Posts tagged ‘déficit’

mayo 27, 2012

¿Déficit o Deuda?: Así te estafa el poder

Engaño, mentira y manipulación, armas fundamentales del terrorismo financiero

La crisis capitalista en España sigue su curso previsible. El sentido común nos indica claramente  que un sistema que lleva inscrito en su código genético la ausencia de responsabilidad individual por los ataques económicos perpetrados contra la colectividad y la constante generación de cotas crecientes de desigualdad, no puede tener otro fin que el hundimiento. Las cúpulas que dirigen el negocio hicieron girar todos los focos mediáticos hacia el déficit público (diferencia entre los ingresos y los gastos que generan las administraciones públicas de un Estado en un año). Se escogía así, entre todos los posibles, el parámetro más conveniente para los fines políticos deseados por dichas cúpulas, que no eran otros que el desmantelamiento de las garantías de la cohesión social y el sometimiento de la ciudadanía al poder de las élites económicas. Mientras tanto restaban importancia a otros parámetros, mucho más decisivos para entender el funcionamiento general del sistema y su sostenibilidad futura, como son la deuda total, la deuda privada (diferencia acumulada entre ingresos y gastos, generados por empresas, bancos y particulares) y la deuda pública (diferencia acumulada entre los ingresos y gastos generados por el conjunto de las administraciones públicas).  Dicho de otra forma, la deuda sería la resultante final de los déficits acumulados y de los “proyectos” aún no rentabilizados (y posiblemente nunca). Se contrae deuda con objeto de cubrir los déficits y/o inciar nuevos proyectos para los que no se disponen de ahorros. El sistema es un gigantesco cuento de la lechera en el que la leche derramada suele ser pagada por el que la pisó y no por quién rompió el cántaro. Otros también lo podrían llamar “estafa piramidal”.

Aprovechando la falta de formación de gran parte de la población se nos introduce la absurda idea de que el montante total de la deuda acumulada por todos los agentes económicos es mucho menos importante que los números concretos de la deuda anualizada (déficit) de las administraciones públicas. La teocracia bancaria pretende hacerle creer al pueblo que la hipotética correción de un problema insignificante en tamaño será la palanca de salvación para todo un sistema quebrado y corrupto, es decir, algo equivalente a pretender convencernos de que es posible curar un cáncer con una mezcla de aspirinas y espiritismo. El sistema ya no tiene credibilidad porque no tiene ningún plan de futuro que ofrecer. Corre despavorido, como pollo sin cabeza y sin destino. Simplemente nos exige fe y sumisión para que lo acompañemos en un viaje, que ya todos intuímos, a ninguna parte.

Los secuestradores de Bankia han pedido 18.000 millones de euros más por el rescate de la entidad a los pueblos que configuran el estado español, a añadir a los 4.500 millones de extorsión que ya fueron entregados en un primer pago. El gobierno cleptocrático, al cuidado de los intereses de sus amos, no ha tardado en garantizarles miles de maletas llenas de dinero caliente, recién robado de nuestras carteras y salarios. Ante la opinión pública no tardarán en contarnos que el dinero pagado no aumentará el déficit, sino la deuda y se quedarán tan panchos. Como el país tiene una baja deuda pública, en comparación con sus socios, no habrá problema en subirla varios dígitos de una vez. La contbilidad mágica y creativa del “birli birloque” puede aumentar la deuda mientras baja el déficit, en una descomunal burla a la ciudadanía.

La deuda es la más antigua forma de esclavitud

La esclavitud por deuda (algo que está sucediendo a Grecia y que pronto nos sucederá a nosotros, en el momento del inevitable “rescate”) es uno de los problemas más antiguos de la humanidad. Los países de África, Asia y América Latina lo conocen muy bien, de la misma forma que lo conocían los habitantes de Palestina y de todo el Oriente Medio en la época del Antiguo Testamento. La solución a esta cuestión clave, propuesta desde aquellos lejanos días por nuestros antepasados, por los profetas y, para los creyentes, por el propio Dios, no era otra que el Jubileo: Condonación total o parcial de la deuda  (“Perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores”) y liberación de los esclavos.  La doctrina bíblica al respecto puede encontrarse en múltiples textos, entre los cuales exponemos algunos ejemplos: Éxodo 22:24-26; Levítico 25:35-37 y Deuteronomio 23:20.  Una y otra vez se insiste en la prohibición de los préstamos de dinero o alimentos con interés a un hermano o hermana necesitados  ó incluso a un residente extranjero. Otros libros de la Biblia subrayan la importancia de ésta prohibición sobre los intereses.  Por ejemplo, Salmo 15:5 caracteriza a un hombre justo, como uno que, entre otras cosas, “presta su dinero sin interés”. Tanto Ezequiel 22:12 como Nehemías 5:1-11 condenan prestar dinero con interés, especialmente para los pobres.  Ezequiel 18:13 señala incluso al préstamo de dinero con intereses como uno de los pecados dignos de muerte. ¿Cómo y por qué llegaron los antiguos a esta conclusión?, ¿Qué conexión guardan esas recomendaciones “proféticas” con el rabiosamente actual problema de los deshaucios a familias con todos sus miembros en el paro e hijos pequeños a su cargo?.

La traducción a nuestros días de todo esto sería la auditoría exhaustiva de la deuda, condonación total de la deuda odiosa, pérdida de patrimonio de los accionistas y especuladores, recuperación de bienes y encarcelamiento de los banqueros, empresarios y políticos que se han lucrado obscenamente y han espoleado el problema con su avaricia criminal, creación de una banca pública ética y democrática que preste sin interés, reformulación profunda de todo el sistema monetario, reformulación de las leyes de propiedad sobre la tierra, los recursos naturales y los medios de distribución de manera que se imposibilite cuaquier forma de acumulación, armonización fiscal al alza y con fuerte progresividad, desmantelamiento de los paraísos fiscales y confiscación de los fondos allí depositados, renta básica de ciudadanía y establecimiento de un tope máximo de beneficio empresarial. Ayer, hoy y mañana puro sentido común.

_______________________

P.D.: Si las cúpulas vaticanas tuvieran la más mínima sensibilidad cristiana hace tiempo que estarían exigiendo cada día todo esto a gritos y, por supuesto, habrían condenado como profundamente antirreligiosa, antievangélica y anticristiana la reciente reforma de la Constitución española, en la que se establece la prioridad aberrante del pago de la deuda sobre la cobertura de las necesidades básicas de las personas. En el libro fundacional de las tres grandes religiones monoteístas podemos encontrar también interesantes reflexiones sobre el derecho de propiedad sobre la tierra (Levítico 25:23), sobre el disfrute de sus frutos, sobre la forma de trabajarla y sobre la obligación de cuidarla. Aunque estos libros han quedado completamente desfasados en sus prescripciones sobre moral sexual, papel de la mujer en la sociedad, castigos corporales o uso penal de la violencia, siguen conteniendo ideas importantes sobre otras muchas cuestiones relativas al bien común y a la perpetuación de la especie humana sobre la Tierra. Incluso para los no creyentes se trataría de lecturas enriquecedoras como tratados históricos de Antropología Social, Derecho y Filosofía.

abril 14, 2012

¿Quién ha gastado en España el dinero que no tenía? (II)

En una entrada anterior ya analizamos, con la ayuda de diversos gráficos, como la mayor parte de la culpa de la lamentable situación en la que se encuentra la economía española debe ser imputada a las grandes empresas privadas (Bancos, inmobiliarias, constructoras…) y no al sector público. Sin embargo todo el peso del recorte, el ajuste y el escarnio social está cayendo sobre las cuentas públicas y no sobre las cuentas privadas. Podría pensarse que los que han generado el problema no solo salen de rositas, sino que además utilizan la coyuntura para atacar a los que hicieron las cosas bien (servicios públicos) para ir jibarizándolos y desmantelándolos, un sueño lárgamente acariciado por ellos desde hace décadas. Si se nos permite la simplificación hiperbólica explicada a los niños podríamos decir que en el capitalismo los malos ganan y los buenos pierden. Los malos gestores (banqueros que no quisieron medir los riesgos, defraudadores amnistiados, empresarios corruptos, políticos ineptos) ganan, y los buenos gestores (ciudadanos de clase media que pagaban religiosamente sus facturas y sus impuestos, microempresas responsables, directores de hospitales, colegios, bibliotecas, alcaldes y concejales honestos de pueblos pequeños, cooperativas sostenibles, trabajadores en general) son castigados con brutales recortes en servicios, salarios, derechos e imagen social. En esta entrada seguiremos aportando datos y gráficos que refuerzan esta visión, y que nos ayudan a entender la dinámca de los problemas a los que nos enfrentamos.


Este primer gráfico se llama “Deuda Pública Europea como porcentaje del PIB”. La barra azul representa la previsión de deuda pública de los diferentes países para 2012, como porcentaje de su PIB. El punto redondo anaranjado representa la media de deuda pública del país en los últimos 10 años. Destacan los siguienes datos:

1.1) La deuda pública española en los últimos 10 años (situada en torno al 50% de su PIB) ha sido de las mejores de Europa y del mundo desarrollado, con un balance mucho más positivo que la media europea (en torno al 75%), solo mejorada por tres países escandinavos: Finlandia, Dinamarca y Suecia. Estos 3 países aplicaron las más altas tasas de impuestos a sus ciudadanos (entre el 40% y el 50% de sus ingresos) y en gran parte gracias a ello son los que mejor han equilibrado sus cuentas.

1.2) En previsión para 2012 aún seguiremos estando muy por debajo de la media europea (73.8% frente a 90.5%). Solo perderíamos dos posiciones en la clasificación respecto al dato anterior, superadas ahora también por Austria y Holanda, además de los tres escandinavos que seguirían siendo los mejores con diferencia.

1.3) El caso de Irlanda es paradigmático de como el neoliberalismo es letal para los pueblos. Su deuda pública estaba controlada en torno al 55%, siendo muy inferior a la media europea. Sin embargo sus dirigentes se entregaron a la orgía de las polítcas desregulatorias, con bajísimos impuestos, nula supervisión bancaria y privatización de servicios públicos. Su baja deuda pública no les protegió en absoluto contra la debacle. Cuando sus bancos privados quebraron obligaron al pueblo a salir a su rescate, lo cual terminó de forma inmediata por disparar su deuda y su déficit públicos. La enseñanza es clara para el que quiera ver y escuchar: De nada sirve la austeridad en las cuentas públicas si la política económica no está subordinada a los intereses del pueblo. Simplemente los poderes públicos irlandeses, representados en su Parlamento, tendrían que haberse negado en redondo a rescatar a esos bancos privados, en la línea de lo realizado por sus vecinos los islandeses. Si la sociedad no se dota de mecanismos efectivos para controlar realmente el poder económico y político de un país, en detrimento de las élites financieras, el vaciado de las arcas públicas estará garantizado. Mientras sean las zorras (bancos y grandes empresas cotizadas en bolsa) las que controlen el poder de la granja, las gallinitas irán cayendo sin remisión una detrás de otra. El neoliberalismo consiste precisamente en eso: Retirar de facto el poder al pueblo, entregárselo en bandeja a las élites financieras y dejar a los ciudadanos que se entretengan cada cuatro años jugando a echar papelitos en las urnas.

Veamos ahora el segundo gráfico:


Este se llama “Déficit/Superávit Público europeo como porcentaje del PIB”. La barra azul vuelve a ser la previsión para 2012 y el punto anaranjado la media del periodo 2000-2010. Aquí llama la atención lo siguiente:

2.1) En los últimos 10 años solo ha habido 3 países con superávit público en Europa, es decir con mayores ingresos que gastos en sus arcas colectivas. Y, oh casualidad, vuelven a ser los tres escandinavos. El modelo político de magníficos servicios sociales gratuitos, fuertes impuestos, alto número de empleados públicos (1) y alta equidad no solo no resulta insostenible sino que arroja balances positivos en la contabilidad de los países. Para este año el único con previsión de superávit es Suecia. Los altos impuestos vuelven a ser decisivos.

2.2) El déficit público en España (3%) en los últimos 10 años también se ha comportado mejor que  la media europea. No ha sido pués el déficit público el que ha llevado a España a la situación actual (de ser así toda Europa estaría igual que nosotros). La explicación a los problemas diferenciales del Estado español solo puede venir en base al Déficit Privado, es decir a la diferencia entre ingresos y gastos de las empresas y los bancos.

2.3) Irlanda y Reino Unido, es decir los países que han aplicado las más puras políticas neoliberales (bajos impuestos, privatizaciones de servicios públicos, bajo índice de empleados públicos, despreocupación por la equidad social, desregularización de la economía, amnistías fiscales…) son los que presentan los mayores déficits, sin mejorar tampoco a España en los montantes de su deuda pública. Los países que han aplicado las políticas más opuestas al catecismo neoliberal (es decir, los escandinavos) son los que arrojan las mejores cifras en todos los parámetros evaluados.

Ante este aluvión de evidencias empíricas puede comprobarse fehacientemente que la insistencia totalitaria en aplicar políticas neoliberales solo puede ser entendida bajo el prisma de la defensa de los intereses de reducidas élites de poder (bancos privados, directivos de grandes empresas, políticos profesionales corruptos al servicio de las cúpulas financieras) en detrimento de los intereses de la inmensa mayoría de los ciudadanos y de la más simple lógica económica. A corto plazo sólo copiar a los que lo hacen bien (Finlandia, Suecia o Dinamarca) podrá ayudarnos a capear la situación desde un punto de vista científico. El neoliberalismo es la muerte.

(1) Mil Mentiras sobre los funcionarios

+ Esta entrada tiene su continuación aquí: ¿Quién ha gastado en España el dinero que no tenía (III) ?

diciembre 6, 2011

Algunas ideas para reducir el déficit público en Europa

Aunque no es el déficit público el mayor problema de Europa, (sino la deuda acumulada por instituciones financieras privadas, empresas privadas y particulares) hoy nos permitiremos dar unos brevísimos consejos a los políticos profesionales para disminuir también el déficit público. Por supuesto el desequilibrio entre gastos e ingresos también puede ser corregido mediante el aumento de la recaudación y no exclusivamente mediante recortes, una obviedad que misteriosamente suele olvidarse.

Algunas rápidas ideas (a corto plazo) para reducir el déficit público en la U.E:

– Recortar drásticamente los gastos militares de todos los países.

– Gravar fuertemente con aranceles las importaciones procedentes de países que sobreexplotan a su clase trabajadora.

– No aportar ni un euro más de financiación a la banca privada. Si necesitan fondos que vendan sus activos (inmobiliarios, industriales, etc.) y que dejen caer el precio de sus acciones. Después que convoquen concurso de acreedores, como hace cualquier empresa, poniendo a los pequeños impositores en el primer lugar de la fila.

– Activar un escalofriante plan de choque contra el fraude fiscal en Europa y el desvío de fondos a paraísos fiscales, con embargos inmediatos de las cuentas bancarias personales de los defraudadores, obligación prioritaria de devolver hasta el último euro robado y, por supuesto, larguísimas penas de prisión incondicional.

– Aumentar los impuestos a todas las grandes transnacionales que quieran vender aquí. No aplicar dichos incrementos a empresas de tamaño medio y pequeño.

– Recortar por ley los sueldos a todos a todos los políticos profesionales europeos y suprimir todos los gastos asociados a las numerosas casas reales.

________

Datos de interés: La gigantesca deuda europea: ¿Quién debe a quién?

junio 8, 2010

Obscenidad del gasto militar mientras se piden sacrificios al trabajador

La industria militar y el terrorismo financiero se forran mientras se pide sacrificio y austeridad al trabajador. Sencillamene DI NO.

¿Podemos admitir que se estén pidiendo sacrificios a los trabajadores cuando solo, por citar un ejemplo, en el gigantesco avión de transporte militar A400M el Gobierno español tiene previsto gastarse la friolera de 3.000 millones de euros para comprar 27 de estos artefactos de guerra? ¿Podemos admitir que se congelen las pensiones de nuestros mayores para que el Gobierno tenga dinero para pagarse sus oscuras aventuras militares en Afganistán? El despilfarro de los gastos militares, las guerras, el rearme y la insolidaridad más descarnada son una locura y un atentado contra la dignidad humana. Ciudadano europeo o americano, no te dejes engañar por la desinformación de los medios y la ceremonia de la confusión que ellos tejen cada día a tu alrededor. Infórmate, busca la verdad. Nadie va a luchar por ti.

Crisis social y gastos militares – Malditos bastardos

La crisis devuelve al congreso español el debate sobre el gasto militar – Colectivo Antimilitarista Tortuga

mayo 8, 2010

Reformas estructurales

La primera reforma estructural: Amarrar a los mercados especuladores

Por aquí por allí escuchamos las palabras mágicas: “Reformas estructurales”. Hay que corregir el déficit, bien. Lo que no suelen decirnos los medios es que la corrección del déficit no tiene porqué realizarse mediante la disminución del gasto; también es posible corregir el déficit mediante el aumento del ingreso. Esto va a requerir profundas “reformas estructurales” a corto plazo y la primera implica algo tan simple como lo que pidió Ignacio Ramonet hace 10 años en el lanzamiento del primer Foro Social Mundial: DESARMAR A LOS MERCADOS. Daremos algunas ideas:

1. Implantación de la Tasa Tobin o similar para frenar la especulación bursátil y, de camino, recaudar fondos para corregir el déficit.

2. Poner en marcha una profunda reforma fiscal coordinada, para que paguen más impuestos los que más tienen, sin que puedan evadirlos mediante fórmulas tipo SICAV.

3. Frenar la generación de deuda privada para aumentar el ahorro y la recaudación fiscal. Eliminar las desgravaciones para las nuevas compras de viviendas y apostar por el alquiler. Establecer un nuevo impuesto sobre los pisos vacíos.

4. Combatir decididamente el fraude fiscal para aumentar la recaudación.

5. Desmantelar los paraísos fiscales y poner todos esos capitales a pagar impuestos controlados por las haciendas públicas de los pasíses que realmente están proporcionando servicios a los ciudadanos.

6. Fijar una tasa ecológica proporcional a su impacto ambiental para todo tipo de productos y servicios, en sustitución del neutral y fácilmente evitable IVA.

7. Imponer un impuesto potente a los gastos publicitarios de las grandes empresas. Este impuesto tendría una doble virtualidad al generar nuevos ingresos para las haciendas públicas y dar nuevas posibilidades de competir a los pequeños productores en su lucha desigual contra las grandes marcas.

8. Aumentar el coeficiente de caja para los bancos, es decir el dinero que realmente deben poseer para poder, posteriormente, conceder créditos. Esta medida aumentaría el ahorro, disminuiría los niveles de deuda privada y frenaría la apetencia de la banca por correr riesgos suicidas con el dinero de otros.

9. Dar pasos coordinados en la armonización fiscal al alza de los distintos países, estableciendo potentes sanciones para aquellos que realizan una competencia desleal a la baja, tales como los paraísos fiscales.

10. Aumentar los impuestos sobre los carburantes que se emplean en el transporte de productos que perfectamente podrían adquirirse en mercados locales.

Estas son las REFORMAS ESTRUCTURALES que necesitamos en el corto plazo para REDUCIR EL DÉFICIT. Que no nos engañen con recortes de derechos laborales o de servicios sociales. Hay vías mucho más efectivas para conseguir reducir el déficit y, de camino, evitar que sean los más débiles los que paguen las crisis capitalistas. Los heroicos ciudadanos islandeses y griegos ya han comenzado a defender esto en las calles. Ojalá cunda su valiente ejemplo.

A %d blogueros les gusta esto: