límite al capital o a las rentas pero imprescindible hacerlo sobre la riqueza o el patrimonio personal. Transcribo parte de ese capítulo:
    “Con los ejemplos anteriores tal vez se entienda mejor a qué se refiere ese millón que debemos imponer como límite para todos. No es el tamaño del capital lo que debemos restringir. Si lo hiciésemos perderíamos las economías de escala, es decir, la reducción de costes y precios por la fabricación de productos o la prestación de servicios de forma masiva o a gran escala. Sin grandes capitales es imposible gestionar proyectos vanguardistas de investigación, luchar contra el cambio climático, explorar el espacio o pagar las pensiones. Y muchos proyectos beneficiosos para todos exigen una abultada financiación que conviene que gestionen los grandes bancos, sean públicos o privados. El principal problema del neoliberalismo no son los grandes beneficios derivados de las economías de escala, evidentemente, sino que dichos beneficios se reparten entre muy pocas personas para transformarse en gigantescas fortunas particulares que crecen y se perpetúan. Los gobiernos se inclinan ante las grandes corporaciones porque saben perfectamente que detrás de ellas hay grandes ricos de carne y hueso que son quienes dictan la agenda política.
    El capital puede crecer y crecer sin peligro para el sistema siempre que se reparta. Mientras no crezca en exceso el patrimonio privado, muchos, tantos como se quiera y cuantos más mejor, pueden unirse en grandes empresas para solucionar problemas comunes o realizar aspiraciones colectivas, pues estarán en igualdad de poder, tendrán voz y voto. No habrá peligro de desequilibrio del sistema porque el poder estará disperso. La lógica indica que cualquier proyecto económicamente importante o masivo debiera tener un consenso social proporcional a su tamaño. De otra forma un sólo ambicioso desalmado puede monopolizar el mercado y convertir la vida de todos en un infierno.”

    3.- Sobre si es mejor apostar por las PYMES o por las grandes.
    Yo creo que hay que potenciar las pymes, salvo que consiguiésemos que las decisiones en las grandes empresas no estuviesen dominadas por el lobby de una pequeña camarilla, como ahora, sino por la decisión colectiva de una gran comunidad de manera proporcional al tamaño de la empresa.
    Puede que las grandes empresas estén mejor gestionadas, pero para sus intereses, no los de la colectividad, que es lo que interesa.
    4..- Estoy de acuerdo con Ecora sobre la increíble y escandalosa situación de nuestro mercado energético. Las últimas normas son una auténtica vergüenza y el mejor ejemplo de que las leyes se hacen por y para los intereses de quienes concentran el poder económico, en este caso un poderoso lobby energético que responde a los intereses de unas cuantas familias. Es tal su poder y la caradura de sus socios gobernantes que son capaces de establecer una ley que cobre por la radiación del sol con tal de evitar la independencia energética y la libre competencia.
    Viene muy bien la mención al oligopolio “caciquil”. El cacique, tan extendido en España, es el mejor representante de la injusticia que provoca la desigualdad, un personaje ahora en alza, en la política y en los negocios.
    5.- Alterglobalización ha expresado mejor que yo la importancia de que la propuesta de autolimitación de la riqueza, además de sus implicaciones prácticas a corto plazo, tendría un impacto importante sobre los marcos de pensamiento y el imaginario colectivo que sutilmente se nos ha impuesto.
    Sobre lo de empezar con el registro público de autolimitación y qué contabilizar en él, me encanta empezar a plantearnos el diseño del registro, aunque yo creo que es un poco pronto. Tal vez se podría diseñar primero un blog sencillo en el que se pueda votar si se está de acuerdo con limitar la riqueza para todos y llevar un recuento que permitiese discriminar al menos dos grupos entre quienes se sumen a la declaración. Aquellos que según sus propios cálculos personales, midiendo de manera realista, tendrían un patrimonio personal (no familiar) superior al millón (previsiblemente muy pocos) y quienes, según sus cálculos, no llegan a esa cifra.
    Lo de firmar simbólicamente una declaración del tipo de “Reconozco que la acumulación privada ilimitada de la riqueza es un grave problema para el futuro de la humanidad y yo, a título individual, estoy dispuesto a hacer renuncias para intentar remediarlo” me parece una idea excelente y creo que deberíamos empezar por ahí.
    Felicito también a alterglobalización por su brillante exposición sobre impulsar un entorno que desapruebe la acumulación, poner en marcha acciones que generen nuevos marcos cognitivos, promover una nueva conciencia, el papel del capital simbólico…
    Estoy de acuerdo con Alterglobalización en su explicación de que no se trata de pedir. Se trata de intentar unirse para decidir democráticamente las reglas básicas del funcionamiento del sistema económico.
    Estoy totalmente de acuerdo en que saber que mucha gente anda con la idea de limitar la riqueza sensibilizaría, seguro, a los políticos. Los políticos nos venden que hacen lo que desea la sociedad (salvo patéticas excepciones, como ahora en España) y les preocupa mucho lo que piense la gente. Creo que los de izquierdas se verían especialmente comprometidos a pronunciarse sobre el asunto y les resultaría difícil andarse por las ramas.

    Estoy de acuerdo con casi todo lo que comentan Ecora y Alterglobalización, con pequeños matices. Por ejemplo, Alterglobalización, yo matizaría que Adam Smith aportó muchas otras cosas interesantes al pensamiento económico además de sus errores. Los comentarios de los dos me han sido muy enriquecedores. Desconocía algunos enlaces que me parecen interesantísimos y me habéis hecho reflexionar sobre los puntos fuertes que habría que potenciar para que se entienda mejor la propuesta. Otra cosa es encontrar tiempo para hacerlo… Me encantaría unir nuestras fuerzas para divulgar la idea.
    7.- No estoy de acuerdo o me gustaría matizar bastantes comentarios de Demóstenes.
    Yo no veo que exista una gran presión social contra los grandes ricos. Más bien al contrario, el modelo a seguir es conseguir ser como ellos. Es fácil utilizar el argumento de que quien diga que no quiere ser millonario está envidioso y miente porque con ello se acaba el debate. Por eso es tan importante declarar y demostrar con hechos que no todos tenemos esa aspiración. Hay que desmontar ese argumento ideológico de que todos queremos lo mismo y unirnos entre quienes deseamos mejores objetivos.
    La desigualdad está en todas partes en este mundo globalizado, pero los asalariados europeos no son responsables de la explotación de las multinacionales en Bangladesh. Cada palo que aguante su vela. Extender la culpa es otro instrumento de manipulación para que el sistema sea inamovible, como explico varias veces en la página web del Proyecto Graco http://proyectograco.org/SUPERAR%20EL%20INDIVIDUALISMO%202.htm
    Puede que a lo largo de la historia los ricos en cada sociedad hayan sido pocos. Pero esto no es necesario ni conveniente. Se puede pactar un modelo mejor. Un modelo en el que no se mida cuánto se gana sino cuántos ganan. Debería interesarnos que ganen muchos, no que se gane mucho. En el texto comento el caso de un bosque público privatizado. Aunque a su millonario propietario le haga inmensa ilusión son demasiados los que pierden.
    Para que la economía crezca en su conjunto no es necesaria la distribución desigual. Eso es lo que nos venden para que nos conformemos con el modelo de la desigualdad extrema. Tal vez en China la distribución desigual esté contribuyendo a que todos vean aumentados sus ingresos, pero a costa de una destrucción atroz del medio ambiente. Allí están orgullosos de ir en la vanguardia de lo que todos queremos, pero tendrían un crecimiento más sensato, menos nocivo y una mayor riqueza común si moderasen la creciente desigualdad.
    Aunque tengo una vida digna y mis necesidades cubiertas me importa mucho la actividad de los de al lado porque eso determina no sólo mi situación, sino el presente y el futuro de todos. La actividad de unos puede provocar sufrimiento a otros, intencionadamente o no, y eso es lo que ocurre en el actual sistema.
    Insisto en que yo creo que las personas no son el problema. El inmenso problema es la libertad de acaparar sin límite. Es conflictivo y peligroso que unos pocos acumulen poder económico -el más poderoso de los poderes- aunque lo hagan legalmente. En la web del Proyecto Graco y en los textos he intentado explicarlo reiteradamente.
    El capitalismo neoliberal está plagado de monopolios y oligopolios como el lobby de la industria farmacéutica, de armamento, de la energía, del petróleo… Si la intención del sistema es que no los haya y cada día hay más habría que plantearse si realmente existe esa intención.
    No me interesa la discusión ideológica sobre qué es el verdadero neoliberalismo ni sus supuestas virtudes. Cuando hablo de neoliberalismo en el texto me refiero a la puesta en práctica de la doctrina del neoliberalismo económico aplicada por Pinochet, Suharto, Thatcher, Bush, Merkel o la troika… Ese neoliberalismo es el que hay que combatir. No me refiero a una filosofía genérica sino a la aplicación práctica de un modelo que suele denominarse neoliberalismo económico, aunque es verdad que las definiciones a menudo no reflejan la realidad (partido socialista, unión europea…)
    No veo que todos aquellos millonarios que tienen la posición de fuerza se opondrían a la iniciativa. ¿Por qué alguien podría no aceptar limitar su riqueza personal si la mayoría lo hiciera y eso contribuyera al bien de todos? En todo caso, la mayoría tiene derecho a imponer el fin de la desigualdad extrema (pacíficamente y dentro de la ley y las normas del juego democrático y político), aunque no le guste a la minoría. Me importa poco si limitar la riqueza es inasumible para algunos. Me importa mucho que sea asumible para la mayoría. No creo que la libertad de enriquecerse hasta el infinito deba ser sagrada, no sólo por los males que causa sino porque es una pretensión absurda.
    Respecto a los posibles opositores, es claro que se jugaría contra la corriente del pensamiento principal y podrían ser muchos. Por eso habría que explicar bien el proyecto y tener paciencia. Hay mucha gente que tiende a cerrarse en banda imaginando los argumentos sin conocerlos o sigue consignas de quienes interpretan intencionadamente mal lo que dicen terceros. Hay mucho que discutir y aclarar. Por eso te agradezco tu interés, Demóstenes, por seguir haciéndolo a pesar de que te ha despertado grandes recelos. El debate nos enriquece a todos. Y si al final sois mayoría los que pensáis que no se debe limitar la riqueza, tampoco pasa nada. El pueblo siempre tiene la razón.
    La estrategia del Proyecto Graco es precisamente atacar la enfermedad de la desigualdad extrema. Los síntomas de la enfermedad son la falta de democracia, la injusticia, la pobreza…
    Sobre los futbolistas inmensamente ricos, al día de hoy nada que objetar, salvo que al menos paguen los impuestos que les corresponden. Yo creo que los millonarios, aquí y en el extranjero, suelen tener mucha mejor prensa que la que merecen. También el dinero sirve para eso, y en mejorar la imagen se gastan inmensas fortunas.
    La mala prensa de algunos empresarios y banqueros españoles se la han ganado a pulso, pero siguen viviendo en la impunidad. Las cárceles están llenas de pobres, salvo Bárcenas y por el momento.
    Los grandes ricos suelen tener muy baja presión social, aunque sean feroces delincuentes. En todo caso, no se trata de meter presión a nadie, sino de decidir libremente un sistema económico mejor.
    En el marco del neoliberalismo no puede haber equilibrio. Si continúa la escalada extrema de la desigualdad el sistema estallará más pronto que tarde.
    Lo de que la avaricia siempre va a existir no lo dudo pero hay que ponerle coto, como se intenta con los violadores, los asesinos o los racistas. Hay que intentar erradicar conductas perniciosas que causen sufrimiento a los demás.
    No estamos hablando de convencer a millones de personas porque sí, sino de hacerlo para cambiar las leyes y terminar con la actual concentración de poder, que convierte la democracia en papel mojado.
    Si no terminamos por convencer a nadie, por intentarlo que no quede. Yo confío en que mucha gente cumple lo que promete y más si hay garantías de que los demás también lo harán.
    Sobre las imperfecciones “menos peligrosas” del mercado como que en el mundo real unos están ubicados “cerca” y otros están “lejos” de sus potenciales clientes, no me parece que las empresas de los propietarios de grandes fortunas intenten colocarse cerca, sino todo lo contrario. Como vemos ahora, los costes de localizarse lejos se compensan ampliamente con los beneficios de pagar poco y explotar mucho a la mano de obra.
    Estoy totalmente de acuerdo en que los modelos económicos son mucho más complejos que un par de curvas de oferta y demanda. Por ejemplo, la ideología neoliberal parte de la premisa indiscutible de que todos los individuos desean forrarse. Los complejos gráficos e indicadores que nos muestran sus adláteres tienen de fondo una concepción del mundo irreal y naif.
    Preguntas si es legítimo que haya gente que acumula capital mientras otra apenas tiene nada para vivir. Mi respuesta es que no. Si la sociedad no se mueve cohesionada, sino que cada uno va por libre, el conflicto es inevitable. La acumulación privada exagerada, aunque se haya conseguido legalmente, concentra el poder en pocas manos y pervierte la democracia. No importa tanto cómo se ha conseguido la riqueza sino el hecho de que se puede actuar con ella en beneficio propio y contra la sociedad. Demasiado arriesgado, como estamos viendo.
    Si el 22 de diciembre te toca el gordo, evidentemente no cometerás ningún crimen si no lo repartes, aunque es bueno reflexionar sobre el papel de los juegos de azar en alimentar la ideología de repartir a la inversa, es decir, concentrar en pocas manos. Tampoco se pide que nadie se desprenda de sus ahorros salvo que deba hacerlo por ley. Ya sé que es muy fácil apelar a la ética cuando quien se tiene que desprender de sus posesiones es otro. Es por eso que se propone que cada uno apele a su propia ética individual para alcanzar un compromiso común.
    Insisto que en la propuesta del Proyecto Graco no se contempla la limitación del tamaño de las empresas o del capital, sino el patrimonio individual (ni siquiera el familiar, que se podría repartir entre sus integrantes).
    La desigualdad extrema no es como la radiactividad porque nunca es buena. No beneficia a la mayoría ni al futuro de nuestros hijos.
    En el texto explico también cómo y por qué las sociedades nórdicas se están sumando a la ideología global que justifica la desigualdad creciente. Es muy difícil ir contracorriente de un pensamiento mayoritario.
    Volviendo al abuso del término “neoliberal” como identificación burda de todos los problemas, el actual modelo global tiene unas características ideológicas muy claras cuyo eje principal es la justificación de la desigualdad extrema. Y de alguna forma tenemos que definir el actual sistema económico para entendernos. Neoliberalismo capitalista o neoliberalismo a secas parece apropiado.
    La solución no es pasar a un extremo opuesto. A lo largo del texto se explica que la propuesta no pretende cambiar todas las reglas del sistema, sino sólo una muy clara y sencilla. Si se limitara la riqueza privada probablemente sobrarían muchas regulaciones, incluso la de los movimientos de capital. Hay que cambiar muy poco, pero sí lo más importante.
    Creo, mejor dicho, estoy convencido y cada día más, que es bueno que vayamos firme y decididamente en contra del modelo global neoliberal, no histéricamente sino sabiendo bien por qué.
    No se está proponiendo un registro público de autolimitación voluntaria de la riqueza porque sí, sino para terminar imponiendo por ley la limitación de la riqueza. A alguno no le gustará cumplir esa ley, pero si se consigue imponerla deberá hacerlo.
    Sobre Amancio Ortega, dudo que se sumara voluntariamente al pacto pero tampoco lo descarto porque no le conozco. No me importa cómo le sentaría personalmente tener que cumplirlo ni me parece una cuestión importante visto el rumbo del mundo. Él es sólo uno más, por mucho dinero que tenga. Respecto a su “castigo” -volviendo a reiterar que no se trata de castigar a nadie sino de solucionar un problema común- sería, sobre todo, el declive de su negocio, más que el desprecio social. Hay gente muy curtida en pasar de la opinión pública.
    Aunque te parezca ridículo o extraño, pues sí, la propuesta es que la gente que ya tiene un millón de dolares se retire de ganar más. Que se deshaga del excedente -dándole opción a que lo haga voluntariamente si quiere cooperar con el cambio de sistema o involuntariamente por ley- y que se dedique a cualquier otra cosa menos a seguir acumulando poder económico. No creo que vayamos a perder con el fin de las actividades de los grandes ricos sino todo lo contrario. Incluso creo que, si se consiguiera, la humanidad viviría una edad dorada de cohesión en la diversidad, de creatividad, de paz, de felicidad colectiva. No debemos ir por libre pasando de los demás porque es tirar piedras sobre nuestro tejado común.
    Habría que discutir cómo se crea esa riqueza y empleo de Inditex, como de tantas multinacionales, lo que no me parece en absoluto un modelo a seguir. La deslocalización me parece perjudicial, inviable en el medio plazo y también inmoral, aunque esto último es lo de menos a efectos prácticos. Cada uno tiene su ética personal.
    Un montón de mileuristas deberían tener mucho más poder real que un solo señor, por rico que sea. Tantas veces más como la suma de todos ellos. No debemos acostumbrarnos a la actual concentración de poder. Aunque sea legal no es justa ni legítima.
    Muchas gracias, Demóstenes, por tu reconocimiento del esfuerzo y el compromiso por dedicar el tiempo al asunto. Sobre tu decisión de no firmar, deseo que cambies de opinión cuando leas el texto completo. Y sobre todo espero seguir debatiendo hasta llegar a puntos de encuentro, que creo que son más de los que parece en la discusión. Respeto lo que te dicen tu razón, tu instinto y tu conciencia. Yo sigo pensando que sería bueno limitar la riqueza privada y que las cosas funcionarían mucho mejor si lo hiciésemos.

    • Hola Luis. Gracias por tu extenso comentario. Lo he pegado tal cual, de forma literal, en el debate abierto en el foro de 15m.virtualpol. Estamos pidiendo que se abra un sondeo para que todos los usuarios puedan votar sobre la propuesta, pero de momento no han contestado. Trataré de mantenerte informado con los correspondientes pdfs si no hay otra forma mejor. Saludos cordiales.

      • Muchas gracias de nuevo, Javier
        Un abrazo

      • Hola Luis. Voy a seguir insistiendo en el foro del 15m.virtualpol. He recordado una entrada que escribí en 2011 sobre Por qué es indispensable combatir la desigualdad (https://alterglobalizacion.wordpress.com/2011/04/26/%C2%BFpor-que-es-indispensable-combatir-la-desigualdad/) y se la he pegado:

        ¿Por qué es indispensable combatir la desigualdad?

        1.Las sociedades desiguales generan más problemas de salud en la población. Índices estadísicos como la esperanza de vida al nacer, obesidad, abuso de drogas, embarazos adolescentes o incidencia de enfermedades mentales puntúan con valores más elevados conforme más desiguales son las sociedades. La principal explicación a esta evidencia vendría asociada a la presión social, a la mayor sensación de inseguridad, soledad o desamparo y al estrés inherente a la percepción de quedar inevitablemente rezagado en la carrera hacia el ascenso en la escala social.

        2.Las sociedades más desiguales presentan un peor desempeño escolar medio en sus estudiantes. Bolsas grandes de alumnado pertenecientes a grupos sociales con bajos ingresos pueden ejercer un efecto negativo sobre los niveles motivacionales medios de los grupos escolares. Las sociedades más igualitarias y con más tendencia a utilizar metodologías cooperativas de trabajo arrojan mejores resultados en las pruebas de rendimiento escolar.

        3.Las sociedades desiguales tienen mayores índices de criminalidad y mayor porcentaje de población en prisión debido a delitos contra la propiedad y violencia. Pareciera como si la obscenidad y la ostentación de la riqueza extrema exacerbara la tendencia hacia el robo en el seno de la sociedad.

        4.Las sociedades desiguales presentan mayor dificultad para la movilidad entre clases sociales. El “sueño americano” de que un pobre pueda convertirse en millonario o de que el hijo de un pobre pueda tener un futuro socioeconómico desahogado es mucho más improbable en sociedades desiguales que en sociedades igualitarias, debido a la falta de ayudas sociales, a los prejuicios y a la mayor distancia que se precisa recorrer hasta alcanzar la meta deseada.

        5.Las sociedades desiguales presentan mayor tendencia a la corrupción y al fraude fiscal debido a que parece existir la percepción de que la mayoría de los ricos lo hacen y … si ellos lo hacen ¿por qué no yo?

        6.Las sociedades desiguales presentan una tendencia a la pérdida de calidad en las interacciones sociales, potenciando la indiferencia hacia los problemas ajenos y la posterior invisibilización y culpabilización de las víctimas de la pobreza como merecedoras de su suerte debido a su ineficiencia, vicio, debilidad o falta de competencia socio-profesional.

        7.En las sociedades más desiguales la gente suele desarrollar una mayor tendencia hacia el trabajo adictivo debido a la necesidad de mejorar constantemente los niveles de ingreso y consumo para mantener las apariencias. Esto, a su vez, trae aparejado una falta de dedicación a los hijos y a la pareja y menos tiempo para el ocio compartido que suele derivar en más problemas familiares y rupturas matrimoniales.

        8.Las sociedades más desiguales suelen desarrollar una mayor tendencia al consumismo y a la generación de residuos, lo que a su vez da lugar a mayores índices de contaminación, pérdida de biodiversidad e insostenibilidad ambiental.

        9.Las sociedades más desiguales suelen tener más tendencia hacia la creación de burbujas especulativas e incrementos desmesurados de precios en bienes básicos de consumo como la vivienda debido a masas ociosas de capital que aspiran a conseguir una rentabilidad alta en el corto plazo.

        10.Las sociedades más desiguales tienden a puntuar más bajo en el nivel de bienestar y felicidad autopercibida ya que este sentimiento subjetivo se construye en función de un análisis comparativo con la gente que nos rodea y de nuestra capacidad para establecer relaciones empáticas y recíprocas con las personas que forman parte de nuestra comunidad. En general las sociedades igualitarias suelen ser percibidas como lugares más deseables y amigables para vivir.

        (*) Los países con mejores niveles de igualdad social (Índice de Gini) en el mundo rico son los países escandinavos, junto con Alemania y Japón. Los países con niveles peores de equidad en contextos de altos ingresos son EEUU, Reino Unido, China, Hong Kong, Singapur, el ente geopolítico artificial conocido como Israel o las dictaduras del golfo pérsico. Pueden contrastarse los 10 indicadores señalados con las tendencias observadas en la realidad de las últimas décadas para los países citados.

        (**) La información para la elaboración de esta entrada ha sido extraída básicamnete de estas dos interesantes webs:

        http://www.equalitytrust.org.uk/research (Reino Unido)

        http://extremeinequality.org/?page_id=9#job (Estados Unidos de América)

        ___________________________

        Deberíamos enviarle la propuesta del proyecto graco también a los distintos partidos políticos. Sería genial tener un documento resumen con lo más importante de la idea, en unas 3 ó 4 y páginas. Así podríamos distribuirla con más facilidad por correo electrónico o redes sociales ya que el documento original es demasiado voluminoso para la “digestión rápida” que nos demandan estas nuevas formas de comunicación. Abrazos.

  9. Muchas gracias, Javier, por tu apoyo y tus comentarios. Me encanta colaborar para cuestionar la desigualdad. Desde mi posición resulta difícil porque pretender haber encontrado una solución sencilla a un problema tan inmenso despierta recelos, a veces un rechazo visceral y hasta en los mismos que luchan contra ella. Lo entiendo y lo asumo. Por eso me sorprende tu apoyo y te lo agradezco especialmente.

    No conocía esas dos webs. Estoy de acuerdo en casi todo lo que comentan sobre la desigualdad y creo que es muy buena táctica combatir con datos estadísticos la ofensiva ideológica neoliberal porque su lobby cuenta con una legión de “expertos” que nos bombardean con cifras y gráficos cuyo telón de fondo es siempre un voraz y simplista individualismo. Creo que ambas webs y tu decálogo son muy certeros en la descripción de los problemas medibles -comprobables científicamente- que provoca la desigualdad, pero yo completaría la lista con otros que tocan a la racionalidad, esas cosas que son evidentes aunque menos cuantificables. A vuela pluma se me ocurren estos:

    La desigualdad pervierte la democracia. El poder debe emanar de las personas independientemente de su poder económico. Cuando alguien tiene demasiado poder económico puede influir en la política para sus intereses particulares, evitar la acción de la justicia, comprar voluntades, abusar de los demás… La desigualdad abre la puerta grande a las dictaduras, aunque se quieran llamar democracias.
    La amenaza nuclear, real y tangible, sólo es posible en sociedades con una distribución de poder (político o económico) piramidal. La amenaza nuclear es el principal recurso sicológico para que nos sometamos a la desigualdad como algo natural y primigenio. Es demencial que unas cuantas personas tengan en sus manos un “botón nuclear”. Y la irracionalidad llega al paroxismo cuando quien tiene más poder e influencia sobre esa decisión final es el lobby de la industria de armamento, un nido de corrupción.
    El comercio de armas, un negocio exclusivo de grandes empresas propiedad de unas cuantas personas o familias que acumulan inmensas fortunas, es tambień consecuencia de la desigualdad. Sin grandes ricos sería fácil acabar con esa lacra.
    La desigualdad es el instrumento imprescindible para justificar la guerra. Las sociedades desiguales se justifican ideológicamente en que debemos luchar (competir) para llegar a la cúspide pasando de los demás. Si consiguen que hagamos eso en nuestra vida diaria y con nuestros propios vecinos es bien fácil convencernos de que grupos de personas más allá de nuestras fronteras (musulmanes o palestinos, por ejemplo) son un enemigo colectivo que debemos combatir sin distinguir si entre ellos hay niños o gente de paz. El odio se azuza entre los pueblos para beneficio de unos grandes ricos que hacen negocio con la guerra. En una sociedad igualitaria quienes no quieren la guerra (la inmensa mayoría) se entenderían y evitarían el conflicto.
    La destrucción del medio ambiente es también un negocio de grandes empresas con grandes ricos detrás. Mientras nosotros intentamos contribuir a mejorar el medio ambiente clasificando residuos en casa, o viajando en bicicleta, cualquier multinacional puede acabar con todo un ecosistema en un abrir y cerrar de ojos en absoluta impunidad. Los vertidos de petróleo, la basura espacial, la contaminación por las guerras, la extracción intensiva de recursos, la gran industria transformadora (también el daño derivado de los transgénicos o los mercados de materias primas)… es cosa de grandes empresas con grandes ricos detrás. La responsabilidad por la destrucción del planeta es aún más piramidal que la estructura del poder económico. No debemos olvidar este detalle, aunque la ideología neoliberal trate de cargarnos ese muerto a todos por igual. Los grandes ricos, que son los que mandan, no solucionarán el problema del medio ambiente porque son sus principales beneficiarios.
    La carrera ideológica del enriquecimiento sin línea de meta promueve una competencia agresiva, una sociedad de amos y siervos y un consumismo estúpido. Vivimos en un mundo donde lo normal es que te engañen y engañar.
    Y, last but not least, la desigualdad impide que dediquemos nuestras vidas a algo mejor que defendernos de los demás. Vivir en una sociedad desigual es el mayor obstáculo para el crecimiento personal. Hasta que no haya paz en el mundo no encontraremos la paz interior. No es posible recorrer el camino a la inversa, como nos vende la ideología individualista, porque no existe ese bondadoso orden natural que pretenden y sobre todo porque los problemas colectivos han llegado demasiado lejos. Es urgente actuar.

    Respecto a lo de resumir en tres folios la idea del Proyecto Graco, no será fácil, pero lo voy a intentar. Te enviaré el resultado para que me comentes.
    Un abrazo

    • Hola Luis.

      Gracias de nuevo por tu aportación. Estoy de acuerdo con todas tus apreciaciones. Vuelvo a copiar y pegar tu nuevo texto en el foro 15m.virtualpol. Es una pena que no puedas leer y participar directamente en ese foro porque el hilo va ya por la página 8 y es difícil resumirlo todo. El debate ha tomado un giro un poco distinto ya que hay usuarios cuya nueva línea argumental es considerar que el auténtico problema es la pobreza y no la desigualdad. Dicen que atacando la pobreza se corrige la desigualdad y que no sería conveniente atacar directamente a la desigualdad. Otro usuario dice que la búsqueda obsesiva de la igualdad es un residuo de la mentalidad juedo-cristiana que, en cierto modo, nos ha llevado al punto en el que nos encontramos. Yo, por supuesto, no estoy en absoluto de acuerdo con estos planteamientos y debatimos sobre ello. Si quieres el nuevo pdf lo cuelgo aquí pero advierto que es largo y que algunas intervenciones se desvían un poco del tema principal. Seguimos en contacto. Abrazos.

      • Gracias Javier,

        No tengo inconveniente alguno en entrar en nuevas discusiones por largas que sean. Llevo bastantes años dándole vueltas al asunto y lo tengo bastante claro, así que si me quieres enviar esos comentarios o trasladar los míos a la asamblea virtual estaré encantado. Sin conocer los detalles, y por tanto, con todas las disculpas y prevenciones, se me ocurre lo siguiente.

        No veo que el auténtico problema sea la pobreza. Si no existiese la desigualdad tampoco existiría la pobreza, y esto no es una pretensión sino un razonamiento lógico porque a la inversa no se cumple. La desigualdad origina la pobreza y no al revés. No creo que el problema de los pobres que viven en la finca de un cacique o de un terrateniente sea “la pobreza”. Y tampoco tengo valor para defender esa tesis ante los desheredados del mundo porque no me parece justo añadir culpas a sus desgracias. Uno de los argumentos favoritos del individualismo neoliberal es que si te esfuerzas consigues salir de la pobreza, pero eso sólo ocurre milagrosamente. Lo normal es que si eres hijo de pobres lo tengas muy crudo, y que si tus padres son pudientes los vientos soplen a tu favor.

        Tampoco veo que la mentalidad judeo-cristiana haya sido el problema: “Es más difícil que un camello pase por el ojo de una aguja…” Más bien lo sería la traición de las jerarquías religiosas a esa mentalidad. De todas formas, ya sabes que yo no planteo limitar la riqueza como una cuestión ética, porque entonces nos perdemos en discusiones bizantinas, sino como una cuestión práctica y racional.

        Lo de que es precisamente la obsesión por la igualdad lo que nos ha llevado a la desigualdad extrema significaría que deberíamos aplaudir la desigualdad extrema para conseguir un mundo mejor. No lo creo. Si no hemos tenido éxito en luchar contra la desigualdad es que no lo hemos hecho bien.

        En el país de ayer domingo venía este artículo de Krugman:
        http://economia.elpais.com/economia/2013/09/13/actualidad/1379085165_919877.html
        hablando precisamente de los efectos de la desigualdad extrema, cada día más notorios. Es un tema del que seguro se hablará cada vez más, en EEUU, en Europa y también en China -si no ahora, cuando les llegue su gran crisis-. Por eso creo que debatir el asunto desde el 15-M o donde sea es una buena noticia. Aunque además de hablar habrá que encontrar una solución, tal vez ese New Deal que vislumbra Krugman todavía lejos de la política actual…

        Un abrazo

  10. Hola Luis y Ecora.

    Os comento que me han bloqueado la cuenta alterglobaliza en el foro 15mvirtualpol. Supongo que se habrá producido algún tipo de malentendio ya que, en mi intento de solucionar el problema que tenía Luis para acceder directamente al debate que se estaba produciendo en el foro 15mvirtualpol, le creé una cuenta con el nombre Luis_Molina desde mi misma dirección de correo. Esta circunstancia fue declarada por mi en el momento de creación de la cuenta, sin embargo ahora cuando intento loguearme me aparece “bloqueada por clon” o algo parecido. He escrito un correo al administrador del foro para aclarar el lío pero la cuestión es que, actualmente yo tampoco tengo acceso ya a dicho hilo de debate. El administrador debería haberse puesto en contacto conmigo antes de bloquearme el usuario pero, no sé porqué razón, ha preferido dejarme directamente sin acceso por lo que, como digo, de momento no puedo seguir participando para defender la necesidad de ese sondeo y esa propuesta. Saludos.

    • Hola Javier,
      Transcribo el correo que te he enviado para que lo conozca Ecora. Espero que no te importe ya que lo que contiene es sólo mi percepción personal:

      “Conseguí entrar en la AV como me dijiste, pero sigo sin poder enviar comentarios. Con mi usuario no hay tu tía y con el nuevo que me diste me dice:
      Expulsado por incumplimiento del TOS. Infracción: Clones: 1.a caso Alterglobaliza

      Estoy horrorizado con la posibilidad de que todo este asunto te haya podido afectar negativamente. Si es así, dímelo y si crees que es mejor para ti lo dejamos. Por mi parte asumo perfectamente el ninguneo y los ataques. Estoy acostumbrado a gente como Demóstenes, que al menos tienen la virtud de reforzarme en lo que pienso. Lo que no me esperaba es que esa Asamblea Virtual del 15-M fuese tan hermética. ¿No se trataba de facilitar un debate abierto? Además, los secretos que allí se cuecen bajo procedimientos tan estrictos me parecen más encaminados a defender el sistema que a cambiarlo. En fin, espero que todo sea una confusión por lo que a ti te toca y equivocarme yo respecto a la AV.”

      Mil gracias Ecora, por tu encendida defensa de mi humilde propuesta. Curiosamente, mirando en mis archivos he encontrado una carta que envié hace meses a uno de tantos foros del 15-M. No me acordaba ya (mi mala memoria) y tampoco recuerdo en qué buzón lo dejé porque han sido muchos. Lo que sí sé es que lo envié y no he recibido respuesta, como siempre. No me quejo. La gente está muy ocupada con otras cosas (también los del 15-M). Lo que sí me ha importado mucho es coincidir en tantas otras cosas contigo y con Javier. Por eso estoy agradecido mil veces. Ya somos unos poquitos más. Aquí va mi carta al 15-M, que sigo suscribiendo a pesar del tiempo transcurrido:

      “Limitar la riqueza o cómo cambiar de forma práctica el sistema.

      Hola compañeros. Ya aviso que este proyecto os puede parecer utópico, pero creo que merece la pena pensar en objetivos de largo alcance. Aquí va la idea para el análisis, que se podría llamar:

      “TOMA EL SISTEMA”

      Un puñado de grandes ricos ha convertido nuestro sistema, el que queremos la mayoría, en SU sistema. ¿Por qué no recuperarlo pacíficamente como se toman las plazas o los barrios?

      LA DESIGUALDAD EXTREMA ES EL PROBLEMA y esto no es una novedad. Llevamos siglos tratando de solucionar las consecuencias de la desigualdad ocupándonos de los de abajo. No estaría mal intentar alguna acción en paralelo para cambiar las cosas por arriba. Podríamos…

      IMPONER UN LÍMITE MUNDIAL A LA RIQUEZA PRIVADA

      ¿Por qué hay que hacerlo?
      Porque la pobreza, la corrupción, la represión, la violación de los derechos humanos, la violencia contra las mujeres o la militarización del mundo son consecuencia de una creciente concentración del poder económico que ha llegado al paroxismo con el sistema neoliberal. La redistribución fiscal de la riqueza ya no es una alternativa posible. Hoy los estados compiten por atraer las fortunas de los que mandan rebajándoles los impuestos. El mundo va camino de convertirse en el paraíso fiscal del 1% mientras el 99% se hunde en la miseria.

      ¿Cómo hemos llegado a esto?
      Tenemos instituciones nacionales e internacionales, en muchas partes del mundo democracia formal, voz y voto, Internet, tenemos todos los instrumentos necesarios para cambiar el sistema, pero es imposible aplicar alternativas porque las grandes fortunas lo dominan todo: los gobiernos, los partidos, los medios… y sobre todo el pensamiento. El neoliberalismo ha triunfado en el mundo porque vende la ilusión de que cualquiera puede hacerse rico hasta donde quiera, que eso es lícito y razonable y que sus consecuencias son positivas. Esa absurda pretensión se asienta en una creencia todavía más ridícula en el estado actual de la ciencia, pero imprescindible para que el sistema pueda funcionar: que somos entes individuales. En defensa de la “libertad” individualista de enriquecerse sin límites el neoliberalismo sacrifica el bienestar y el futuro de la sociedad.

      La ideología imperante en el sistema se resume en que los mejores son los más ricos porque todos queremos lo mismo: ser el más rico. A Messi o a Ronaldo no les interesa tanto jugar al fútbol como ser muy ricos. Por eso hay que pagarles mucho. Son los mejores porque cobran mucho. No digamos Steve Jobs, Bill Gates o Amancio Ortega, los héroes de nuestro tiempo, los benefactores a quienes debemos el progreso de la humanidad. Y en el bando de los perdedores, los funcionarios, los maestros, quienes estudian filosofía o los perro-flautas, todos esos fracasados que dedican su vida a actividades poco rentables. Pero ¿qué pasaría si muchos proclamásemos voluntariamente nuestra renuncia a enriquecernos sin límite y pasáramos a cooperar preferentemente entre nosotros? Los grandes ricos nos necesitan, como clientes activos, como “demócratas” obedientes o como rebeldes impotentes. Nosotros lo les necesitamos a ellos para nada porque es mentira que la escalada de la desigualdad nos lleve al progreso.

      ¿Cómo conseguir limitar la riqueza?
      Evidentemente no es posible plantear una lucha contra los grandes ricos porque ellos concentran todo el poder político, económico y militar. Tampoco podemos obligarles a que renuncien a la riqueza extrema, pero sí podemos unirnos y comprometernos para dejar de jugar a su juego. Cuando ese compromiso se convierta en mayoritario el neoliberalismo capitalista tendrá sus días contados.

      Nada impide que nos pongamos de acuerdo en abrir un registro público y transparente donde cualquier persona que lo desee pueda hacer su declaración de bienes y pueda comprometerse a no poseer más de una cantidad, por ejemplo, un millón de dólares. Cualquier persona, en cualquier parte del mundo, podría adherirse voluntariamente a ese pacto, incluidos los grandes ricos, siempre que se comprometa a deshacerse de lo que exceda del millón de dólares en el momento en que los partidarios de limitar la riqueza lleguen democráticamente al poder.

      ¿Por qué este empeño en limitar la riqueza?
      Porque es nuestra libertad lo que está en juego, porque es nuestro derecho y porque el movimiento se demuestra andando. Quien tiene poco dinero tiene poco poder, pero podría llegar a tenerlo algún día y pasar a ser parte del problema. Así que no podemos dejar nuestro futuro a la suerte ni escurrir el bulto porque no seamos ricos ahora: quienes no tengan más de un millón deben renunciar a tenerlo en el futuro. Y quien lo tenga, ya sean esos intelectuales que quieren guiarnos a la revolución o aquellos millonarios norteamericanos que quieren que les suban los impuestos, deben comprometerse a prescindir de lo que exceda de esa cantidad para demostrar que no juegan de farol. No debemos condenarnos a la caridad de los multimillonarios.

      El problema no es el enemigo exterior sino el interior. El problema no es el hecho de que haya inmensas fortunas, sino que todos aceptemos que acumular riquezas hasta el infinito es una libertad razonable. No lo es.

      Entiendo que esta idea puede parecer una utopía pero os invito a reflexionar despacio sobre el proyecto. Yo llevo siete años en ello y cada vez que me sube la indignación, muchas veces a lo largo del día, pienso en lo fácil y distinto que sería todo si existiese un límite mundial a la riqueza privada. Estoy convencido de que antes o después se hará. No habrá más remedio porque es lo racional pero si conseguimos hacerlo pronto evitaremos mucho sufrimiento.

      Tengo claro que hay que unirse entre muchos para derogar la permisividad con el enriquecimiento infinito e imponer la limitación de la riqueza en todo el mundo, pero un proyecto así sólo sería posible de manera colectiva, sin líderes ni gurús, dentro de un movimiento libertario y horizontal que pueda contar con mucha gente capaz de diseñarlo y de llevarlo a cabo.

      Mis reflexiones sobre esta idea están en el siguiente enlace:
      http://proyectograco.org/
      En esa página web, un poco cutre porque mis conocimientos informáticos no dan para más, encontraréis una larga presentación y un par de textos completos. Uno de ellos, GRACO, es un ensayo de ciencia-ficción escrito antes de la crisis. El otro, UNA SENCILLA SOLUCIÓN PARA UN INMENSO PROBLEMA, es la propuesta real para cambiar el sistema. Como Anexo a este último texto figura mi interpretación personal del 15-M.

      Os pido paciencia y que desbrocéis el asunto antes de sacar conclusiones precipitadas. He recibido críticas a la idea por ser comunista, por ser capitalista, por ser autoritaria, por ser peligrosa y sobre todo por ser imposible, pero estas críticas han venido casi siempre de gente que por tener una idea preconcebida, por no tener tiempo o no querer dedicarlo a ocurrencias ajenas, ha deducido lo que no es o lo que yo no he escrito. También sé de algunos otros a quienes la idea les parece viable y estarían encantados de llevarla a cabo pero para eso necesitamos mucho trabajo conjunto. Por mi parte estoy dispuesto a discutir sobre el asunto hasta la extenuación y a sumarme, como uno más, a este o a cualquier otro proyecto para limitar la riqueza. Mientras el poder económico pueda concentrarse sin límite estamos condenados a la esclavitud. Creo que merece la pena abrir un debate serio y reflexivo sobre la posibilidad de imponer un límite general a la riqueza.

      Saludos”

      Como veis, Ecora y Javier ya estaba casi todo dicho entonces. Siento mucho no haberme acordado antes. Es mi culpa por no llevar un registro de los fracasos del Proyecto Graco.

  11. Hola Luis. Una vez más, enhorabuena por tu trabajo. Suscribo al 100% tu carta abierta o comunicado en defensa de la autolimitación de la riqueza como vía de solución al cáncer ideológico del que somos víctimas. Vamos a seguir intentándolo. Vamos lento porque vamos lejos. Salud, abrazos, esperanza, perseverancia y alegría.

  12. Hola a los dos
    He copiado en el foro de la AV tu explicación del problema, Javier, y la carta que has rescatado, Luis. No intentaré abriros una cuenta por si vuelve a pasar lo mismo. Quiero pensar que será un problema técnico o falta de tiempo de los administradores, pero yo tampoco conozco los entresijos del funcionamiento.

    Creo que tendríamos que perfilar la pregunta del sondeo y proponerla en el hilo en el que se recogen las propuestas de sondeos.

    Ahora os enviaré las últimas páginas del foro, (en el que esta vez he esbozado un punto de vista diferente sobre una parte de tu ensayo, Luis). En general tu reflexión coincide con mis propias inquietudes, como puedes comprobar en este texto que escribí al iniciar mi blog para mostrar algunas referencias básicas a quien entrara en él, y en el que hablaba de una economía de límites paralelos: “Propuestas”: http://ecorablog.blogspot.com.es/p/propuestas.html – Además este verano he dedicado algún tiempo a escribir una entrada titulada “La ambición decadente (o ambición de Giffen)” que ahora estoy ultimando. Por lo que no tiene que extrañarte que tu propuesta me haya interesado desde el principio. Más bien estoy aprendiendo y disfrutando con el encuentro de reflexiones.

    Se me ocurre que podríamos abrir un grupo en la red social independiente N-1 en torno a esta propuesta con el propósito de juntar la información relacionada, y para tener un punto de referencia participativo al que remitir a quien se interese por ella. Quizá cuando pase lo del sondeo.

    Saludos, y encantado de colaborar con vosotros. No dudéis en transmitirme lo que creáis oportuno para que lo ponga en el foro, aquí o por correo. (Indicadme que parte debo añadir).

    • Gracias Ecora. Déjame un poco de tiempo para mirar detenidamente tu blog. Estoy también encantado con tu propuesta de seguir colaborando y aprovechar la fuerza de este encuentro. Lo de la N-1 me parece estupendo.

      Respecto a tu oferta de seguir transmitiendo al foro nuevas ideas, he estado leyendo y releyendo los comentarios en la AV y se me han ocurrido muchos, sobre todo para Demóstenes. Me quedé en su párrafo “…sistema socioeconómico en el que están inmersas.” Ahí van. Valora libremente si merece la pena enviar todo, parte o nada de lo que sigue:

      @ todos
      Esto es un resumen de mis comentarios que no he podido (o sabido) trasladar antes directamente a la AV. Me he quedado en la lectura de la discusión en el párrafo de Demóstenes “…sistema socioeconómico en el que están inmersas.”
      Pido disculpas por su extensión. Más que una manía por querer explicarlo todo es la consecuencia de que frecuentemente el Proyecto Graco se malinterpreta. Como tampoco pretendo monopolizar vuestro tiempo, numero mis reflexiones por si alguien se fija en alguna en concreto. He incluido lo que antes envié a Alterglobaliza dirigido a Demóstenes -ya que no he recibido sus comentarios- por si no se percató de ese envío.

      La idea del Proyecto Graco http://proyectograco.org/index.htm
      es que la desigualdad extrema es el problema que debemos resolver para encaminar el sistema económico hacia un rumbo mejor. Para ello es imprescindible entender cómo opera la ideología del neoliberalismo global. Si coincidimos muchos en el diagnóstico el cambio puede ser muy sencillo. No habría más que: 1.- Llevar un registro público de quienes voluntariamente estén dispuestos a autolimitarse la riqueza personal (sean ricos o no) hasta un límite (un millón de dólares, por ejemplo). 2.- Cooperar preferentemente entre quienes asuman el compromiso y 3.- Conseguir la mayoría suficiente para imponer la limitación de riqueza por ley en todo el mundo. Todo ello en un proceso democrático y pacífico, por supuesto.

      @ Alterglobaliza
      1.- (Muchísimas gracias por facilitarme entrar en esta discusión. Todo este apasionante capítulo en la historia del Proyecto Graco te lo debo a ti. Y tus resúmenes de muchos aspectos del proyecto son mejores que los míos).
      Adam Smith también dijo: “Ninguna sociedad puede prosperar y ser feliz si la mayoría de sus miembros son pobres y desdichados.” O sea, no dejemos que las escuelas de negocio neoliberales se erijan en herederos, intérpretes y depositarios de las ideas de los grandes del pensamiento económico. Ni siquiera lo merece el más destacado ideólogo del neoliberalismo, Milton Friedman, porque además de colaborar en aplicar su doctrina colaborando con Pinochet (lo que a mí me resulta imperdonable) hizo otras contribuciones positivas al análisis económico. No podemos estar siempre en posesión de la verdad, pero tampoco nunca. Lo que me parece indiscutible, por mucho que algunos quieran que comulguemos con esa idea, es que ninguno de los grandes economistas anteriores a Friedman fue neoliberal, porque hasta que él aplicó lo que ahora conocemos como neoliberalismo, no existía tal cosa, evidentemente. Friedman también colaboró en la reconversión de China al neoliberalismo. Y hay que reconocer el éxito de los chinos en aplicar ese modelo ahora vigente en casi todo el mundo. Yo no comparto que sea un éxito -más que a corto plazo y a costa de una destrucción atroz del medio ambiente- y creo que veremos el auténtico resultado cuando se derrumbe su castillo de naipes de la desigualdad extrema. De momento les va mejor porque tienen bajo control su sistema financiero, pero dudo que puedan contener los deseos de sus nuevos archimillonarios por participar del casino global, donde se puede ganar mucho más en mucho menos tiempo. Si ellos van acumulando poder económico, como otros grandes ricos hacen en el resto del mundo, también les gustará que se cumpla su voluntad. El tema da para mucho más, pero lo que quiero decir con todo esto es que si queremos cambiar el sistema no debiéramos entrar en esa guerra de ir “en contra de”que tanto propicia la ideología neoliberal. Ni siquiera contra Milton Friedman, aunque haya muchos motivos. Creo que es más útil olvidarse de lo que no nos gusta, aunque cada día vaya siendo más, y concentrarnos en lo que nos gustaría. Para eso yo propongo ponernos en marcha para limitar la riqueza en todo el mundo. Creo que entrando al trapo de la confrontación con los astutos laboratorios donde se cocina el pensamiento único neoliberal llevamos las de perder.

      @ Ecora
      2.- He disfrutado de lo lindo con tus interesantísimas reflexiones. El símil de las pelotas de goma me parece genial.

      @ apost
      3.- Me encanta tu descripción de que la acumulación de riquezas no es un problema ético sino una auténtica barbaridad funcional. Totalmente de acuerdo. Y tus argumentos sobre Nietzsche o Reich me resultan atractivos, aunque creo que se te va la mano con lo de “… es una estimulación que los que adquirimos por proceso natural la potestad de liderazgo…”.
      No veo que el auténtico problema sea la pobreza. Si no existiese la desigualdad tampoco existiría la pobreza, y esto no es una pretensión sino un razonamiento lógico. La inversa no se cumple. La desigualdad origina la pobreza y no al revés.
      No creo que el problema de los pobres que viven en la finca de un cacique o de un terrateniente sea “la pobreza”. Y tampoco tengo valor para defender esa tesis ante los desheredados del mundo porque no me parece justo añadir culpas a sus desgracias. Uno de los argumentos favoritos del individualismo neoliberal es que si te esfuerzas consigues salir de la pobreza, pero eso sólo ocurre milagrosamente. Si no salimos del círculo del crecimiento de la desigualdad no solucionaremos la pobreza. Lo normal es que si eres hijo de pobres lo tengas muy crudo, y que si tus padres son pudientes los vientos soplen a tu favor.
      Tampoco veo que la mentalidad judeo-cristiana haya sido el problema. Jesús dijo eso de “Es más difícil que un camello pase por el ojo de una aguja…” Más bien lo sería la traición de las jerarquías religiosas a esa mentalidad. De todas formas, ya sabes que yo no planteo limitar la riqueza como una cuestión ética, porque entonces nos perderemos en discusiones, sino como una cuestión práctica y racional.
      No es la obsesión por la igualdad lo que nos ha llevado a la desigualdad extrema. Y a la inversa, no creo que debamos aplaudir la desigualdad extrema para conseguir un mundo mejor. Si no hemos tenido éxito en luchar contra la desigualdad es que no lo hemos hecho bien.

      @ GuanMan Tin Tan
      4.- La propuesta es acabar con la desigualdad económica extrema para evitar los problemas que provoca, poco que ver con la diversidad genética. Coincido en que ser rico no le interesa a ninguna persona inteligente, ya que la inteligencia requiere tener un mínimo de sentido común y de empatía. Aunque, como los grandes cambios requieren un gran consenso, yo matizaría “extremadamente rico”. La propuesta es limitar la riqueza individual hasta un millón de dólares porque si se reconocen los daños que provoca la desigualdad extrema pretender tener más de esa cifra sería de tontos o de demasiado listos.

      @ Demóstenes
      5- Yo no veo que exista una gran presión social contra los grandes ricos. Más bien al contrario, el modelo a seguir es conseguir ser como ellos. Es fácil utilizar el argumento de que quien diga que no quiere ser millonario está envidioso y miente porque con ello se acaba el debate. Por eso es tan importante declarar y demostrar con hechos que no todos tenemos esa aspiración. Hay que desmontar ese argumento ideológico de que todos queremos lo mismo y unirnos entre quienes deseamos mejores objetivos.
      6.- La desigualdad está en todas partes en este mundo globalizado, pero los asalariados europeos no son responsables de la explotación de las multinacionales en Bangladesh. Cada palo que aguante su vela (ellas). Extender la culpa es otro instrumento de manipulación para que el sistema sea inamovible, como explico varias veces en la página web del Proyecto Graco http://proyectograco.org/SUPERAR%20EL%20INDIVIDUALISMO%202.htm
      7.- Puede que a lo largo de la historia los ricos en cada sociedad hayan sido pocos. Pero esto no es necesario ni conveniente. Se puede pactar un modelo mejor. Un modelo en el que no se mida cuánto se gana sino cuántos ganan. Debería interesarnos que ganen muchos, no que se gane mucho. En el texto comento el caso de un bosque público privatizado. Aunque a su millonario propietario le haga inmensa ilusión son demasiados los que pierden.
      8.- Para que la economía crezca en su conjunto no es necesaria la distribución desigual. Eso es lo que nos venden para que nos conformemos con el modelo de la desigualdad extrema. Tal vez en China la distribución desigual esté contribuyendo a que todos vean aumentados sus ingresos, pero a costa de una destrucción terrible del medio ambiente. Allí están orgullosos de ir en la vanguardia de lo que todos queremos, pero tendrían un crecimiento más sensato, menos nocivo y una mayor riqueza común si moderasen la creciente desigualdad.
      9.- Aunque tengo una vida digna y mis necesidades cubiertas me importa mucho la actividad de los de al lado porque eso determina no sólo mi situación, sino el presente y el futuro de todos. La actividad de unos puede provocar sufrimiento a otros, intencionadamente o no, y eso es lo que ocurre en el actual sistema.
      10.- Insisto en que yo creo que las personas no son el problema. El inmenso problema es la libertad de acaparar sin límite. Es conflictivo y peligroso que unos pocos acumulen poder económico -el más poderoso de los poderes- aunque lo hagan legalmente. En la web del Proyecto Graco y en los textos he intentado explicarlo reiteradamente.
      11.- El capitalismo neoliberal está plagado de monopolios y oligopolios como el lobby de la industria farmacéutica, de armamento, de la energía, del petróleo… Si la intención del sistema es que no los haya y cada día hay más habría que plantearse si realmente existe esa intención.
      12.- No me interesa la discusión ideológica sobre qué es el verdadero neoliberalismo ni sus supuestas virtudes. Cuando hablo de neoliberalismo en el texto me refiero a la puesta en práctica de la doctrina del neoliberalismo económico aplicada por Pinochet, Suharto, Thatcher, Bush, Merkel o “la troika”… Ese neoliberalismo es el que hay que combatir. No me refiero a una filosofía genérica sino a la aplicación práctica de un modelo que suele denominarse neoliberalismo económico, aunque es verdad que las definiciones a menudo no reflejan la realidad (partido socialista, unión europea…)
      13.- No veo que todos aquellos millonarios que tienen la posición de fuerza se opondrían a la iniciativa. ¿Por qué alguien podría no aceptar limitar su riqueza personal si la mayoría lo hiciera y eso contribuyera al bien de todos? En todo caso, la mayoría tiene derecho a imponer el fin de la desigualdad extrema (pacíficamente y dentro de la ley y las normas del juego democrático y político), aunque no le guste a la minoría.
      14.- Me importa poco si limitar la riqueza es inasumible para algunos. Me importa mucho que sea asumible para la mayoría. No creo que la libertad de enriquecerse hasta el infinito deba ser sagrada, no sólo por los males que causa sino porque es una pretensión absurda.
      15.- Respecto a los posibles opositores, es claro que se jugaría contra la corriente del pensamiento principal y podrían ser muchos. Por eso habría que explicar bien el proyecto y tener paciencia. Hay mucha gente que tiende a cerrarse en banda imaginando argumentos sin conocerlos o sigue consignas de quienes interpretan intencionadamente mal lo que dicen terceros. Y no digamos si se cruzan por medio los intereses de los poderosos.
      16.- A pesar del recelo que nos despierten las ideas del otro es bueno seguir aclarando y discutiendo hasta llegar a puntos de encuentro. El debate nos enriquece a todos. Si al final la mayoría decide que no se debe limitar la riqueza extrema tampoco pasa nada. El pueblo siempre tiene la razón. Pero por intentarlo, cuando uno está convencido de que hay que hacerlo, que no quede.
      17.- La estrategia del Proyecto Graco es precisamente atacar la enfermedad de la desigualdad extrema. Los síntomas de la enfermedad son la falta de democracia, la injusticia, la pobreza…
      18.- Sobre los futbolistas inmensamente ricos, al día de hoy nada que objetar, salvo que al menos paguen los impuestos que les corresponden. Yo creo que los millonarios, aquí y en el extranjero, suelen tener mucha mejor prensa que la que merecen. También el dinero sirve para eso, y en mejorar la imagen se gastan inmensas fortunas.
      19.- La mala prensa de algunos empresarios y banqueros españoles se la han ganado a pulso, pero siguen viviendo en la impunidad. Las cárceles están llenas de pobres, salvo Bárcenas y por el momento. Cuando los ricos se saltan la ley no suelen pagar, y cuando extraordinariamente les toca, pagan tan poco que sus actividades les compensa, incluso aunque sus propios compinches le traicionen como el chivo expiatorio.
      20.- Los grandes ricos suelen tener muy baja presión social, aunque sean feroces delincuentes. En todo caso, no se trata de meter presión a nadie, sino de decidir libremente un sistema económico mejor. En el marco del neoliberalismo no puede haber equilibrio. Si continúa la escalada extrema de la desigualdad el sistema estallará más pronto que tarde.
      21.- Lo de que la avaricia siempre va a existir no lo dudo pero hay que ponerle coto, como se intenta con los violadores, los asesinos o los racistas. Hay que intentar erradicar conductas perniciosas que causen sufrimiento, intencionadamente o no, a los demás.
      22.- No estamos hablando de convencer a millones de personas porque sí, sino de hacerlo para cambiar las leyes y terminar con la actual concentración de poder, que ha convertido la democracia en papel mojado.
      23.- Si no terminamos por convencer a nadie, por intentarlo que no quede. Yo confío en que mucha gente cumple lo que promete y más si hay garantías de que los demás también lo harán.
      24.- Sobre las imperfecciones “menos peligrosas” del mercado como que en el mundo real unos están ubicados “cerca” y otros están “lejos” de sus potenciales clientes, no me parece que las empresas de los propietarios de grandes fortunas intenten colocarse cerca, sino todo lo contrario. Como vemos ahora, los costes de localizarse lejos se compensan ampliamente con los beneficios de explotar mucho a la mano de obra lejos.
      25.- Estoy totalmente de acuerdo en que los modelos económicos son mucho más complejos que un par de curvas de oferta y demanda. Por ejemplo, la ideología neoliberal parte de la premisa indiscutible de que todos los individuos desean forrarse. Los complejos gráficos e indicadores que nos muestran sus adláteres tienen de fondo una concepción del mundo irreal y naif.
      26.- No creo que sea legítimo que haya gente que acumula capital mientras otra apenas tiene nada para vivir. Si la sociedad no se mueve cohesionada, sino que cada uno va por libre, el conflicto es inevitable. La acumulación privada exagerada, aunque se haya conseguido legalmente, concentra el poder en pocas manos y pervierte la democracia. No importa tanto cómo se ha conseguido la riqueza sino el hecho de que se puede actuar con ella en beneficio propio y contra la sociedad. Demasiado arriesgado, como estamos viendo.
      27.- Si el 22 de diciembre te toca el gordo, evidentemente no cometerás ningún crimen si no lo repartes, aunque es bueno reflexionar sobre el papel de los juegos de azar en alimentar la ideología de repartir a la inversa, es decir, concentrar en pocas manos. Tampoco se pide que nadie se desprenda de sus ahorros salvo que deba hacerlo por ley.
      28.- Ya sé que es muy fácil apelar a la ética cuando quien se tiene que desprender de sus posesiones es otro. Es por eso que se propone que cada uno apele a su propia ética individual para alcanzar un compromiso común.
      29.- Insisto que en la propuesta del Proyecto Graco no se contempla la limitación del tamaño de las empresas o del capital, sino el patrimonio individual (ni siquiera el familiar, que se podría repartir entre sus integrantes).
      30.- La desigualdad extrema no es como la radiactividad porque nunca es buena. No beneficia a la mayoría ni al futuro de nuestros hijos.
      31.- En el texto explico también cómo y por qué las sociedades nórdicas se están sumando a la ideología global que justifica la desigualdad creciente. Es muy difícil ir contracorriente de un pensamiento mayoritario.
      32.- Volviendo al abuso del término “neoliberal” como identificación burda de todos los problemas, el actual modelo global tiene unas características ideológicas muy claras cuyo eje principal es la justificación de la desigualdad extrema. Y de alguna forma tenemos que definir el sistema económico para entendernos. Neoliberalismo capitalista o neoliberalismo a secas parece apropiado.
      33.- La solución no es pasar de un extremo al opuesto. A lo largo del texto se explica que la propuesta no pretende cambiar todas las reglas del sistema, sino sólo una muy clara y sencilla. Si se limitara la riqueza privada probablemente sobrarían muchas regulaciones, incluso la de los movimientos de capital. Hay que cambiar muy poco, pero sí lo más importante.
      34.- Creo, mejor dicho, estoy convencido y cada día más, que es bueno que vayamos firme y decididamente en contra del modelo global neoliberal, no histéricamente sino sabiendo bien por qué.
      35.- No se está proponiendo un registro público de autolimitación voluntaria de la riqueza porque sí, sino para terminar imponiendo por ley la limitación de la riqueza. A alguno no le gustará cumplir esa ley, pero si se consigue imponerla deberá hacerlo.
      36.- Sobre Amancio Ortega, dudo que se sumara voluntariamente al pacto pero tampoco lo descarto porque no le conozco. No me importa cómo le sentaría personalmente tener que cumplirlo ni me parece una cuestión importante visto el rumbo del mundo. Él es sólo uno más, por mucho dinero que tenga. Respecto a su “castigo” -volviendo a reiterar que no se trata de castigar a nadie sino de solucionar un problema común- sería, sobre todo, el declive de su negocio, más que el desprecio social. Hay gente muy curtida en pasar de la opinión pública (no digo que él).
      37.- Aunque parezca ridículo o extraño, pues sí, la propuesta es que la gente que ya tiene un millón de dólares se retire de ganar más. Que se deshaga del excedente -dándole opción a que lo haga voluntariamente si quiere cooperar con el cambio de sistema o involuntariamente por ley- y que se dedique a cualquier otra cosa menos a seguir acumulando poder económico. No creo que vayamos a perder con el fin de las actividades de los grandes ricos sino todo lo contrario. Incluso creo que, si se consiguiera limitar la riqueza excesiva, la humanidad viviría una edad dorada de cohesión en la diversidad, de creatividad, de paz, de felicidad colectiva. No debemos ir por libre pasando de los demás porque es tirar piedras sobre nuestro tejado común.
      38.- Habría que discutir cómo se crea esa riqueza y empleo de Inditex, como de tantas multinacionales, lo que no me parece en absoluto un modelo a seguir. La deslocalización me parece perjudicial, inviable en el medio plazo y también inmoral, aunque esto último es lo de menos a efectos prácticos. Cada uno tiene su ética personal.
      39.- Un montón de mileuristas deberían tener mucho más poder real que un solo señor, por rico que sea. Tantas veces más como la suma de todos ellos. No debemos acostumbrarnos a la actual concentración de poder. Aunque sea legal no es justa ni legítima.
      40.- No quiero destruir el sistema para construir otro radicalmente distinto sobre sus cenizas. Tan sólo quiero colaborar con quienes piensen que hay que poner un límite al crecimiento desmedido de la riqueza particular. Eso sí, pienso que si conseguimos ese pequeño cambio pacíficamente asistiremos a la mayor revolución jamás imaginada, material y espiritual.
      41.- Cada uno es libre de pensar lo que quiera y de actuar según sus ideas en el marco democrático de la ley. O al menos eso debe ser. En ese sentido me molesta que me digan que mis ideas son peligrosas. ¿Peligrosas para quién? Yo no voy contra nadie sino a favor de algo: de buscar una forma pacífica de cambiar lo que no me gusta del sistema. Si otros coinciden conmigo, bienvenidos sean. Si no, no pasa nada. En democracia unos pierden algo para que otros ganen algo. Como creo que estamos en un proceso en el que perdemos todos, seguiré con mi idea mientras pueda y me dejen.
      42.- Soy un pacifista y demócrata convencido. No pretendo linchar a nadie ni vengarme de nada. Sólo pretendo colaborar preferentemente con quienes piensen que la estructura piramidal del poder económico no es respetable y natural sino un horror ético y sobre todo funcional (gracias, Apost).
      43.- No pretendo coartar la libertad de nadie (también me irrita que se insista en eso, pero ¡qué le vamos a hacer!). Quien quiera comprar en Zara que lo siga haciendo (yo también lo hago a veces). Lo que pretendo es saber, con garantías, si el comercio donde voy a comprar o el banco donde voy a llevar mi dinero está comprometido en terminar con la riqueza extrema como yo, porque quiero favorecer a quienes piensen así, aunque a algunos les parezca absurdo. No quiero ir contra el “amigo” Amancio ni contra nadie, sino favorecer la construcción del nuevo mundo que yo deseo. De verdad. No quiero entrar en esa guerra de “todos contra todos” a la que apela insistentemente la ideología individualista neoliberal. No me cansaré de insistir.
      44.- La amenaza nuclear no está pasada de moda. Hablar de ella sí. Si alguien piensa que mucha gente estaría dispuesta a apretar el botón nuclear contra otros no puedo entender que esa misma persona quiera resignarse a ese juego. A mí me gustaría acabar con él. Me importa mucho lo que pueda pasar en cualquier parte del planeta, también en Pakistan o en la India. No tengo la pretensión individualista de que ese problema no me afecta. Y no es que quiera distraer el hilo argumental sacando este tema, sino que creo que muchos de los grandes problemas de la humanidad (según mi opinión de cuáles son) encajan a la perfección con una concepción del poder económico extremadamente piramidal. Sin esa estructura de poder la amenaza nuclear sería imposible.
      45.- Yo sigo viendo una responsabilidad mayor, muchísimo mayor, de las actividades de los grandes ricos en la destrucción del medio ambiente. Por mucho que yo quisiera no podría acabar con un ecosistema como el delta del río Níger vertiendo hidrocarburos. “Las multinacionales lo hacen sin intención” O, como diría el chavo del ocho, “fue sin querer queriendo”. ¿De verdad alguien no ve que contaminando se puede ganar más, muchísimo más y que si eres lo suficientemente rico lo puedes hacer impunemente? Es verdad que otros que no son ricos pueden ocasionar grandes daños, como incendiar los bosques. Con ese argumento nos bombardea a diario la ideología neoliberal para mostrarnos el problema como una lucha contra los malos. Yo no quiero arriesgar el medio ambiente dejándola a la bondad de los grandes ricos ni a la maldad de los pirómanos. Creo que debemos planificar, prevenir y sobre todo legislar para que quien contamine pague y cuidar de los bosques para minimizar los daños cuando se produzca un incendio, intencionado o no. Yo estoy dispuesto a pagar la factura que me corresponda por el daño al medio ambiente, pero me molesta que me carguen la terrible factura global de los negocios de los grandes ricos y sus empresas como si hubiera que distribuir las culpas equitativamente. Para alguno pueden ser daños colaterales de un sistema que les gusta. Para mi es una asunción inaceptable de un sistema que no me gusta. Por eso lo quiero cambiar.
      46.- El hecho de que las guerras actuales tienen que ver con el comercio de armas y que detrás de ese comercio hay grandes empresas que responden a intereses de personas muy poderosas es una idea -en mi opinión acertada- muy extendida. Yo he intentado explicarlo también en los textos de Graco. Si nos remontamos a las cruzadas o a la Guerra Fría podríamos estudiar qué componente del habitual recurso a la violencia de los poderosos responde a intereses pura o principalmente económicos. Mucho, según una amplia corriente de economistas. Negar que detrás de las guerras actuales están los grandes negocios ya no lo hace ni el Papa, para mi sorpresa (agradable, por cierto).
      47.- Un ejemplo pitufo. En la aldea todos necesitan un árbol al año para construir su canoa. Como el bosque es muy grande se ha mantenido durante siglos el equilibrio ecológico. Un pitufo ocurrente empieza a cortar todos los árboles que encuentra. Cuando otro pitufo le pregunta por qué lo hace el pitufo ocurrente le contesta que es su libertad hacerlo y que quiere construir canoas hasta el infinito para ganar dinero vendiéndolas cuando los demás no tengan árboles con qué construirlas. La asamblea pitufa se lo prohíbe. Y vivieron felices…
      48.- Sobre las bondades de los mercados de materias primas o de los transgénicos, ya he expuesto mi opinión en los textos. Ambos negocios me parecen abominables. Y si surge ese debate me apunto (si puedo participar).
      49.- En el capítulo 22 del texto habitual “Una sencilla solución…” explico con un par de ejemplos por qué no es necesario imponer un límite al capital o a las rentas pero imprescindible hacerlo sobre la riqueza o el patrimonio personal.
      50.- En las modernas escuelas neoliberales hay una obsesión por llevar el análisis poniendo por delante las intenciones, los deseos o la ética de los individuos para trasladarlos luego al conjunto de la economía como algo lógico y natural. Quienes creemos más en las ciencias sociales que en los “laboratorios micro” solemos poner por delante el concepto de estructura, que no es difícil de entender con un ejemplo. Un hormiguero es algo distinto, muy distinto, rematadamente distinto, de la suma de muchas hormigas. Si nos quedamos en el estudio de las partes para deducir el todo no entenderemos gran cosa. Recomiendo efusivamente a los no economistas que estudien estructura e historia económica, aunque vayan contracorriente.
      51.- En este proyecto no se trata de pedir ni de quitar. Se trata de intentar unirse para cambiar democráticamente las reglas básicas del funcionamiento del sistema económico (gracias de nuevo, Alterglobaliza).
      52.- Va siendo hora de que dejemos de ocuparnos de lo urgente (se nos acumula el trabajo con tanta pobreza, guerras, injusticia…) y nos dediquemos a lo importante (reduciendo la desigualdad los problemas desaparecerán).

  13. El tiempo es nuestro único verdadero tesoro, así que administralo bien, (que a lo mejor te aburre mi blog). Por mi parte estoy escribiendo algunos comentarios al texto completo de tu propuesta, breves porque en general encuentro una gran afinidad. Te los enviaré cuando pueda. También tengo curiosidad por la novela sci-fi. Tiempo.
    Por supuesto, voy a colocar todos tus comentarios en el foro de la Asamblea Virtual.

    • Gracias Ecora,
      Tienes razón en lo del tiempo. Creo que estoy un poco ansioso y acelerado. Quizá sea excesivo mi bombardeo de reflexiones (tengo algunas más que no sé si enviar). He entrado en tu blog y desde luego no me parece que sea perderlo. Lo estoy disfrutando despacio porque hay muchas cosas que me interesan. Ya intercambiaremos comentarios. Me encantará saber los tuyos para contrastar ideas con tranquilidad.

      Y lo mismo digo, Javier. Tengo todavía mucho que explorar en este blog y en todos los enlaces de videos y textos que propones aquí y en los debates. Intentaré ponerme un poco al día. Llevo retraso en todo este fascinante mundo que se mueve para cambiar el sistema. Probablemente he estado demasiado concentrado en mis propias ideas. Un fuerte abrazo a los dos.

  14. Ya están puestos tus comentarios, Luis, y continúan los de los demás. Javier ha recuperado el acceso. Te he envíado copia. Supongo que mientras no haya referendum está bien que continúe el debate, por lo que serán útiles las aportaciones que creas convenientes. Yo estoy encantado de colaborar. Si en algún caso tardo en responder es por mi propia disposición de tiempo, que es muy irregular, a veces mucho y a veces nada. He incluido dos comentarios míos, uno con la conclusión de la historieta de las pelotas de goma, y otro sobre los pitufos. Nadie podrá decir que esto aburre.
    Buenas noches y felices sueños.

    • Muchas gracias, Ecora, por habernos devuelto la posibilidad de participar directamente en el debate de la AV.

      Estoy de acuerdo en que es hora de pasar la/s propuesta/s al hilo de sondeos (o referendums, no estoy seguro del procedimiento más decuado dentro de los protocolos de la AV). La formulación debe ser clara y explícita. Quizás se podrían plantear tres preguntas “progresivas”, del tipo:

      1. ¿Está vd. a favor de combatir la desigualdad económica extrema entre las personas?

      2. ¿Está vd. a favor de promover algún sistema de limitación a la riqueza individual?

      3- ¿Está vd. a favor de promover un registro público y voluntario de autolimitación del patrimonio personal en un millón de dólares como forma de avanzar en la práctica hacia una limitación legal de la riqueza individual?

      No creo que tengamos grandes problemas en ponernos de acuerdo en la formulación de la o las preguntas que queremos llevar al hilo de sondeos. Todas las opiniones, matizaciones o nuevas formulaciones de la cuestión siguen abiertas antes de proponerlas en firme para sondeo o referendum en la AV. Esto, por supuesto, sería un paso previo para enviarlas posteriormente a todos los partidos políticos. (Aunque me da la nariz de que algunos no nos van a hacer demasiado caso, je, je).

      Abrazos.

      • Javier, eres un genio condensando las ideas. Por mi parte me parece perfecto. ¿Te atreverías a hacer la carta a los partidos políticos? Yo suelo extenderme demasiado y eso es un defecto en estos tiempos que corren. Tú tienes la cabeza mejor amueblada para la acción.

    • Sigo los comentarios entusiasmado. Mil gracias por ello, Ecora. Lo que me sugieren lo tengo en la cabeza pero soy un poco lento en escribir porque soy muy perfeccionista. Un defecto mío también, en estos tiempos, porque a veces cuando llego ya ha pasado el tren.
      Ahora debo dedicarme a otras cosas por las que me pagan…
      Feliz día

  15. Estos son mis nuevos comentarios que me gustaría trasladar a la asamblea virtual. Lo siento, pero sigo sin poder entrar y lo he intentado varias veces. Igual es problema de los ordenadores que utilizo. Gracias, Ecora y Alterglobaliza, por vuestros esfuerzos en que pueda hacerlo al menos de forma indirecta.

    @ todos
    1.- Sobre la renta y la riqueza, ya que sigue habiendo confusión sobre lo que quiero explicar, lo intentaré con un ejemplo. El problema no es la desigualdad de las rentas sino de la riqueza. Imaginemos que a un cacique que mueve muchas rentas anuales le fue peor este año respecto al anterior porque una adversa climatología malogró su cosecha. Su renta disminuyó. Sin embargo, imaginemos que los braceros que trabajan en la finca del cacique mejoraron su renta respecto al año anterior porque sus salarios fueron mayores (difícil de imaginar, ya sé, pero hagamos un esfuerzo). En este caso estaríamos ante un proceso de convergencia entre las rentas del señorito y sus braceros. Esto no quiere decir que haya un proceso de convergencia de la riqueza, porque pudiera ser que las posesiones del cacique fueran las mismas o mayores (aunque ganó menos le quedó para comprar más tierras) y sin embargo las de sus trabajadores hubiesen disminuido o quedado igual (antes no les llegaba para alimentarse bien y ahora tampoco, así que decidieron matar la única vaca que tenían entre todos para comer carne). Rentas tienen y han tenido unos y otro y han evolucionado favorablemente para los braceros. Pero la riqueza (el patrimonio) es otra historia. Podría ser que hace un año el cacique tuviera el 99% de la riqueza y que ahora tenga el 100% porque los braceros perdieron la única vaca que tenían (el ejemplo puede parecer exagerado a algunos, pero para millones de desposeídos del mundo su situación patrimonial suele ser lo de menos en comparación con otros problemas). Es decir, que el instrumento que perpetúa la situación de injusticia que provoca la desigualdad es el patrimonio, no las rentas. Por eso hay que limitar la riqueza individual, el patrimonio, lo que se posee. Entiendo que a algunos les puede parecer poco disponer de un patrimonio personal de sólo un millón de dólares, pero “objetivamente” debiera conformarse para evitar una concentración de poder excesiva que está en el origen de los problemas de toda la humanidad. Quien tiene mucho poder suele utilizarlo para sus propios fines y no los de la sociedad en su conjunto. Sin embargo, no me importa que cualquier persona (incluso el cacique, que dejaría de serlo si la mayoría se pone de acuerdo en limitar la riqueza por ley) mueva más de un millón de dólares al año, todo el que quiera, siempre que no se lo apropie. Porque para hacerlo tendrá que convencer (no someter) a otros que estarán en condiciones similares de poder. Podrá colaborar, por ejemplo, en una cooperativa o en un emprendimiento común tan grande como se quiera. El problema ahora es que las decisiones económicas las toma un reducido grupo de personas con inmenso poder económico. Y esas decisiones frecuentemente no son las mejores para la sociedad, por ejemplo, en los mercados de materias primas (lo siento Demóstenes, ya sé que te parecerá horrible que saque otra vez el tema). A quien haya seguido el hilo hasta aquí le recomiendo este enlace: http://www.principiamarsupia.com/2012/09/03/como-goldman-sachs-creo-una-crisis-alimentaria-internacional/
    En fin, que yo opino que nos iría mejor si limitásemos el patrimonio individual hasta un millón de dólares. Estimo que no es necesario limitar las rentas ni el capital.

    2.- El funcionamiento de la economía, el instrumento que disponemos para lograr el bienestar material de todos, está en manos de una exigua minoría que decide lo que hay que hacer. Salvo que pensemos que los propietarios de grandes fortunas canalizan altruistamente los deseos de todos y no los suyos… Yo no lo creo, por mucho que me intente vender la burra la propaganda neoliberal. Uno de los argumentos preferidos de los Chicago boys (y de alguno de la Asamblea Virtual del 15-M) es que como las empresas satisfacen nuestros deseos, todo está bien y sería un error ir en contra de tan benévolos tutores que tan bien conocen lo que nos hace falta. Es verdad que a mi me gusta disponer de luz para ver de noche, pero también me gustaría tener un modelo energético menos contaminante, más eficiente, con más competencia, menos abusivo… Estos “pequeños detalles” están fuera de mi decisión. Al final, el lobby neoliberal de las grandes compañías (no me cansaré de decir que siempre hay personas detrás del timón de las grandes empresas, y muy pocas aunque se llamen anónimas) decide todo eso en connivencia con los políticos de turno, sean del signo que sean y vote lo que yo vote. Y hasta tal punto estoy en manos de sus decisiones que si decido prescindir de sus servicios (que ya sé quién me va a decir que si no me gusta me joda, me desconecte y me quede sin luz) y ponerme unos paneles solares para ser autosuficiente, vendrá un cobrador a mi casa para que pague una tasa por aprovechar la luz del sol, no sea que les vaya a hacer la competencia (esta es la última y alucinante normativa que se acaba de aprobar en España). Con el transporte, lo mismo. Si decido no tener coche, ir en bicicleta o andando para no contaminar, eso no impedirá que pague con mis impuestos las guerras del petróleo. Con la ropa, mayoritariamente fabricada en países lejanos en condiciones de los tiempos de Dickens, lo mismo. Con Internet, también tendré que volverme loco buscando un ordenador que no lleve Windows, un sistema operativo lento y cutre que monopoliza el mercado. La lista de lo que alcanza a esa forma de satisfacer mis deseos es muy larga y ya sabemos quien (sí, los neoliberales) me quiere hacer responsable a mí porque ellas (las multinacionales) no son más que humildes servidores de lo que yo quiero. Pues no. Yo no sólo quiero cosas, sino también una forma de hacer las cosas. Y es probable que la forma de hacer las cosas responda mejor a mis deseos si no está en manos de unos pocos que quieren perpetuarse en el poder económico a costa de lo que sea, también de la salud, la educación o las pensiones. Por cierto, me extraña que entre tantas disquisiciones sobre el neoliberalismo no haya salido en este foro el debate de lo que ocurre con estos últimos reductos de negocios que a nuestros grandes ricos benefactores les queda por controlar.
    3.- Por lo que veo, un argumento reiterativo en el debate es el de quienes defienden que el problema es la pobreza y no la desigualdad. Pero me temo que SIN RICOS NO HAY POBRES. Así de simple. Si un acomodado californiano del siglo XXI viajara en el tiempo y llegara a la tribu del Clan del Oso Cavernario en el Paleolítico, por mucho que intentara convencerlos de que lo pobres que son, es probable que nunca entendieran qué es eso de la pobreza. Insisto. Primero es la desigualdad y después la pobreza. Y esto no me parece un asunto filosófico sobre el que haya que discutir. Siempre se es pobre en relación a algo. Si todos en el mundo las estuviésemos pasando canutas no habría ningún problema. La discusión sobre la validez del sistema es porque algunos son obscenamente ricos mientras miles de personas mueren de hambre cada día.

    Muchas gracias a todos por seguir este debate que a mí me sigue resultando interesante, cada día más, a pesar de su extensión.

    • Hola de nuevo Luis, Ecora, Raúl.

      He recibido esta comunicación desde la AV:

      Eldany
      Hace 26 horas

      Ahhh!!!! Que Luís es graco!!!! 😀

      Vale, ya me dijeron el otro día los supervisores del censo que querían hablar con él 🙂

      Ya les comunicaré que es Luis y que miren a ver por qué no se puede conectar.

      La cosa es que si se registra gente desde la misma IP y no lo comunican el sistema los clasifica como clones y claro, los supervisores actúan 😉

      Sabiendo que graco es Luís creo que será fácil de solucionar 😀

      Ya te diré lo que me comenten.

      Un saludo

      Eldany
      Hace 9 horas
      Hola alterglobaliza

      Me han informado desde supervisión del censo que el ciudadano graco no ha validado su cuenta.

      Tiene que entrar a mail, buscar el enlace de validación y entra a VP desde ahí 🙂

      Igual no ha visto mail porque esté en bandeja de SPAM

      Informa a Luis de esto y creo que ya podrá acceder al foro 😀

      Dani
      Hace 23 horas

      Hola.

      Si tienes las preguntas, podrías ponerlas en un post de ese hilo y me nombras, ejemplo:

      @Dani estas son las preguntas:
      1. xxxxxxxxx
      2. xxxxxxxxx
      3. xxxxxxxxx

      Luego en redación se prepara un borrador de votación y cuando esté aprobado por ambas partes (redación y visto bueno del proponente) se lanzaría.
      Sería un sondeo, ya que si no me equivoco solo queréis saber la opinión de AV.

      Saludos

      Ya veis. Tenemos que intentar concretar al máximo la/s pregunta/s que queremos proponer. Algunos comentarios más arriba tenéis una primera propuesta que estuvimos elaborando a través del correo, Ecora y un servidor. ¿Cómo lo veis?. Solo tengo dudas (a raíz de los últimos cruces de argumentso en el debate) en el término exacto que debemos elegir para designar lo que queremos autolimitar en el registro público y voluntario: ¿Riqueza, patrimonio, renta, saldos en cuentas corrientes?. Este detalle es importante porque si no la gente al no ver clara la propuesta no va a entrar a votar o va a votar en blanco. Debemos tener en cuenta que la valoración del patrimonio es muy difícil de realizar y dependería de procesos (siempre subjetivos) de tasación de bienes. ¿Cómo lo veis?. Saludos cordiales.

  16. A mí me parece que lo que tiene sentido es proponer lo que sería una solución real, siendo fieles a la propuesta de Luis, es decir, patrimonio completo, (que en realidad, y desde el punto de vista del voto, es más claro, comprensible y a la vez políticamente “innovador”), porque en la medida en que se negocie, perderá su eficacia teórica, (y con ella, su capacidad de convencer). Hay que recordar y reconocer que en este contexto sólo podemos tratar de iluminar dónde está la salida del túnel de la humanidad, no llevarla allá. De eso se encargarán otros y seguramente no les quedará más remedio que negociar con la realidad la manera de acercarse, pero primero tienen que verla y convencerse para encaminarse a la misma. Plantear ese referente es lo que tiene sentido aquí.

    Por ceñirme al ejemplo. Seguramente la eliminación del impuesto del patrimonio pondría muy difícil hacer efectivo el registro que proponemos (por la falta de datos actualizados). De modo que en el hipotético caso de que la propuesta cuajara, los partidos tendrían que negociar con esa realidad y empezar por proponer un registro limitado a los saldos bancarios (o algo así), pero ese salto entre lo solicitado por la asamblea y lo propuesto por los partidos, un salto del que quedaría constancia, tendría el valor de haber marcado el siguiente paso, (recuperar el impuesto del patrimonio y crear un censo exhaustivo y transparente del mismo).

    En realidad ya es una especie de concesión teórica no plantear directamente una limitación de la riqueza por ley, que fue mi objeción inicial. Pero después de leer la propuesta completa y del debate sostenido, me queda claro que esa meta política está implícita en la estrategia de compromiso voluntario, que forma parte de la misma, y que el registro es el prerrequisito que lo haría posible: un cambio psíquico, no un mero trámite. El registro no puede combatir por sí sólo la desigualdad, pero sin él no se puede evolucionar hacia un combate efectivo.

    Un abrazo y buenas noches

    • Muy bien Ecora. Por mi parte estoy completamente de acuerdo con tu argumentación. Entonces… ¿estas serían las cuestiones?:

      1. ¿Está vd. a favor de combatir la desigualdad económica extrema entre las personas?

      2. ¿Está vd. a favor de promover algún sistema de limitación a la riqueza individual?

      3- ¿Está vd. a favor de promover un registro público y voluntario de autolimitación del patrimonio personal en un millón de dólares como forma de avanzar en la práctica hacia una limitación legal de la riqueza individual?

      Es fundamental vuestra opinión, Luis y Raúl, antes de enviar las cuestiones al nuevo hilo de sondeos de la AV ( o VP, como ellos dicen).

      Buenas noches, buen descanso.

      • Muchas gracias de nuevo, Ecora, Javier y también Raúl. Del intenso debate que hemos tenido en la AV -gracias al empeño de Javier y Ecora- he aprendido mucho, pero también he sacado la conclusión de que la propuesta todavía es un tanto confusa. Personalmente he cambiado mi punto de vista en algunos aspectos y he visto la necesidad de reforzar otros. Creo que convendría atar unos cuantos cabos sueltos antes de lanzarla abiertamente al 15-M. Ahora tengo una idea más clara de cómo presentar la idea ordenada y “completa” pero necesito tiempo. ¿Podemos tener un poco de paciencia, pongamos un par de semanas, para volverla a volcar en la AV con un proyecto más pulido? Mis disculpas por si esta reflexión enfría las expectativas de alguien, pero a veces es mejor retroceder para tomar impulso. Como decía Javier, vamos despacio porque vamos lejos.
        Un abrazo

  17. @Luis
    Por mi parte estoy de acuerdo. Merece la pena “somatizar” las ideas nuevas. A mi la propuesta me ha hecho reflexionar bastante en el momento oportuno, (cuando estaba escribiendo una entrada relacionada, creo que complementaria, en la línea de este recomendable artículo que se publicó ayer http://www.elblogsalmon.com/economia/economia-y-politicas-sociales-cuanto-necesitamos-para-ser-felices ). No creo que la eche al olvido precisamente. Que sea mejorable debe entenderse como una buena nueva. No tenemos un encargo con fecha sino un propósito que debe ser tan impecable como nos sea posible. Además, el estado de revisión permanente es uno de los principios de la cultura libre y de la inteligencia colectiva. Quizá no necesitamos más software pero sin duda necesitamos una nueva política.

  18. El debate parece agotado en el foro de la AV. Con independencia de iniciativas posteriores, creo que estaría bien tratar de obtener algún resultado concreto de las horas dedicadas al mismo antes de que sea archivado. Me parece que es el momento de plantear el sondeo en los términos debatidos en el foro, (proponer la creación de un registro público), y en la forma acordada aquí mismo, remitiendo a los votantes al foro actual de la AV para informarse (19 páginas), y manteniendo la intención de enviarlo a algunos partidos en caso de que el resultado sea favorable. Como forma de facilitar la adhesión voluntaria a la propuesta a quien quiera dar el paso más allá de votar, podemos sugerir la recogida de firmas de Avaaz, y ponernos en contacto con los firmantes más adelante en caso de crear una base de datos más elaborada. Después de darle vueltas, creo que es lo coherente y lo mejor ahora mismo. ¿Qué os parece?

    • Totalmente de acuerdo, Ecora. No se puede demorar más porque se enfriaría y quedaría archivado. El coordinador Dani me sugería en un mensaje privado que planteáramos claramente las pregunas concretas en el mismo hilo de autolimitación de la riqueza, sin abrir un hilo nuevo. Es importante etiquetar el comentario claramente, poniendo [SONDEO] o propuesta de sondeo y hacer referencia A/A de Dani, citando así expresamente al menos a un coordinador. También podemos mencionar en A/A a otros coordinadores que han participado en el hilo como REQUENA y AVM (página 18) si no recuerdo mal. ¿Te encargas tú, Ecora?. Saludos afectuosos.

  19. Tenemos que buscar ser impecables pero no dejar de actuar en espera de serlo, y no pretender nunca que ya lo somos.

    La propuesta final ha quedado como sigue:

    A/A de Dani, Eldany y VIN

    @Dani @Eldany @VIN
    Viendo que en el debate no hay nuevas aportaciones, y considerando que después de 19 páginas ya se han expuesto una gran cantidad de argumentos a favor y en contra de la idea sugerida en la cabecera, @alterglobaliza y a mí nos gustaría lanzar a la Asamblea Virtual el siguiente sondeo (dividido en tres preguntas) en relación a la propuesta debatida aquí:

    [SONDEO] Autolimitación de la riqueza: Una propuesta.

    1. ¿Está usted a favor de combatir la desigualdad económica extrema entre las personas?

    2. ¿Está usted a favor de promover algún sistema de limitación a la riqueza individual?

    3- ¿Está usted a favor de promover un registro público y voluntario de autolimitación del patrimonio personal en un millón de dólares como forma de avanzar en la práctica hacia una limitación legal de la riqueza individual?

    El debate sobre la idea original que ha motivado esta propuesta puede seguirse en este hilo: http://15m.virtualpol.com/foro/asamblea-general/autolimitacion-de-la-riqueza-una-propuesta

    Más allá de esta votación, quien quiera puede implicarse desde ya en la promoción del registro sugerido en el punto 3, expresando su decisión en la siguiente recogida de firmas: http://www.avaaz.org/es/petition/LIMITAR_LA_RIQUEZA_PRIVADA_HASTA_UN_MILLON_DE_DOLARES/

    Salud, armonía y apoyo mutuo.

    • Parece que ha habido “fumata blanca”. Acabo de ver esto en el hilo de 15m.virtualpol:

      Dani
      10 horas +1
      +– #
      Hola @alterglobaliza

      Este doc http://15m.virtualpol.com/doc/redaccion-autolimitacion-de-la-riqueza-una-propuesta ya tiene el visto bueno de Redacción.

      Si lo ves correcto ya se podría lanzar, saludos:

      [Redacción] Autolimitación de la riqueza: Una propuesta
      Documento comenzado por Dani el 26/09/2013

      Desde hace unos días se está manteniendo un debate sobre la autolimitación de la riqueza con propuestas concretas.

      La desigualdad social es un grave y creciente problema que ha de afrontarse si se quiere que la vida en este planeta tenga futuro. Hay gente que cree que sería una buena idea promover un registro público de personas que estén dispuestas a comprometerse en la autolimitación de la riqueza estableciendo un tope monetario determinado. La utilidad de ese registro sería:

      – Disponer de información sobre personas que apuestan, decidida y comprometidamente, por la igualdad.
      – Permitir que las personas que asuman este compromiso consigan capital simbólico en forma de prestigio o reconocimiento por parte de la sociedad.
      – Crear una corriente social de desaprobación hacia los grandes acumuladores de riqueza material.
      – Generar nuevos marcos de pensamiento político que contrarresten el perverso efecto que la ideología capitalista neoliberal está ejerciendo sobre la economía global, los derechos humanos, los derechos laborales y la sostenibilidad ecológica del planeta.

      Enlaces de interés:

      https://alterglobalizacion.wordpress.com/2013/08/31/autolimitacion-de-la-riqueza-una-propuesta/#comment-10918

      http://www.avaaz.org/es/petition/LIMITAR_LA_RIQUEZA_PRIVADA_HASTA_UN_MILLON_DE_DOLARES/

      Preguntas:

      ¿Está usted a favor de combatir la desigualdad económica extrema entre las personas?

      ¿Está usted a favor de promover algún sistema de limitación a la riqueza individual?

      ¿Está usted a favor de promover un registro público y voluntario de autolimitación del patrimonio personal en un millón de dólares como forma de avanzar en la práctica hacia una limitación legal de la riqueza individual?

      Respuestas:

      Sí, No, En blanco

      Enlace del debate: http://15m.virtualpol.com/foro/asamblea-general/autolimitacion-de-la-riqueza-una-propuesta/

      ¡ENHORABUENA!

      • Resultados del sondeo: http://15m.virtualpol.com/votacion/4032

        ¡El 80% de los votantes han apoyado la idea, Graco!. Podemos pasar a la siguiente fase en la difusión de la idea. Contamos con el visto bueno de la AV 15m.virtualpol. Yo quitaría la petición en avaaz para relanzarla más adelante con otro título. (EL actual título induce un poco a la confusión ya que habla de “limitación de la riqueza” en lugar de “autolimitación con registro público y voluntario”). En su lugar quizás se podría intentar en change.org, utilizando los mismos argumentos que los redactores del 15m.virtualpol colocaron como encabezamiento del sondeo abierto en dicha web. Están muy bien redactados. Por supuesto debemos utilizar como aval este apoyo de la AV del 15m.virtualpol. ¡Enhorabuena por el trabajo!. Ya veis que la idea no es ninguna locura y mucho menos una tontería como les hubiese gustado a algunos.

  20. ¡Gran resultado!
    Y más de 200 personas probablemente se han planteado algo nuevo.

    (Aunque no tengo experiencia en el asunto) quizá convenga estudiar las posibilidades de la plataforma “Oiga.me”, [ https://oiga.me/es ] que parece más acorde con nuestros planteamientos a juzgar por este artículo:
    “Oiga.me: Una plataforma que comparte los valores del software libre”: http://www.eldiario.es/turing/crowdsourcing-software_libre-movilizacion_social_0_96240400.html
    En cualquier caso, está bien buscar alguna fórmula que permita a los usuarios añadir comentarios y enlaces. (Change.org también posibilita esto). Con ello tendríamos resuelta la cuestión de que cada cual pueda apoyar la propuesta por sus propios motivos o con sus propios matices, aportando algo a la construcción del argumentario. De hecho estaría bien animar a los firmantes, en el texto de cabecera, a escribir sus motivos, haciéndo así explícita la posibilidad de converger en la propuesta desde planteamientos diversos, como sugería Luis.

    El cambio del título parece necesario para que pueda considerarse que la recogida de firmas (que pide la creación del registro público) es ya, además, una recogida de compromisos personales sin lugar a dudas. Esta frase del texto de Avaaz es significativa en ese sentido: “Firma que apoyas limitar tu patrimonio personal a un millón de dólares. Así los demás sabrán que se puede contar contigo para cambiar el rumbo del sistema.” Como esta es la clave del método, supongo que sería mejor expresarla de entrada. De alguna forma luego se podría recoger en el texto el propósito de que la extensión del compromiso sirva para llegar a una limitación legal de la riqueza cuando tenga apoyo mayoritario.

    También me pareció buena la idea de que los partidos, al menos los minoritarios, conozcan esta propuesta y el resultado del sondeo, (sea cual sea la importancia que le den).

    ¡Un gran saludo y enhorabuena!

  21. Gracias, Javier y Ecora, por vuestro tremendo esfuerzo en sacar la iniciativa adelante. El mérito es principalmente vuestro. Me parece bien lo de change.org para seguir adelante, aunque yo retocaría ligeramente la petición. Dejadme un poco de tiempo y os digo.

  22. ¡Hola!

    He iniciado la petición “Sr. Presidente de la Conferencia Episcopal Española, monseñor Rouco Varela.: Su más firme condena de la politicas neoliberales, intrinsecamente anticristianas, del gobierno de Mariano Rajoy.” y necesito que me ayudes a hacerla despegar.

    ¿Tienes medio minuto para firmarla ahora mismo? Puedes hacerlo aquí:

    http://www.change.org/es/peticiones/sr-presidente-de-la-conferencia-episcopal-española-monseñor-rouco-varela-su-más-firme-condena-de-la-politicas-neoliberales-intrinsecamente-anticristianas-del-gobierno-de-mariano-rajoy

    Es importante por todo esto:

    Los católicos no podemos ser cómplices silenciosos de las injusticias de todo orden que provocan las políticas liberales, intrínsecamente anticristianas, aplicadas indecentemente por el gobierno de Mariano Rajoy contra una mayoría silenciosa que provocan sentimientos de temor y exasperación en los que tenemos la suerte de poder comer todos los días; indignación a los cautivos, los más, de una nómina congelada o minorada al capricho de una clase empresarial alta; la misma que sienten los funcionarios al ver congelados sus ingresos por cuarto año consecutivo; impotencia y desesperación en todos aquellos, y sus familias, que perdieron su empleo y no ven un futuro a sus vidas, lo mismo que nuestros mayores, último refugio de hijos y nietos en paro, que no entienden que es eso de desindexación, término usado por los trileros del lenguaje para esconder la pérdida de poder adquisitivo en la propuesta envenenada de incremento de las pensiones.
    No acierto a imaginar lo que pueden sentir los enfermos crónicos de las familias en paro condenados a una muerte segura por falta de recursos, lo mismo que los jóvenes universitarios que deberán abandonar sus carreras por falta de becas. o los padres que no pueden pagar los libros para sus hijos.
    Por contra, los banqueros que provocaron la crisis realizan mejores resultados en los balances de sus cuentas de resultados, al igual que las grandes empresas cuyos beneficios se gravan una décima parte de lo que aporta cualquier trabajador.
    Termino mencionando a la casta política , por encima de la crisis, del bien y del mal y de la Justicia extendida cual alfombra a su paso, que aupados por nosotros en las urnas cometen tamañas tropelías de las que habrán de avergonzarse nuestros propios nietos.

    Puedes firmar mi petición haciendo clic aquí.

    Gracias.
    Raúl Ibáñez Martinez

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: