Posts tagged ‘egipto’

febrero 25, 2011

El problema no está en los dictadores sino en el fasciocapitalismo neoliberal

¿Origen del mal o engranajes del sistema?

Los dictadores no son el origen de la enfermedad, solamente uno de sus síntomas. Los dictadores del Norte de África y Oriente Medio no son la causa de la miseria de sus pueblos sino el resultado de un sistema fasciocapitalista que los crea y los mantiene. Nadie debe olvidar que Mubarak y su régimen eran la plasmación del neoliberalismo económico en estado perfecto. El FMI alababa las políticas “liberalizadoras” de Mubarak hasta unos días antes de la rebelión y jamás puso ni pone reparos al doble juego de los gobernantes que superponen sus decisiones políticas con sus ingresos privados.

Esto no es nada nuevo, ya que la mayoría de los tiranos de las últimas décadas adoptaron el fasciocapitalismo neoliberal como sistema de distribución y explotación de los recursos materiales y humanos disponibles, empezando por Pinochet y terminando por Ben Alí. Todas las élites corruptas que florecieron a su alrededor fueron una inevitable consecuencia del sistema; si no hubiesen sido ellos hubiesen sido otros porque el “bussines as usual” neoliberal tiene implícito en su ADN el soborno, el tráfico de influencias y las comisiones como métodos usuales para conseguir los contratos. ¿Si dispones de capital y contactos que te permiten comprar voluntades para que molestarse en ofrecer buenos servicios a un precio justo?. Mubarak privatizó todo lo que pudo y ofreció el país por trozos a aquellas transnacionales que le garantizaron las más jugosas comisiones. Es el mismo juego de Mohamed VI en Marruecos, de Obiang Nguema en Guinea, de Gadafi en Libia y de prácticamente todos los dictadores. Pero… ¿Es muy diferente a lo que hicieron Aznar o González en España?. ¿Es que acaso ellos no han amasado importantes fortunas personales gracias a los favores prestados en los procesos de privatización de las empresas públicas españolas durante las últimas décadas?.

Todo esto es bien sabido desde hace tiempo. Lo que suele silenciarse es que el corruptor es, al menos, tan culpable como el corrompido. Las transnacionales que han alcanzado contratos mediante transferencias directas a las cuentas del dictador de turno en paraísos fiscales también son culpables de sus crímenes, los gobernantes que han engrasado estas relaciones corruptas también son culpables de las atrocidades cometidas por esos déspotas sanguinarios.

Los parecidos entre los dictadores africanos y los gobernantes neoliberales de los países ricos no acaban aquí: Tanto unos como otros agitan el espantajo de Al-Queda como método para contener el afán libertario de sus pueblos. Hoy han sido el propio Gadafi y el presidente de Iraq los que amenazaban con que el terrorismo islamista cometería atentados si la gente seguía pidiendo reformas en las calles. Exactamente lo mismo que hicieron en su momento Bush, Blair o Aznar para justificar sus inútiles y falaces “guerras preventivas”. ¿Conocerán todos estos dirigentes los movimientos futuros de Al-Queda antes incluso que los propios descerebrados que ejecutan los atentados?.

Para entender mejor las relaciones estructurales entre neoliberalismo, miseria y dictaduras militares es muy recomendable este artículo de Abu Atris aparecido en Aljazeera. Se analizan, entre otras cuestiones, paralelismos y diferencias entre la “caida del muro” a finales de los 80 en Europa del Este y la actual “caida del muro” en el Magreb. En aquella ocasión un pseudocomunismo esclerótico fue sustituído por un “moderno” capitalismo neoliberal. Lo que estamos contemplando ahora es la sustitución de un neoliberalismo fasciocapitalista por un … ¿neoliberalismo islámico postmoderno?. El futuro no está escrito. Lo que sí intuímos es que será más difícil engañar a los ciudadanos magrebíes y arábigos con las hipotéticas bondades de un sistema neoliberal que ya han conocido y padecido, por mucho que ahora los “magos del poder” pretendan pilotar el proceso para que cambien sus apellidos sin que se altere su esencia. Será necesario, por tanto, desmontar las bases del neoliberalismo en estos países para que los tumores dictatoriales no vuelvan a reproducirse con otros nombres o apariencias. No es imposible de conseguir; hay inmensos depósitos de rebeldía insurgente en estos ciudadanos del Magreb y el Medio Oriente para sentar las bases de algo nuevo, de algo mejor.

febrero 18, 2011

Bahréin y el pánico de los dictadores al Islám shií

El shiísmo, una fuerza minoritaria históricamente rebelde e indomable

El 6 de Marzo de 2009 el régimen de Marruecos, liderado por su caudillo Mohamed VI, decidió romper relaciones diplomáticas con Irán. La razón principal para esta ruptura fue que el gobierno iraní criticó al Rey de Bahréin, un monarca afín, amigo y aliado del marroquí, que al igual que él somete y controla a sus ciudadanos mediante un aparato de seguridad dirigido por su familia. Sencillamente eso fue considerado inaceptable. Irán no cuestionaba la soberanía de Bahréin pero si ponía en entredicho implícitamente la legitimidad de los Al-Khalifa para gobernar sobre la base de políticas que excluyen la participación de una mayoría de sus ciudadanos. La larga mano de la familia Saud, una de las más sanguinarias e intolerantes dictaduras del planeta, se adivina tras las masacres contra los pacíficos manifestantes de Baheréin.

Pero… ¿De dónde procede el pavor de las monarquías saudita, alauita y de otros totalitarismos árabes ante los musulmanes shiíes?. La respuesta está en la historia moderna y antigua del Islám. Fue la Revolución de Irán de 1979 la que depuso a otro autócrata como ellos, el Shah Reza Pahlavi, proclamando la República. Por lo tanto se percibe que los musulmanes shiíes (siempre confundidos con iraníes), tienen una tendencia inherente a derrocar “el orden establecido”.

El shiismo antiimperialista desafía los tópicos eurocéntricos

La historia del shíismo, esa confesión minoritaria y ya casi mítica debido a su capacidad para sobreponerse ante ataques brutales de fuerzas superiores en número y recursos, está ciertamente repleta de actos de desafío contra califas percibidos como injustos. Una vez más, y haciendo honor a su fama rebelde y su fortaleza indomable, l@s ciudadan@s shiíes en Bahréin y Yemen dejan su sangre en las calles para denunciar la tiranía de sus corruptos dirigentes. Y lo más remarcable es que, con su sacrificio, se ganan la admiración de decenas de millones de musulmanes en todo el mundo, incluyendo ya a los propios trabajadores suníes que se están sumando a la corriente rebelde en Bahréin. Salvando las distancias y peculiaridades de cada país puede decirse que algo parecido sucede en Egipto, con la unión entre cristianos, islamistas y agnósticos reclamando Justicia y Libertad. Una vez más vuelve a evidenciarse que las guerras entre religiones o confesiones religiosas nunca parten de la gente del pueblo, creyentes sencillos y pacíficos, sino que más bien están prefabricadas por las élites económicas y cleptocráticas que promocionan a los dictadores del mundo.

La guerra de Israel contra Gaza, y la complicidad en ella de los monarcas y dictadores respaldados por EEUU en el mundo árabe (Egipto, Jordania, Marruecos, Arabia Saudí, Bahréin, Kuwait…), sacaron a la luz la profunda y tenebrosa brecha entre ellos y los pueblos que gobiernan. Pero las acciones represivas son características de una autoridad que se espanta ante su propia ilegitimidad. Al tomar medidas tan desesperadas como la agresión brutal contra compatriotas pacíficos esos dirigentes certifican su inexorable decadencia política.

Por qué Marruecos rompió relaciones con Irán

febrero 10, 2011

Egipto, un nuevo paso en el camino de la liberación

La dimisión de Mubarak puede ser cuestión de horas. Solo un paso más. No es hora de triunfalismo sino de redoblar la tensión, la lucha y la insumisión contra el poder de las oligarquías financieras

Se acerca el momento de una nueva fase en el camino siempre tortuoso de la liberación. Es precisamente ahora cuando las fuerzas represivas y los poderes imperialistas que se esconden tras las bambalinas van a tratar de que todo se mueva para que nada cambie. Los poderes financieros capitalistas hacen sus cálculos para promover falsas democracias, al estilo occidental, en muchos territorios oprimidos y cruelmente explotados. Las fuerzas sindicales, los movimientos ciudadanos, los jóvenes pacifistas, el pueblo en definitiva debe estar más atento que nunca para que su revolución no sea secuestrada. No es momento de triunfalismo pero, indudablemente, sí de alegría porque se está consiguiendo dar un difícil paso necesario en el camino de la Justicia. Muchos y más altos muros esperan su turno para ser derribados.

Cobertura en directo desde El Cairo de Al Jazeera

febrero 5, 2011

Cristianos y musulmanes unidos contra la tiranía

Musulmanes y Cristianos rezan juntos en El Cairo

Muchos mitos, de los que tanto agradan a los propagadores del odio, saltan por los aires estos días en Egipto: Primero fue el de la pasividad e irrelevancia política de la mujer musulmana, después el de la superioridad moral europea en la lucha por las libertades y ahora el de la inevitabilidad del choque entre religiones.

“Cristianos y Musulmanes somos uno”. Así declaran los egipcios en la Plaza de Tahrir, donde hoy decenas de miles de manifestantes de ambas fes se han unido con rezos compartidos.

En la oración del mediodía un imán lideró la masa, pidiendo orar por los muertos en la revuelta, y declarando que la revolución no pertenece a una fe, sino a todas.

Aunque los jefes de la minoría copta -que representa un 10% de la población del país- originalmente dijeron que no se pronunciarían acerca de los acontecimientos en la calle, parece ser que sus propios feligreses han tomado la iniciativa; a última hora de la tarde se repitió el fenómeno que se vivió al medidodía, y durante el rezo del Magreb cristianos y musulmanes volvieron a unirse.”

Este es el camino. El rezo compartido es una importante herramienta hacia el otro mundo posible, haciéndolo extensivo a los judíos no sionistas, a los budistas, a los hindúes y a cualquier ser humano convencido de que sólo a través de la búsqueda incansable de la Justicia, la Igualdad y el Apoyo Mutuo será posible un futuro mejor para nuestra aldea global. Esta práctica debería extenderse por lugares emblemáticos de todo el mundo: Mezquita de Córdoba, Turquía, Estambúl, Paris, Teherán, Túnez, Indonesia, Pakistán, Nueva York… hasta Dákar en el FSM que comienza dentro de unas horas.

enero 31, 2011

Down with Mubarak!, Down with Markets!

¡Abajo todos los títeres de los imperios!, ¡Abajo la teocracia de los mercados!, ¡Abajo el terrorismo financiero!

[Texto tomado del blog Versión Libre]:

“En un informe sobre Túnez de septiembre de 2010, el Fondo Monetario Internacional destabaca el “nuevo ímpetu para las reformas estructurales” que exhibía el Gobierno. Tres meses después, un joven desempleado con estudios universitarios se inmoló porque la policía le había quitado su venta ambulante de verduras y estalló una revuelta popular de dimensiones desconocidas en el mundo árabe. En la web del FMI, al pie del informe elogioso sobre los avances macroeconómicos de Túnez, un tal Rob Prince escribió hace unos días el siguiente comentario: “Muy bien, pero cómo explican ustedes la actual revuelta en el país? Algo falta en su análisis”.

No. No faltaba nada. El análisis era técnicamente impecable. El régimen, además de aplastar las libertades civiles con la aquiesencia de Occidente y saquear las arcas del Estado, estaba apretando sin contemplaciones el cinturón a los ciudadanos para garantizar los pagos a los acredores internacionales. Y la sociedad terminó por estallar. El 14 de enero, el dictador Ben Alí huyó del país. Cinco días después, mientras la muchedumbre seguía exigiendo en las calles una vida libre y digna, la agencia Moody’s empeoró la calificación de la deuda tunecina, de Baa2 a Baa3, y su diagnóstico pasó de “estable” a “negativo”. ¿El motivo? La “incertidumbre”. El viernes pasado, otra agencia, Fitch, también bajó de “estable” a “negativo” el estatus de Egipto mientras cientos de miles de ciudadanos reclamaban en las calles libertad y dignidad.

Un día antes, el 27 de enero, la tercera gran agencia, Standard & Poor’s dictaminó que las “inquietud política” podría extenderse a Argelia, Jordania y Marruecos. La agencia no cree que vaya a producirse una “ola de inestabilidad regional”, pero advierte de que los ratings de deuda de esos países están sufriendo una presión a la baja por algo al parecer más grave: porque los gobiernos “están tratando de moderar o prevenir el descontento popular con medidas para tratar de estabilizar o bajar los precios de los alimentos y los combustibles”. O sea, se están desviando de las recetas del FMI para intentar apaciguar a los ciudadanos.

Los análisis de las agencias de calificación y las revueltas en Túnez y Egipto simbolizan la brecha extraordinaria que puede llegar a existir entre las expectativas de los mercados y las de los seres humanos”.

enero 30, 2011

Jóvenes musulmanes, protagonistas de la Historia

Nada está escrito. Ellos lo saben y son millones.

Los jóvenes quieren agarrar el presente con las manos para fabricar un futuro diferente. El colonialismo es un monstruo del pasado que debe seguir muriendo cada día, aunque sea a base de arañazos.

En contraste con aquellos que opinan que la revolución egipcia está teledirigida  por ocultos intereses nosotros defendemos que obedece a un proceso interno y auténtico. Responde a una demanda real de su gente, a un sentimiento que viene conformándose a lo largo de décadas de humillación y largas luchas. Estamos ante una aspiración radical de Justicia, libertad e independencia frente a los manejos de las potencias extranjeras y de las cómplices oligarquías que oprimen al pueblo. El colonialismo sigue vivo y la gente lo sabe. Aquí se sigue librando una batalla secular entre el poder del pueblo y los intereses de clase de unas élites que se apropian del fruto del trabajo de la gente sencilla, de los recursos naturales y de los signos culturales que conforman una identidad colectiva que no puede ser silenciada.

No es una revolución islámica, no es una revolución socialista ni tampoco un movimiento provocado desde el exterior. Sin embargo tanto los hermanos musulmanes, como las fuerzas sindicales y los países vecinos tendrán que participar en el nuevo reequilibrio. Nuevos movimientos están surgiendo, nuevas voces, nuevos métodos frente a lo viejo que se resiste a abandonar sus privilegios. La gente solo quiere paz, convivencia entre musulmanes, cristianos y ateos, pan y libertad. Nada más y nada menos.

Para seguir lo último sobre lo que está pasando en Egipto:

http://english.aljazeera.net/watch_now/

enero 29, 2011

¿Dónde se esconde el enemigo del pueblo?

Egipto-2011: Trabajadores y soldados unidos frente al monopolio del poder. La Historia en movimiento

Ahora en Egipto el enemigo ya no es el ejército. Los soldados y el pueblo están en el mismo bando. El enemigo es la gran banca internacional, los mercados financieros, los especuladores, las grandes compañías petroleras, armamentísticas, farmaceúticas… y por supuesto los tiranos y los políticos corruptos que representan estos intereses dentro de los estados. Allí donde se encuentre un monopolio concentrado de poder estará el enemigo del pueblo.

Carlos Marx, como médico social, pudo haberse equivocado en el tipo de tratamiento necesario para enfrentar la enfermedad o en la prescripción de los medicamentos más apropiados. Sin embargo acertó de pleno en el diagnóstico del mal. Después de más de 100 años nadie ha conseguido hacer un estudio de base más preciso sobre las dinámicas internas que rigen el funcionamiento del sistema capitalista y su intrínseca tendencia destructiva.

Lo que estamos viendo estos días en Túnez o Egipto (y esperamos que pronto en Marruecos, Argelia, Libia, Yemen o Jordania) es una LUCHA DE CLASES como un castillo. Marx acertaba completamente en este punto. La Historia está viva, las placas tectónicas de la sociedad se confrontan constantemente buscando nuevos reequilibrios. Muchos movimientos son subterráneos, inapreciables a simple vista. Pero las energías se van acumulando y estallan de repente en forma de movimientos sísmicos o erupciones volcánicas.

En este tablero de ajedrez de la lucha de clases en el siglo XXI la dama capitalista es Arabia Saudí. Cuando esa pieza haya caído (y a buen seguro caerá) la balanza de la partida de la Historia dará un vuelco radical. Estemos atentos, apoyemos las luchas libertarias de los pueblos y, sobre todo, no repitamos errores del pasado.

enero 29, 2011

Solo Justicia, Pan y Libertad

La revuelta popular que ayer se vivió en las calles de El Cairo quedará para siempre en el recuerdo de todas las generaciones de egipcios que participaron en ella. En una jornada con dramáticas escenas de enorme simbolismo, cientos de miles de egipcios conquistaron las calles para exigir el fin de un sistema político que ha consumido la paciencia de la mayoría de sus clases sociales. Las mujeres están desempeñando un papel protagonista en este levantamiento ciudadano contra la tiranía cómplice de la explotación colonial.

Mubarak es el segundo beneficiario de la ayuda exterior de EEUU, después de Israel. Se le conoce como el “matón” de EEUU en la región; es uno de los instrumentos de la política exterior estadounidense, que implementa su programa de seguridad para Israel y el flujo sin problemas del petróleo mientras mantiene a raya a los palestinos. De modo que no es ningún secreto que esta dictadura ha gozado del respaldo de gobiernos de EE.UU. desde el primer día, incluso durante la engañosa retórica pro democracia de Obama. Por lo tanto no hay que sorprenderse ante las risibles declaraciones de Clinton que más o menos defendían el régimen de Mubarak, ya que uno de los pilares de la política exterior de EE.UU. es mantener regímenes estables a costa de la libertad y los derechos cívicos.

Los egipcios conquistan las calles a pesar de la represión

Entrevista a un bloguero egipcio

enero 26, 2011

Los capataces del Imperio tiemblan en África

Los regímenes corruptos del Norte de África al servicio de la cleptocracia financiera internacional empiezan a resquebrajarse. El pueblo está cansado de dictadores con trajes de Armani y disfrazados de modernidad, cansado de oligarquías al servicio de un capitalismo decadente que solo les trae pobreza y explotación masiva. El pueblo está cansado de falsas promesas, de engaños, de mentiras, de terrorismos de estado, de represión. Están cansados de la podredumbre moral euronorteamericana cómplice de los crímenes, cansados de la barbarie sionista, cansados de islamofobia y de islamistas financiados por la CIA, el Mossad y los monarcas saudíes, cansados del expolio de sus recursos por parte de las transnacionales, cansados de líderes genocidas mimados por los Bancos más prestigiosos del mundo.

Una ola de indignación sacude el Magreb. Una indignación que exige Justicia, Igualdad, Dignidad y Libertad, esos valores que, cuando aspiran a meterializarse de manera auténtica, tanto pavor dan a los políticos sicarios del capital.

Egipto contiene la respiración tras una jornada histórica de manifestaciones

Ya se cansaron de creer en etéreas promesas de felicidad fabricadas a golpe de spot publicitario. La rebelión contra el dictador Mubarak tiene rostro de mujer y es rabiosamente joven. Son depositarios de un tipo de ira incompatible con el conformismo y  la resignación.

La pasividad de la mujer musulmana, otra mentira de la propaganda mediática

A %d blogueros les gusta esto: