Posts tagged ‘Afganistán’

noviembre 16, 2015

Vuestras guerras, nuestr@s muert@s

vuetra_guerra-nuestros_muertos

mayo 2, 2011

“Guerra contra el terror”, el gran culebrón para masas aborregadas

Dos de los protagonistas del exitoso guión "Guerra contra el terror". Estos personajes, ya amortizados, serán reemplazados en la nueva temporada

Los guionistas de ese gran serial televisivo de ficción llamado “Guerra contra el terror” nos han presentado hoy el capítulo 500: Los paladines de la libertad matan al malo, malísimo. Esperan conseguir grandes audiencias y el regocijo de los televidentes. Ya están preparando nuevas entregas con espectaculares atentados protagonizados por otros nuevos malos malísimos para que  los buenos buenísimos puedan volver a vengarse, imponiendo por siempre la bondad y la libertad.

Mientras los seriales de ficción continúan su emisión a través de las pantallas televisivas la crónica de la Historia de los últimos 50 años nos ofrece sus datos y fechas:

1. Vietnam (1964-1975):

Mentira mediática: El 2 y el 3 de agosto Vietnam del Norte atacó a dos barcos estadounidenses en la bahía del Tonkin.

Lo que supimos después: El ataque nunca existió. Fue una invención de la Casa Blanca.

Objetivo real: Impedir la independencia de Vietnam y mantener la dominación estadounidense sobre la región.

Consecuencias: Millones de víctimas, malformaciones genéticas (agente naranja), enormes problemas sociales.

2. Granada (1983):

Mentira mediática: La pequeña isla del Caribe ha construido una base militar soviética y pone en peligro la vida de médicos estadounidenses.

Lo que supimos después: Totalmente falso. El presidente Reagan fabricó el pretexto de cabo a rabo.

Objetivo real: Impedir las reformas sociales y democráticas del Primer Ministro Bishop (que fue asesinado).

Consecuencias: Represión brutal y restablecimiento de la influencia de Washington.

3. Panamá (1989):

Mentira mediática: El presidente Noriega es un peligroso traficante de drogas y es urgente detenerlo.

Lo que supimos después: Noriega era un producto de la CIA y reclamaba la soberanía del canal cuando acabase la concesión a USA. Intolerable para Estados Unidos.

Objetivo real: Mantener el control estadounidense en esta vía de comunicación estratégica.

Consecuencias: Los bombardeos estadounidenses mataron entre 2.000 y 4.000 civiles, ignorados por los medios de comunicación.

4. Iraq (1991):

Mentira mediática: Los Iraquíes habían robado las incubadoras de la maternidad de Kuwait City.

Lo que supimos después: Invención total de una agencia publicitaria pagada por el emir de Kuwait, Hill & Knowlton.

Objetivo real: Impedir que Oriente Próximo resista a Israel y consiga independizarse de EEUU.

Consecuencias: Innumerables víctimas de la guerra y después un largo embargo incluso sobre los medicamentos.

5. Somalia (1993):

Mentira mediática: Kouchner «sale a escena» como héroe de una intervención humanitaria

Lo que supimos después: Cuatro sociedades estadounidenses habían comprado la cuarta parte del subsuelo somalí, rico en petróleo.

Objetivo real: Controlar una región militarmente estratégica

Consecuencias: Al no conseguir controlarla, Estados Unidos mantendrá la región sumida en un caos interminable.

6. Bosnia (1992 – 1995):

Mentira mediática: Existen campos de exterminio serbios que están siendo utilizados para masacrar a los bosnios.

Lo que supimos después: Ruder Finn y Kouchner mentían. Eran campos de prisioneros para intercambios. El presidente musulmán Izetbegovic lo reconoció.

Objetivo real: Romper Yugoslavia, demasiado a la izquierda, eliminar su sistema social, someter la zona a las multinacionales, y controlar el Danubio y las rutas estratégicas de los Balcanes.

Consecuencias: Cuatro años de una guerra atroz para todas las nacionalidades (musulmanes, serbios, croatas), provocada por Berlín y prolongada por Washington.

7. Yugoslavia (1999):

Mentira mediática: Los serbios cometen un genocidio sobre los albaneses de Kosovo

Lo que supimos después: Invención pura y simple de la OTAN, como reconoció Jamie Shea, su portavoz oficial.

Objetivo real: Imponer la dominación de la OTAN sobre los Balcanes, y su transformación en policía del mundo. Instalación de una base militar estadounidense en Kosovo.

Consecuencias: Dos mil víctimas de los bombardeos de la OTAN. Limpieza étnica de Kosovo por la UCK, protegida de la OTAN.

8. Afganistán (2001):

Mentira mediática: La autoridad de este país actúa en connivencia con Bin Laden, lider de Al Qaeda y autor de los atentados del 11-S, y por tanto es cómplice de sus crímenes.

Lo que supimos después: No hay ninguna prueba que vincule directamente a Bin Laden con los crímenes del 11-S. No hay ninguna prueba de que Al Qaeda y los Talibán persigan los mismo objetivos estratégicos ni sean parten de un mismo entramado político. En cualquier caso, los talibanes se habían comprometido a localizar y extraditar a Bin Laden, tras la presentación de los correspondientes cargos y los indicios de prueba, para que pudiera ser juzgado en EEUU, cosa que a las autoridades norteamericanas nunca pareció interesarle.

Objetivo real: Controlar militarmente el centro estratégico de Asia y sus reservas gasísticas, construir un oleoducto que permitiera controlar el suministro energético del sur de Asia, aumentar la facturación de sus empresas armamentísticas, aislar a Irán.

Consecuencias: Una larga ocupación, un gran incremento de la producción y el tráfico de opio, un país hundido en la crueldad y en la miseria, las mujeres relegadas a la sumisión y el oscurantismo, un aumento espectacular de la actividad terrorista, incontables víctimas civiles.

9. Iraq (2003):

Mentira mediática: Sadam poseía peligrosas armas de destrucción masiva (ADM), afirmó Colin Powell a la ONU, probeta en mano.

Lo que supimos después: La Casa Blanca ordenó a sus servicios que falsificaran o fabricaran las pruebas (asunto Libby). Las ADM no existían.

Objetivo real: Controlar el petróleo, abrir mercado para sus megaempresas, cercar a Irán, presionar a sus rivales China y Rusia, proteger a Israel.

Consecuencias: Iraq hundido en la crueldad y en la miseria, las mujeres relegadas a la sumisión y el oscurantismo, un aumento espectacular de la actividad terrorista, incontables víctimas civiles.

10. Venezuela – Ecuador (¿2008?):

Mentira mediática: Chávez apoya el terrorismo, importa armas, es un dictador (el pretexto definitivo parece que todavía no se ha elegido).

Lo que ya sabemos: Ya se han vertido varias mentiras mediáticas: Chávez dispara contra su pueblo, Chávez es antisemita, Chávez es militarista… Y la satanización continúa.

Objetivo real: Las multinacionales estadounidenses quieren el control del petróleo y los demás recursos de toda América Latina. Tienen miedo de la liberación social y democrática del continente.

Consecuencias: Washington está librando una guerra global contra el continente: golpes de Estado, sabotajes económicos, chantajes, establecimiento de bases militares cerca de las riquezas naturales.

(Este breve resumen de hechos ha sido aportado por Txema, comentarista habitual de las noticias publicadas en la versión digital del Diario Público)

PD: Adjuntamos opinión de Chomsky sobre el supuesto asesinato del supuesto autor de los crímenes del 11-S

noviembre 25, 2010

¿Por qué la OTAN asesina masivamente a los afganos?

Desde hace 9 años una lluvia de fuego asola Afganistán. El argumento oficial que EEUU y sus acólitos esgrimieron en 2001 para desatar la guerra contra uno de los países más pobres y castigados del mundo fue que los “autores intelectuales” del 11-S residían en ese país. Sin embargo nunca ninguna prueba fue presentada.  Nueve años después no hay evidencia de que los afganos fueran los responsables del crimen, no hay evidencia de que los líderes de esa misteriosa organización llamada Al-Queda residieran en ese país bajo protección del gobierno afgano y ni siquiera hay evidencia acerca de qué es verdaderamente Al-Queda, de donde proceden sus comanos operativos, quién los entrena, quién financia la red y cuales son sus objetivos ocultos. La realidad es que los gobiernos de EEUU, Reino Unido y el resto de socios de la OTAN están masacrando a un país porque así lo han decidido unilaterlamente, sin ningún tipo de evidencia o hecho incriminatorio contra su población. Esto equivale a dictar pena de muerte contra decenas de miles de personas sin que ni siquiera hayan tenido un juicio. Al igual que en Iraq la única forma de definir esto es genocidio y crimen contra la humanidad. La excusa de que estos países estaban gobernados por dictduras es grotesca ya que, siguiendo la misma lógica, habría que declarar la guerra mañana mismo a, como mínimo, todos los regímenes monárquico-totalitarios de la península arábiga.

Noam Chomsky ha denunciado recientemente esta falta total de evidencias o hechos probatorios contra los afganos y la total ilegalidad de esta intervención militar.

Chomsky: US-led Afghan war, criminal
La opinión pública mundial comienza a hacerse preguntas incómodas acerca de cuales fueron los auténticos motivos para desatar este genocidio contra el pueblo afgano y, sobre todo, qué es y quién está detras de esa turbia, sofisticada y ultramoderna red de terror llamada “Al-Queda”. Cada vez más signos apuntan en la dirección de que sólo se trata del último invento de los ricos del mundo para controlar, amedrantar y expoliar a inmensas masas de población en los cincos contienentes… ¿Al-Queda, Al-Mossad, Al-Cia, Al-Saud, Al-MosCiaSaud?.

En Europa estamos acostumbrados a ver como muchos banqueros, políticos profesionales y grandes empresarios consiguen eludir la acción de la justicia contra sus flagrantes robos y corrupciones amparándose en “falta de pruebas” o “defectos de forma” en el procedimiento. Muy ufanos y soberbios presumen del “Estado de derecho” imperante. Evidentemente para los musulmanes pobres no existe la sagrada presunción de inocencia invocada por los Berlusconi, Camps, Aznar, Rumsfeld o Botín. Los afganos no tuvieron esa oportunidad. Para ellos no rigen las mínimas garantías procesales sino el juicio sumarísimo aplicado por los más sanguinarios dictadores. En brutal contraste vemos como esos mismos personajes de la cleptocracia europea, protegidos por todo tipo de garantías, salvaguardas y blindajes judiciales, no tiene empacho en decretar pena de muerte contra poblaciones enteras en ausencia de la más mínima prueba o dato incriminatorio empíricamente verificado.

¿Fue el 11-S una operación orquestada por los propios servicios secretos de los “amos del mundo”?. La retórica de las mentiras se va agotando. La hora de la Justicia se acerca.

marzo 2, 2010

Campaña de difamación contra las naciones que aspiran a ser libres

Paz y Libertad contra el veneno del capitalismo y sus mercaderes

La oligocracia mundial intenta desarrollar una estrategia sistemática de criminalización contra las comunidades que aspiran a ser libres. En pocos meses se van alternando las campañas mediáticas sincronizadas contra Irán, contra Cuba, contra Venezuela. Quizás pronto le toque a Bolivia o a cualquier otra nación que ose plantarle cara al capitalismo y al imperio. Su gran delito es aspirar a la libertad, cantar verdades a los cuestro vientos, denunciar a los criminales y a los grandes mercaderes que secuestran cada día la dignidad de los pueblos. Ellos, con sus periódicos, sus jueces, sus transnacionales y sus ejércitos pretenden re-escribir los diccionarios para que la definición de terrorismo se ajuste al perfil de todos los que no están dispuestos a plegarse ante los designios dictatoriales de los banqueros y sus amigos. Los sindicalistas serán terroristas, los comunistas son terroristas, los anarquistas son terroristas, los indígenas son terroristas, los que denuncian al sionismo criminal son terroristas, los que organizan actos de boicot contra las transnacionales que nos envenenan son terroristas.

Los criminales que atacan a población civil en Afganistán, Iraq o Palestina son ejércitos amantes de la paz y la democracia, los paramilitares que asesinan a sindicalistas en Colombia son grupos armados de autodefensa, los que denunciamos las atrocidades de Israel somos antisemitas, los golpistas de Honduras son defensores del orden constitucional.

Es evidente que vuestro diccionario, el diccionario colonial del “G-20”, el diccionario de la élite de Pareto, no es el mismo que el del G-resto del mundo. Hoy más que nunca me siento iraní, me siento cuban@, me siento venezolan@, me siento indígena, me siento zapatista, me siento libre.

septiembre 4, 2009

Guerra colonial en Afganistán

Las fuerzas coloniales de la OTAN han provocado hoy un infierno con un centenar de asesinados en Afganistán. El atentado terrorista ha estado provocado por…¡nuestro “propio” ejército!. Según las notas de prensa los hechos habrán sucedido más o menos así: 1.La insurgencia expropia caminones cisternas con combustible a las fuerzas de ocupación. 2. La población civil se acerca a los caminones para obtener combustible. (No olvidemos que el combustible les pertenece a ellos más que a nadie, teniendo en cuenta que sus reservas están siendo saqueadas por las transnacionales occidentales. Que nadie dude de que Afganistán no hubiese sido invadido si no fuera por sus reservas energéticas, al igual que ha sucedido en Iraq). 3. La aviación imperialista bombardea despiadadamente los camiones cisterna: La población afgana debe entender que no tienen derecho a disfrutar de su propia riqueza. 4. Un centenar de personas pobres como ratas son quemadas vivas: Han cometido el delito de tomar lo que es suyo.

Aquí una pequeña reseña de la noticia en video con el inevitable regustillo colonial propio de todas las noticias que nos llegan de aquel remoto y “poco civilizado” país. Los afganos deben ser “educados” por las fuerzas aliadas para que comiencen a entender el auténtico sentido del avanzado concepto occidental de “propiedad privada”. Sólo así podrán convertirse en un pueblo culto e inteligente como nosotros:

A %d blogueros les gusta esto: