Posts tagged ‘bandera falsa’

enero 11, 2012

Terrorismo de Estado y falsa bandera, confirmado una vez más

Servicios militares y policiales, realidad velada tras la inmensa mayoría de acciones terroristas en todo el mundo

“El estudio de los motivos que desencadenaron el genocidio de 800.000 personas en Ruanda (la mayoría de ellos de la etnia Tutsi) en 1994 dio ayer un giro inesperado, después de que el juez francés, Marc Trévidic, estableciera, tras un informe científico, que fue la propia guardia presidencial hutu (quizás con oscuros apoyos de los servicios secretos franceses) la que derribó el avión del entonces presidente Juvénal Habyarimana (también hutu), y no los rebeldes tutsis como hasta ahora concluía la versión oficial. (Aquí la noticia). ¿Hablarán ahora los fariseos de teorías de la conspiración o de crudas realidades?

Una vez mas el terrorismo de estado, íntimamente conectado al terrorismo de bandera falsa, se revela como la principal fuente de terror en el mundo. De la misma manera que cada vez es más difícil de ocultar el hecho de que  la inmensa mayoría de la deuda es privada (bancos, empresas y particulares) y no pública como se nos quiere hacer ver, millones comienzan a entender que la inmensa mayoría de los actos terroristas que se cometen cada día en el mundo están perpetrados fríamente por los servicios secretos militares y policiales de las élites gobernantes y no por sectas fanatizadas e imbuidas de ideas religiosas o nacionalistas, como se nos quiere inducir a pensar. Los servicios secretos al servicio de los estados actúan en territorio propio (como se ha demostrado ahora en Ruanda) o en territorio extranjero con la intención de desestabilizar a otros países, o desatar conflictos civiles entre comunidades vecinas, que es justo lo que están intentando una y otra vez contra los chíies en Iraq, Paquistán, Afganistán, Yemen y otros lugares o en contra de los cristianos en Egipto, Nigeria u otros países. Nada hay de conspiranoico en todo esto, (como una y otra vez se encargan de demostrarnos los datos contrastados y las investigaciones), solo cálculos despiadados realizados por respetables ministros y hombres de estado. Cada vez que leamos una notica sobre un acto terrorista (como los asesinatos de científicos iraníes) podremos pensar en un gobierno “legalmente” constituido y, a buen seguro, no estaremos lejos de la verdad. Los prestigiosos “servicios de inteligentecia” no son más que, simple y llanamente, los más peligrosos grupos terroristas que se mueven con total impunidad en la escena internacional.

Los gobiernos de Israel, EEUU, Arabia Saudí, Reino Unido, Marruecos, Rusia y algunos otros saben muchísimo de todo esto. Todos ellos guardan en sus armarios montañas de inconfesables crímenes que más pronto que tarde acabarán destapándose. No busquéis a la inmensa mayoría de los terroristass entre la gente fanatizada por su religión o por sus ideas políticas, sino entre los fríos y calculadores servicios policiales y militares a sueldo de príncipes, reyes, presidentes, embajadores, ministros y banqueros.

septiembre 12, 2011

11-S: Solo ellos pudieron hacerlo

Diez años después de la masacre, la sombra de la duda sobre el origen y la autoría de estos actos terroristas se agiganta cada vez más. Aquí se expone una breve selección de solo 6 cuestiones no resueltas, entre las muchas posibles, acerca de este horrendo crimen contra la humanidad:

1. ¿Cómo pudo el rascacielos de 47 plantas WTC7, anexo a las torres gemelas y no impactado por avión alguno, colapsar de manera limpia, rápida y simétrica, por el exclusivo efecto del fuego, sin que ello tenga precedente en ningún otro acontecimiento similar de la historia de la ingeniería?

2. ¿Por qué la fuerza aérea de Estados Unidos, que es la más poderosa del mundo, no pudo interceptar ninguno de los cuatro aviones comerciales que volaron fuera de ruta por sus cielos durante un largo periodo de tiempo?

3. ¿Por qué colapsaron vertical y limpiamente las Torres Gemelas cuando las temperaturas generadas como efecto del queroseno y la duración en el tiempo del incendio no son suficientes para fundir el acero de sus estructuras?

4. ¿Cómo pudo un piloto aficionado hacer volar un avión comercial y, tras una maniobra acrobática, estrellarlo contra un edificio prácticamente invulnerable como el Pentágono, 78 minutos después del primer informe sobre el posible secuestro del avión, dejando un orificio de penetración de reducido tamaño en el muro?

5. ¿Por qué resultó tan pequeño el lugar del choque en Shanksville, Pensilvania, del vuelo 93 y por qué no se encontraron los restos de ese cuarto avión hasta mucho tiempo después de que ocurrieran los hechos?

6. ¿Por qué se atacó Afganistán cuando la mayoría de los terroristas identificados tenían nacionalidad saudí y no existía ninguna prueba concluyente sobre la implicación de los afganos en los atentados?

No debe olvidarse que el país que más recursos dedica a financiar y propagar el terrorismo por el mundo es Arabia Saudita. Sus petrodólares wahabbies mantienen a ese oscuro engendro llamado Al-Queda con todas sus ramificaciones sunita/salafistas en Pakistán, Marruecos, Argelia, Libia, Jordania, Yemen… La mayor parte de los atentados que suceden en Iraq o Irán contra los fieles shiíes son financiados por Arabia Saudí. La salvaje represión contra los manifestantes de la primavera de Bahréin ha sido implementada con recursos saudíes. Y, esto es lo mejor, Arabia Saudí tiene una inquebrantable alianza con todos los gobiernos de EEUU y una relación cordial y estratégica con Israel. ¿Quiénes son entonces los principales responsables del terrorismo mundial? ¿Qué es y para quien trabaja Al-Queda?

junio 18, 2011

Felip Puig y el misterio de los “manifestantes” con casco de moto

La imagen congelada también está sacada del primer minuto del famoso video "¿Quienes son los violentos?", antes de que aparezcan los rostros de los mossos infiltrados. El individuo del casco abandona rápidamente el lugar de los hechos justo unos instantes después del inicio de los altercados. Hay que estar atento porque solo son dos segundos.

Como ya se sabe activistas del Movimiento 15M de Barcelona consiguieron grabar a policías de paisano infiltrados dentro de la protesta ante el Parlamento. Hay quien les acusa, en el propio video, de estar relacionados con los primeros incidentes que provocaron la carga policial y la posterior “criminalización” del movimiento por parte de la clase política y los medios de comunicación de masas. Por supuesto este extremo está pendiente de ser confirmado, pero no deja de ser una hipótesis plausible.

Según esta fuente, testigos presenciales pudieron apreciar que los que forman esta trifulca son “activistas” anónimos protegidos con casco de moto. (El casco podría ser, perfectamente un código de identificación. Además, permite el uso del pinganillo de comunicación de manera oculta y también puede ser fácilmente depositado en un coche de apoyo o en una mochila grande tras la acción).

Posteriormente, los manifestantes pacíficos reconocen a los infiltrados y los aislan, asociándolos presuntamente a la instigación de los incidentes. Curiosamente, señalan testigos que, en las mochilas de alguno de esos policías pudieron apreciar bultos similares a los cascos de motos. ¿Alguna explicación para estas extrañas coincidencias, señores Mas y Puig?.

En la misma linea de las recientes declaraciones hechas por el economista Arcadi Oliveres esto no supone una acusación sino la denuncia de unos hechos que precisan ser investigados. Tenemos derecho a la verdad, tenemos derecho a unos dirigentes políticos que no nos mientan ni nos oculten informaciones relevantes para la correcta comprensión de la grave crisis sistémica a la que nos enfrentamos.

junio 15, 2011

Policías “indignados” en horas de servicio

La generación de violencia, por parte de agentes infiltrados en manifestaciones populares multitudinarias, ha sido, tradicionalmente, una de las estrategias favoritas del poder para reprimir y controlar a los pueblos indignados

Fuente: http://www.planetatortuga.com/modules/news/article.php?storyid=3875

Muy interesante también esta entrada de la bitácora “Mundo Humano”: (http://jmgoig.wordpress.com/2011/06/15/estrategias-del-poder-para-desprestigiar-movimientos-sociales-el-caso-parlamentcamp/) para entender los movimientos tácticos del poder en este tipo de situaciones. Ojo, que parece que están desactivando enlaces a fotos y vídeos por una supuesta “violación de derechos de imagen” de los “extraños manifestantes”. ¿Queréis verlo claro antes de que lo desactiven?.  Pues dale al play y espera un par de minutos para ver lo mejor:

Sin embargo la auténtica esencia de la indignación pacífica ciudadana que recorre en estos días la espina dorsal del sistema, produciéndole un escalofrío, puede entenderse en esta intervención de una mujer madura ante una asamblea en Valencia.

Y por supuesto los indignados de Europa y el mundo nos desmarcamos de la violencia, en todas sus formas: Comunicado de  Sol. Ningún violento, sea “manifestante”, policía, político o banquero nos representa.

mayo 16, 2011

Policías violentos infiltrados contra el poder popular

El poder le tiene mucho miedo al pueblo. Las manifestaciones de ayer consiguieron romper el cerco mediático al que habían sido sometidas durante toda la semana y todo el domingo. Ni una línea sobre las convocatorias de democraciarealya en ningún gran medio de manipulación de masas. A las 20:00 empezaron a comprender que su estrategia habitual de represión por el silencio estaba siendo ampliamente desbordada, era un clamor que irrumpía a través de esas redes sociales que aún no han conseguido controlar. #15mani atronaba en Twitter como tema de debate más activo a nivel mundial. El cerco mediático había sido roto por el poder popular y los medios se estaban jugando el más completo de los ridículos si no comenzaban a informar de manera inmediata. Una vez que entendieron que su estrategia primera de represión por el silencio había sido clamorosamente derrotada pasaron al plan B, la represión activa, la de toda la vida. En este caso lo más conveniente es la “bandera falsa”. Policías infiltrados generan altercados en el seno de la manifestación con objeto de “justificar” la intervención violenta y salvaje contra los atónitos manifestantes. En esta foto puede apreciarse perfectamente como 4 polícías disfrazados de activistas agreden a un joven indefenso.

Infiltración, manipulación y "bandera falsa" la estrategia favorita del poder contra el poder popular

Quizás esos mismos policías con pañuelo palestino o capucha de “hacker” habían cumplido previamente ya algún servicio como la quema de algún contenedor o la rotura del algún escaparate. Es lo mismo que ya hicieron en Barcelona el 29-S por la tarde, lo mismo que ya han repetido en numerosas convocatorias de los grupos pacifistas, ecologistas, sindicalistas combativos, feministas, indigenistas o altermundialistas en incontables ocasiones. Pequeños desperfectos causados en el mobiliario urbano que bien podrán pagarse con los 5.000 $ que Strauss-Kahn se gasta cada noche en pagar una de esas habitaciones de hotel que tanto les gusta a los banqueros y sus lacayos, prostitutas aparte.

La infiltración de manifestaciones pacíficas con policías disfrazados que generarán los correspondientes altercados violentos cuando reciban la orden precisa es la estrategia habitual de los amos del dinero para intentar desprestigiar la lucha de los pueblos. Aquí puedes ver otra de policías infiltrados, cobardes e inmorales judas actuando a traición de la gente que osa rebelarse contra el autoritarismo. Uno con chaqueta blanca y mochila, otro de nuevo con la capucha tipo “hacker”. ¿Cuántos de las decenas de detenidos habían cometido exclusivamente el delito de indignarse, al igual que el joven  que vemos en la imagen acompañado de una amiga? ¿Pertenecerá esta pareja a alguno de esos peligrosos “comandos antisistema” con los que pretenden atemorizarnos?

Aparte de coger a la gente por la espalda ... ¿cuales son los otros servicios?

Aquí podéis ver el vídeo de 51 segundos, de donde ha sido extraída la imagen. La escena completa puede apreciarse perfectamente en los segundos que van del 00:31 hasta 00:34. También puede apreciarse la manera completamente manipuladora que utilizan los medios al servicio del poder para presentar la notica, mezclando la reivindicación con la violencia, como modo de deslegitimar el fondo de un descontento materializado en protesta masiva.

En otra escala es la misma lógica que emplean cuando recurren a los atentados terroristas de bandera falsa, ese método tan adorado por los servicios secretos israelíes, saudíes o estadounidenses, asociándolos a movimientos legítimos de protesta para neutralizarlos y justificar la represión contra ellos. Los políticos de turno, como Gallardón o Lissavestsky, dirán después que los manifestantes pierden sus razones cuando apelan a métodos violentos. Aunque estos representantes de la teocracia bancaria se empeñan en ignorar o ensuciar el hecho diáfano de que el pueblo está empezando a despertar no logran acallar el grito de indignación que decenas de miles de manifestantes pacíficos, jóvenes, familias enteras con niños, jubilados, desempleados, amas de casa, trabajadores anónimos desplegaron ayer al unísono en todas las grandes ciudades de la península y las Islas. Quizás si lo de ayer hubiera sucedido en Cuba todos los grandes medios de manipulación de masas estarían ya bombardeando con todos sus teletipos y gritando alborozados que el régimen de los Castro estaba contra las cuerdas y que su derrocamiento definitivo sería cuestión de horas. También nos contarían que la policía secreta reprimía brutalmente a los manifestantes.

"¡y luego diréis ... que somos cinco o seis!" . ¿Qué dirían los medios si esto fuera La Habana?

¡No somos mercancía en manos de políticos y banqueros!.¡ Sin el pueblo no sois nada!. Internet, por el momento, puede ser un aliado de la soberanía popular y lo vamos a seguir utilizando para generar este imprescindible movimiento de resistencia que pronto se tornará en movimiento de liberación. La violencia del Estado solo se combate mediante el pacifismo activo y la revolución democrática.

mayo 8, 2011

¿A quién beneficia la existencia de Al Qaeda?

¿Quién ha pagado el sueldo de este hombre y el de todo su inmenso equipo de trabajo?

Las élites dirigentes de EEUU y Arabia Saudita han tenido un buen acuerdo durante casi 80 años: los saudíes garantizan el suministro ilimitado de petróleo a EEUU a cambio de seguridad militar, impunidad política y certeza jurídica de que los beneficios lleguen directamente a la familia gobernante, en sus múltiples ramas. La familia saudí recibe todo tipo de protección por parte de los gobiernos estadounidenses pese a la represión interna, la falta de libertades y la ideología extremista en que se sustenta. Por dar unos datos, sin entrar en profundidades, Arabia Saudita no tiene Constitución, ni gobierno representativo, ni libertad de prensa, ni de reunión. Las iglesias y sinagogas están prohibidas y los shíies son tratados como apóstatas (es frecuente referirse a ellos con el término peyorativo de “rafiditas”, que se vendría a traducir como “los que rechazan” –rafad-) si hacen manifestación pública de su fe. El 23 de abril se convocaron una especie de elecciones municipales (las primeras de su historia fueron en 2005) en las que las mujeres no han podido votar… Se podría seguir, pero con estos datos basta para entender de qué país se está hablando. No sería excesivo afirmar que estamos ante el estado más totalitario y aberrante de todo el orbe planetario. La única forma de mantener la existencia de un régimen tan despiadadamente tiránico es la creación artifical de una “amenaza fantasma” que pueda seguir legitimando el uso de todo este tsunami de violencia represiva. No cabe duda de que para ellos la marca Al-Qaeda es un negocio estratégico, con unos altísimos niveles de rentabilidad.

En noviembre de 2009 el Ejército de Arabia Saudí entra en  Yemen en apoyo de las fuerzas yemenitas que combatían a los rebeldes houtis. Aquí Arabia Saudita aplicó la misma estrategia que Israel contra los palestinos: operó en aguas internacionales, bombardeó bastiones rebeldes dentro del territorio yemenita (utilizando bombas de fósforo, como Israel en Gaza) y desplazó a centenares de pobladores de aldeas fronterizas para “crear una zona de seguridad” (sic) que pusiese fin “al flujo de terroristas, contrabandistas e inmigrantes ilegales”. La nula reacción internacional a ambas operaciones, debido a “la amenaza terrorista”, indicó a los gobiernos de Arabia Saudí e Israel que seguían teniendo “luz verde” para implementar estos ataques indiscriminados contra civiles indefensos.

Arabia Saudí cuenta con el visto bueno de EEUU, que considera a Yemen una base de operaciones de Al-Qaeda –y así hay que interpretar que sean los saudíes quienes han impuesto, utilizando al Consejo de Cooperación del Golfo, una “solución” a las revueltas populares en Yemen, promoviendo a su candidato, el general Ali Moshen Al Ahmar, un amigo corrupto enriquecido por el contrabando de petróleo en el país más pobre del mundo árabe, como el sustituto del actual presidente en una etapa “de transición”. En Bahréin el ejército saudí también ha intervenido en apoyo de la dictadura amiga reinante.

La única forma de legitimar la represión más brutal, como la que ejercen los gobiernos saudí e israelí contra decenas de millones de habitantes en su zona de influencia es alegar la existencia de una amenza aún mayor. En este punto Al Qaeda juega un papel decisivo. También será necesario agudizar hasta el extremo los odios interétnicos entra suníes y shíies,  otro rol asignado a este grupo cuya financiación no puede provenir de una fuente distinta a la estos ricos y abiertamente criminales regímenes. Las élites israelíes obtienen un beneficio añadido de la existencia de Al Qaeda: Además de legitimar su política de represión, apartheid y asesinatos selectivos contra los palestinos (supuestos amigos de Al Qaeda) consigue estimular enormemente las ventas en su principal sector productivo nacional, que es la industria del armamento y los “sistemas de seguridad” contra amenazas terroristas. El triángulo de intereses EEUU-Arabia Saudí-Israel aparece como el principal beneficiado en la escena del crimen.

Algunos datos para esta entrada han sido tomados de: El declive de EEUU en Oriente Medio

mayo 2, 2011

“Guerra contra el terror”, el gran culebrón para masas aborregadas

Dos de los protagonistas del exitoso guión "Guerra contra el terror". Estos personajes, ya amortizados, serán reemplazados en la nueva temporada

Los guionistas de ese gran serial televisivo de ficción llamado “Guerra contra el terror” nos han presentado hoy el capítulo 500: Los paladines de la libertad matan al malo, malísimo. Esperan conseguir grandes audiencias y el regocijo de los televidentes. Ya están preparando nuevas entregas con espectaculares atentados protagonizados por otros nuevos malos malísimos para que  los buenos buenísimos puedan volver a vengarse, imponiendo por siempre la bondad y la libertad.

Mientras los seriales de ficción continúan su emisión a través de las pantallas televisivas la crónica de la Historia de los últimos 50 años nos ofrece sus datos y fechas:

1. Vietnam (1964-1975):

Mentira mediática: El 2 y el 3 de agosto Vietnam del Norte atacó a dos barcos estadounidenses en la bahía del Tonkin.

Lo que supimos después: El ataque nunca existió. Fue una invención de la Casa Blanca.

Objetivo real: Impedir la independencia de Vietnam y mantener la dominación estadounidense sobre la región.

Consecuencias: Millones de víctimas, malformaciones genéticas (agente naranja), enormes problemas sociales.

2. Granada (1983):

Mentira mediática: La pequeña isla del Caribe ha construido una base militar soviética y pone en peligro la vida de médicos estadounidenses.

Lo que supimos después: Totalmente falso. El presidente Reagan fabricó el pretexto de cabo a rabo.

Objetivo real: Impedir las reformas sociales y democráticas del Primer Ministro Bishop (que fue asesinado).

Consecuencias: Represión brutal y restablecimiento de la influencia de Washington.

3. Panamá (1989):

Mentira mediática: El presidente Noriega es un peligroso traficante de drogas y es urgente detenerlo.

Lo que supimos después: Noriega era un producto de la CIA y reclamaba la soberanía del canal cuando acabase la concesión a USA. Intolerable para Estados Unidos.

Objetivo real: Mantener el control estadounidense en esta vía de comunicación estratégica.

Consecuencias: Los bombardeos estadounidenses mataron entre 2.000 y 4.000 civiles, ignorados por los medios de comunicación.

4. Iraq (1991):

Mentira mediática: Los Iraquíes habían robado las incubadoras de la maternidad de Kuwait City.

Lo que supimos después: Invención total de una agencia publicitaria pagada por el emir de Kuwait, Hill & Knowlton.

Objetivo real: Impedir que Oriente Próximo resista a Israel y consiga independizarse de EEUU.

Consecuencias: Innumerables víctimas de la guerra y después un largo embargo incluso sobre los medicamentos.

5. Somalia (1993):

Mentira mediática: Kouchner «sale a escena» como héroe de una intervención humanitaria

Lo que supimos después: Cuatro sociedades estadounidenses habían comprado la cuarta parte del subsuelo somalí, rico en petróleo.

Objetivo real: Controlar una región militarmente estratégica

Consecuencias: Al no conseguir controlarla, Estados Unidos mantendrá la región sumida en un caos interminable.

6. Bosnia (1992 – 1995):

Mentira mediática: Existen campos de exterminio serbios que están siendo utilizados para masacrar a los bosnios.

Lo que supimos después: Ruder Finn y Kouchner mentían. Eran campos de prisioneros para intercambios. El presidente musulmán Izetbegovic lo reconoció.

Objetivo real: Romper Yugoslavia, demasiado a la izquierda, eliminar su sistema social, someter la zona a las multinacionales, y controlar el Danubio y las rutas estratégicas de los Balcanes.

Consecuencias: Cuatro años de una guerra atroz para todas las nacionalidades (musulmanes, serbios, croatas), provocada por Berlín y prolongada por Washington.

7. Yugoslavia (1999):

Mentira mediática: Los serbios cometen un genocidio sobre los albaneses de Kosovo

Lo que supimos después: Invención pura y simple de la OTAN, como reconoció Jamie Shea, su portavoz oficial.

Objetivo real: Imponer la dominación de la OTAN sobre los Balcanes, y su transformación en policía del mundo. Instalación de una base militar estadounidense en Kosovo.

Consecuencias: Dos mil víctimas de los bombardeos de la OTAN. Limpieza étnica de Kosovo por la UCK, protegida de la OTAN.

8. Afganistán (2001):

Mentira mediática: La autoridad de este país actúa en connivencia con Bin Laden, lider de Al Qaeda y autor de los atentados del 11-S, y por tanto es cómplice de sus crímenes.

Lo que supimos después: No hay ninguna prueba que vincule directamente a Bin Laden con los crímenes del 11-S. No hay ninguna prueba de que Al Qaeda y los Talibán persigan los mismo objetivos estratégicos ni sean parten de un mismo entramado político. En cualquier caso, los talibanes se habían comprometido a localizar y extraditar a Bin Laden, tras la presentación de los correspondientes cargos y los indicios de prueba, para que pudiera ser juzgado en EEUU, cosa que a las autoridades norteamericanas nunca pareció interesarle.

Objetivo real: Controlar militarmente el centro estratégico de Asia y sus reservas gasísticas, construir un oleoducto que permitiera controlar el suministro energético del sur de Asia, aumentar la facturación de sus empresas armamentísticas, aislar a Irán.

Consecuencias: Una larga ocupación, un gran incremento de la producción y el tráfico de opio, un país hundido en la crueldad y en la miseria, las mujeres relegadas a la sumisión y el oscurantismo, un aumento espectacular de la actividad terrorista, incontables víctimas civiles.

9. Iraq (2003):

Mentira mediática: Sadam poseía peligrosas armas de destrucción masiva (ADM), afirmó Colin Powell a la ONU, probeta en mano.

Lo que supimos después: La Casa Blanca ordenó a sus servicios que falsificaran o fabricaran las pruebas (asunto Libby). Las ADM no existían.

Objetivo real: Controlar el petróleo, abrir mercado para sus megaempresas, cercar a Irán, presionar a sus rivales China y Rusia, proteger a Israel.

Consecuencias: Iraq hundido en la crueldad y en la miseria, las mujeres relegadas a la sumisión y el oscurantismo, un aumento espectacular de la actividad terrorista, incontables víctimas civiles.

10. Venezuela – Ecuador (¿2008?):

Mentira mediática: Chávez apoya el terrorismo, importa armas, es un dictador (el pretexto definitivo parece que todavía no se ha elegido).

Lo que ya sabemos: Ya se han vertido varias mentiras mediáticas: Chávez dispara contra su pueblo, Chávez es antisemita, Chávez es militarista… Y la satanización continúa.

Objetivo real: Las multinacionales estadounidenses quieren el control del petróleo y los demás recursos de toda América Latina. Tienen miedo de la liberación social y democrática del continente.

Consecuencias: Washington está librando una guerra global contra el continente: golpes de Estado, sabotajes económicos, chantajes, establecimiento de bases militares cerca de las riquezas naturales.

(Este breve resumen de hechos ha sido aportado por Txema, comentarista habitual de las noticias publicadas en la versión digital del Diario Público)

PD: Adjuntamos opinión de Chomsky sobre el supuesto asesinato del supuesto autor de los crímenes del 11-S

septiembre 11, 2010

11-S, la gran teoría de la conspiración

En conmemoración con la fecha de hoy reproducimos este post publicado hace ya algunos meses:

Muchos lo piensan. Algunos incluso se atreven a escribirlo

“Éranse una vez unos hombres muy malos con turbantes que vivían escondidos en unos remotos lugares de Asia. Pasaban su tiempo dentro de grietas y agujeros excavados en las montañas. Eran atrasados, incultos y crueles hasta el extremo. Su principal inquietud era matar a los cristianos occidentales, que son unas personas muy buenas, cultas y tolerantes que viven en Europa y América del Norte. Uno de estos hombres decidió un buen día, mientras rezaba en su cueva, que estrellaría dos aviones contra las torres gemelas de Nueva York y que después pondría unas sofisticadas mochilas-bomba en los trenes de Madrid y Londres sin que los servicios secretos y la inteligencia militar más avanzada del mundo se enteraran de nada. Llamó a media docena de sus compañeros anacoretas, cogieron sus teléfonos móviles y un par de portátiles de los que suele haber en todas las cuevas y a los pocos meses dos aviones de pasajeros hicieron colapsar en cuestión de minutos algunos de los rascacielos mejor construidos en el país más avanzado de la Tierra”.

Hay personas a las que no les gustan las teorías de la conspiración y prefieren investigar la verdad. Algunas de ellas son: FRANCESCO COSSIGA. Ex-Presidente de la República Italiana; ANDREAS VON BÜLOW. Ex-Secretario de Estado de Defensa, Ex-Ministro de Investigación y Tecnología de Alemania; MICHAEL MEACHER, Miembro del Parlamento Británico; GIULIETTO CHIESA, Eurodiputado del Parlamento Europeo; YUKIHISA FUJITA, Miembro del Parlamento Japonés; PAUL HELLYER, Ex-Vicepresidente de Canadá, Ex-Ministro de Defensa y Trasnporte; RON PAUL, Congresista Republicano por Texas, Candidato a las Presidenciales de EEUU en 2008; CHRISTINE BOUTIN. Ministra de Vivienda y Urbanismo de la República de Francia; DENNIS KUCINICH, Congresista Demócrata por Ohio, Candidato a las Presidenciales de los EEUU en 2008, KURT SONNENFELD, fotográfo contratado por el gobierno federal… entre otros cientos de millones de ciudadanos de todo el mundo.

Aquí se puede ver lo que realmente piensa la gente de a pie sobre este asunto. (Basta ordenar por puntos los más de 100 comentarios a la noticia)

abril 25, 2010

¿El imperio de la ley o la ley del imperio?

El concepto “imperio de la ley” se nos suele vender a menudo como receta de progreso y justicia igualitaria. En la teoría del neoliberalismo todos estaríamos sometidos a él, sin distinción de clases económicas u orígenes culturales. La realidad en cambio nos indica que bajo este imperio de la ley sólo se esconde la ley del imperio, entendiendo imperio en el sentido empleado por Negri y Hardt en su ya clásico libro.

La ley, al igual que sucede con la información o incluso con el lenguaje, no es neutral. En la ley está implícitamente escrito un proyecto político. Cuando nuestra ley otorga a una serie muy limitada de instituciones privadas el inmenso poder de crear dinero de la nada está plasmando, negro sobre blanco, un proyecto político totalitario. Cuando la ley establece el concepto de “persona jurídica” con el fin de igualar los derechos de los individuos y las corporaciones está defendiendo un proyecto político plutocrático. Cuando la ley consagra los derechos inviolables de la propiedad privada ilimitada sobre las necesidades materiales de las masas desposeídas pone los cimientos necesarios para la fundación de la mayor de las dictaduras, la fasciocapitalista.

El fascismo se adapta a los tiempos. Ahora, en su fase postmoderna, más sonriente y bajo un barniz pseudodemocrático, puede denominarse fasciocapitalismo

El discurso del fascismo se va adaptando a los tiempos: El uniforme militar es sustituido por los trajes de Armani; ahora es menos nacional-católico y más sionista, es menos xenófobo y más aporófobo, es menos identitario y más globalizador, es menos autárquico y más deslocalizado. Junto con los rasgos ya mencionados todos los demás elementos originarios (homofobia, machismo, represión, jerarquización extrema, islamofobia, militarismo, clerofilia…) siguen permaneciendo vigentes con envoltorios remozados. No obstante tras algunos cambios aparentes el neofascismo  sigue siendo igual de autoritario, igual de violento, igual de colonialista, igual de dogmático, igual de ecocida y, sobre todo, igual de servil a los grandes propietarios a como siempre ha sido.

Entendemos por fasciocapitalismo la doctrina que promueve que todo el aparato represivo del que dispone el Estado (Ejército, Policía y Medios de Comunicación) debe ponerse al servicio de los intereses del capital privado para garantizarle tasas de beneficio siempre crecientes. La criminalización del sindicalismo, el ataque directo a sus principales líderes, el “vaciado” efectivo del derecho de huelga o la asfixia legal de la negociación colectiva son procedimientos plenamente válidos para esta ideología política deudora de Milton Friedman. Fue implementada con notable “éxito” en el Chile de Pinochet y exportada, bajo distintas presentaciones, a los cinco continentes. A veces podemos encontrarla bajo el nombre más amable de “neoliberalismo”. Thatcher, Reagan o Bush aplicándola en sus colonias o más recientemente Álvaro Uribe en su propio territorio han sido alguno de sus alumnos aventajados. Con pequeñas adaptaciones ajustadas a la realidad concreta de cada entorno geográfico es la doctrina dominante en el mundo actual, desde Honduras hasta la China.

El fasciocapitalismo ha incorporado todas las recetas del neoliberalismo para mejor dominar a los ciudadanos a través de la “fórmula Pinochet” y sus alianzas con la escuela económica de los “Chicago Boys”.  Los mecanismos de sometimiento social se van refinando a través de herramientas tales como el control  financiero hegemónico de los mass-media, la ludopatización de la sociedad o la utilización de acciones terroristas bajo control del estado. Italia es un buen ejemplo de esta evolución, ya que reúne todos los ingredientes, incluido el terrorismo de bandera falsa (“estrategia de la tensión“) para destruir a la izquierda y encarcelar a sus líderes, entre los cuales, por cierto estuvo el propio Toni Negri, antes mencionado.

Afortunadamente aún hay esperanza plasmada a través de numerosos movimientos sociales populares, cada vez más conscientes de los mecanismos que rigen el sistema.

marzo 26, 2010

Terrorismo al servicio del capital

Bandera falsa: El dinero tiene sus razones

La realidad no siempre es como nos la cuentan. Una y otra vez los actos terroristas salpican el planeta en los sitios y momentos más apropiados a los intereses del poder. Puede ser en Colombia, Bosnia, EEUU, Afganistán, Yemen, Argentina, España o Pakistán. Desde Las Brigadas Rojas hasta Bin Laden, pasando por la insurgencia iraquí, aparecerán justo cuando a los caciques del dinero les venga bien, en una perfecta sincronización con agendas políticas y planes de despliegue militar. Seguramente no erraríamos al afirmar que la mayor parte de atentados terroristas que se producen en el mundo están generados por los propios servicios secretos de los Estados. Hay ya casos históricos, completamente confirmados y reconocidos, en manos del Mossad israelí (los mayores maestros en esta práctica criminal para la manipulación de masas), los servicios secretos italianos (en su lucha contra el comunismo), o la CIA (para preparar el aterrizaje de la tiranía militar-corporativa en muchos rincones del planeta).

La última aparición de la gran estrella mediática del terrorismo mundial,  echándole un cable a los fiscales norteamericanos en la fabricación del consenso colonial contra el Islám, no es más que el enésimo capítulo de esta patética estrategia de la cleptocracia mundial para seguir saqueando el planeta. Bin Laden es el ídolo de las élites parasitarias que dirigen el mundo, con su increíble “hat-trick” 11-S, 11-M, 7-J, es el “galáctico” mejor pagado,  la más rentable creación  virtual al servicio de ese selecto club llamado “aristrocracia financiera transnacional”.

La barbarie terrorista en todo el mundo cada vez huele más a Inteligencia de Estado, a explosivo militar de última generación, a ejecutores mercenarios de poca monta (con hambre de dinero o drogas) que cogen la pasta sin hacer preguntas, a carceleros y  delincuentes haciendo negocios.

Hasta el sufrido ciudadano, narcotizado por el fútbol, la hipoteca y los juegos de azar, comienza a percibir que algo está muy podrido tras cada nueva previsión o ejecución de atentado terrorista.

Post relacionado: Argumentos necesarios para la rapiña colonial.

febrero 23, 2010

Terrorismo colonial, terrorismo bueno, terrorismo con-sentido

el "terrorismo bueno" tiene color azul

Recientemente hemos tenido conocimiento del asesinato de un ciudadano palestino en un hotel de Dubai. Netanyahu había bendecido la operación. El estado de Israel, con la colaboración del estado de la Gran Bretaña, planeó la ejecución de este atentado. No cabe ninguna duda de que si un ciudadano israelí o británico hubiese sido ejecutado en un hotel de Dubai, Yemen, Egipto, Jordania o cualquier país de mayoría musulmana hoy estaríamos hablando de la actuación de un comando terrorista islamista. Los agentes israelíes llevaban pasaportes europeos. Sobran los comentarios. La impunidad colonial sigue viva en el siglo XXI para cometer este tipo de actos contra la resistencia de los colonizados. La sombra de la autoría real de otros sonoros y recientes actos terroristas cada vez es más confusa. La larga mano del Mossad, la CIA o el MI6 cada vez cobra más sentido como agentes oscuros en el 11-M español, el 7-J británico o el 11-S americano. La estrategia global de criminalización del Islám salió bien consolidada tras aquellas operaciones. Las operaciones de “bandera falsa” han sido muy “rentables” para las grandes potencias coloniales a lo largo de la Historia.

A %d blogueros les gusta esto: