Posts tagged ‘false flag’

septiembre 25, 2012

El 25s y los encapuchados misteriosos

Una vez más lo hemos vuelto a ver. Las protestas masivas de carácter político no gustan a las élites. Cuando el pueblo se mete en política todo comienza a ir mal para ese poder oligárquico y abarcante que opera por encima de las instituciones falsamente democráticas. En esta breve captura de video, realizada a partir de la propia señal que emitía la RTVE, podemos ver de forma sintética una historia mil veces repetida. Podría haber sido Italia, Canada, Chile, Grecia, Portugal, Rumanía o cualquier otro país “desarrollado”.

* Fase 1. Un grupo extraño, con banderas rojas y palos, sospechosamente uniformado, compactado y encapuchado se concentra justo en frente del centro de la línea policial. Una mujer manifestante les increpa, señalándolos como violentos de origen dudoso que no representan al resto de activistas pacíficos.

* Fase 2: Después de un extraño movimiento en el seno del grupo la policía comienza a cargar. Un supuesto “antisistema” rezagado, con capucha y una gran mochila, es capturado por un policía. Tras un forcejeo, que en algunos momentos parece un paso de baile, es conducido detrás de la línea policial. El joven retenido, que momentos antes se encontraba en el epicentro del extraño grupo, no recibe ni un solo golpe durante el proceso de detención. Los furgones policiales han formado previamente un pasillo para ocultar el destino del retenido de las cámaras indiscretas. Las personas que no están encapuchadas y pretenden defender a gente normal sí empiezan a recibir golpes de manera inmediata.

* Fase 3: Otros encapuchados, con la sempiterna sudadera  y mochila, escenifican (no sabemos si de manera real o simulada) una agresión a otro policía que finalmente se pone de pie con gran parsimonia y tranquilidad. Ningún policía hace por detener o perseguir a los dos agresores de sudadera clara, que se mezclan entre la multitud sin mayores problemas.

* Fase 4: Supuestos “antisistemas” encapuchados, similares a los que inician los altercados, colaboran en la detención (o quizás protección) de otro manifestante real o simulado. Los encapuchados y los policías con uniforme reglamentario terminan trabajando en equipo, en perfecta armonía, como puede apreciarse en este fotograma sacado en el punto 3min 5seg de la secuencia:

(Es imposible no preguntarse: ¿Exactamente cuántos de esos policías, disfrazados “de antisistema”, estaban ayer en la Pza. Neptuno cuando comenzaron los disturbios?, ¿Dónde estaban situados?, ¿Estaban dispersos o concentrados? y, sobre todo, ¿Qué hacían esos tres encapuchados de la foto momentos antes de ayudar a sus compañeros uniformados a practicar detenciones?.

Esperamos las respuestas de la señora Cifuentes, al igual que las esperamos aún del Consejero catalán de interior por incidentes similares ocurridos en Barcelona.)

* Fase 5: La operación represiva a gran escala ha quedado lanzada y supuestamente justificada. Múltiples heridos, algunos de ellos graves, serán la secuela, junto a la brutal agresión indiscriminada contra una masa ciudadana pacífica y políticamente movilizada.

PD. Si alguien estuvo cerca del lugar de los hechos en aquel momento y puede aportar información, no dude en comentar para que entre tod@s podamos llegar a un correcto esclarecimiento de la escena. Gracias.

enero 11, 2012

Terrorismo de Estado y falsa bandera, confirmado una vez más

Servicios militares y policiales, realidad velada tras la inmensa mayoría de acciones terroristas en todo el mundo

“El estudio de los motivos que desencadenaron el genocidio de 800.000 personas en Ruanda (la mayoría de ellos de la etnia Tutsi) en 1994 dio ayer un giro inesperado, después de que el juez francés, Marc Trévidic, estableciera, tras un informe científico, que fue la propia guardia presidencial hutu (quizás con oscuros apoyos de los servicios secretos franceses) la que derribó el avión del entonces presidente Juvénal Habyarimana (también hutu), y no los rebeldes tutsis como hasta ahora concluía la versión oficial. (Aquí la noticia). ¿Hablarán ahora los fariseos de teorías de la conspiración o de crudas realidades?

Una vez mas el terrorismo de estado, íntimamente conectado al terrorismo de bandera falsa, se revela como la principal fuente de terror en el mundo. De la misma manera que cada vez es más difícil de ocultar el hecho de que  la inmensa mayoría de la deuda es privada (bancos, empresas y particulares) y no pública como se nos quiere hacer ver, millones comienzan a entender que la inmensa mayoría de los actos terroristas que se cometen cada día en el mundo están perpetrados fríamente por los servicios secretos militares y policiales de las élites gobernantes y no por sectas fanatizadas e imbuidas de ideas religiosas o nacionalistas, como se nos quiere inducir a pensar. Los servicios secretos al servicio de los estados actúan en territorio propio (como se ha demostrado ahora en Ruanda) o en territorio extranjero con la intención de desestabilizar a otros países, o desatar conflictos civiles entre comunidades vecinas, que es justo lo que están intentando una y otra vez contra los chíies en Iraq, Paquistán, Afganistán, Yemen y otros lugares o en contra de los cristianos en Egipto, Nigeria u otros países. Nada hay de conspiranoico en todo esto, (como una y otra vez se encargan de demostrarnos los datos contrastados y las investigaciones), solo cálculos despiadados realizados por respetables ministros y hombres de estado. Cada vez que leamos una notica sobre un acto terrorista (como los asesinatos de científicos iraníes) podremos pensar en un gobierno “legalmente” constituido y, a buen seguro, no estaremos lejos de la verdad. Los prestigiosos “servicios de inteligentecia” no son más que, simple y llanamente, los más peligrosos grupos terroristas que se mueven con total impunidad en la escena internacional.

Los gobiernos de Israel, EEUU, Arabia Saudí, Reino Unido, Marruecos, Rusia y algunos otros saben muchísimo de todo esto. Todos ellos guardan en sus armarios montañas de inconfesables crímenes que más pronto que tarde acabarán destapándose. No busquéis a la inmensa mayoría de los terroristass entre la gente fanatizada por su religión o por sus ideas políticas, sino entre los fríos y calculadores servicios policiales y militares a sueldo de príncipes, reyes, presidentes, embajadores, ministros y banqueros.

septiembre 12, 2011

11-S: Solo ellos pudieron hacerlo

Diez años después de la masacre, la sombra de la duda sobre el origen y la autoría de estos actos terroristas se agiganta cada vez más. Aquí se expone una breve selección de solo 6 cuestiones no resueltas, entre las muchas posibles, acerca de este horrendo crimen contra la humanidad:

1. ¿Cómo pudo el rascacielos de 47 plantas WTC7, anexo a las torres gemelas y no impactado por avión alguno, colapsar de manera limpia, rápida y simétrica, por el exclusivo efecto del fuego, sin que ello tenga precedente en ningún otro acontecimiento similar de la historia de la ingeniería?

2. ¿Por qué la fuerza aérea de Estados Unidos, que es la más poderosa del mundo, no pudo interceptar ninguno de los cuatro aviones comerciales que volaron fuera de ruta por sus cielos durante un largo periodo de tiempo?

3. ¿Por qué colapsaron vertical y limpiamente las Torres Gemelas cuando las temperaturas generadas como efecto del queroseno y la duración en el tiempo del incendio no son suficientes para fundir el acero de sus estructuras?

4. ¿Cómo pudo un piloto aficionado hacer volar un avión comercial y, tras una maniobra acrobática, estrellarlo contra un edificio prácticamente invulnerable como el Pentágono, 78 minutos después del primer informe sobre el posible secuestro del avión, dejando un orificio de penetración de reducido tamaño en el muro?

5. ¿Por qué resultó tan pequeño el lugar del choque en Shanksville, Pensilvania, del vuelo 93 y por qué no se encontraron los restos de ese cuarto avión hasta mucho tiempo después de que ocurrieran los hechos?

6. ¿Por qué se atacó Afganistán cuando la mayoría de los terroristas identificados tenían nacionalidad saudí y no existía ninguna prueba concluyente sobre la implicación de los afganos en los atentados?

No debe olvidarse que el país que más recursos dedica a financiar y propagar el terrorismo por el mundo es Arabia Saudita. Sus petrodólares wahabbies mantienen a ese oscuro engendro llamado Al-Queda con todas sus ramificaciones sunita/salafistas en Pakistán, Marruecos, Argelia, Libia, Jordania, Yemen… La mayor parte de los atentados que suceden en Iraq o Irán contra los fieles shiíes son financiados por Arabia Saudí. La salvaje represión contra los manifestantes de la primavera de Bahréin ha sido implementada con recursos saudíes. Y, esto es lo mejor, Arabia Saudí tiene una inquebrantable alianza con todos los gobiernos de EEUU y una relación cordial y estratégica con Israel. ¿Quiénes son entonces los principales responsables del terrorismo mundial? ¿Qué es y para quien trabaja Al-Queda?

junio 15, 2011

Policías “indignados” en horas de servicio

La generación de violencia, por parte de agentes infiltrados en manifestaciones populares multitudinarias, ha sido, tradicionalmente, una de las estrategias favoritas del poder para reprimir y controlar a los pueblos indignados

Fuente: http://www.planetatortuga.com/modules/news/article.php?storyid=3875

Muy interesante también esta entrada de la bitácora “Mundo Humano”: (http://jmgoig.wordpress.com/2011/06/15/estrategias-del-poder-para-desprestigiar-movimientos-sociales-el-caso-parlamentcamp/) para entender los movimientos tácticos del poder en este tipo de situaciones. Ojo, que parece que están desactivando enlaces a fotos y vídeos por una supuesta “violación de derechos de imagen” de los “extraños manifestantes”. ¿Queréis verlo claro antes de que lo desactiven?.  Pues dale al play y espera un par de minutos para ver lo mejor:

Sin embargo la auténtica esencia de la indignación pacífica ciudadana que recorre en estos días la espina dorsal del sistema, produciéndole un escalofrío, puede entenderse en esta intervención de una mujer madura ante una asamblea en Valencia.

Y por supuesto los indignados de Europa y el mundo nos desmarcamos de la violencia, en todas sus formas: Comunicado de  Sol. Ningún violento, sea “manifestante”, policía, político o banquero nos representa.

abril 25, 2010

¿El imperio de la ley o la ley del imperio?

El concepto “imperio de la ley” se nos suele vender a menudo como receta de progreso y justicia igualitaria. En la teoría del neoliberalismo todos estaríamos sometidos a él, sin distinción de clases económicas u orígenes culturales. La realidad en cambio nos indica que bajo este imperio de la ley sólo se esconde la ley del imperio, entendiendo imperio en el sentido empleado por Negri y Hardt en su ya clásico libro.

La ley, al igual que sucede con la información o incluso con el lenguaje, no es neutral. En la ley está implícitamente escrito un proyecto político. Cuando nuestra ley otorga a una serie muy limitada de instituciones privadas el inmenso poder de crear dinero de la nada está plasmando, negro sobre blanco, un proyecto político totalitario. Cuando la ley establece el concepto de “persona jurídica” con el fin de igualar los derechos de los individuos y las corporaciones está defendiendo un proyecto político plutocrático. Cuando la ley consagra los derechos inviolables de la propiedad privada ilimitada sobre las necesidades materiales de las masas desposeídas pone los cimientos necesarios para la fundación de la mayor de las dictaduras, la fasciocapitalista.

El fascismo se adapta a los tiempos. Ahora, en su fase postmoderna, más sonriente y bajo un barniz pseudodemocrático, puede denominarse fasciocapitalismo

El discurso del fascismo se va adaptando a los tiempos: El uniforme militar es sustituido por los trajes de Armani; ahora es menos nacional-católico y más sionista, es menos xenófobo y más aporófobo, es menos identitario y más globalizador, es menos autárquico y más deslocalizado. Junto con los rasgos ya mencionados todos los demás elementos originarios (homofobia, machismo, represión, jerarquización extrema, islamofobia, militarismo, clerofilia…) siguen permaneciendo vigentes con envoltorios remozados. No obstante tras algunos cambios aparentes el neofascismo  sigue siendo igual de autoritario, igual de violento, igual de colonialista, igual de dogmático, igual de ecocida y, sobre todo, igual de servil a los grandes propietarios a como siempre ha sido.

Entendemos por fasciocapitalismo la doctrina que promueve que todo el aparato represivo del que dispone el Estado (Ejército, Policía y Medios de Comunicación) debe ponerse al servicio de los intereses del capital privado para garantizarle tasas de beneficio siempre crecientes. La criminalización del sindicalismo, el ataque directo a sus principales líderes, el “vaciado” efectivo del derecho de huelga o la asfixia legal de la negociación colectiva son procedimientos plenamente válidos para esta ideología política deudora de Milton Friedman. Fue implementada con notable “éxito” en el Chile de Pinochet y exportada, bajo distintas presentaciones, a los cinco continentes. A veces podemos encontrarla bajo el nombre más amable de “neoliberalismo”. Thatcher, Reagan o Bush aplicándola en sus colonias o más recientemente Álvaro Uribe en su propio territorio han sido alguno de sus alumnos aventajados. Con pequeñas adaptaciones ajustadas a la realidad concreta de cada entorno geográfico es la doctrina dominante en el mundo actual, desde Honduras hasta la China.

El fasciocapitalismo ha incorporado todas las recetas del neoliberalismo para mejor dominar a los ciudadanos a través de la “fórmula Pinochet” y sus alianzas con la escuela económica de los “Chicago Boys”.  Los mecanismos de sometimiento social se van refinando a través de herramientas tales como el control  financiero hegemónico de los mass-media, la ludopatización de la sociedad o la utilización de acciones terroristas bajo control del estado. Italia es un buen ejemplo de esta evolución, ya que reúne todos los ingredientes, incluido el terrorismo de bandera falsa (“estrategia de la tensión“) para destruir a la izquierda y encarcelar a sus líderes, entre los cuales, por cierto estuvo el propio Toni Negri, antes mencionado.

Afortunadamente aún hay esperanza plasmada a través de numerosos movimientos sociales populares, cada vez más conscientes de los mecanismos que rigen el sistema.

marzo 26, 2010

Terrorismo al servicio del capital

Bandera falsa: El dinero tiene sus razones

La realidad no siempre es como nos la cuentan. Una y otra vez los actos terroristas salpican el planeta en los sitios y momentos más apropiados a los intereses del poder. Puede ser en Colombia, Bosnia, EEUU, Afganistán, Yemen, Argentina, España o Pakistán. Desde Las Brigadas Rojas hasta Bin Laden, pasando por la insurgencia iraquí, aparecerán justo cuando a los caciques del dinero les venga bien, en una perfecta sincronización con agendas políticas y planes de despliegue militar. Seguramente no erraríamos al afirmar que la mayor parte de atentados terroristas que se producen en el mundo están generados por los propios servicios secretos de los Estados. Hay ya casos históricos, completamente confirmados y reconocidos, en manos del Mossad israelí (los mayores maestros en esta práctica criminal para la manipulación de masas), los servicios secretos italianos (en su lucha contra el comunismo), o la CIA (para preparar el aterrizaje de la tiranía militar-corporativa en muchos rincones del planeta).

La última aparición de la gran estrella mediática del terrorismo mundial,  echándole un cable a los fiscales norteamericanos en la fabricación del consenso colonial contra el Islám, no es más que el enésimo capítulo de esta patética estrategia de la cleptocracia mundial para seguir saqueando el planeta. Bin Laden es el ídolo de las élites parasitarias que dirigen el mundo, con su increíble “hat-trick” 11-S, 11-M, 7-J, es el “galáctico” mejor pagado,  la más rentable creación  virtual al servicio de ese selecto club llamado “aristrocracia financiera transnacional”.

La barbarie terrorista en todo el mundo cada vez huele más a Inteligencia de Estado, a explosivo militar de última generación, a ejecutores mercenarios de poca monta (con hambre de dinero o drogas) que cogen la pasta sin hacer preguntas, a carceleros y  delincuentes haciendo negocios.

Hasta el sufrido ciudadano, narcotizado por el fútbol, la hipoteca y los juegos de azar, comienza a percibir que algo está muy podrido tras cada nueva previsión o ejecución de atentado terrorista.

Post relacionado: Argumentos necesarios para la rapiña colonial.

A %d blogueros les gusta esto: