Posts tagged ‘constitución’

junio 9, 2014

Los pueblos quieren ser protagonistas de su futuro

Los pueblos no se resignan al papel de súbditos. No quieren ser  esa masa silenciada y silenciosa que las élites oligárquicas tanto desean. El 15 de Mayo de 2011 comenzó a visualizarse de manera clara la existencia de un sujeto político que emerge de las aguas revueltas de la crisis. No nació, ni mucho menos, en ese momento, sino que se hizo más presente un ser social que vivía parcialmente hundido. Lo mismo sucedía en otros innumerables lugares del planeta: Desde el Magreb a Islandia, desde Bahrein a Japón, pasando por Turquía, EEUU o Brasil. En la Europa de piel más oscura y verdosa, esa que casi se besa geográficamente con África, la gente decía «No somos mercancía en manos de políticos y banqueros». No se puede decir más con menos. Era el grito de un pueblo que no se siente representado ni por el Estado (controlado de manera férrea por entes políticos arcaicos de estructura piramidal) ni por el Mercado que impone de manera totalitaria los intereses y privilegios de minorías acaudaladas sobre los derechos más elementales de los seres humanos. Los pueblos no se resignan, quieren hablar y quieren ser tenidos en cuenta, ¡qué se le va a hacer!. Algo huele a podrido en ese… «vota cada cuatro años y no te metas en política» porque la política es la única forma que tenemos para construir colectivamente nuestro futuro. Meterse en política es pedir la dación en pago como forma de saldar una hipoteca, es apostar por la horizontalidad frente al verticalismo tradicional de derechas e izquierdas y, ahora, es pedir la palabra para decidir qué modelo de gobernanza política queremos darnos y qué tipo de Constitución necesitamos en el Siglo XXI.

Un sencillo cálculo nos ayudará a entender que ningún ciudadano súbdito del reino de España con menos de 54 años pudo votar la constitución del 78. (2014-1978=36; 36+18=54). El que escribe, junto con otros muchos millones de súbditos legales, no estamos entre ese selecto grupo de sabios y veteranos ciudadanos que pudo votar aquel texto en referéndum. De ese colectivo de los mayores de 54 solo el 58,97% votó de manera afirmativa.  Eso nos daría un porcentaje muy minoritario sobre el actual censo electoral de explícito apoyo monárquico-constitucional, sin tener en cuenta que muchos de esos envejecidos españoles que, en aquel momento votaron de manera afirmativa, hoy quizás ya no votarían lo mismo debido a su cansancio y desencanto con estas carcomidas estructuras. Por tanto no es solo el Mercado y el Estado los que no nos representan. Muy posiblemente tampoco esta Constitución, arrastrada por el lodo de la reforma express que se hizo para satisfacer a los especuladores en el estío de 2011, y mucho menos el régimen monárquico emanado de los acuerdos con el franquismo que se metía en aquel paquete. La gente no puede entender la conducta psicótica de los que dicen tener almas republicanas en cuerpos monárquicos o de los que dicen defender los intereses de la patria mientras llenan sus bolsillos particulares y los de su familia con inmensas comisiones obtenidas en turbios negocios con dictadores despiadados. La Jefatura del Estado no puede ser un carísimo lobby comercial pagado con dinero de tod@s al servicio exclusivo de un puñado de directivos de empresas privadas que tributan en paraísos fiscales. El cambio de líder político en un país no puede consistir en la simple cesión intrafamiliar de un maletín con los selectos muestrarios de productos de una serie de poderosas corporaciones que además se transmiten por derechos de sangre. Solo la voz del pueblo puede acabar con este marasmo.

Los pueblos no se resignan al papel de súbditos y masa silenciada. Quieren ser tenidos en cuenta. ¡Qué se la va a hacer!. Ni el Estado, ni el Mercado, ni esa Monarquía ni, posiblemente esta constitución nos representan ya. Queremos decidir sobre aquellos asuntos que nos afectan, sobre nuestro presente y nuestro futuro político. Los sondeos existentes apuntan en la dirección de que son mayoría las ciudadanas y ciudadanos que creen necesaria la convocatoria de un referéndum sobre el modelo de gobernanza para refrendar la actual monarquía parlamentaria o una república.

Los pueblos no se resignan al silencio de los corderos. Queremos hablar, queremos decidir porque sabemos que la democracia es mucho más que votar cada cuatros años a unas listas prefabricadas de personas que no tienen la más mínima obligación legal de cumplir lo que nos prometieron. La hora de la democracia real se va acercando poco a poco, por mucho que esto pueda disgustar a las élites.

Solo la nteligencia colectiva puede ayudarnos a salir de estas encrucijadas

Solo la inteligencia colectiva puede ayudarnos a salir de estas encrucijadas

 

 

septiembre 5, 2012

#25S – Rescata el Congreso: Preguntas y respuestas

Reproducimos este esclarecedor comunicado de la Asamblea 15M Valladolid , sobre el evento #25s :

Nuestro modelo es Islandia, que hizo de la crísis oportunidad y salió con otra constitución, con mayor democracia y con la crísis olvidada.

1) ¿Qué pasará el 25S?

Pues que saldrán miles de personas a las calles, en Madrid y en el resto del país, para concentrarse frente a decenas de edificios públicos (empezando por el Congreso) con un fin claro: el inicio de un proceso constituyente que nos lleve a una democracia de verdad.

2) Muy bien, pero eso…¿Cómo se hace? ¿Qué es un proceso constituyente?

Se hace evidenciando que la ciudadanía está harta, reclamando la dimisión del gobierno, la convocatoria de un referéndum sobre la política de recortes, la disolución de las cortes e iniciando un proceso de “constitución” del Estado en los términos que la ciudadanía determine.

3) Pero este gobierno ha sacado diez millones de votos…¿Con qué legitimidad le pedimos que dimita?

Este gobierno está aplicando políticas que no aparecían para nada en su programa electoral. Es más, había negado explicitamente que fuera a hacer todo lo que está haciendo. Este gobierno ha engañado a la sociedad y solo por eso, debe dimitir, como por otro lado pasa normalmente en países civilizados: el último ejemplo ha sido Japón, por subir el IVA.

4) ¿Y cómo se yo que esto no es una artimaña para beneficiar a otros partidos políticos?

Pues precisamente porque pedimos la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones con otras reglas del juego.

5) ¿Pero por qué vamos a cambiar esas “reglas del juego”? ¿Y quien las va a cambiar?

Porque esta crísis evidencia que nuestro modelo político, surgido del pacto de la transición, está agotado y no nos representa. Se ha generado un bipartidismo elitista, apoyado en una ley electoral injusta (Con un 30% de voto sobre el total del censo un partido puede obtener aplastante mayoría absoluta, como sucede actualmente), que sirve única y exclusivamente como correa de transmisión del poder económico. Hay que desprofesionalizar el ejercicio de la política, despojarla de privilegios y hacer que responda al interés general. Seremos todas y todos los que aportemos en el proceso de cambio en los términos que vayamos decidiendo.

6) ¿Pero cómo lograremos todo eso? ¿Qué pasos concretos vamos a seguir? ¿Habrá violencia?

No va a haber ningún tipo de violencia: ¿la hubo en el 15M de 2011 y en lo que siguió después?. No vamos a asaltar el congreso ni nada; no vamos a impedir la entrada de los Diputados; no vamos a disolver las cortes por la fuerza. Nos sentaremos alrededor del Congreso, de Cortes Regionales, Diputaciones y Ayuntamientos, en Madrid y el resto de ciudades y pueblos de España, y nos quedaremos allí, cortando el tráfico y evidenciando nuestro descontento, hasta romper la burbuja que el #PPSOE, sus apoyos mediáticos y sus amos financieros se han creado. Recalcamos: violencia cero patatero y hacemos un llamamiento a la responsabilidad del Ministerio del Interior para que comprenda que esta es una convocatoria pacífica.

7) ¿Y la policía no cargará contundentemente para disolvernos?

No esperamos que las autoridades sean tan torpes. A estas alturas deberían saber que cada vez que cargan, miles de personas salen a la calle. Y hay que recordar que la policía no son solamente antidisturbios descontrolados: hay decenas de miles de funcionarios que han visto recortados sus derechos y que comprenden perfectamente que así no se puede seguir.

8) ¿Qué pasa con la monarquía? ¿Os habéis posicionado?

Está claro, al menos desde Valladolid: queremos poder decidir todos los cargos de representación, incluyendo la Jefatura del Estado: Es de sentido común, al menos, que nos pregunten si queremos monarquía o república, y que se respete la decisión de la sociedad al respecto. No aceptamos imposiciones de ningún tipo, se fundamenten en una constitución (la de 1978) que no ha votado nadie menor de 52 años, o en un pretendido consenso que nadie ha refrendado en las urna.

9) En la convocatoria no se hace mención de un montón de cosas específicas, desde el futuro de las centrales nucleares hasta los toros: ¿me tengo que sentir decepcionado?

No, porque hay que tener en cuenta que no queremos, ni pretendemos, decirle a la gente qué va a pasar en el futuro. Queremos facilitar la demostración de descontento y catalizar un cambio. Ni la Coordinadora 25s ni las asambleas del 15M quieren alcanzar el poder y ejercerlo, solo posibilitar que converjan todas las expresiones de hartazago social y que se inicie un proceso de legitimización de la política que de carpetazo al actual sistema constitucional surgido en la transición de los setenta. Y todo el mundo tiene derecho a opinar y decidir, empezando por los 17 millones de personas que, de buena fe, votaron al PPSOE en las últimas elecciones.

10) ¿El 25S es el 15M? ¿No se había desmarcado Sol de esta iniciativa?

La idea original del 25s viene de un colectivo, la Plataforma En Pie que abre la convocatoria a otras organizaciones y personas. Para ello se crea la Coordinadora 25s  , formada en su mayoría por distintas asambleas del 15M, aparte de otras organizaciones plenamente democráticas. Los usos son los del 15M: se incide en la horizontalidad de la toma de decisiones, el carácter público de las mismas  y en el uso del sistema asambleario para generar consensos. Sol, y otras asambleas decidieron no participar en su momento porque una convocatoria tan definida propuesta por una plataforma en su momento desconocida les planteaba dudas. Con la inclusión de más colectivos y el aumento de la transparencia, estamos seguros de que habrá muchas adhesiones más hasta el 25 y después de el.

11) Algunos periodistas y políticos dicen que vais a dar un golpe de estado. ¿Es cierto?

No. Un golpe de estado consiste en violar las normas constitucionales de un país, sustituyendo su gobierno por otro no consensuado, normalmente por parte de fuerzas militares. El 25S queremos que sea un día de acción pacífica en la que la ciudadanía sea protagonista, respetando siempre los derechos humanos. Deseamos que sea el punto de partida para que todas seamos partícipes en la construcción de nuestro futuro. Proponemos un proceso que nos lleve a un nuevo modelo social basado en la soberanía popular participativa. No queremos imponer, queremos proponer más y mejor democracia. Partiendo de un análisis de la actual situación  está claro que a los ciudadanos se nos ha despojado de nuestros derechos y libertades a favor de los mercados y dichos derechos deben ser restituidos.

12) Por último…¿Qué va a pasar en Valladolid? ¿Por qué hemos quedado tan tarde el 25? ¿Por qué en la Plaza Mayor?

Valladolid, a través del 15M y de los colectivos que quieran sumarse, saldrá a la calle como centenares de ciudades y pueblos en España. Quedamos a las 20h para maximizar el efecto “arrastre” de Madrid, y quedamos en la Plaza Mayor para decidir que rodeamos mientras tenemos presencia frente al Ayuntamiento. Desde el viernes  7 habrá una campaña masiva de información en redes y en la calle, y desde el 25 nos quedaremos el tiempo que decidamos frente al edificio público elegido, hasta que el gobierno dimita y se convoque un referéndum como mínimo.

Encontraréis mayor información en la página web de la coordinadora 25S  , incluyendo un apartado para pueblos y ciudades fuera de Madrid y otro de artículos de prensa y opinión.

 

agosto 10, 2012

El SAT nos recuerda que la riqueza privada está subordinada al interés general

» Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general«.

¿Lenin, Bakunin, Marx, Durruti?. No, es la Constitución Española del 78, en su artículo 128.1. Desgraciadamente ya sabemos que las constituciones liberales son una simple estafa, en la que el único artículo realmente válido y efectivo es el que protege la teocracia de la propiedad privada por encima de cualquier otra consideración y los intereses de los criminales banqueros por encima de cualquier otra prioridad, como por ejemplo la salud, la dignidad, la seguridad o incluso la vida de las personas.

Es evidente que ningún ladrón llama a las cámaras de TV para que lo graben. Es evidente que esto no es un robo sino un acto político, enmarcado en la tradición humanista de la desobediencia civil, que podría ser firmado por gente tan peligrosa como Gandhi o Luther King. También habrá que explicarle a los ministros neofranquistas que el derecho de resistencia a la opresión está recogido hasta en el acta fundacional de las cínicas constituciones liberales a las que ellos ahora dicen guardar fidelidad. El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) es una de las más valientes y dignas opciones político-sindicales existentes en el estado español. Gente como las del SAT y como Sánchez Gordillo nos devuelven la esperanza en un mundo auténticamente humano, hablan claro y no dudan en decirnos a través de su activismo diario que dentro del capitalismo no hay solución.

La acción del SAT ha recibido el respaldo de la ciudadanía, expresado a través de diversas encuestas de opinión como la del Huffington Post (61% a favor frente a 31% en contra), elperiodico.com (58% a favor frente a 42% en contra), elcorreoweb.com (52% a favor frente a 47% en contra) o incluso entre lectores liberales y conservadores del mundo.es (54% a favor frente al 46% en contra). También ha contado con la aprobación inequívoca de gente importante del pensamiento libre tales como:

Aunque fuera previsible que las fuerzas conservadoras respondieran de esta manera, es sorprendente y rechazable la condena que tal acto tuvo por gestores políticos que se autodefinen como progresistas. Tales voces olvidan que los mayores cambios ocurridos en nuestro y en otros países han sido resultado de agitación y desobediencia civil. El identificar ley con moralidad y/o con rectitud democrática es ignorar o desconocer el papel de la ley en reproducir un sistema injusto y escasamente democrático, como es el español. Lo que han hecho aquellos sindicalistas es, en un acto de desobediencia civil, mostrar la situación dramática en la que se encuentran más de un millón de familias españolas que viven en situaciones miserables (que creíamos habían ya desaparecido en España), resultado de unas políticas públicas frente a las cuales la única actitud de decencia democrática es la de rebelarse frente ellas. Hay que agradecer a tales sindicalistas que, con tal acto, la sociedad española se concienciara del impacto que tales políticas están teniendo en nuestro país.

«La acción llevada a cabo por los sindicalistas del SAT puede ser ilegal, pero en el contexto de crisis aguda en el que nos encontramos es del todo legítima, mientras que precarizar las condiciones laborales puede ser, lamentablemente, legal pero no tiene nada de legítimo. Y cada vez son más las personas conscientes de ello. De aquí que frente la legitimidad y el apoyo a estas movilizaciones, la única opción del poder sea la represión y la criminalización. Solidaridad, pues, con aquellos que no se resignan y luchan».

«Algunos denunciarán que la acción del SAT es ilegal. Efectivamente, lo es. Pero la cuestión no reside en saber en qué lado de la frontera jurídica cae, sino en si es una acción legítima y digna o si por el contrario no lo es. Y cuando sabemos que las necesidades humanas básicas pueden satisfacerse técnicamente pero el único obstáculo para conseguirlo es el propio marco institucional, diseñado en beneficio y garantía de la gran empresa y las grandes fortunas, es cuando acciones como las del SAT recobran toda su naturaleza revolucionaria y de justicia social. En ese punto la ilegalidad es legítima y contribuye a preparar el terreno para un cambio institucional que primero y ante todo ha de construirse en el plano ideológico.»

«Si los políticos incumplen sus programas, el pueblo no tiene la obligación de cumplir sus leyes». Diego Cañamero

A %d blogueros les gusta esto: