Posts tagged ‘amenazas’

mayo 5, 2011

Ya es hora de tomar el mango por la sartén

En estos días nos están pasando por radio y televisión un publireportaje a favor de la tortura y el terrorismo de estado. Esta campaña de márketing, apoyada sobre una montaña de mentiras prefabricadas, persigue un doble objetivo:

a) A los amos del dinero estos métodos les van “de cine” para reprimir a la disidencia política mundial que se revela contra el pensamiento único. Basta colocar la etiqueta “terrorista” a cualquier movimiento político insurgente para que una parte importante de la opinión pública deje de hacer preguntas ante su eventual represión por medio de la violencia, la tortura o los “asesinatos selectivos”. Esto les puede ser especialmente útil en el contexto de las rebeliones populares en el Norte de África y Oriente Medio.

b) Consiguen potenciar suculentos negocios asociados a la venta de armas, mediante la generación del  correspondiente aumento de la demanda defensiva/ofensiva. La legitimación del terrorismo (en este caso a través de la modalidad “terrorismo de estado”) actúa como potente estímulo para los negocios de bancos, fondos de inversión, especuladores y fabricantes. El terrorismo, en todas sus formas y variantes, se convierte así en nauseabundo motor de “crecimiento económico”, según los suicidas conceptos manejados por la contabilidad capitalista.

Esperamos ansiosos la intervención de la curia vaticana, encabezada por el siniestro Ratzinger, condenando estos métodos frontalmente opuestos a la doctrina crisitana. Mientras muchos permenecen dormidos ante sus receptores, intoxicados por unas altas concentraciones de “mentira en sangre”, otros ya han decidido revelarse. Han decidido despertar y tomar la calle, han decidido levantarse contra el terrorismo de la miseria, contra el terrorismo financiero, contra el terrorismo de estado, contra todos los terrorismos sin excepción. El 15 de Mayo va a empezar algo nuevo y solo será el principio. Ellos están siendo valientes … ¿por qué no nosotros?.

mayo 22, 2010

El capitalismo, la deuda privada y la bomba de tiempo

La deuda privada supera ampliamente a la deuda pública, pero raramente se habla de ella como auténtico origen de la crisis

La bomba de la deuda, intrínseca al capitalismo, sigue su triunfal carrera bulímica sin que ninguno de los grandes “analistos” de los medios de desinformación consiga balbucear algo mínimamente provechoso para nuestro futuro. Se habla de Grecia y España pero nadie aquí nos cuenta que la carcoma de la deuda privada recursiva está devorando las mismas entrañas de grandes centros neurálgicos del capitalismo globalizado como puede ser el Reino Unido (La deuda británica será peor que la de Grecia) o California (California representa un riesgo mayor que Grecia). No lo decimos nosotros sino periódicos británicos nada sospechosos de comunismo como el Telegraph.

Señores del PP: No son la Sanidad ni la Educación pública, ni siquiera las pensiones o las ayudas al medio rural las que llevan al mundo hacia la quiebra sistémica. Son sus amigos los banqueros, con su compulsión patólogica por la acumulación y sus inversiones ruinosas, junto con las grandes empresas privadas que vds. tanto aman, con sus planes de expansión megalómanos y su adicción al dinero prestado, las principales responsables del descomunal agujero de la deuda. La mayor parte de la deuda española, americana, británica, francesa, japonesa, alemana … mundial es deuda privada.

Es muy ilustrativo este gŕafico: (¿Deuda?, ¿Qué deuda?)

Endeudamiento público y privado, también por componentes, como porcentaje del PIB. Fuente: McKinsey&Company, “Debt and Deleveraging: The Global Credit Bubble and its Economic Consequences,” Enero 2010.

Si pulsas encima podrás ampliar el gráfico y comprobarás el interesante desglose de la deuda por sectores de actividad y por países. Las líneas rojas (deuda pública) suelen ser un porcentaje pequeño respecto a la deuda total en todos los grandes de nuestro entorno. El agujero procede sobre todo del sector privado-empresarial y de los particulares fuertemente endeudados con hipotecas, créditos al consumo, etc.

El siguiente gráfico vuelve a poner de manifiesto el mismo hecho:

La deuda privada en países como el Reino Unido superaba el 300% de su PIB, después incluso de los “maquillajes” estadísticos, en 2008. En la actualidad esos números son, a buen seguro,  aún peores. ¿Para qué ha servido todo el “tsunami privatizador” de las últimas décadas, si no para aumentar la deuda global del país?. Mientras tanto puede comprobarse que la deuda pública representa un mínimo porcentaje respecto al total y sin embargo se le carga todo el peso del sacrificio y del ajuste. Todo este análisis sesgado sólo se explica desde la manipulación ideológica que atraviesa a la “ciencia económica” que se nos presenta cada día tras la aureola de una supuesta objetividad teórica.

Según el reloj de la deuda que suministra la web usdebtclock la deuda pública española, medida como porcentaje de PIB, está por debajo de la de todos sus “socios”, incluido EEUU. ¿Por qué nos atacan entonces los especuladores más a nosotros que a ellos?, ¿Tendrá algo que ver la deuda privada que han contraído sus amigos los banqueros y “grandes empresarios”?. No son los sectores públicos, señor Aznar, los culpables, tampoco los sindicatos, ni mucho menos los pobres trabajadores precarizdos que nunca han contraído deudas porque nadie ha querido prestarles nada. Es el propio capitalismo, es su sistema y el de sus jefes y amigos el que nos lleva colectivamente a la ruina.

Respecto a su futuro personal señor Aznar, adalid de este capitalismo del desastre y coautor intelectual del asesinato de millones de iraquíes, nada tan apropiado como la alargada sombra del presidio.

Share

enero 9, 2010

2009, resumen del año: La bolsa gana un 30%, el empleo cae un 30%.

Capitalismo: System Error

Muchos expertos llevan años avisándonos de que este capitalismo de cuarta generación está ejerciendo un poder destructor enorme sobre el tejido social y sobre el empleo. La gran mayoría de medios de comunicación no lo cuentan a pesar de la enorme evidencia empírica acumulada. Es notorio que el sistema actual está experimentando un “desacoplamiento brutal” entre la economía real (intercambios de productos y servicios tangibles, empleos, salarios, bienestar social) y la economía virtual (cotizaciones bursátiles, masa monetaria, valores, bonos, “productos financieros”…). En principio este dato no preocupa en exceso a la opinión pública debido a nuestra casi total ausencia de formación teórica al respecto. Sin embargo hay unas consecuencias evidentes y muy preocupantes cuando conseguimos darnos cuenta de cómo funciona realmente el sistema y de que nada hay de fortuito en estos acontecimientos.

En el caso que nos ocupa no es difícil comprobar como el valor de las acciones de la bolsa española (IBEX-35) aumentó en el ño 2009 cerca de un 30%, mientras que hubo una destrucción de empleo también cercana al 30%.  ¿Es sólo aparente la relación entre ambos datos?. Mucho nos tememos que no. El beneficio de las grandes empresas en bolsa se está produciendo, en una buena proporción, a costa de la destrucción masiva de empleo. Cuando una gran compañía despide trabajadores (sea General Motors, Wall Mart o Banco Santander) su cotización en bolsa suele aumentar en la práctica totalidad de los casos ya que el despido de trabajadores incrementa la expectativa de rentabilidad del negocio. También podemos darnos cuenta de que el flujo de dinero que reciben este ramillete de compañías privilegiadas cotizadas en bolsa (¿llegará al 0.01% del total de empresas existentes?) se retrotrae de todas las demás, aumentando los problemas de financiación y capacidad de desarrollo del restante tejido productivo y empresarial. Dicho resumidamente, los grandes crecen a costa de los pequeños. En un ejemplo más cercano podemos observar como el aumento de tamaño de una gran cadena de distribución (tipo Carrefour o Corte Inglés) supone el cierre de una gran cantidad de pequeños comercios y la subida del desempleo entre los autónomos, que no pueden competir. A buen seguro que los mal remunerados empleos de vendedor o cajera creados por estas cadenas serán muy inferiores en números absolutos a la cantidad de pequeños comerciantes que tendrán que echar el cierre a sus negocios.

El aumento del capital, medido como beneficio de las grandes compañías, se está produciendo a costa de un incremento neto de la destrucción de empleo. De esta forma es la propia dinámica de este capitalismo necrófago la que se está convirtiendo en el principal factor explicativo en la destrucción del tejido social en la actualidad. De igual forma que los eucaliptos bloquean el crecimiento de otras especies vegetales en la naturaleza las macroempresas están esterilizando el tejido primario de los intercambios humanos igualitarios. La limitación en el crecimiento de los grandes será una condición indispensable para que los pequeños puedan subsistir.

octubre 25, 2009

Los grandes banqueros

Los vulgares ladrones y los piratas solían repartir su botín a partes iguales. Sin embargo los grandes capitalistas distribuyen los frutos de su expolio desigualmente según su distinto grado de participación en el engaño organizado. Los vulgares ladrones arriesgan la vida o la libertad al realizar su cometido, los grandes capitalistas y los banqueros, en cambio, apenas arriesgan nada mientras nos roban. Los vulgares ladrones no suelen emplear la violencia cuando realizan  sus fechorías, los grandes capitalistas no dudarán en aniquilar a pueblos enteros si ello es conveniente para sus negocios. Los vulgares ladrones no suelen corromper el pensamiento de la gente mientras les roban, los grandes capitalistas inoculan veneno ideológico en el cerebro de generaciones enteras, incluidos niños, mediante falsas doctrinas y propaganda útil a sus propósitos. Los vulgares ladrones suelen despojar a los ricos de sus posesiones, los grandes capitalistas prefieren, en cambio, despojar a los pobres de lo poco que tienen mientras se protegen entre sí.

Etiquetas: , ,
octubre 23, 2009

Legitimación de la esclavitud

En la Edad Antigua el discurso de las élites se encargó de hacer creer a la gente que era voluntad de dios el que exisiteran amos y esclavos. Los amos tenían derecho de vida y muerte sobre su prole (mujer, hijos y esclavos). Aquel era el orden natural de las cosas, así debía ser y sólo cabía resignación ante tales hechos. Después de muchos siglos la humanidad consiguió abolir una teoría tan descabellada. Sin embargo la esclavitud aspira a seguir reproduciéndose sobre nuevas bases. El papel del dios implacable, cruel y despiadado de la antigüedad, legitimador de un orden tan manifiestamente injusto, ha sido sustituído en la actualidad por la “ciencia económica”: Este nuevo dios predica con un lenguaje postmoderno que es natural que haya ricos y pobres, propietarios y desposeídos, caciques y jornaleros. El destino de los segundos es trabajar de por vida en condiciones de precariedad o explotación mientras los primeros están llamados a incrementar sus posesiones gracias al trabajo de los humildes. El capital, al igual que las élites de otros tiempos, han creído domesticar a dios y a la ciencia, metiéndolos en nómina como protagonistas de sus fábulas. Pero la Historia continúa su curso y las mentiras tienen fecha de caducidad. Dios y la Ciencia pueden llegar a desarrollar su propia vocación libertaria demostrando de nuevo que las teorías descabelladas terminan siempre por ser abolidas.

(En homenaje a Leon Tolstoi y a su obra).

octubre 7, 2009

Gripe A o como desvalijar a la hacienda pública

Cada vez hay más evidencia que deja al descubierto la inmensa trama de saqueo de las arcas públicas por parte de las farmaceúticas mediante la operación mediática bautizada como “Gripe A”. Sólo tres laboratorios están fabricando la vacuna milagrosa que los estados se verán obligados a comprar y almacenar. Dentro de poco todas esas vacunas inútiles estarán caducadas pero el negocio ya estará cerrado y el vaciado de las arcas públicas perfectamente consumado. Todo esto sin contar los riesgos para la salud que esta vacuna experimental encierra y ante los cuales las farmaceúticas están solicitando a los gobiernos un blindaje anti-demandas judiciales.

capitalismoGrandes bancos, fabricantes de coches, farmaceúticas… el procedimiento de actuación es sorprendentemente similar y consiste lisa y llanamente en encañonar a los débiles gobiernos para desvalijar tranquilamente sus cajas fuertes con los ahorros de los ciudadanos.

Cuando existan laboratorios públicos controlados por los estados y restricción radical de los derechos de patente todas estas pandemias mediáticas tendrán los días contados. Mientras tanto niégate a vacunarte y denuncia la estafa por todos los medios posibles como está haciendo la monja Teresa Forcades en Internet.

http://www.publico.es/espana/258740/monja/medica/inicia/campana/vacunacion/obligatoria

(Encontré la imagen en la revista “muyinteresante”)

Etiquetas: , ,
marzo 29, 2009

10 claves sobre el “Plan Bolonia”

  1. La pretendida “homologación europea de títulos” como argumento a favor del Plan Bolonia no se ajusta a la realidad. No existe ningún catálogo europeo de carreras superiores ni unas directrices generales que cada universidad deba seguir para conseguir que sus títulos sean aceptables en el resto de los Estados firmantes.

  2. El Plan Bolonia se está diseñando y ejecutando de espaldas a la ciudadanía. No se ha pedido opinión a nadie acerca de si está dispuesto a asumir sus inconvenientes o si aprecia sus supuestas ventajas. Las decisiones se toman en ámbitos no democráticos como reuniones ministeriales y foros empresariales. No se plantea ningún proceso de consulta o referéndum.

  3. El Plan Bolonia pretende que las universidades, que actualmente tienen un valor en sí mismas como garantes de una formación intelectual superior para todos los ciudadanos, pasen a convertirse en espacios de negocio y en herramientas al servicio de los intereses de las grandes empresas, para proseguir el proceso siempre inacabado de la acumulación de beneficios en pocas manos.

  4. El Plan Bolonia da la bienvenida a que los departamentos universitarios empiecen a depender financieramente de capitales privados, perdiendo su independencia para decidir de forma colegiada sus propias líneas de docencia e investigación.

  5. El Plan Bolonia abre la puerta a la existencia de universidades de primera, de segunda y de tercera (para formar a jóvenes de según qué poder adquisitivo), así como de “títulos-bolonia” (graduados) y “títulos no-bolonia” (estos de mayor categoría social tales como Médicos, Arquitectos, Odontólogos… entre otros), según la fuerza de los colegios profesionales implicados. La pretendida y teórica homogeneización de títulos vuelve a quedar totalmente desacreditada ante la realidad de los hechos.

  6. Los masters de pago pasarán a ser una necesidad irrenunciable si se desea “competir” en el nuevo mercado laboral.

  7. Para conseguir una categoría profesional y retributiva similar a la que tienen los licenciados actuales el estudiante tendrá que pagar más y dedicarle más horas de trabajo.

  8. El Plan Bolonia pretende convertir a los estudiantes universitarios y sus familias en deudores antes que en titulados, abriendo suculentas perspectivas de ganancia para la Banca.

  9. Si realmente se quiere potenciar la movilidad de los estudiantes entre los países europeos sólo hay un camino: Invertir más en becas y ayudas directas para que los estudiantes puedan plantearse residir fuera de su ciudad habitual durante un tiempo suficiente.

  10. Los poderosos (banqueros, rentistas, megaempresarios, gobiernos y medios de comunicación) planificaron el asalto al sistema educativo, y por tanto la mercantilización del derecho al conocimiento, cuando parecía incontestable el éxito del modelo de sociedad capitalista neoliberal y la “dictadura del mercado” saboreaba las mieles de su triunfo. La profunda crisis provocada por este modelo socio-económico dificulta, si no imposibilita, culminar la implementación del proyecto de Universidad planteado en el Plan Bolonia, como ya se está viendo claramente en otros países.

Por todo esto hay razones de sobra para decir NO A BOLONIA.

Etiquetas: ,
abril 6, 2008

Más deuda, menos libertad.

A menudo podemos leer en foros de opinión conservadores que el relativismo moral y la falta de valores están conduciendo a una degradación y decadencia social progresivas. Quizás no les falte razón. Lo que no suelen o no quieren percibir esos opinadores es que esta falta de valores es más una consecuencia que una causa del problema. El origen primigenio de este estado de cosas viene dado por un modelo económico llamado capitalismo que nos conduce inexorablemente por la pendiente de la deuda. La viñeta del genial Forges lo ilustra perfectamente:

Los bancos y la deuda se llevan nuestro tiempo y en consecuencia nos van privando de libertad en nuestra vida diaria. Así mismo el consecuente incremento del número de horas de trabajo por parte de los padres, imprescindible para poder hacer frente a esas deudas, es uno de los principales factores que explican el aumento de los problemas de conducta infanto-juveniles (fracaso escolar, adicciones, violencia, depresión, abusos entre iguales, suicidio…) en nuestra sociedad. La figura parental es un referente fundamental para encauzar adecuadamente la educación y el desarrollo afectivo-emocional de nuestros niños y adolescentes, y está figura está cada día más ausente. Una de las mejoras políticas que podrían promover los gobiernos en defensa de la familia sería la limitación/prohibición de las horas extras de trabajo, así como los controles contra el incremento de la deuda por parte de familias, empresas y estados. Es hora de comenzar a repartir mejor en lugar de seguir incitando la codicia y el afán patológico individual por acaparar bienes y recursos, en detrimento de otros seres humanos abocados a padecer el terrorismo de la miseria.

Etiquetas: ,
marzo 10, 2008

Rumbo desconocido

Economistas de reconocido prestigio nos avisan de que la globalización ya no es un freno para la inflación (como se creía hasta ahora) sino más bien al contrario. La hiperliberalización de los mercados hace que los capitales “flotantes” presas del pánico se refugien en las materias primas (“commodities”). Son movimientos de base financiera-especulativa que perjudican a la inmensa mayoría de los ciudadnos planetarios para “seguridad” y beneficio de un puñado de “inversores”. Esta es la lógica del capitalismo (“poder del capital”). Una auténtica canallada que se hará más y más evidente en los próximos meses. A esto hay que añadirle el tema misterioso del incremento de la masa monetaria (dinero, bonos, obligaciones, pagarés…) y demás “papelitos” en circulación que harán que la inflación entre en una espiral dificilmente controlable. Ya estamos viendo como los “instrumentos de vuelo” que los bancos centrales tienen para pilotar la nave de la economía (políticas monetarias, tipos de interés, inyecciones de liquidez) no responden. ¿Hacía donde nos lleva este Jumbo desvencijado llamado capitalismo y quien está al mando de la nave?

Etiquetas: , ,
enero 31, 2008

El capitalismo le está rompiendo el espinazo al planeta

Los medios de comunicación de masas nos siguen intoxicando acerca de lo “malo-malísimos ” que son los dirigentes cubanos y venezolanos a la vez que no dicen ni palabra sobre el cinismo del Sr. Bush (Mr. Danger) y sus abrazos entusiasmados a dictadores asesinos y despiadados de medio mundo, empezando por el magnate rey Fadh y toda su inmensamente rica y corrupta familia. El recientemente fallecido dictador indonesio (que masacró de forma inmisericorde al pueblo timorense) es otro de los innumerables ejemplos de la alianza entre la casa blanca y los tiranos más sanguinarios del planeta. El capitalismo le está rompiendo el espinazo social y medioambiental al planeta delante de nuestras barbas y muchos parecen no querer verlo. El capitalismo genera fractura social aumentando sin cesar la brecha entre una minoríar rica y una mayoría pobre. Genera inflación crónica y guerra crónica, huyendo siempre de forma irracional hacia el filo del precipicio.

Nos dicen que la solución a la crisis es la bajada de los tipos de interés, que hay que “estimular el gasto y el consumo”. La gente no sabe lo que pasa porque aquí nadie cuenta la verdad. Todo el chiringuito está montado encima de una deuda gigantesca de los estados, las empresas y los particulares y nos dicen que la solución es endeudarnos/consumir aún más.

El futuro a medio plazo en Europa y América pasa por una copia del modelo escandinavo (muchos impuestos, muchos servicios, mucho índice de desarrollo humano), es decir justo lo contrario de lo que propone el Sr. Rajoy y sus maestros señores Aznar y Bush. El futuro a largo plazo pasa inevitablemente por un desmatelamiento del sistema capitalista debido a su evidente insostenibilidad, siendo sustituido por un modelo de decrecimiento sostenible, de gestión coopertativa de la sociedad y de gobernanza mundial solidaria.

Etiquetas: ,
diciembre 22, 2007

La ideología capitalista: Una amenaza global

Hola a tod@s.

Este pequeño texto es una reflexión acerca de como la puesta en práctica cotidiana de la ideología capitalista globalizada entra claramente en conflicto con la soberanía popular, la democracia real, la sostenibilidad ecológica y los derechos mínimos del ser humano (alimentación, sanidad, educación, vivienda y trabajo).

Puede afirmarse que bajo el capitalismo se produce una clara inversión entre los medios y los fines que deben guiar un sistema global sostenible, pasando a estar el ser humano al servicio de la economía y el capital, en lugar de poner a la economía y los recursos disponibles al servicio de todos y cada uno de los habitantes del planeta. Este es el PECADO ESTRUCTURAL, raíz de gran parte de los males globales que padecemos y contra el que sólo cabe una dinámica de LIBERACIÓN.

Aquí tienes 10 principios básicos de la ideología capitalista, así como las amenazas que cada uno de ellos encierra:

1. La transformación de una materia prima en mercancía mediante unos medios de producción y su posterior comercialización puede generar una plusvalía susceptible de ser acumulada indefinidamente en forma de capital.

Ciertamente la capitalización es una forma de gestionar el beneficio generado en una operación comercial pero no es la única posible ya que la riqueza puede también revertir continuamente sobre la población de manera cooperativa, siendo sólo acumulada en un muy pequeño porcentaje de reserva. En la empresa capitalista el crecimiento, la acumulación y la concentración de poder son objetivos en si mismos, llegando al rango de imperativos categóricos. Un ejemplo claro de ello es la forma en que la propiedad de la empresa se materializa en las “acciones” que tienden a ser controladas por un reducido número de individuos (una acción=un voto). La manera capitalista de dirigir empresas y sociedades ignora por completo los principios democráticos ya que el poder de una élite podrá imponerse de manera legal e implacable sobre los intereses y necesidades de una mayoría de personas. Esta forma de organización es solo una entre las muchas posibles ya que existen alternativas. Una opción diferente puede ser la empresa cooperativa que reparte el poder entre las personas (un socio=un voto) y no entre las acciones, garantizándose un mucho más justo y equilibrado control en la distribución de beneficios, así como la imposibilidad de acumulación ilimitada de capital en las manos de una sola persona física. El imperativo de la acumulación y el crecimiento conlleva un germen autodestructivo cuando se le sitúa en un entorno finito y limitado como es nuestro hábitat medioambiental.

2. El capitalismo es el sistema económico en el cual el capital establece su dominio hegemónico sobre cualquier otro factor necesario para la producción tales como el trabajo, los recursos naturales o los medios de transformación.

La hegemonía del capital entra inevitablemente en conflicto con el equilibrio medioambiental y con los intereses de los trabajadores, ya que la consideración “generosa” de estos factores supone siempre una merma de beneficios en el balance final entre ingresos y gastos propio de la economía capitalista. Pagar un salario “justo” desde el punto de vista de los derechos humanos, reconocer vacaciones o una jornada laboral acorde con la legislación podrá conllevar unos costes inasumibles en competencia con otras empresas que no respetan esos mínimos. Producir de forma ecológicamente limpia también implicará unos costes añadidos. Se podrá argumentar que para evitar eso están las leyes nacionales europeas o americanas pero…¿qué sucede cuando el capitalismo se globaliza?, ¿existe acaso un marco legal equivalente que preserve los intereses de los trabajadores y del medio ambiente en países empobrecidos?

3. La acumulación de capital es el objetivo final que actúa como motor del sistema. Las masas de capital tenderán a establecer “sinergias” o alianzas entre ellas para expandir su control del mercado, a la vez que consiguen fortalecer su defensa contra hipotéticos ataques hostiles, en un proceso de concentración siempre inacabado.

Esta acumulación de capital supone también una acumulación de poder en pocas manos (los accionistas mayoritarios de esas megacompañías). Este “poder agregado” entrará inevitablemente en competencia con el poder político emanado de la soberanía popular. Uno de los dos tendrá que “plegarse” y ponerse al servicio del otro. Este principio teórico del capitalismo supone pués, en la práctica, un socavamiento del modelo democrático para la gestión de la sociedad.
La concentración de poder y de recursos genera a su vez más y mejores oportunidades de negocio para los que ya de por si gozan de una buena posición, desencadenando así un círculo vicioso que tiende a ensanchar progresivamente las diferencias de renta disponible entre ricos y pobres. La sabiduría popular lo explica en pocas palabras con la frase “el dinero llama al dinero”.

4. Las materias primas, los medios de producción y la fuerza del trabajo se convierten también en mercancías que pueden ser adquiridas por los propietarios del capital. Todo, por tanto, es mercantilizable y podrá ser tasado monetariamente mediante el mecanismo de la oferta y la demanda.

La mercantilización progresiva de todo tipo de bienes y servicios básicos combinada con la aplicación del mecanismo de oferta-demanda para la fijación de precios provoca un cóctel explosivo, auténtica cicuta, que expulsa a la marginalidad o la muerte a colectividades enteras incapaces de pagar la cantidad monetaria fijada para la adquisición de dichos bienes. También genera un empobrecimiento espiritual acelerado de las personas, cada vez menos capaces de encontrar un significado trascendente que dé sentido a su existencia fuera de la lógica puramente comercial. El mercado fija un precio para todo pero…¿qué sucede con aquellos seres humanos que no disponen de recursos materiales para pagar ese precio?. Esas personas se convertirán inevitablemente en seres invisibles, da igual que estén vivos o muertos (quizás mejor muertos ya que así dejarán de consumir materias primas y generar problemas), con pocas o niguna esperanza de que su situación pueda mejorar. Se convierten en naúfragos perpetuos que nunca serán recogidos por los barcos del mercado, los cuales pasan a su lado ignorando absolutamente su presencia. Fabricar productos destinados a una población que no tiene capacidad para comprarlos es absurdo en la lógica capitalista.

5. Las compañías que no sean capaces de expandirse tenderán a ser eliminadas por otras que sí han conseguido crecer gracias a la reducción de costes y/o la ampliación de su mercado.

La irremediable necesidad de competir continuamente por parte de empresas y trabajadores ahoga el espacio para la ayuda desinteresada (altruismo) o la solidaridad que se convierten en comportamientos ineficaces desde el punto de vista de la lucha por el beneficio. La reducción de costes se realiza, en gran parte de los casos, mediante la precarización de la mano de obra o los despidos de trabajadores.

6. La búsqueda del beneficio privado se traducirá en progreso, bienestar individual y bien común para toda la sociedad. La suma de los egoísmos personales y corporativos se transforma en bienestar colectivo.

Esta sea quizás la mayor falacia de todo este sistema de pensamiento. La suma de egoísmos individuales no sólo no se convierte en bienestar colectivo sino más bien todo lo contrario. La defensa encarnizada de privilegios por parte de grupos o individuos poderosos sin considerar sus consecuencias sobre otros grupos o individuos con poca capacidad de defensa constituye el caldo de cultivo adecuado para la especulación, los conflictos sociales, las derivas racistas, las xenofobias, los terrorismos y las insolidaridades de todo signo. ¿Qué sustancia mágica es capaz de transformar el egoismo individual en beneficio global?. Está claro que hay un eslabón perdido imposible de encontrar dentro de ese razonamiento “lógico” que sólo podría empezar a discutirse como viable en un mundo en donde todos los seres tuviéramos las mismas capacidades y posibilidades de defendernos. Es decir, en un marco de “competencia perfecta” a escala global, por otro lado completamente irreal.

7. El crecimiento económico es el principal parámetro a observar para evaluar el correcto funcionamiento del sistema.

El crecimiento económico es un parámetro claramente inadecuado para medir el progreso social de las colectividades humanas. Un crecimiento económico puede basarse en un endeudamiento latente desbordado, en actividades económicas dañinas, violentas o insalubres, puede tener un sustrato de fuerte explotación laboral implícito o simplemente una distribución totalmente desequilibrada en el seno de la sociedad sin que por ello deje de ser “crecimiento económico”, es decir, ninguno de esos aspectos habrá repercutido negativamente sobre este indicador concreto. El correcto funcionamiento de un sistema económico deberá ser evaluado a través de unas herramientas y parámetros completamente diferentes tales como el Índice de Desarrollo Humano (IDH), la expectativa de vida de mujeres y hombres, los porcentajes de población con acceso a los servicios básicos (sanidad, educación, agua potable, vivienda, defensa jurídica) o el coeficiente de Gini en la distribución de la renta.
Además el análisis de costes y beneficios se realiza de una forma totalmente reduccionista y fragmentaria en la economía capitalista ya que no se computan los costes personales, familiares, sociales, culturales y medioambientales de las operaciones realizadas, ni tampoco aquellos que están siendo diferidos en el tiempo o en el espacio. Los “efectos colaterales” de las actividades lucrativas jamás son computados en ninguna cuenta de resultados.

8. Para que la acumulación de capital pueda producirse será necesario una demanda expansiva que a su vez sólo será posible mediante la presencia de uno o varios de los siguientes factores: el aumento de los niveles de consumo, la conquista de nuevos mercados, la eliminación de empresas competidoras, el crecimiento de la población o la generación de nuevas necesidades de consumo.

La necesaria expansión del capital que el sistema requiere para su supervivencia se consigue mediante diversos mecanismos de “desplazamiento”, que equivalen a diferir la solución de los problemas en el espacio y en el tiempo para no enfrentarse a ellos en el aquí y el ahora. ¿Cuáles son los principales mecanismos de desplazamiento que utiliza el capitalismo para su preservación?

El primero de ellos sería “la solución espacial” (expansión territorial mediante guerras coloniales de conquista y estrategias imperialistas, como la actual guerra de Iraq y/o sometimiento comercial mediante reglas de doble rasero que “revientan” los mercados internos de los países sometidos, en favor de los grandes productores mundiales). Es una de las principales formas de conseguir “nuevas oportunidades de negocio” para las metrópolis y las megacompañías transnacionales.

El segundo mecanismo de desplazamiento sería “la solución temporal” o “intergeneracional”, mediante el invento del crédito (“consuma ahora y pague mañana”) que lanza a las próximas generaciones el coste de la deuda que genera nuestro despilfarro de hoy.

El tercer mecanismo es la “solución intersocial” que consiste en repartir los costes entre todos los ciudadanos a la vez que se concentran los beneficios en las clases más altas. Este mecanismo también puede definirse como “socialización de los riesgos y privatización de los beneficios”

Son tres mecanismos de desplazamiento indispensables para que pueda seguir produciéndose la acumulación de capital, en una permanente estrategia de “huida hacia delante”. Los problemas quedan diferidos en el tiempo, en el espacio o transferidos a otros grupos humanos más indefensos ante la agresión. Esto equivale a “limpiar la casa” mediante la estrategia de barrer la basura hacia debajo de los muebles. A corto plazo puede dar la apariencia de funcionar pero a medio plazo empezaremos a encontrar hormigas, cucarachas o incluso ratas dentro de nuestro hogar.

9. Para conseguir expandir los niveles de consumo podrá recurrirse al crédito, gracias al cual puede diferirse en el tiempo el pago de los productos consumidos, además de fidelizar a las fuerzas del trabajo y mitigar la conflictividad laboral.

Vuelve a insistirse en el segundo mecanismo de desplazamiento de los problemas, prototipo de “la huida hacia delante” para enfrentar las crisis de consumo. Hace falta “dinero barato” para lanzar contínuamente a las masas el mensaje del “consumid sin freno y sin descanso”. Esta dinámica de multiplicación del dinero irá necesariamente asociada a tensiones inflacionistas ya que los recursos naturales y las materias primas no crecen mientras la masa monetaria y la deuda no paran de aumentar.

10. El crecimiento económico, bajo esta fórmula, será potencialmente ilimitado.

Se trata de otra gran mentira a la que poca gente, por el momento, tiene intención de hacer frente. La necesidad expansiva de la demanda y el consumo para el mantenimiento del sistema choca frontalmente con los límites físicos y biológicos de nuestro planeta. Es la “verdad incómoda” que no interesa ver porque significaría cuestionarnos radicalmente nuestro “estilo de vida occidental”. El crecimiento perpetuo es empíricamente inviable.

Hemos visto como la puesta en práctica cotidiana de la ideología capitalista globalizada entra claramente en conflicto con la soberanía popular, la democracia real, la sostenibilidad ecológica y los derechos mínimos del ser humano (alimentación, sanidad, educación, vivienda y trabajo). ¿Hasta cuándo vamos a seguir permitiéndolo?.

Share

A %d blogueros les gusta esto: