Posts tagged ‘CIA’

mayo 8, 2011

¿A quién beneficia la existencia de Al Qaeda?

¿Quién ha pagado el sueldo de este hombre y el de todo su inmenso equipo de trabajo?

Las élites dirigentes de EEUU y Arabia Saudita han tenido un buen acuerdo durante casi 80 años: los saudíes garantizan el suministro ilimitado de petróleo a EEUU a cambio de seguridad militar, impunidad política y certeza jurídica de que los beneficios lleguen directamente a la familia gobernante, en sus múltiples ramas. La familia saudí recibe todo tipo de protección por parte de los gobiernos estadounidenses pese a la represión interna, la falta de libertades y la ideología extremista en que se sustenta. Por dar unos datos, sin entrar en profundidades, Arabia Saudita no tiene Constitución, ni gobierno representativo, ni libertad de prensa, ni de reunión. Las iglesias y sinagogas están prohibidas y los shíies son tratados como apóstatas (es frecuente referirse a ellos con el término peyorativo de “rafiditas”, que se vendría a traducir como “los que rechazan” –rafad-) si hacen manifestación pública de su fe. El 23 de abril se convocaron una especie de elecciones municipales (las primeras de su historia fueron en 2005) en las que las mujeres no han podido votar… Se podría seguir, pero con estos datos basta para entender de qué país se está hablando. No sería excesivo afirmar que estamos ante el estado más totalitario y aberrante de todo el orbe planetario. La única forma de mantener la existencia de un régimen tan despiadadamente tiránico es la creación artifical de una “amenaza fantasma” que pueda seguir legitimando el uso de todo este tsunami de violencia represiva. No cabe duda de que para ellos la marca Al-Qaeda es un negocio estratégico, con unos altísimos niveles de rentabilidad.

En noviembre de 2009 el Ejército de Arabia Saudí entra en  Yemen en apoyo de las fuerzas yemenitas que combatían a los rebeldes houtis. Aquí Arabia Saudita aplicó la misma estrategia que Israel contra los palestinos: operó en aguas internacionales, bombardeó bastiones rebeldes dentro del territorio yemenita (utilizando bombas de fósforo, como Israel en Gaza) y desplazó a centenares de pobladores de aldeas fronterizas para “crear una zona de seguridad” (sic) que pusiese fin “al flujo de terroristas, contrabandistas e inmigrantes ilegales”. La nula reacción internacional a ambas operaciones, debido a “la amenaza terrorista”, indicó a los gobiernos de Arabia Saudí e Israel que seguían teniendo “luz verde” para implementar estos ataques indiscriminados contra civiles indefensos.

Arabia Saudí cuenta con el visto bueno de EEUU, que considera a Yemen una base de operaciones de Al-Qaeda –y así hay que interpretar que sean los saudíes quienes han impuesto, utilizando al Consejo de Cooperación del Golfo, una “solución” a las revueltas populares en Yemen, promoviendo a su candidato, el general Ali Moshen Al Ahmar, un amigo corrupto enriquecido por el contrabando de petróleo en el país más pobre del mundo árabe, como el sustituto del actual presidente en una etapa “de transición”. En Bahréin el ejército saudí también ha intervenido en apoyo de la dictadura amiga reinante.

La única forma de legitimar la represión más brutal, como la que ejercen los gobiernos saudí e israelí contra decenas de millones de habitantes en su zona de influencia es alegar la existencia de una amenza aún mayor. En este punto Al Qaeda juega un papel decisivo. También será necesario agudizar hasta el extremo los odios interétnicos entra suníes y shíies,  otro rol asignado a este grupo cuya financiación no puede provenir de una fuente distinta a la estos ricos y abiertamente criminales regímenes. Las élites israelíes obtienen un beneficio añadido de la existencia de Al Qaeda: Además de legitimar su política de represión, apartheid y asesinatos selectivos contra los palestinos (supuestos amigos de Al Qaeda) consigue estimular enormemente las ventas en su principal sector productivo nacional, que es la industria del armamento y los “sistemas de seguridad” contra amenazas terroristas. El triángulo de intereses EEUU-Arabia Saudí-Israel aparece como el principal beneficiado en la escena del crimen.

Algunos datos para esta entrada han sido tomados de: El declive de EEUU en Oriente Medio

noviembre 1, 2010

BuildingWhat.org, Yemen y el misterio de Al-Qaeda

Parece ser que este anuncio de 30 segundos, centrado en la misteriosa caída del Edificio 7 y en el escaso conocimiento que la opinión pública internacional tiene sobre este hecho, se emitirá desde el 2 al 10 de noviembre en 13 medios de comunicación estadounidenses. Se calcula que será visto por 900.000 espectadores, según nos cuenta el blog dictaduraglobal… si no es secuestrado antes.

Al mismo tiempo comprobamos como una vez más Al-Qaeda (ahora mediante unos oscuros envíos desde Yemen con destino Chicago) sigue haciendo el trabajo perfecto de propaganda necesario para justificar actuaciones militares colonialistas, ventas de armas y sistemas de seguridad, torturas de activistas políticos antiimperialistas, guerras “preventivas” para expropiar recusos naturales a países indefensos, neutralización de movimientos nacionales de liberación en países árabes y demás operaciones de márketing islamófobo al servicio del fasciocapitalismo. Como siempre aparecen en el sitio y momentos justos para servir de ayuda a los grandes intereses económicos, políticos y mediáticos de enormes lobbys de poder radicados en Israel, EEUU y Arabia Saudí. Esta misteriosa red también hoy mismo habría “protagonizado” una masacre contra cristianos en Iraq, dando argumentos a los que quieren lanzar la ansiada y antiislámica “guerra de civilizaciones”.

Nadie nos cuenta, sin embargo, de donde salen las inmensas cantidades de dinero necesarias para financiar  una red terrorista-militar lista para actuar desde Marruecos hasta Indonesia, pasando por Europa, en cuestión de minutos. Nadie nos cuenta por qué los agentes secretos de los servicios de espionaje de Arabia Saudí y los terroristas de Al-Qaeda son las mismas personas, en un alucinante ejercicio de permanente desdoblamiento de personalidad. Imposible determinar cuando trabajan para el estado saudí (principal aliado de EEUU en la región) y cuando trabajan para la red terrorista más peligrosa del mundo. ¿Será porque son la misma cosa?. La burla es tan evidente que casi repugna a la inteligencia. No es de extrañar que Arabia Saudí pueda predecir milimétricamente los movimiento de Al-Qaeda. Ahora el dedo acusador a la población yemení, un rival tradicional odiado por los saudíes, un pueblo que dijo no al castigo colectivo contra la población iraquí en la guerra del golfo, un país con un fuerte sentimiento de insumisión contra el poder imperialista y con una potente tradición izquierdista en el sur, un país con un altísimo 42% de musulmanes shiíes, muy críticos contra la manera totalitaria de entender el Islám de los monarcas déspotas y dictatoriales suníes que controlan la península arábiga…

Alguien ya debería explicarnos  cual es el nombre correcto de esta red terrorista ¿Al-Qaeda, Al-Mossad, Al-CIA, Al-Saud o Al-MossCiaSaud?. Queremos saber.

Entradas relacionadas:

La teoría de la conspiración

febrero 23, 2010

Terrorismo colonial, terrorismo bueno, terrorismo con-sentido

el "terrorismo bueno" tiene color azul

Recientemente hemos tenido conocimiento del asesinato de un ciudadano palestino en un hotel de Dubai. Netanyahu había bendecido la operación. El estado de Israel, con la colaboración del estado de la Gran Bretaña, planeó la ejecución de este atentado. No cabe ninguna duda de que si un ciudadano israelí o británico hubiese sido ejecutado en un hotel de Dubai, Yemen, Egipto, Jordania o cualquier país de mayoría musulmana hoy estaríamos hablando de la actuación de un comando terrorista islamista. Los agentes israelíes llevaban pasaportes europeos. Sobran los comentarios. La impunidad colonial sigue viva en el siglo XXI para cometer este tipo de actos contra la resistencia de los colonizados. La sombra de la autoría real de otros sonoros y recientes actos terroristas cada vez es más confusa. La larga mano del Mossad, la CIA o el MI6 cada vez cobra más sentido como agentes oscuros en el 11-M español, el 7-J británico o el 11-S americano. La estrategia global de criminalización del Islám salió bien consolidada tras aquellas operaciones. Las operaciones de “bandera falsa” han sido muy “rentables” para las grandes potencias coloniales a lo largo de la Historia.

febrero 6, 2010

Teologías de la Liberación: Pasión, Muerte y Resurrección (I)

La Iglesia más retrógrada intenta silenciar a la Iglesia liberadora

Aunque pueda parecer sorprendente dentro de la institución de la Iglesia Católica han coexistido diferentes tendencias políticas. El Concilio Vaticano II  y la posterior eclosión de la Teología de la Liberación en los años 60 y 70 marcó un hito en la lucha por la justicia y la libertad de los pueblos explotados, sobre todo en SurAmérica. Un nutrido grupo de teólogos hicieron una apuesta claramente aperturista para poner a la Iglesia a la altura de los tiempos y de su misión evangélica. Sin embargo esta línea fue duramente reprimida tanto desde dentro de la Iglesia (Ratzinger, Juan Pablo II, Opues Dei) como desde fuera (CIA, dictaduras criminales) en una estrategia combinada. Un documento llamado “Informe Rockefeller” (1969) elaborado por la CIA establecía las bases sobre las que se debía reprimir a los teólogos de la liberación:

* No se debe atacar a la Iglesia como institución y aún menos a los obispos en su totalidad, pero sí al sector más avanzado de ella; los ataques deben ser de forma personal. Sus actividades deben ser presentadas como relacionadas con la guerrilla. Hay que mostrar que predican la lucha armada, que están ligados con el comunismo internacional y que han sido enviados con el único propósito de desviar a la Iglesia hacia el comunismo.
* Se debe controlar de un modo especial a algunas congregaciones religiosas. La CIA se compromete a colaborar para dar información completa acerca de sacerdotes y religiosos/as sospechosos.
* En principio, se tratará de evitar allanar las casas religiosas porque estos casos producen demasiada publicidad. Los sacerdotes que están en la lista oficial, deben ser detenidos con agentes vestidos de civil y utilizando autos sin matrícula.
* Las expulsiones del país se comunicarán a los obispos como hechos consumados.
* Los arrestos se harán preferentemente en lugares descampados, en calles poco frecuentadas, sin que haya testigos durante la noche. Una vez arrestado el sacerdote o religioso/a se introducirá en su cartera y en su ropa propaganda subversiva y un arma (de preferencia un revólver de gran calibre). Se investigará su pasado de manera que se lo pueda presentar como sospechoso ante el obispo y la opinión pública.
* Algunos medios de comunicación social publicarán cartas que presenten de manera negativa a algunos obispos, sacerdotes y religiosos/as identificándolos como pertenecientes a la línea progresista de la Iglesia. Por otra parte, se deberá acentuar la intimidación ejercida sobre otros medios de comunicación o periodísticos para que no publiquen demasiados detalles de arrestos.
* Se deberán mantener relaciones de amistad con algunos obispos y con algunos sacerdotes nacionales de modo que la opinión pública no pueda sospechar que hay alguna represión sistemática contra la Iglesia, sino contra algunos de sus miembros. Se debe más bien insistir sobre la Iglesia nacional.

Fruto de la esta política sistemática de represión se llega a la eliminación física de Pereira Neto, Tito de Alencar, R. Luberhcin, J.B. Penido, Buernier (Brasil), Rutilo Grande (El Salvador), Juan Alsina (Chile), Héctor Gallego (Panamá), Iván Betancourt (Colombia), Raimundo Hermann Lefebvre, Luis Espinal (Bolivia) y Carlos Mugica, Enrique Angelelli, Mauricio Silva, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville, Léonie Duquet, Alice Dumont, Oscar Romero o Ignacio Ellacuría, entre otros muchos.

Para un análisis completo de la cuestión puede descargarse este excelente y actual estudio, en donde se aborda el pasado, presente y futuro de este apasionante movimiento espiritualista:

teologia_liberacion

Esta entrada tiene su continuación en Teologías de la Liberación: Pasión, Muerte y Resurreción (II).

enero 12, 2010

La CIA, el 11-M y la la pista atlantista

La cadena SER ha publicado hoy una noticia según la cual Abu Dujana Al Khorasani, el agente jordano a sueldo de la CIA que se inmoló hace dos semanas causando la muerte de siete estadounidenses, podría ser el autor del comunicado de reivindicación de los atentados del 11-M en Madrid. Según esta emisora de radio los servicios secretos occidentales investigan ahora si los indicios que apuntan que Abu Dujana pudo ser el autor del comunicado de reivindicación del 11-M que llegó al diario ABC tras el atentado son ciertos.

Esta noticia abriría nuevos interrogantes sobre el caso:
* ¿Para quién trabajaba en Marzo-2004 Abu Dujana? ¿Para la CIA? ¿Para Al-Qaeda? , ¿para ambos?
* ¿Cuánto sabe la CIA sobre el 11-M?
* ¿En qué medida los atentados del 11-M formaban parte de una campaña destinada a predisponer favorablemente a la opinión pública mundial  hacia la estrategia político-militar de la “guerra global contra el terror” diseñada por el Pentágono para consolidar sus posiciones geoestratégicas en numerosos enclaves del planeta?.

En cualquier caso la “Pista Atlantista” planteada por el investigador Mathieu Miquel vuelve a cobrar un nuevo protagonismo. Desgraciadamente la historia contempla numerosos casos de “terrorismo de bandera falsa” como coartada desencadenante para maniobras bélicas a gran escala.

Entrada relacionada:

La teoría de la conspiración

A %d blogueros les gusta esto: