Archive for ‘Foro Social Mundial’

marzo 10, 2016

Foro Social Mundial 2016 – Montreal

world_social_forum

 

El Foro Social Mundial en Montreal – 9 al 14 de Agosto de 2016.

Con el apoyo de más de 150 organizaciones de la sociedad civil en Quebec, Canadá y el mundo, la candidatura de Montreal para recibir el FSM 2016 fue aceptada formalmente por el Consejo Internacional del FSM, en el último Foro Mundial, celebrado en Túnez en Marzo de 2015.

El objetivo del grupo facilitador WSF-2016 es reunir a entre 50 y 80 mil personas en el centro de Montreal, del 9 al 14 de Agosto de 2016, incluyendo 5.000 representantes de organizaciones locales y la sociedad civil global para proponer y participar en más de 1.500 actividades autoorganizadas sobre intercambio de experiencias, debates e iniciativas conducentes hacia otro mundo posible. El WSF-2016 incluirá la apertura de marchas, un ágora de las iniciativas, un campamento de la juventud y un amplio programa cultural. Se estima que el 80% de los participantes en el FSM 2016 provendrá de Quebec, el 10% de las regiones vecinas (resto de Canadá, Estados Unidos) y el 10% del resto del mundo. Otro objetivo es acoger actividades WSF2016 organizadas en todo el mundo, con la participación a distancia a través de Internet. El FSM 2016 pasará a la historia como el primer evento de este tipo que se celebra en un país del llamado Norte. Desde su inicio en Porto Alegre, el FSM ha tenido lugar en el llamado Sur (América Latina, Asia, África). Hay un sinnúmero de alternativas que florecen a nivel local en todo el mundo para construir comunidades más cohesionadas y respetuosas con el ser humano y los límites del planeta. El reto es llevar estos agentes de cambio más allá de la división Norte-Sur, permitiéndoles intercambiar mensajes, acciones y un impulso positivo que sirva de combustible para el cambio. El lema “Pensar globalmente y actuar localmente” sigue estando plenamente vigente.

El FSM-Montreal-2016 es un evento incluído en el proceso más amplio del FSM, como herramienta de convergencia entre personas, energías y alternativas para la construcción de otro mundo.

Carta constitutiva – Inglés (PDF)

Haga clic aquí para obtener la intro corto documento sobre el FSM

abril 26, 2015

Los mapas del alma no tienen fronteras

galeanoEste post pretende ser un recordatorio de homenaje a este gigante del altermundismo o alterglobalización llamado Eduardo Galeano. Gracias, maestro.

Los mapas del alma no tienen fronteras – 13-07-2009

“El sentido comunitario de la vida es la expresión más entrañable del sentido común”

Palabras dichas por Eduardo Galeano en Montevideo, al ser condecorado en 2009 con la Orden de Mayo de la República Argentina.

Permítanme agradecer esta ofrenda que estoy recibiendo, que para mí es un símbolo de la tercera orilla del río. En esa tercera orilla, nacida del encuentro de las otras dos, florecen y se multiplican, juntas, nuestras mejores energías, que nos salvan del rencor, la mezquindad, la envidia y otros venenos que abundan en el mercado.

Aquí estamos, pues, en la tercera orilla del río, argentinos y uruguayos, uruguayos y argentinos, rindiendo homenaje a nuestra vida compartida, y por lo tanto estamos celebrando el sentido comunitario de la vida, que es la expresión más entrañable del sentido común.

Al fin y al cabo, y perdón por irme tan lejos, cuando la historia todavía no se llamaba así, allá en el remoto tiempo de las cavernas, ¿cómo se las arreglaron para sobrevivir aquellos indefensos, inútiles, desamparados abuelos de la humanidad? Quizá sobrevivieron, contra toda evidencia, porque fueron capaces de compartir la comida y supieron defenderse juntos. Y pasaron los años, miles y miles de años, y a la vista está que el mundo raras veces recuerda esa lección de sentido común, la más elemental de todas y la que más falta nos hace.

Yo tuve la suerte de vivir en Buenos Aires, en los años setenta. Llegué corrido por la dictadura militar uruguaya, y me fui corrido por la dictadura militar argentina.

No me fui: me fueron. Pero en esos años comprobé, una vez más, que aquella prehistórica lección de sentido común no había sido olvidada del todo. La energía solidaria crecía y crece al vaivén de las olas que nos llevan y nos traen, argentinos que vienen y van, uruguayos que vamos y venimos. Y en el tiempo de las dictaduras, supimos compartir la comida y supimos defendernos juntos, y nadie se sentía héroe ni mártir por dar abrigo a los perseguidos que cruzaban el río, yendo para allá o desde allá viniendo. La solidaridad era, y sigue siendo, un asunto de sentido común y por lo tanto era, y sigue siendo, la cosa más natural del mundo. Quizá por eso su energía, la siempreviva, fue más viva que nunca en los años del terror, alimentada por las prohibiciones que querían matarla. Como el buen toro de lidia, la solidaridad se crece en el castigo.

Y quiero dar un testimonio personal de mi exilio en la Argentina. Quiero rendir homenaje a una aventura llamada Crisis, una revista cultural que algunos escritores y artistas fundamos con el generoso apoyo de Federico Vogelius, donde yo pude aportar algo de lo mucho que me había enseñado Carlos Quijano en mis tiempos del semanario Marcha.

La revista Crisis tenía un nombre más bien deprimente, pero era una jubilosa celebración de la cultura vivida como comunión colectiva, una fiesta del vínculo humano encarnado en la palabra compartida. Queríamos compartir la palabra, como si fuera pan.

Los sobrevivientes de aquella experiencia creadora, que murió ahogada por la dictadura militar, seguimos creyendo lo que entonces creíamos. Creíamos, creemos, que para no ser mudo hay que empezar por no ser sordo, y que el punto de partida de una cultura solidaria está en las bocas de quienes hacen cultura sin saber que la hacen, anónimos conquistadores de los soles que las noches esconden, y ellos, y ellas, son también quienes hacen historia sin saber que la hacen. Porque la cultura, cuando es verdadera, crece desde el pie, como alguna vez cantó Alfredo Zitarrosa, y desde el pie crece la historia. Lo único que se hace desde arriba son los pozos.

La dictadura militar acabó con la revista y exterminó muchas otras expresiones de fecundidad social. Los fabricantes de pozos castigaron el imperdonable pecado del vínculo, la solidaridad cometida en sus múltiples formas posibles, y la máquina del desvínculo continuó trabajando al servicio de una tradición colonial, impuesta por los imperios que nos han dividido para reinar y que nos obligan a aceptar la soledad como destino.

A primera vista, el mundo parece una multitud de soledades amuchadas, todos contra todos, sálvese quien pueda, pero el sentido común, el sentido comunitario, es un bichito duro de matar. La esperanza todavía tiene quien la espera, alentada por las voces que resuenan desde nuestro origen común y nuestros asombrosos espacios de encuentro.

Yo no conozco dicha más alta que la alegría de reconocerme en los demás. Quizás ésa es, para mí, la única inmortalidad digna de fe. Reconocerme en los demás, reconocerme en mi patria y en mi tiempo, y también reconocerme en mujeres y hombres que son compatriotas míos, nacidos en otras tierras, y reconocerme en mujeres y hombres que son contemporáneos míos, vividos en otros tiempos.

Los mapas del alma no tienen fronteras.

marzo 28, 2015

Apertura del Foro Social Mundial en Túnez 2015

Sergio Ferrari
Rebelión
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=196905

La marea humana desafío la fuerte lluvia de la tarde para inaugurar este martes 24 la décima edición del Foro Social Mundial (FSM). Fueron miles de personas las que se lanzaron a la calle a partir de la rotonda de Bab Saadoun para concluir la caminata de algo más de una hora frente al Museo Bardo.

El mismo lugar donde apenas 6 días antes un ataque terrorista segó la vida de una veintena de personas, la mayoría de los cuales eran turistas extranjeros.

La manifestación fue más tensa y menos colorida que la que dos años antes, casi día por día, inauguró el anterior Foro Social Mundial en 2013. Pero tan nutrida como aquella cita en la misma capital tunecina.

Entonces el FSM se convocaba bajo la consigna de la “Dignidad”. Hoy, bajo el signo de “Dignidad y derechos”. Entre tanto las explosiones que a partir del 2011 dieron origen a la denominada “primavera árabe” se confrontan en varios países del Magreb a procesos contrarrevolucionarios. Y la defensa de los derechos y conquistas sociales ocupan un lugar esencial de la práctica cotidiana de los movimientos sociales de la región.

Movilización contundente

Si bien el Comité de Organización tunecino del FSM al cambiar el recorrido inicialmente previsto de la manifestación –haciéndola concluir en el Museo Bardo- la impregnó de un fuerte significado de denuncia del terrorismo, los contenidos no se limitaron a este hecho coyuntural.

“Sean solidarios y vengan a Túnez” decía una de las banderolas de la cabeza de la movilización ciudadana. “Por una política justa de empleos”, subrayaba la segunda, enfatizando la apuesta por mayores derechos sociales.

Y es ese ambiente dual, de denuncia a la agresión y de apuesta a mayores conquistas, el que marcarás esta nueva convocatoria altermundialista, que según algunos de los organizadores podría movilizar en torno a 60.000 personas. Muchas de ellas, la mayoría, de Túnez y el Magreb. Otra parte, simbólicamente importante, de militantes llegados del resto de África, Europa, América Latina y Asia.

Con una significativa presencia de mujeres y jóvenes, como espejo de lo que ya se vio este martes en las calles de Túnez. La movilización de apertura estuvo fuertemente impregnada de consignas feministas –en particular promovida por participantes de la Marcha Mundial de Mujeres- y por un fuerte activismo juvenil de todo tipo y horizontes.

El “Otro Mundo Posible” ganó de nuevo las calles Túnez. En pocas horas y hasta el sábado 28, la socialización de experiencias, el fortalecimiento de redes, las agendas de movilización y la búsqueda de alternativas serán los invitados de honor de las más de mil actividades autogestionadas que se desarrollarán en la capitalina universidad El Manar. Donde la veintena de asambleas de convergencias marcará el rumbo de acuerdos, consensos y visiones de futuro de la sociedad civil internacional.

Un paso adelante del movimiento altermundialista, que si bien no se reduce al Foro Social Mundial, sigue encontrando en él un espacio esencial para seguir ejercitando de pleno su derecho a soñar.

Sergio Ferrari, colaboración de E-CHANGER/COMUNDO, organización de cooperación solidaria que coorganiza la delegación suiza de 70 personalidades presentes en Túnez

diciembre 22, 2007

La ideología capitalista: Una amenaza global

Hola a tod@s.

Este pequeño texto es una reflexión acerca de como la puesta en práctica cotidiana de la ideología capitalista globalizada entra claramente en conflicto con la soberanía popular, la democracia real, la sostenibilidad ecológica y los derechos mínimos del ser humano (alimentación, sanidad, educación, vivienda y trabajo).

Puede afirmarse que bajo el capitalismo se produce una clara inversión entre los medios y los fines que deben guiar un sistema global sostenible, pasando a estar el ser humano al servicio de la economía y el capital, en lugar de poner a la economía y los recursos disponibles al servicio de todos y cada uno de los habitantes del planeta. Este es el PECADO ESTRUCTURAL, raíz de gran parte de los males globales que padecemos y contra el que sólo cabe una dinámica de LIBERACIÓN.

Aquí tienes 10 principios básicos de la ideología capitalista, así como las amenazas que cada uno de ellos encierra:

1. La transformación de una materia prima en mercancía mediante unos medios de producción y su posterior comercialización puede generar una plusvalía susceptible de ser acumulada indefinidamente en forma de capital.

Ciertamente la capitalización es una forma de gestionar el beneficio generado en una operación comercial pero no es la única posible ya que la riqueza puede también revertir continuamente sobre la población de manera cooperativa, siendo sólo acumulada en un muy pequeño porcentaje de reserva. En la empresa capitalista el crecimiento, la acumulación y la concentración de poder son objetivos en si mismos, llegando al rango de imperativos categóricos. Un ejemplo claro de ello es la forma en que la propiedad de la empresa se materializa en las “acciones” que tienden a ser controladas por un reducido número de individuos (una acción=un voto). La manera capitalista de dirigir empresas y sociedades ignora por completo los principios democráticos ya que el poder de una élite podrá imponerse de manera legal e implacable sobre los intereses y necesidades de una mayoría de personas. Esta forma de organización es solo una entre las muchas posibles ya que existen alternativas. Una opción diferente puede ser la empresa cooperativa que reparte el poder entre las personas (un socio=un voto) y no entre las acciones, garantizándose un mucho más justo y equilibrado control en la distribución de beneficios, así como la imposibilidad de acumulación ilimitada de capital en las manos de una sola persona física. El imperativo de la acumulación y el crecimiento conlleva un germen autodestructivo cuando se le sitúa en un entorno finito y limitado como es nuestro hábitat medioambiental.

2. El capitalismo es el sistema económico en el cual el capital establece su dominio hegemónico sobre cualquier otro factor necesario para la producción tales como el trabajo, los recursos naturales o los medios de transformación.

La hegemonía del capital entra inevitablemente en conflicto con el equilibrio medioambiental y con los intereses de los trabajadores, ya que la consideración “generosa” de estos factores supone siempre una merma de beneficios en el balance final entre ingresos y gastos propio de la economía capitalista. Pagar un salario “justo” desde el punto de vista de los derechos humanos, reconocer vacaciones o una jornada laboral acorde con la legislación podrá conllevar unos costes inasumibles en competencia con otras empresas que no respetan esos mínimos. Producir de forma ecológicamente limpia también implicará unos costes añadidos. Se podrá argumentar que para evitar eso están las leyes nacionales europeas o americanas pero…¿qué sucede cuando el capitalismo se globaliza?, ¿existe acaso un marco legal equivalente que preserve los intereses de los trabajadores y del medio ambiente en países empobrecidos?

3. La acumulación de capital es el objetivo final que actúa como motor del sistema. Las masas de capital tenderán a establecer “sinergias” o alianzas entre ellas para expandir su control del mercado, a la vez que consiguen fortalecer su defensa contra hipotéticos ataques hostiles, en un proceso de concentración siempre inacabado.

Esta acumulación de capital supone también una acumulación de poder en pocas manos (los accionistas mayoritarios de esas megacompañías). Este “poder agregado” entrará inevitablemente en competencia con el poder político emanado de la soberanía popular. Uno de los dos tendrá que “plegarse” y ponerse al servicio del otro. Este principio teórico del capitalismo supone pués, en la práctica, un socavamiento del modelo democrático para la gestión de la sociedad.
La concentración de poder y de recursos genera a su vez más y mejores oportunidades de negocio para los que ya de por si gozan de una buena posición, desencadenando así un círculo vicioso que tiende a ensanchar progresivamente las diferencias de renta disponible entre ricos y pobres. La sabiduría popular lo explica en pocas palabras con la frase “el dinero llama al dinero”.

4. Las materias primas, los medios de producción y la fuerza del trabajo se convierten también en mercancías que pueden ser adquiridas por los propietarios del capital. Todo, por tanto, es mercantilizable y podrá ser tasado monetariamente mediante el mecanismo de la oferta y la demanda.

La mercantilización progresiva de todo tipo de bienes y servicios básicos combinada con la aplicación del mecanismo de oferta-demanda para la fijación de precios provoca un cóctel explosivo, auténtica cicuta, que expulsa a la marginalidad o la muerte a colectividades enteras incapaces de pagar la cantidad monetaria fijada para la adquisición de dichos bienes. También genera un empobrecimiento espiritual acelerado de las personas, cada vez menos capaces de encontrar un significado trascendente que dé sentido a su existencia fuera de la lógica puramente comercial. El mercado fija un precio para todo pero…¿qué sucede con aquellos seres humanos que no disponen de recursos materiales para pagar ese precio?. Esas personas se convertirán inevitablemente en seres invisibles, da igual que estén vivos o muertos (quizás mejor muertos ya que así dejarán de consumir materias primas y generar problemas), con pocas o niguna esperanza de que su situación pueda mejorar. Se convierten en naúfragos perpetuos que nunca serán recogidos por los barcos del mercado, los cuales pasan a su lado ignorando absolutamente su presencia. Fabricar productos destinados a una población que no tiene capacidad para comprarlos es absurdo en la lógica capitalista.

5. Las compañías que no sean capaces de expandirse tenderán a ser eliminadas por otras que sí han conseguido crecer gracias a la reducción de costes y/o la ampliación de su mercado.

La irremediable necesidad de competir continuamente por parte de empresas y trabajadores ahoga el espacio para la ayuda desinteresada (altruismo) o la solidaridad que se convierten en comportamientos ineficaces desde el punto de vista de la lucha por el beneficio. La reducción de costes se realiza, en gran parte de los casos, mediante la precarización de la mano de obra o los despidos de trabajadores.

6. La búsqueda del beneficio privado se traducirá en progreso, bienestar individual y bien común para toda la sociedad. La suma de los egoísmos personales y corporativos se transforma en bienestar colectivo.

Esta sea quizás la mayor falacia de todo este sistema de pensamiento. La suma de egoísmos individuales no sólo no se convierte en bienestar colectivo sino más bien todo lo contrario. La defensa encarnizada de privilegios por parte de grupos o individuos poderosos sin considerar sus consecuencias sobre otros grupos o individuos con poca capacidad de defensa constituye el caldo de cultivo adecuado para la especulación, los conflictos sociales, las derivas racistas, las xenofobias, los terrorismos y las insolidaridades de todo signo. ¿Qué sustancia mágica es capaz de transformar el egoismo individual en beneficio global?. Está claro que hay un eslabón perdido imposible de encontrar dentro de ese razonamiento “lógico” que sólo podría empezar a discutirse como viable en un mundo en donde todos los seres tuviéramos las mismas capacidades y posibilidades de defendernos. Es decir, en un marco de “competencia perfecta” a escala global, por otro lado completamente irreal.

7. El crecimiento económico es el principal parámetro a observar para evaluar el correcto funcionamiento del sistema.

El crecimiento económico es un parámetro claramente inadecuado para medir el progreso social de las colectividades humanas. Un crecimiento económico puede basarse en un endeudamiento latente desbordado, en actividades económicas dañinas, violentas o insalubres, puede tener un sustrato de fuerte explotación laboral implícito o simplemente una distribución totalmente desequilibrada en el seno de la sociedad sin que por ello deje de ser “crecimiento económico”, es decir, ninguno de esos aspectos habrá repercutido negativamente sobre este indicador concreto. El correcto funcionamiento de un sistema económico deberá ser evaluado a través de unas herramientas y parámetros completamente diferentes tales como el Índice de Desarrollo Humano (IDH), la expectativa de vida de mujeres y hombres, los porcentajes de población con acceso a los servicios básicos (sanidad, educación, agua potable, vivienda, defensa jurídica) o el coeficiente de Gini en la distribución de la renta.
Además el análisis de costes y beneficios se realiza de una forma totalmente reduccionista y fragmentaria en la economía capitalista ya que no se computan los costes personales, familiares, sociales, culturales y medioambientales de las operaciones realizadas, ni tampoco aquellos que están siendo diferidos en el tiempo o en el espacio. Los “efectos colaterales” de las actividades lucrativas jamás son computados en ninguna cuenta de resultados.

8. Para que la acumulación de capital pueda producirse será necesario una demanda expansiva que a su vez sólo será posible mediante la presencia de uno o varios de los siguientes factores: el aumento de los niveles de consumo, la conquista de nuevos mercados, la eliminación de empresas competidoras, el crecimiento de la población o la generación de nuevas necesidades de consumo.

La necesaria expansión del capital que el sistema requiere para su supervivencia se consigue mediante diversos mecanismos de “desplazamiento”, que equivalen a diferir la solución de los problemas en el espacio y en el tiempo para no enfrentarse a ellos en el aquí y el ahora. ¿Cuáles son los principales mecanismos de desplazamiento que utiliza el capitalismo para su preservación?

El primero de ellos sería “la solución espacial” (expansión territorial mediante guerras coloniales de conquista y estrategias imperialistas, como la actual guerra de Iraq y/o sometimiento comercial mediante reglas de doble rasero que “revientan” los mercados internos de los países sometidos, en favor de los grandes productores mundiales). Es una de las principales formas de conseguir “nuevas oportunidades de negocio” para las metrópolis y las megacompañías transnacionales.

El segundo mecanismo de desplazamiento sería “la solución temporal” o “intergeneracional”, mediante el invento del crédito (“consuma ahora y pague mañana”) que lanza a las próximas generaciones el coste de la deuda que genera nuestro despilfarro de hoy.

El tercer mecanismo es la “solución intersocial” que consiste en repartir los costes entre todos los ciudadanos a la vez que se concentran los beneficios en las clases más altas. Este mecanismo también puede definirse como “socialización de los riesgos y privatización de los beneficios”

Son tres mecanismos de desplazamiento indispensables para que pueda seguir produciéndose la acumulación de capital, en una permanente estrategia de “huida hacia delante”. Los problemas quedan diferidos en el tiempo, en el espacio o transferidos a otros grupos humanos más indefensos ante la agresión. Esto equivale a “limpiar la casa” mediante la estrategia de barrer la basura hacia debajo de los muebles. A corto plazo puede dar la apariencia de funcionar pero a medio plazo empezaremos a encontrar hormigas, cucarachas o incluso ratas dentro de nuestro hogar.

9. Para conseguir expandir los niveles de consumo podrá recurrirse al crédito, gracias al cual puede diferirse en el tiempo el pago de los productos consumidos, además de fidelizar a las fuerzas del trabajo y mitigar la conflictividad laboral.

Vuelve a insistirse en el segundo mecanismo de desplazamiento de los problemas, prototipo de “la huida hacia delante” para enfrentar las crisis de consumo. Hace falta “dinero barato” para lanzar contínuamente a las masas el mensaje del “consumid sin freno y sin descanso”. Esta dinámica de multiplicación del dinero irá necesariamente asociada a tensiones inflacionistas ya que los recursos naturales y las materias primas no crecen mientras la masa monetaria y la deuda no paran de aumentar.

10. El crecimiento económico, bajo esta fórmula, será potencialmente ilimitado.

Se trata de otra gran mentira a la que poca gente, por el momento, tiene intención de hacer frente. La necesidad expansiva de la demanda y el consumo para el mantenimiento del sistema choca frontalmente con los límites físicos y biológicos de nuestro planeta. Es la “verdad incómoda” que no interesa ver porque significaría cuestionarnos radicalmente nuestro “estilo de vida occidental”. El crecimiento perpetuo es empíricamente inviable.

Hemos visto como la puesta en práctica cotidiana de la ideología capitalista globalizada entra claramente en conflicto con la soberanía popular, la democracia real, la sostenibilidad ecológica y los derechos mínimos del ser humano (alimentación, sanidad, educación, vivienda y trabajo). ¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiéndolo?.

Share