Posts tagged ‘11-S’

septiembre 10, 2013

Bandar Bin Sultan, ¿patrón del terrorismo mundial?

Su nombre nos trae a la memoria a otro famoso Bin. Las similitudes son diversas ya que ambos proceden de Arabia Saudí, ambos pertenecen a familias petroleras inmensamente ricas, ambos disponen de línea directa con los servicios secretos estadounidenses y ambos profesan la más irracional y fundamentalista de todas las ramas posibles del islamismo yihadista. Estamos además ante la conexión saudí de las armas químicas en Siria, sin descartar su conexión financiera e intelectual con los horribles sucesos del 11 de Septiembre de 2001 en Nueva York. Por el interés de la información transcribimos la noticia aparecida en el diario Público sobre las actividades del que podríamos llamar sin temor a equivocarnos como el “carnicero de Riad”.

La conexión entre petróleo, finanzas y terrorismo queda perfectamente dibujada en personajes como Bandar Bin Sultan, según el diario Público

La conexión entre petróleo, finanzas y terrorismo queda perfectamente dibujada en personajes como Bandar Bin Sultan, según el diario Público

“Las intrigas saudíes en Oriente Próximo vienen de lejos pero en los últimos meses han crecido considerablemente hasta el punto de que algunos analistas locales hablan de una “abducción” de las llamadas “primaveras árabes”. El personaje central en estas intrigas es el príncipe Bandar bin Sultan, director general de la Agencia de Inteligencia, un hombre con enorme peso específico en su país y fuera de él, que está jugando el papel de tenor en Egipto y sobre todo en Siria y Líbano.

Los métodos que utiliza Bandar para conseguir sus objetivos son expeditivos y podrían calificarse de mafiosos en alguna ocasión sin necesidad de recurrir a ninguna hipérbole. De acuerdo con The Daily Telegraph, Bandar se reunió recientemente en Moscú con el presidente Vladimir Putin y le prometió el oro y el moro a cambio de forzar la caída del presidente Bashar al Assad, y lo hizo con el consentimiento de funcionarios estadounidenses, de acuerdo con fuentes saudíes.

Si Putin colaboraba en ese objetivo, Bandar le garantizaba que el nuevo régimen de Damasco permitiría a los rusos mantener la base militar que tienen en el puerto de Tartús, que es su única base naval en todo el Mediterráneo.

Además Bandar dijo a Putin: “Puedo garantizarte la protección de las Olimpiadas de invierno del año que viene en la ciudad de Sochi (porque) nosotros controlamos a los grupos chechenos que amenazan la seguridad de los juegos”. (Llegados a este punto es necesario recordar el nivel de salvajismo y brutalidad que pueden ser capaces de desplegar los yihadistas chechenos, con matanzas de niños como la del colegio de Beslán en 2004)

Esta última oferta no sorprendió a Putin, quien le contestó que los rusos saben desde hace una década que los saudíes están detrás del “terrorismo” checheno. Según el diario libanés As Safir, el mandatario ruso le respondió que dejaran de apoyar a los terroristas, pero esta es una característica añeja de la política exterior saudí en Rusia y en otras partes donde se sirve de terroristas para conseguir sus objetivos, como ahora ocurre en Siria. La segunda promesa consistía en fijar el precio del crudo artificialmente de una manera estable entorno a los 100 dólares por barril, lo que permitiría a Moscú mantener saneados sus presupuestos, que están hechos estimando que el precio del crudo no bajará mucho de esa cantidad.

Este comportamiento sin escrúpulos ayuda a explicar muchas de las miserias de Oriente Próximo. En la guerra civil siria, los occidentales mueven sus piezas con cálculo maquiavélico y no hacen ascos a mantener una cordial relación directa e indirecta con los islamistas sunníes y Al Qaeda que incluye la financiación y la entrega de armas a los yihadistas por medio, en este caso, del príncipe Bandar, que es conocido cariñosamente por los islamistas como “Al-Habib” o “el amado”.

Educado en institutos militares y civiles de Estados Unidos, Bandar fue el primero en denunciar el supuesto uso de armas químicas por parte del régimen sirio en febrero pasado. Sin embargo, la web MintPress lo vincula a él directamente con el suministro de armas químicas a los rebeldes, quienes mediante una manipulación errónea habrían causado la muerte de cientos de personas en los alrededores de Damasco el 21 de agosto.

Bandar nació Taif hace 64 años, hijo del príncipe Sultan bin Abdulaziz y una de sus concubinas. Está casado y es padre de ocho hijos. Su esposa, la princesa Haifa al Faysal, se dedica a cuestiones sociales y dirige un centro de lucha contra el cáncer de mama. Bandar es aficionado a la caza y ha participado en cacerías junto con el presidente George Bush hijo. Se desplaza habitualmente en un Airbus-340 privado, fuma y bebe alcohol.

Se relacionó con cinco presidentes y con los republicanos Bush padre e hijo mantuvo un vínculo muy estrecho Su prolongada estancia en Estados Unidos como embajador, entre 1983 y 2005, le convirtió en uno de los diplomáticos más experimentados y con mejores contactos en aquel país. Se relacionó con cinco presidentes y con algunos de ellos, especialmente con los republicanos Bush padre e hijo, mantuvo un vínculo muy estrecho. Conocida es una foto que se ha publicado hasta la saciedad en la que se le ve junto a Bush hijo conversando muy distendidamente.

Con frecuencia ha desempeñado misiones especiales para los reyes saudíes, viajando en todas las direcciones. En su momento se le implicó en casos de soborno multimillonarios en los contratos para la adquisición de armas en Estados Unidos, e incluso se le implicó en la preparación de un golpe de Estado en Arabia Saudí, que él negó. En cualquier caso, a partir de 2008 pasó un tiempo fuera de la luz pública a raíz de esa supuesta conspiración.

La de Siria no es ni mucho menos primera aventura militar de Bandar. En 2006 destinó 200 millones de dólares a financiar una milicia sunní en Líbano, pero este grupo no resistió el primer enfrentamiento con Hizbola y dos años más tarde se disolvió; y en los últimos años ha financiado grupos salafistas yihadistas libaneses. Agentes saudíes han impulsado la yihad en Afganistán, Bosnia, Chechenia, Irak, Cachemira y otros lugares.

El virulento odio de Bandar hacía los chiíes es un problema que comparte con muchos sunníes, quienes ven a los chiíes, que apenas representan el 12% de todos los musulmanes, como unos seres inferiores y a menudo ni siquiera los consideran musulmanes. El odio se dirige por igual a Irán, Siria y Hizbola, un eje que los saudíes están dispuestos a romper con la bendición y la ayuda de Israel y Estados Unidos.

En los últimos años ha financiado grupos salafistas yihadistas libaneses Bandar es conocido por sus inclinaciones pro-israelíes, algo que han corroborado algunos despachos de Wikileaks. En medios árabes se le conoce como “Bandar bin Israel”, es decir “Bandar hijo de Israel”. Al fin y al cabo, piensa que Arabia Saudí y los israelíes comparten objetivos claros en las condiciones actuales de Oriente Próximo, figurando en un lugar destacado la lucha sin cuartel contra los chiíes.

En Siria Bandar distribuye generosamente cientos de millones de dólares entre distintos grupos rebeldes, la mayoría islamistas y varios de ellos vinculados con Al Qaeda, como la Brigada Faruq, que se hizo célebre hace algunos meses cuando uno de sus jefes apareció en un video comiéndose los pulmones de un soldado leal al presidente Bashar al Assad. Las Brigadas Faruq y otros grupos similares financiados y armados por Bandar han sido acusados de atacar indiscriminadamente barrios residenciales en varias ciudades con el único fin de excitar la lucha sectaria en Siria.

La táctica de estos grupos terroristas es crear una situación de confusión general en medio de una orgía de sangre. que más tarde les permita establecer un control político de la zona en la que operan, maquillado tras una apariencia ultrarreligiosa. Sus vinculaciones con los servicios secretos de Arabia Saudí, Israel, Pakistán o EEUU parecen un secreto a voces.

mayo 23, 2013

El origen de las células durmientes yihadistas

Andreas Von Bülow no es ningún patán. Se trata, nada más y nada menos, que de un ex-ministro de Ciencia y Tecnología del poderoso gobierno alemán, entre 1980 y 1982, así como Secretario de Estado en el Ministerio de Defensa alemán entre 1976 y 1980. Sabe muy bien de lo que habla porque ha conocido desde dentro el funcionamiento de los servicios secretos de los estados. En diversas entrevistas, artículos y libros nos ha explicado el fenómeno del terrorismo islamista de manera que todos podamos entenderlo mejor:

andreas_von_bulow

Usted estaba en el gabinete de Helmut Schmidt, cuando los soldados soviéticos entraron en Afganistán. ¿Cómo fueron las cosas en aquel entonces?

Los estadounidenses presionaron para que se impusieran sanciones comerciales, exigieron el boicot de los Juegos Olímpicos en Moscú… en el que participó el Gobierno alemán… y hoy lo sabemos: Fue una estrategia del Consejero de Seguridad estadounidense, Brzezinski, la desestabilización de la Unión Soviética a partir de los Estados musulmanes vecinos: Se atrae a los rusos a Afganistán y se les crea un infierno, su propio Vietnam. Con un importante apoyo de los servicios secretos de EE.UU. se entrenó en Afganistán y Pakistán a por lo menos 30.000 combatientes, procedentes de los más bajos y desestructurados nichos sociales, dispuestos a todo a cambio de dinero. Estamos hablando de personas psíquicamente traumatizadas por el odio y por la violencia que posiblemente ha sido ejercida contra ellas de forma previa, no de personas religiosas. Es como si una potencia extranjera con grandes recursos monetarios organizara a través de influyentes mediadores locales a los más ultras de los clubs de fútbol europeo para que iniciaran una cruzada contra el islam. Descerebrados a los que se ofrece dinero fácil y excitantes aventuras a cambio de perseguir y matar a sucios extranjeros. Osama Bin Laden fue uno de los principales organizadores de estas campañas de reclutamiento, siempre en coordinación directa con los servicios secretos de EEUU, Arabia Saudí y Pakistán. Escribí hace años: “Provenientes de esa gentuza aparecieron en Afganistán los talibán criados en las escuelas coránicas wahabíes y financiadas por dinero occidental y saudí, que ahora aterrorizan y destruyen el país”. [Muchos de esos fanáticos han sido después convenientemente dispersados por el mundo, con la connivencia de los servicios secretos británicos, saudíes, israelíes, pakistaníes y estadounidenses, para seguir extendiendo una red de terror difuso que ayude a fabricar un enemigo necesario para mantener el control social en Occidente, una excusa perfecta para la represión de todo tipo de movimientos sociales de protesta, un vector para legitimar el establecimiento de bases militares estadounidenses en Oriente Medio y, sobre todo, una fabulosa oportunidad de negocio para grandes empresas transnacionales dedicadas al sector de la energía y del armamento militar. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que las grandes cúpulas empresariales de EEUU, Europa y los países del Golfo han estado incubando con enorme cuidado y esmero el germen de un nuevo fascismo, ahora con retórica islamista, en Oriente Próximo desde hace décadas para exportarlo posteriormente en las dosis adecuadas al resto del mundo].

¿Quiénes están detrás del terrorismo?

Especule un poco. Con ayuda de horrendos atentados, mediáticamente amplificados, las sociedades occidentales están siendo sometidas a una forma suave pero persistente de manipulación psicológica. Ya no aparece el concepto del enemigo comunista, ahora hay que reemplazarlo por los pueblos musulmanes. Se les imputa que engendran el terror suicida. ¿Lavado de cerebro? ¡Es duro de tragar! ¿Es así?. La idea del concepto del enemigo necesario no es mía. Proviene de Zbigniew Brzezinsky y de Samuel Huntington, dos precursores de la política de inteligencia y de política exterior de EE.UU. Huntington pensaba ya a mediados de los años 90, que la gente en Europa y EE.UU. necesitaba a alguien a quien odiar ­ para fortalecer su identificación con su propia sociedad. Y Brzezinski ya propugnaba, cuando era consejero del Presidente Jimmy Carter, que EE.UU. debía tener acceso exclusivo a todas las materias primas del mundo, sobre todo al petróleo y al gas. Los atentados yihadistas convienen exactamente al modelo de negocio de las grandes compañías energéticas, de todo el complejo militar-industrial-académico y subsidiariamente de los servicios secretos. Llama la atención. Las grandes reservas de materias primas están ahora a disposición de los países de la OTAN, también los caminos para los oleoductos, y… eso lo describió exhaustivamente Erich Follath en Der Spiegel: “Se trata de bases militares, de drogas, de reservas de petróleo y gas natural”… Compruebo que la planificación de los atentados del 11S fue una realización magistral desde el punto de vista técnico y organizativo. ¡Secuestrar en cosa de minutos cuatro aviones de gran capacidad y pilotarlos hasta su objetivo en una hora mediante complicadas maniobras! Es inconcebible sin muchos años de apoyo y experimentación con recursos logísticos, tecnológicos y militares altamente especializados. ¿Quién puede disponer de algo así?.

Si nos remontamos al primer atentado contra el WTC en 1993 podremos ver como se atrapó a todo el grupo terrorista que llevó a cabo la operación. Se ha sabido que la CIA y el FBI se habían infiltrado en la organización mucho tiempo antes de los atentados. El fabricante de la bomba fue un agente provocador del FBI. Su superior se comprometió a sustituir los explosivos por sustancias químicas inocuas para poder capturar a los atacantes con las manos en la masa y prevenir cualquier daño. Sin embargo la cúpula del FBI no cumplió su compromiso. El resultado fueron varias víctimas mortales y mil heridos. Otro hecho extraño: los miembros del grupo terrorista tenían vetado el acceso a EEUU y figuraban en una lista del FBI y del Departamento de Estado. Curiosamente, la CIA se encargó de que se hiciera la vista gorda ante la prohibición de entrada al país. [La conclusión es que parece ser que la utilidad política de un atentado real es muy superior a la utilidad policial de una captura de agentes criminales con intención de cometer un atentado, en el cálculo de costes y beneficios que las cúpulas dirigentes se hacen en torno al fenómeno del terrorismo. Para ellos resulta infinitamente más útil dejar que suceda o incluso hacer que suceda].

Fuentes:

ingenieria_social

abril 20, 2013

Terrorismo al servicio del poder

Dzhokhar A. Tsarnaev. El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

Una vez más lo han vuelto a hacer, en este caso en Boston. Los planificadores ya tienen escrito el guión que irá siendo desplegado y representado por escenas en el gran teatro del mundo. Los focos, el escenario, la producción, la retransmisión y el impacto emocional sobre el espectador están bien estudiados. Todas las luces girarán al tiempo y de forma brusca contra el monstruo yihadista, el nuevo enemigo indispensable que tenía que ser construído tras la caida del peligro comunista que venía del Este. Los enemigos son extremadamente útiles al poder: Anulan la capacidad crítica de las personas que deben ser conducidas por el guía, facilitan extraordinariamente el control social de las masas, engrasan convenientemente los diseños geopolíticos que estaban ya preparados para ser implementados y, sobre todo, generan unas fastuosas posibilidades de negocio a las mortíferas industrias privadas del armamento y del crédito. Un buen y oportuno evento terrorista siempre es un inmenso regalo para el poder realmente existente. ¿A quién va a beneficiar el despliegue político-emocional de este nuevo show?. En primer lugar a todos los que fabrican o comercializan cualquier tipo de armamento, desde una pistola hasta un misil teledirigido. En segundo lugar a los que crean los créditos para que todo esos pedidos puedan generarse, a los que se alimentan de la maquinaria de la deuda que siempre, invariablemente, se cargará a las espaldas del aturdido ciudadan@ que sostiene el sistema con sus impuestos. Las compras militares siempre se apuntan al capítulo de la deuda pública que, como ya sabemos, es una bendición para los bancos privados. En tercer lugar se convertirá en un regalo hecho desde el otro lado del Atlántico para Vladimir Putin, regalo que le ayudará a consolidar aún más su poder y legitimidad en Rusia al disponer de un nuevo respaldo para la implementación de su propia agenda represiva en el interior del país. Quizás Putin sepa agradecer el gesto en forma de una nueva visión de su papel en el conflicto sirio y en su apoyo al enfoque anglo-saudí del asunto. Mientras todo esto sucede las preguntas sobre el monstruo islamista siguen en el aire:

1. ¿Quién financia y alimenta el engorde ideológico del yihadismo-salafismo en todo el mundo, soporte espiritual indispensable del terrorismo, si no nuestros fieles tiranos aliados del Golfo Pérsico, en Arabia Saudí, Bahréin, Qatar o Emiratos?. Esta inquebrantable alianza… ¿no convierte a los gobiernos de Norteamérica, Israel y la UE en cómplices del yihadismo?

2. ¿Por qué se permitió a los aviones comerciales que se estrellaron contra edificios civiles o militares el 11-S sobrevolar  tranquilamente el espacio aéreo estadounidense durante 50 minutos tras el impacto del primer avión, sin que los cazas salieran a interceptarlos?

3. ¿Por qué jamas pudieron recuperarse entre los escombros de las torres gemelas las dos cajas negras de los aviones estrellados mientras sí fue posible recuperar datos grabados en ordenadores que estaban en los rascacielos o incluso pasaportes de los supuestos secuestradores?

4. ¿Por qué se permitió la salida del país de numeroso personal saudí, muchos de ellos familiares directos de Bin Laden, vinculados con lucrativos negocios petroleros o armamentísticos, días después de los atentados, para que pudieran regresar en primera clase a Arabia Saudí?.

5. ¿Por qué el gobierno de Pakistán, aliado fiel del gobierno de EEUU, transfirió grandes cantidades de dinero al jefe saudí de los secuestradores, Mohammed Atta, en los meses anteriores a producirse los ataques?.

Estas y otras muchas preguntas están pendientes de resolver. Mientras tanto permítasenos dudar de la autenticidad de cualquier show mediático-terrorista venga de donde venga.

septiembre 12, 2011

11-S: Solo ellos pudieron hacerlo

Diez años después de la masacre, la sombra de la duda sobre el origen y la autoría de estos actos terroristas se agiganta cada vez más. Aquí se expone una breve selección de solo 6 cuestiones no resueltas, entre las muchas posibles, acerca de este horrendo crimen contra la humanidad:

1. ¿Cómo pudo el rascacielos de 47 plantas WTC7, anexo a las torres gemelas y no impactado por avión alguno, colapsar de manera limpia, rápida y simétrica, por el exclusivo efecto del fuego, sin que ello tenga precedente en ningún otro acontecimiento similar de la historia de la ingeniería?

2. ¿Por qué la fuerza aérea de Estados Unidos, que es la más poderosa del mundo, no pudo interceptar ninguno de los cuatro aviones comerciales que volaron fuera de ruta por sus cielos durante un largo periodo de tiempo?

3. ¿Por qué colapsaron vertical y limpiamente las Torres Gemelas cuando las temperaturas generadas como efecto del queroseno y la duración en el tiempo del incendio no son suficientes para fundir el acero de sus estructuras?

4. ¿Cómo pudo un piloto aficionado hacer volar un avión comercial y, tras una maniobra acrobática, estrellarlo contra un edificio prácticamente invulnerable como el Pentágono, 78 minutos después del primer informe sobre el posible secuestro del avión, dejando un orificio de penetración de reducido tamaño en el muro?

5. ¿Por qué resultó tan pequeño el lugar del choque en Shanksville, Pensilvania, del vuelo 93 y por qué no se encontraron los restos de ese cuarto avión hasta mucho tiempo después de que ocurrieran los hechos?

6. ¿Por qué se atacó Afganistán cuando la mayoría de los terroristas identificados tenían nacionalidad saudí y no existía ninguna prueba concluyente sobre la implicación de los afganos en los atentados?

No debe olvidarse que el país que más recursos dedica a financiar y propagar el terrorismo por el mundo es Arabia Saudita. Sus petrodólares wahabbies mantienen a ese oscuro engendro llamado Al-Queda con todas sus ramificaciones sunita/salafistas en Pakistán, Marruecos, Argelia, Libia, Jordania, Yemen… La mayor parte de los atentados que suceden en Iraq o Irán contra los fieles shiíes son financiados por Arabia Saudí. La salvaje represión contra los manifestantes de la primavera de Bahréin ha sido implementada con recursos saudíes. Y, esto es lo mejor, Arabia Saudí tiene una inquebrantable alianza con todos los gobiernos de EEUU y una relación cordial y estratégica con Israel. ¿Quiénes son entonces los principales responsables del terrorismo mundial? ¿Qué es y para quien trabaja Al-Queda?

abril 11, 2011

Los otros terrorismos, los más mortíferos

el terrorismo, un fenómeno con mil caras y mil cómplices

Los otros terrorismos son sombras cotidianas en este mundo globalizado. El terrorismo de estado con olor a servicios secretos, que surge en cualquier boca de metro o en cualquier mezquita como aliado del fasciocapitalismo gobernante para disciplinar a los pueblos díscolos con el poder, el terrorismo financiero que hace pagar a los trabajadores las orgías de los banqueros, el terrorismo de la violencia sexual que prostituye a miles de mujeres y niñas como fuente segura de negocio para los amos del dinero, el terrorismo del hambre que condena a la miseria a millones de personas para que los especuladores puedan llenar sus bolsillos alterando el precio de los alimentos. Ante estos terrorismos silenciosos, consentidos, cotidianos y decididamente genocidas palidece por pequeño y anecdótico el terrorismo de baja intensidad de los cócteles molotov, la kale borroka y las fotos de los presos. Salgamos a la calle y pidamos el fin del terrorismo, el fin de todos los terrorismos.

noviembre 25, 2010

¿Por qué la OTAN asesina masivamente a los afganos?

Desde hace 9 años una lluvia de fuego asola Afganistán. El argumento oficial que EEUU y sus acólitos esgrimieron en 2001 para desatar la guerra contra uno de los países más pobres y castigados del mundo fue que los “autores intelectuales” del 11-S residían en ese país. Sin embargo nunca ninguna prueba fue presentada.  Nueve años después no hay evidencia de que los afganos fueran los responsables del crimen, no hay evidencia de que los líderes de esa misteriosa organización llamada Al-Queda residieran en ese país bajo protección del gobierno afgano y ni siquiera hay evidencia acerca de qué es verdaderamente Al-Queda, de donde proceden sus comanos operativos, quién los entrena, quién financia la red y cuales son sus objetivos ocultos. La realidad es que los gobiernos de EEUU, Reino Unido y el resto de socios de la OTAN están masacrando a un país porque así lo han decidido unilaterlamente, sin ningún tipo de evidencia o hecho incriminatorio contra su población. Esto equivale a dictar pena de muerte contra decenas de miles de personas sin que ni siquiera hayan tenido un juicio. Al igual que en Iraq la única forma de definir esto es genocidio y crimen contra la humanidad. La excusa de que estos países estaban gobernados por dictduras es grotesca ya que, siguiendo la misma lógica, habría que declarar la guerra mañana mismo a, como mínimo, todos los regímenes monárquico-totalitarios de la península arábiga.

Noam Chomsky ha denunciado recientemente esta falta total de evidencias o hechos probatorios contra los afganos y la total ilegalidad de esta intervención militar.

Chomsky: US-led Afghan war, criminal
La opinión pública mundial comienza a hacerse preguntas incómodas acerca de cuales fueron los auténticos motivos para desatar este genocidio contra el pueblo afgano y, sobre todo, qué es y quién está detras de esa turbia, sofisticada y ultramoderna red de terror llamada “Al-Queda”. Cada vez más signos apuntan en la dirección de que sólo se trata del último invento de los ricos del mundo para controlar, amedrantar y expoliar a inmensas masas de población en los cincos contienentes… ¿Al-Queda, Al-Mossad, Al-Cia, Al-Saud, Al-MosCiaSaud?.

En Europa estamos acostumbrados a ver como muchos banqueros, políticos profesionales y grandes empresarios consiguen eludir la acción de la justicia contra sus flagrantes robos y corrupciones amparándose en “falta de pruebas” o “defectos de forma” en el procedimiento. Muy ufanos y soberbios presumen del “Estado de derecho” imperante. Evidentemente para los musulmanes pobres no existe la sagrada presunción de inocencia invocada por los Berlusconi, Camps, Aznar, Rumsfeld o Botín. Los afganos no tuvieron esa oportunidad. Para ellos no rigen las mínimas garantías procesales sino el juicio sumarísimo aplicado por los más sanguinarios dictadores. En brutal contraste vemos como esos mismos personajes de la cleptocracia europea, protegidos por todo tipo de garantías, salvaguardas y blindajes judiciales, no tiene empacho en decretar pena de muerte contra poblaciones enteras en ausencia de la más mínima prueba o dato incriminatorio empíricamente verificado.

¿Fue el 11-S una operación orquestada por los propios servicios secretos de los “amos del mundo”?. La retórica de las mentiras se va agotando. La hora de la Justicia se acerca.

noviembre 1, 2010

BuildingWhat.org, Yemen y el misterio de Al-Qaeda

Parece ser que este anuncio de 30 segundos, centrado en la misteriosa caída del Edificio 7 y en el escaso conocimiento que la opinión pública internacional tiene sobre este hecho, se emitirá desde el 2 al 10 de noviembre en 13 medios de comunicación estadounidenses. Se calcula que será visto por 900.000 espectadores, según nos cuenta el blog dictaduraglobal… si no es secuestrado antes.

Al mismo tiempo comprobamos como una vez más Al-Qaeda (ahora mediante unos oscuros envíos desde Yemen con destino Chicago) sigue haciendo el trabajo perfecto de propaganda necesario para justificar actuaciones militares colonialistas, ventas de armas y sistemas de seguridad, torturas de activistas políticos antiimperialistas, guerras “preventivas” para expropiar recusos naturales a países indefensos, neutralización de movimientos nacionales de liberación en países árabes y demás operaciones de márketing islamófobo al servicio del fasciocapitalismo. Como siempre aparecen en el sitio y momentos justos para servir de ayuda a los grandes intereses económicos, políticos y mediáticos de enormes lobbys de poder radicados en Israel, EEUU y Arabia Saudí. Esta misteriosa red también hoy mismo habría “protagonizado” una masacre contra cristianos en Iraq, dando argumentos a los que quieren lanzar la ansiada y antiislámica “guerra de civilizaciones”.

Nadie nos cuenta, sin embargo, de donde salen las inmensas cantidades de dinero necesarias para financiar  una red terrorista-militar lista para actuar desde Marruecos hasta Indonesia, pasando por Europa, en cuestión de minutos. Nadie nos cuenta por qué los agentes secretos de los servicios de espionaje de Arabia Saudí y los terroristas de Al-Qaeda son las mismas personas, en un alucinante ejercicio de permanente desdoblamiento de personalidad. Imposible determinar cuando trabajan para el estado saudí (principal aliado de EEUU en la región) y cuando trabajan para la red terrorista más peligrosa del mundo. ¿Será porque son la misma cosa?. La burla es tan evidente que casi repugna a la inteligencia. No es de extrañar que Arabia Saudí pueda predecir milimétricamente los movimiento de Al-Qaeda. Ahora el dedo acusador a la población yemení, un rival tradicional odiado por los saudíes, un pueblo que dijo no al castigo colectivo contra la población iraquí en la guerra del golfo, un país con un fuerte sentimiento de insumisión contra el poder imperialista y con una potente tradición izquierdista en el sur, un país con un altísimo 42% de musulmanes shiíes, muy críticos contra la manera totalitaria de entender el Islám de los monarcas déspotas y dictatoriales suníes que controlan la península arábiga…

Alguien ya debería explicarnos  cual es el nombre correcto de esta red terrorista ¿Al-Qaeda, Al-Mossad, Al-CIA, Al-Saud o Al-MossCiaSaud?. Queremos saber.

Entradas relacionadas:

La teoría de la conspiración

septiembre 11, 2010

11-S, la gran teoría de la conspiración

En conmemoración con la fecha de hoy reproducimos este post publicado hace ya algunos meses:

Muchos lo piensan. Algunos incluso se atreven a escribirlo

“Éranse una vez unos hombres muy malos con turbantes que vivían escondidos en unos remotos lugares de Asia. Pasaban su tiempo dentro de grietas y agujeros excavados en las montañas. Eran atrasados, incultos y crueles hasta el extremo. Su principal inquietud era matar a los cristianos occidentales, que son unas personas muy buenas, cultas y tolerantes que viven en Europa y América del Norte. Uno de estos hombres decidió un buen día, mientras rezaba en su cueva, que estrellaría dos aviones contra las torres gemelas de Nueva York y que después pondría unas sofisticadas mochilas-bomba en los trenes de Madrid y Londres sin que los servicios secretos y la inteligencia militar más avanzada del mundo se enteraran de nada. Llamó a media docena de sus compañeros anacoretas, cogieron sus teléfonos móviles y un par de portátiles de los que suele haber en todas las cuevas y a los pocos meses dos aviones de pasajeros hicieron colapsar en cuestión de minutos algunos de los rascacielos mejor construidos en el país más avanzado de la Tierra”.

Hay personas a las que no les gustan las teorías de la conspiración y prefieren investigar la verdad. Algunas de ellas son: FRANCESCO COSSIGA. Ex-Presidente de la República Italiana; ANDREAS VON BÜLOW. Ex-Secretario de Estado de Defensa, Ex-Ministro de Investigación y Tecnología de Alemania; MICHAEL MEACHER, Miembro del Parlamento Británico; GIULIETTO CHIESA, Eurodiputado del Parlamento Europeo; YUKIHISA FUJITA, Miembro del Parlamento Japonés; PAUL HELLYER, Ex-Vicepresidente de Canadá, Ex-Ministro de Defensa y Trasnporte; RON PAUL, Congresista Republicano por Texas, Candidato a las Presidenciales de EEUU en 2008; CHRISTINE BOUTIN. Ministra de Vivienda y Urbanismo de la República de Francia; DENNIS KUCINICH, Congresista Demócrata por Ohio, Candidato a las Presidenciales de los EEUU en 2008, KURT SONNENFELD, fotográfo contratado por el gobierno federal… entre otros cientos de millones de ciudadanos de todo el mundo.

Aquí se puede ver lo que realmente piensa la gente de a pie sobre este asunto. (Basta ordenar por puntos los más de 100 comentarios a la noticia)

abril 21, 2010

11-S: El Pueblo comienza a despertar

Los Ángeles (EEUU). 20 de Marzo de 2010. Marcha por la paz. Un pueblo valiente comienza a despertar.

Después del shock y la desorientación comienza a emerger una nueva conciencia, tal como explica Naomi Klein en su excelente libro del que ya hemos hablado en otra reciente entrada.

(Encontré el vídeo gracias a esta entrada de Sagrario Arana en el blog colectivo crisiseconómica2010)

abril 4, 2010

La teoría de la conspiración

Un peligroso grupo de sofisticados terroristas  momentos antes de “hackear” los ordenadores del pentágono

Éranse una vez unos hombres muy malos con turbantes que vivían escondidos en unos remotos lugares de Asia. Pasaban su tiempo dentro de grietas y agujeros excavados en las montañas. Eran atrasados, incultos y crueles hasta el extremo. Su principal inquietud era matar a los cristianos occidentales, que son unas personas muy buenas, cultas y tolerantes que viven en Europa y América del Norte. Uno de estos hombres decidió un buen día, mientras rezaba en su cueva, que estrellaría dos aviones contra las torres gemelas de Nueva York y que después pondría unas sofisticadas mochilas-bomba en los trenes de Madrid y Londres sin que los servicios secretos y la inteligencia militar más avanzada del mundo se enterara de nada. Llamó a media docena de sus compañeros anacoretas, cogieron sus teléfonos móviles y un par de portátiles de los que suele haber en todas las cuevas y a los pocos meses dos aviones de pasajeros hicieron colapsar en cuestión de minutos algunos de los rascacielos mejor construidos en el país más avanzado de la Tierra.

Hay personas a las que no les gusta la teoría conspirativa de los anacoretas asesinos y prefieren investigar la verdad. Algunas de ellas son: FRANCESCO COSSIGA. Ex-Presidente de la República Italiana; ANDREAS VON BÜLOW. Ex-Secretario de Estado de Defensa, Ex-Ministro de Investigación y Tecnología de Alemania; MICHAEL MEACHER, Miembro del Parlamento Británico; GIULIETTO CHIESA, Eurodiputado del Parlamento Europeo; YUKIHISA FUJITA, Miembro del Parlamento Japonés; PAUL HELLYER, Ex-Vicepresidente de Canadá, Ex-Ministro de Defensa y Trasnporte; RON PAUL, Congresista Republicano por Texas, Candidato a las Presidenciales de EEUU en 2008; CHRISTINE BOUTIN. Ministra de Vivienda y Urbanismo de la República de Francia; DENNIS KUCINICH, Congresista Demócrata por Ohio, Candidato a las Presidenciales de los EEUU en 2008, KURT SONNENFELD, fotográfo contratado por el gobierno federal… entre otros cientos de millones de ciudadanos de todo el mundo.

(Aquí se puede ver uno de los muchos videos en donde ingenieros cualificados desmontan documentalmente punto por punto toda la versión oficial)

marzo 26, 2010

Terrorismo al servicio del capital

Bandera falsa: El dinero tiene sus razones

La realidad no siempre es como nos la cuentan. Una y otra vez los actos terroristas salpican el planeta en los sitios y momentos más apropiados a los intereses del poder. Puede ser en Colombia, Bosnia, EEUU, Afganistán, Yemen, Argentina, España o Pakistán. Desde Las Brigadas Rojas hasta Bin Laden, pasando por la insurgencia iraquí, aparecerán justo cuando a los caciques del dinero les venga bien, en una perfecta sincronización con agendas políticas y planes de despliegue militar. Seguramente no erraríamos al afirmar que la mayor parte de atentados terroristas que se producen en el mundo están generados por los propios servicios secretos de los Estados. Hay ya casos históricos, completamente confirmados y reconocidos, en manos del Mossad israelí (los mayores maestros en esta práctica criminal para la manipulación de masas), los servicios secretos italianos (en su lucha contra el comunismo), o la CIA (para preparar el aterrizaje de la tiranía militar-corporativa en muchos rincones del planeta).

La última aparición de la gran estrella mediática del terrorismo mundial,  echándole un cable a los fiscales norteamericanos en la fabricación del consenso colonial contra el Islám, no es más que el enésimo capítulo de esta patética estrategia de la cleptocracia mundial para seguir saqueando el planeta. Bin Laden es el ídolo de las élites parasitarias que dirigen el mundo, con su increíble “hat-trick” 11-S, 11-M, 7-J, es el “galáctico” mejor pagado,  la más rentable creación  virtual al servicio de ese selecto club llamado “aristrocracia financiera transnacional”.

La barbarie terrorista en todo el mundo cada vez huele más a Inteligencia de Estado, a explosivo militar de última generación, a ejecutores mercenarios de poca monta (con hambre de dinero o drogas) que cogen la pasta sin hacer preguntas, a carceleros y  delincuentes haciendo negocios.

Hasta el sufrido ciudadano, narcotizado por el fútbol, la hipoteca y los juegos de azar, comienza a percibir que algo está muy podrido tras cada nueva previsión o ejecución de atentado terrorista.

Post relacionado: Argumentos necesarios para la rapiña colonial.

marzo 9, 2010

Argumentos necesarios para la rapiña colonial

La estrategia bulímica de crecimiento compulsivo inherente al capitalismo requiere una permanente doctrina del shock, así como la fabricación de argumentos suficientemente potentes como para que la opinión publica occidental no ponga demasiadas objeciones éticas a nuevas invasiones coloniales. Ya nadie duda de que los conflictos de Iraq, Afganistán o Palestina son actos masivos de pillaje sobre recursos naturales y geoestratégicos vitales para evitar el colapso inmediato del sistema. Cada nueva guerra abre nuevas oprtunidades de negocio. Pero las guerras son impopulares a menos que se fabriquen las excusas necesarias. Y… ¿qué mejor excusa, tras el desvanecimiento temporal del “ogro comunista”, que el “peligro islamista”?.  En esta “guerra contra el terror” el único terror real es el que tienen estos entes depredadores, encabezados por los grandes bancos, a un mundo sin guerras, en donde su tasa de beneficio no deje de decrecer ante la ausencia de nuevas y exponenciales necesidades de consumo.  Y … ¿qué mejor estrategia para generar nuevas necesidades de consumo que una buena y planificada “destrucción masiva” que nosotros nos encargaremos de arreglar?. Con estas guerras el imperio obtiene dos presas con un solo disparo: recursos energéticos a precio de saldo para consumo interno y oportunidades de venta exterior para sus productos y servicios “reconstructivos”. Todo muy simple si no fuera por tres pequeños detalles: el clima, la deuda y … las personas.

A %d blogueros les gusta esto: