Posts tagged ‘europeas’

octubre 16, 2014

“Frente de Izquierdas”: Una marca política ineficiente

En el pasado mes de Mayo del presente año se celebraron elecciones al Parlamento Europeo, con unos resultados que merecen un análisis sosegado. Tanto en España (Izquierda Plural -10%), como en Alemania (Die Linke – 7%), Francia (Front de Gauche – 6%), como  en Portugal (Bloco de Esquerda – 4%), las coaliciones que decidieron utilizar la etiqueta “LaIzquierda” en su identificación electoral obtuvieron unos resultados bastante limitados. En otros países como Italia, Bélgica, Holanda, Reino Unido y países del Este también pudo observarse como las formaciones autodenominadas “De izquierda” o bien repitieron los resultados conseguidos 5 años antes (cuando aún estábamos en el inicio de la crisis) o bien perdieron votos y escaños. (Elordi, C. Cuadernos de eldiario.es #06 – pg.80). Solo la Grecia de Syriza (26%) supuso una excepción a esta regla general.

Por otro lado salta a la vista el hecho de que fueron los movimientos con fuertes tintes identitarios y localistas los que más subieron en estos comicios. Buenos ejemplos podrían ser los de Francia (Front National – 25%), Reino Unido (UKIP – 26% ), Irlanda (Sinn Fein – 17%), Euskadi (Bildu – 23%), Bélgica (Vlaamse), Escocia (SNP), , …

Los hechos demuestran una vez más de forma clara que en contextos de fuerte crisis capitalista las organizaciones expresamente  autodefinidas como “de izquierdas” no son capaces de rentabilizar electoralmente el desencanto social mientras que otros grupos políticos que se agarran a la especificidad lingüística-cultural, al euroescepticismo económico y a la defensa de su propia soberanía política anclada en lo local (dejando en segundo plano su hipotética adscripción izquierdista o derechista), multiplican sus apoyos. Para entender este fenómeno resulta muy conveniente acudir a autores contrastados como Karl Polanyi que ya en 1948 (“La Gran Transformación”) nos explicaba como el grado de violencia estructural necesario para imponer un mercado internacional desregulado genera inevitablemente una reacción defensiva de igual o parecida fuerza por parte de los pueblos que se niegan a aceptar su sumisión a poderes despóticos externa y minoritariamente controlados. La historia demuestra que esta resistencia siempre tiende a hacerse más fuerte y operativa a través del énfasis en lo local e identitario, muy por delante de enfoques con débil aceptación popular que postulan el internacionalismo obrero como estrategia de defensa ante la agresión. Analizar este fenómeno en términos de “izquierdas buenas y perdedoras” frente a  “derechas malas y ganadoras” no deja de ser, cuanto menos, un planteamiento simplista, melancólico e ineficiente desde el punto de vista de la búsqueda de la necesaria superación del sistema imperante. Este esquema de análisis, además, no permite explicar la realidad ya que algunas de las opciones nacionalistas a las que antes hemos hecho alusión son progresistas en sus planteamientos sociales (Bildu, Sinn Féin), mientras otras son conservadoras (FN, UKIP). Si bien es cierto que el fantasma amenazador de la xenofobia (provocado por la fuerte carga de miedo difuso hacia el diferente que nos inocula el sistema) siempre acecha, hay un punto de conexión entre todas esas marcas electorales en la defensa de lo autóctono, la soberanía identitaria y la lucha tenaz contra un capitalismo globalizado y unos mercados inequívocamente depredadores. Insistir en esa estrategia de comunicación política que levanta la bandera del abstracto “Frente de Izquierdas” a pesar de que los resultados históricos cuestionan su validez de forma tozuda, equivale a pretender que la realidad sociológica se acomode a nuestros esquemas en lugar de construir una estrategia política que parta del conocimiento profundo de dicha realidad como punto de arranque para intentar transformarla. Los electores tomarán partido por aquellos grupos que logren ser percibidos como sólidos garantes de sus derechos culturales, sociales y laborales. Su autodefinición explícita como izquierdistas o derechistas no supone ningún valor añadido para esas organizaciones, sino más bien al contrario, una fuente de sospecha y escepticismo para el potencial elector.

Nuestras conclusiones personales, a raíz de la reflexión acerca de los resultados de las últimas elecciones europeas son:

– Por regla general las candidaturas electorales que opten por autoetiquetarse expresamente como “Frente de Izquierda” o “Bloque de Izquierda” tendrán un techo electoral muy limitado, a no ser que se asocien expresamente con una opción soberanista, como es el caso de ERC en Catalunya.

– Los movimientos políticos más prometedores estarán asociados a opciones que se decantan por la horizontalidad, la regeneración ética de la sociedad, el uso decidido de las nuevas tecnologías para la profundización democrática, la transversalidad, la búsqueda valiente del bien común frente a los oligopolios empresariales, la participación directa de la ciudadanía como fuente de poder y la lucha decidida contra la corrupción. (M5S en Italia, Podemos en España…).

– El internacionalismo, siendo completamente necesario como vía definitiva para la superación del funesto capitalismo que nos asola, debe ser introducido mediante nuevas herramientas y estrategias de comunicación política, mucho mejor coordinadas entre los movimientos sociales de diferentes países.

– Los movimientos ecologistas críticos con el sistema (Partidos “Verde” alternativos) de carácter transversal, bien asentados en todos los países de la Europa del norte, también suponen una importante fuente de legitimidad política que debe ser potenciada en la construcción de nuevas marcas electorales con vocación transformadora.

– Los planteamientos del libertarismo social y autogestionario podrían constituir una buena fuente de fundamenación política para la construcción de alternativas presentadas bajo la forma de una nueva centralidad humanista y post-capitalista.

– Frente a una política tradicional que ha huído del establecimiento de límites y controles (en la economía financiera, en la producción material, en la acumulación de riqueza, cargos o poder institucional, en la generación de impactos sobre los ecosistemas…) comenzarán a gozar de mucho mayor prestigio las marcas electorales que planteen abiertamente la necesidad de la limitación y el control en todos los aspectos anteriores, así como en el reparto efectivo del poder realmente existente.

– Las opciones políticas exitosas parten del apego al terreno, se anclan en lo local, para (a partir de ahí) elevarse progresivamente hacia lo global. Etiquetar esto como izquierda o derecha resulta, cuanto menos, ineficiente como estrategia de comunicación orientada al crecimiento significativo en el número de apoyos y en el respaldo popular que pudiera llegar a alcanzar una determinada marca electoral. La variable fundamental para predecir su éxito en las urnas vendrá determinada por la credibilidad del proyecto y sus candidat@s, por la capacidad de empatizar con la gente corriente y, sobre todo, por la carga de ilusión por el cambio que puedan llegar a generar las propuestas de acción que se lanzan a la ciudadanía. Dejar que cada cual decida que etiqueta usar para definir el perfil ideológico implícito en dicha propuesta parecer ser la estrategia más inteligente. Ahora mismo no son “frentes de izquierda” lo que necesitamos. Desde el punto de vista de la comunicación política nos serán mucho más útiles las “alianzas ciudadanas”, frentes del 99% generadores de nuevos imaginarios colectivos y nuevos modelos de sociedad que tengan en el reparto efectivo y horizontal del poder su principal brújula ideológica. En donde algunos verán una peligrosa radicalidad izquierdista otr@s veremos una nueva racionalidad centrista, humanista y post-capitalista sólidamente asentada en el más diáfano sentido común.

marzo 28, 2011

Pablo Zalba: Los cachorros aprenden de los jefes

Se ofrece gigolo votado por el pueblo deseoso de alquilarse a gran empresa

Tras los grandes ejemplos proporcionados por sus maestros Jose María Aznar y Felipe González, las nuevas promociones de cachorros, alumnos aventajados en el uso de sus cargos políticos para conseguir beneficios personales, tráfico de influencias y cobro de comisiones nauseabundas, demuestran su gran capcidad para el aprendizje. Sus ídolos marcaron el camino a seguir, obteniendo grandes contratos como consejeros en empresas a las que previamente habían favorecido en su periodo como dirigentes políticos. Para eso quieren tus votos. No están ahí para mirar por el beneficio de todos sino, exclusivamente, para engordar sus cuentas corrientes de la manera más repulsiva. Así funcionan algunos parlamentarios liberales, representantes del pueblo deseosos de alquilar sus servicios a cualquier buen cliente, simples rameras de lujo al servicio del capital. Las prostitutas esclavizadas por las mafias valen mil veces más que vosotros.

mayo 18, 2010

La mejor “democracia” que el dinero pudo comprar

La mejor democracia que el dinero nos puede ofrecer cada vez convence a menos gente. Queremos democracia de verdad, democracia para adultos, democracia no tutelada por banqueros

El partido vencedor en la casi totalidad de procesos electorales en la democracia capitalista europea es el partido abstencionista. Los resultados electorales son ilegítimos por una evidente falta de quorum electoral. Con este sistema un partido político profesional, a sueldo de los bancos y respaldado por los periódicos de los proxenetas, que ha conseguido captar mediante falsas promesas a una minoritaria cuarta o quinta parte de votantes sobre el total de electores llamados a las urnas, será el aclamado vencedor de los comicios y podrá servir cómodamente a sus amos financieros con una relajada mayoría parlamentaria. Los tintes trágicos de esta realidad llegan al paroxismo en EEUU, con un partido capitalista bicéfalo completamente postrado ante los lobbys corporativos y sus bastardos intereses mercantiles. Es la “democracia de Pareto” en donde una exígua minoría ejerce un férreo control sobre la vida de grandes masas de población que no tienen posibilidad real de influencia en su propio destino colectivo.

¿Y por qué la gente decide no votar?. Evidentemente porque están convencidos de la inutilidad del sufragio y de la falta de independencia de los dos únicos jugadores que pueden ganar en este partida con cartas marcadas. Como ejemplos concretos tres de los últimos procesos electorales acontecidos en Europa:

Elecciones Europeas –> Abstención=54% (2009): Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Elecciones Francesas –> Abstención=52% (2010):  Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Elecciones Austriacas –> Abstención=51% (2010): Mayoría absoluta –> Gente convencida de la inutilidad de su voto y que se ha negado a participar en la farsa del sistema.

Nuestro parlamentarismo europeo sólo es un triste e impotente reflejo de esta “democracia” muerta, justo la mejor que el dinero pudo comprar.

Share

noviembre 8, 2009

Europe Écologie (EE): El futuro es verde y postcapitalista

El espectacular resultado de Europe Écologie en las últimas elecciones europeas marca un punto de inflexión en la línea de la evolución política de la izquierda en Europa. Los enfoques más clásicos del socialismo, relacionados históricamente con la socialdemocracia y el marxismo, se están viendo desbordados por un pujante movimiento con bases ecologistas, altermundistas, decrecentistas y anarco-humanistas. Hasta tal punto este relevo ideológico dentro de la izquierda está siendo fuerte y rápido que el porcentaje de votos obtenido por la socialdemocracia francesa ha sido ya igualado por este innovador y potente movimiento post-capitalista.

Su programa apuesta por la creación de empleo a través del desarrollo de infraestructuras de protección del medioambiente o de producción de energías ‘limpias’ unidas, la reducción de la jornada laboral, el apoyo a una Renta Básica Universal unida a un salario máximo para los altos ejecutivos, la protección de los servicios públicos y un impuesto sobre los flujos de capitales dentro de la Unión Europea. Recomienda también la desvinculación de los programas universitarios de la “lógica del mercado”. Esto se une a propuestas más tradicionales de los movimientos ecologistas, tales como lograr que la agricultura ecológica represente un 30 por ciento de la producción a nivel europeo en 2020 así como un 100 por 100 de agricultura sostenible, y la conversión de la Unión Europea en una “zona sin Organismos Genéticamente Modificados”. El programa propone también reorientar las sumas invertidas en la financiación del sector nuclear hacia “la sobriedad, la eficacia y las energías renovables”.

Uno de sus líderes fue uno de los cabecillas del Mayo del 68, Daniel Cohn-Bendit y otro uno de los histórcos militantes alterglobalización y sindicalista de la Vía Campesina, José Bové. Una izquierda tremendamente viva, vanguardista, ecológica, libertaria y por supuesto post-capitalista. Oxígeno puro para combatir el hedor insoportable que levanta el capitalismo decrépito en este inicio de milenio.

Más información: El inesperado triunfo de Los Verdes en Francia

octubre 25, 2009

Ránking de los países más ladrones del mundo

EEUU, primero de la clase. Gasta y no paga. En caso de problemas usaremos nuestro ejército.

Esta clasificación es muy fácil de obtener. Sólo es necesario acudir a la lista de los países ordenados por el volumen de su deuda externa. Los países más “ricos” son los más morosos en esta curiosa economía del absurdo que el capitalismo ha fabricado para nosotros. La nueva “ciencia económica” nos enseña que no son más ricos los que más tienen sino los que más deben. Su riqueza se “acumula” por el fácil procedimiento de pedir prestado y diferir eternamente los pagos. Estos mismos países no dejan de impartir doctrina a los pobres sobre las virtudes del ahorro, el ajuste estructural y la austeridad… mientras siguen cebando cínicamente los michelines indecentes de su propia deuda. Su credibilidad ante los prestamistas es directamente proporcional a la capacidad destructiva de su armamento militar. En esta clasificación Alemania ocupa un meritorio tercer lugar. Son más de 5 billones de dólares lo que deben los alemanes al resto del mundo. Un porcentaje de esa cantidad se ha ido directamente para el salvamento de bancos y empresas automovilísticas. En este contexto la señora Merkel anuncia bajada de impuestos. Se ve que a los neoliberales no les importa demasiado que la deuda de su país siga engordando, siempre que el destino de esas nuevas deducciones fiscales sea la mejora de resultados de sus propios negocios privados.  Las grandes compañías primero recibieron dinero vía ayudas directas del Estado y ahora seguirán recibiendo vía disminución de impuestos. Mientras, los fondos sociales sufrirán los correspondientes recortes. Esta receta, además, tiene un efecto perverso añadido ya que presiona a los demás países para que adopten políticas parecidas ante la amenaza de deserción de sus propias empresas, buscando entornos más “soleados”. La fórmula mágica capitalista siempre es la misma: Dinero fresco para los ricos y miseria para los pobres. Todo un chantaje criminal a gran escala perpetrado por las grandes compañías contra los ciudadanos europeos. Sin embargo existen preguntas que flotan en el aire: ¿Dónde está el límite de lo que puede ser considerado como un “volumen razonable de deuda externa”… quizás en los casi 14 billones de dólares que EEUU debe al mundo?, ¿Quién, cuándo y como liquidará esa deuda… quizás nuestros hijos y nietos esclavizados en trabajos precarios, humillantes e insalubres?,  ¿Cuándo y cómo devolverán los bancos y las grandes transnacionales los fondos recibidos de los estados para sortear la crisis?.

septiembre 28, 2009

El hundimiento de la socialdemocracia

Las recientes elecciones alemanas han vuelto a confirmar un fenónemo que ya viene observándose de forma reiterada en Italia, Francia, Reino Unido y Parlamento europeo entre otros. Un  patrón tan consistente no puede ser casual. Cabe preguntarse…¿qué está pasando?.  De manera resumida puede afirmarse que este planteamiento político, conocido como socialdemocracia o socioliberalismo, está perdiendo credibilidad “a chorros” en Europa debido a que sus votantes no pueden seguir aceptando unas incoherencias tan manifiestas entre el discurso y las acciones. El matrimonio político mal disimulado de sus líderes con los banqueros, los especuladores y los grandes poderes capitalistas ha terminado por provocar una deserción en masa de sus votantes tradicionales que se pasan a las filas del desencanto abstencionista, al voto verde o a una izquierda mínimamente coherente.  Mientras tanto el mensaje conservador y liberal mantiene su vivero entre una masa ciudadana cortoplacista, embotada y algo pueril, deseosa de escuchar el cuento de Disney de que es posible tener  pensiones garantizadas, sanidad de primera, empleo estable, educación de calidad, un gran ejército y hasta una selección nacional de fútbol que gane títulos mientras, a la vez, te bajan los impuestos. ¡Queremos goles y … dos huevos duros!hinchas-futbol

Etiquetas: ,
junio 8, 2009

Resultados Europeas-2009

Tras consultar la página oficial con los resultados de las elecciones se me ocurren algunas reflexiones , no del todo coincidentes con las que estoy escuchando en la mayoría de los medios.

1) Excelente noticia la subida de Los Verdes y Ecologistas europeos. Mi más directa y afectuosa felicitación al histórico líder altermundialista José Bové. Me reconforta y tranquiliza ver a este gigante de la lucha anti-capitalista, anti-transgénicos y por la soberanía alimentaria de los pueblos en el Parlamento Europeo.

1) El Partido Popular Europeo (EPP) y el Grupo Liberal (ALDE) han bajado en porcentaje global de votos respecto a la composición global del anterior parlamento, a pesar de que leyendo los periódicos pudiera parecer que se han disparado.

2) La ciudadanía europea está desencantada con sus partidos políticos tradicionales (Todos han bajado en porcentaje global de voto excepto Los Verdes). Hacia la misma dirección apunta el dato de que el índice de participación no para de bajar de forma continuada desde hace 30 años hasta la fecha.

3) Muchos votantes tradicionales de la socialdemocracia se van pasando a Los Verdes o engrosan las enormes masas abstencionistas. El desencanto de estos votantes es aún mayor que en el resto de partidos tras comprobar que los partidos “socialistas” europeos son incapaces de articular soluciones de izquierda a la crisis sistémica. El voto social-liberal es poco eficiente para el votante de izquierda que percibe en muchos casos como más útil y coherente apostar por alternativas verdes de forma clara y directa.

4) Hay una subida espectacular de los “outsiders”, experimentos políticos variados con un componente claramente ascendente de euroescépticos. Todo esto aportará una nota de mayor heterogeneidad e imprevisibilidad a muchas decisiones de la cámara.

Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: