Posts tagged ‘desinformación’

septiembre 19, 2012

Desmontando Mentiras

(Compendio tomado de http://desmontandomentiras.tomalaplaza.net/)

Mentiras sobre política

Mentiras sobre economía general

Mentiras sobre bancos y cajas

Mentiras sobre el modelo productivo e infraestructuras

Mentiras sobre energías renovables y energías convencionales

Mentiras sobre Educación y Sanidad

Mentiras sobre gasto militar

junio 9, 2010

Mil mentiras sobre los funcionarios

El número de funcionarios en España está por debajo de la media Europea. (Pulsa para ampliar)

La leyenda negra dice que España es un país de funcionarios pero ¿más que Francia, menos que Alemania, igual que Estonia, el doble que Finlandia? La Presidencia francesa de la Unión Europea realizó en 2008 la comparativa más actual que existe sobre los cuerpos de funcionarios en un informe titulado Administration and the Civil Service in the EU 27 Member States. Analiza datos de 25 países del continente europeo entre los que no está España. Tomando los mismos datos de España en 2008, ¿en qué lugar del ranking quedamos?: Pués en la zona media-baja, exactamente en el puesto 16, al mismo nivel que Italia y Alemania. Es mentira, por tanto, que España sea un país de funcionarios. Nuestro nivel está incluso por debajo de la media europea.

Italia tenía hace dos años 3.400.000 empleados públicos, el 5,7% de la población, uno por cada 17 habitantes, una cifra muy similar a la española -5,5%, uno por cada 18- y a la alemana -donde había 4.500.000 funcionarios para más de 82 millones de personas, lo que se traduce en un 5,4%, 18 habitantes por cada empleado público-. El país que lidera la lista es Suecia, donde trabajan para la administración 1.125.000 personas, suponen el 12,3% de la población y tocan apenas a ocho habitantes por funcionario. Le siguen Finlandia, Letonia y Malta, con nueve por cabeza. Bélgica y Francia ocupan los puestos séptimo y octavo, ambos con 12 funcionarios por habitante. Irlanda, Portugal y Países Bajos también ganan a España, los dos primeros con 13 habitantes por cada empleado público y el último, con 16. Con menos funcionarios que España hay 11 países, incluidos Luxemburgo -en el puesto 17, con 21 vecinos por trabajador público-, Reino Unido -en el 19, con 29 por cabeza- y Grecia -el 20o de la clasificación, con un habitante más por funcionario que Reino Unido-. Los tres países de cola son República Checa, donde un funcionario atiende a más de un centenar de habitantes, Rumania, con 127, y Eslovaquia, con hasta 135. La mediana de funcionarios por país está en 5,9%, mientras la de España queda en 5,52%.

Otras mentiras fácilmente desmontables mirando este gráfico son:
– “Los países con graves problemas de deuda tienen muchos funcionarios”: Es mentira, ya que Grecia y Reino Unido tienen unos volúmenes de deuda total altísimos teniendo un porcentaje muy bajo de funcionarios.
– “Los países con muchos funcionarios son ineficientes”: Es mentira, ya que Suecia y Finlandia con porcentajes de empleados públicos que doblan a los de España proporcionan unos excelentes índices de bienestar, calidad de vida y bajo endeudamiento.

Si quieres datos ampliados con los enlaces correspondientes puedes descargar este documento en pdf:

funcionarios.pdf

mayo 18, 2010

La mejor “democracia” que el dinero pudo comprar

La mejor democracia que el dinero nos puede ofrecer cada vez convence a menos gente. Queremos democracia de verdad, democracia para adultos, democracia no tutelada por banqueros

El partido vencedor en la casi totalidad de procesos electorales en la democracia capitalista europea es el partido abstencionista. Los resultados electorales son ilegítimos por una evidente falta de quorum electoral. Con este sistema un partido político profesional, a sueldo de los bancos y respaldado por los periódicos de los proxenetas, que ha conseguido captar mediante falsas promesas a una minoritaria cuarta o quinta parte de votantes sobre el total de electores llamados a las urnas, será el aclamado vencedor de los comicios y podrá servir cómodamente a sus amos financieros con una relajada mayoría parlamentaria. Los tintes trágicos de esta realidad llegan al paroxismo en EEUU, con un partido capitalista bicéfalo completamente postrado ante los lobbys corporativos y sus bastardos intereses mercantiles. Es la “democracia de Pareto” en donde una exígua minoría ejerce un férreo control sobre la vida de grandes masas de población que no tienen posibilidad real de influencia en su propio destino colectivo.

¿Y por qué la gente decide no votar?. Evidentemente porque están convencidos de la inutilidad del sufragio y de la falta de independencia de los dos únicos jugadores que pueden ganar en este partida con cartas marcadas. Como ejemplos concretos tres de los últimos procesos electorales acontecidos en Europa:

Elecciones Europeas –> Abstención=54% (2009): Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Elecciones Francesas –> Abstención=52% (2010):  Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Elecciones Austriacas –> Abstención=51% (2010): Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Nuestro parlamentarismo europeo sólo es un triste e impotente reflejo de esta “democracia” muerta, justo la mejor que el dinero pudo comprar.

Share

abril 22, 2010

El mito de la neutralidad informativa

Un periodista comprometido con la Libertad, la Justicia y la Equidad

Por Pascual Serrano

Los teóricos neoliberales centran su análisis sobre la información en la necesidad de elementos como la imparcialidad, la objetividad, la independencia, la neutralidad… El ejemplo más claro de que, en términos absolutos, no existe la neutralidad informativa se evidencia desde el momento en que se elige lo que es noticia1. Cuando un periódico selecciona como noticia principal de portada la concesión de un oscar en Hollywood o un informe de Amnistía Internacional, está tomando una posición editorial determinada. Ya dijo Ryszard Zapuściński que no puede ser corresponsal quien “cree en la objetividad de la información, cuando el único informe posible siempre resulta personal y provisional”.

Algo similar podríamos decir del concepto de equilibrio informativo. El veterano periodista experto en Oriente Medio Robert Fisk criticó ese falso discurso del equilibrio y afirmó que “los periodistas deberíamos estar del lado de quienes sufren. Si habláramos del comercio de esclavos en el siglo XVIII, no le daríamos igualdad de tiempo al capitán del navío de esclavos en nuestros reportes. Si cubriéramos la liberación de un campo de concentración nazi, no le daríamos igualdad de tiempo al vocero de las SS”.

Seguir leyendo el artículo completo

enero 26, 2010

¿Por qué el capitalismo odia tanto a Irán?

¿Cómo la revolución iraní resiste a todas las agresiones exteriores (guerra impuesta contra Iraq promovida por gobiernos del “mundo desarrollado”, bloqueo comercial, ataques terroristas, campañas mediáticas destructoras, amenazas constantes desde Israel, revoluciones de “colorines” teledirigidas por la CIA…) desde hace más de 30 años?

La respuesta se encuentra en el “shiismo rojo” y en su política económica y social. Desde comienzo de los años setenta, Irán produjo una generación de intelectuales radicales que no sólo eran revolucionarios en su política –deseaban reemplazar la monarquía por una república– sino también en sus planteamientos económicos y sociales. Deseaban transformar tanto la raíz como las ramificaciones del sistema de clases. El pionero fue un joven intelectual llamado Ali Shariati, quien no vivió lo suficiente para ver la revolución, pero cuyas enseñanzas alimentaron el movimiento revolucionario. Inspirado por los argelinos, el Che Guevara y Ho Chi Minh, Shariati dedicó su corta vida a reinterpretar el shi‘ísmo como una ideología revolucionaria y a sintetizarlo con el marxismo. Produjo lo que podría llamarse una versión shi‘í de la teología católica de la liberación. Sus enseñanzas no sólo tocaron la fibra sensible de los estudiantes de instituto y los universitarios, sino también la de los seminaristas más jóvenes. Estos teólogos en ciernes podían aceptar fácilmente las enseñanzas de Shariati. Un estudiante de teología llegó a describir al Imam Husain como un antiguo Che Guevara y a Karbala’ como Sierra Maestra. La mayoría de quienes organizaron las manifestaciones y los enfrentamientos en las calles y los bazares durante los turbulentos meses de 1978 eran estudiantes de instituto y universitarios inspirados en su mayoría por Shariati. Sus frases de moda –que tenían más en común con los movimientos anti-coloniales que con el shi‘ísmo tradicional– formaron parte, a veces a través de Jomeini, de los eslóganes y las pancartas exhibidos a lo largo de toda la revolución. Algunos de los más típicos fueron:

¡Nuestro enemigo es el imperialismo, el capitalismo y el feudalismo! ¡El Islam pertenece a los oprimidos, no a los opresores! ¡Oprimidos del mundo, unios! ¡El Islam no es el opio del pueblo! ¡El Islam lucha por la igualdad y la justicia social! ¡El Islam representa a los proletarios, no a quienes viven en palacios! ¡El Islam eliminará las diferencias de clase! ¡El Islam proviene de las masas, no de los ricos! ¡El Islam mejorará la situación de los desposeídos! ¡Luchamos por el Islam, no por el capitalismo ni el feudalismo! ¡El Islam liberará al hambriento de las garras de los ricos! ¡El pobre luchó con el Profeta, el rico luchó contra él! ¡El pobre muere por la revolución, el rico conspira contra ella! ¡Independencia, libertad, república islámica! ¡Libertad, igualdad, república islámica!
Este movimiento popular no sólo ayuda a explicar el éxito de la revolución, sino también la longevidad de la República Islámica. La Constitución de la República, con 175 cláusulas, transformó estas aspiraciones generales en promesas específicas que quedaron registradas por escrito. Prometió eliminar la pobreza, el analfabetismo, la infravivienda y el desempleo. También se comprometió a ofrecer a la población educación gratuita, acceso a la atención médica, viviendas decentes, pensiones de jubilación y de invalidez, y seguro por desempleo. La constitución declara que “el gobierno tiene la obligación legal de proporcionar los servicios mencionados a todos los individuos del país.” En resumen, la República Islámica prometió crear un Estado del bienestar en toda la extensión de la palabra, en el sentido europeo del término, no en el sentido despectivo empleado por los americanos. Con todas sus luces y sus sombras, al igual que puede decirse de Cuba o Venezuela salvando todas las distancias, muchos de estos objetivos han sido conseguidos. Estos países son un “mal ejemplo” para otras naciones oprimidas y es por ello que deben ser combatidos por todos los medios posibles al servicio del capital. Occidente los convertirá mediáticamente en el “régimen castrista”, el “régimen chavista” o el “régimen teocrático de los ayatolás”. Simplemente es el castigo de “la mano invisible” por su anti-imperialismo, perpetrado por esos mismos medios de desinformación que usan términos amistosos como el “reino de Marruecos” o “las monarquías del golfo” cuando se trata de calificar al totalitarismo sumiso a los intereses del capital.

http://shiandalus.blogspot.com/2010/01/por-que-ha-sobrevivido-la-republica.html

A %d blogueros les gusta esto: