Posts tagged ‘islam’

mayo 19, 2014

La memoria amputada

Dice Antonio Manuel Rodríguez Ramos en su magnífico ensayo “La huella morisca” que no hay dos Españas sino tres. A las dos Españas de las polaridades partidistas hay que sumarle la España oculta tras los silencios, la represión, la limpieza étnica y la amnesia programada. Seguramente esto mismo será extensible a otros muchos países, Estados y territorios. En el caso que nos ocupa es indispensable recordar y poner en valor a todos aquellos españoles y españolas que fueron colocados en el centro de la diana por el terrorismo del poder, pero que desde más allá de sus nichos invisibles siguen estando presentes en nosotros, a través de nuestros gestos, nuestras palabras, nuestras costumbres o nuestros silencios. En parte somos ell@s, aún sin saberlo. La tercera España está constituida por musulmanes y moriscos (“moros”), judíos y conversos (“marranos”), gitanos (“quinquis”), homosexuales (“maricones y tortilleras”), comunistas (“rojos ateos”), anarquistas (“radicales antisistema”), prostitutas forzadas (“putas”) y resto de gente de “mal vivir” (“perroflautas”, “jipis” y “piojosos”). Solo el resto, para ellos, son los “buenos españoles”.

En el 1492 los Reyes Católicos decretan la expulsión de los judíos de la península, iniciando una triste fase de limpieza étnica-religiosa en España. Su hijo Carlos I dictó órdenes contra los gitanos, muchos de los cuales terminaron condenados a galeras o a la esclavitud. Otra fecha para la historia negra de la intolerancia en nuestro Estado es la expulsión de los moriscos en 1609, por parte del biznieto de Isabel y Fernando, Felipe III.  Sin embargo las huellas de todas estas colectividades humanas, tan hispánicas como otras muchas, han llegado hasta nosotros en forma de numerosas manifestaciones culturales (como el flamenco:felah-mencub), gastronómicas, arquitectónicas, urbanísticas, lingüísticas o simplemente existenciales. La memoria es dificil de amputar, por mucho que la España racista, xenófoba y excluyente de la limpieza étnica lo haya intentado a lo largo de los siglos.

“Los nazis acabaron con medio millón de gitanos. Y no dudaron en utilizar la estrategia inquisitorial como fuente de su inspiración asesina. Por ejemplo, copiaron la separación de machos y hembras para extinguir la raza, ordenada contra los gitanos por Felipe II en 1594[…]. Felipe V elevó la crueldad hacia el gitano a un infierno que Dante no pudo imaginar. La negación de su condición humana. Les cerró las puertas de los juzgados (como víctima, testigo y culpable), y permitió su caza como a perros dentro de las Iglesias. El más criminal de los asesinos, el parricida violador e incestuoso de un recién nacido, tenía más derecho que un gitano a ser protegido por el catolicismo. Como si el gitano no fuera cristiano. Qué país de locos. A moriscos y judíos les obligaron a entrar en la Iglesia por infieles, y a los gitanos los sacaron de ella por gitanos. Todo en balde” (Pg. 43-44).

Tanto el gitano como el judío o el musulmán siguen amando a Dios y a su cultura. Los tres fueron perseguidos en una cruzada esquizofrénica en nombre de un Dios que también era el suyo, el mismo Dios de Abraham. El gitano, en particular, no era musulmán, ni judío, ni protestante, ni hereje. Era cristiano de otra raza. Algo intolerable en una España integrista que censuraba a sus hijos según el color de su sangre o de su piel, tanto como por el de su credo. El gitano, como el judío, tuvo que radicalizar su esencia nómada y racial como señal de resistencia, solo para sobrevivir. El musulmán los acompañó a ambos en la pena y en el destierro. Al final los tres sobrevivieron, es más, están viviendo en nosotros.

Las religiones, en si mismas, nunca han sido un problema sino una inquietud humana, siempre presente en todas las épocas y lugares, inquietud por religar pasado y futuro a través de una vocación de permanencia que, aún sublimada en un plano simbólico, se superpone con fuerza al deseo, por otro lado imposible, en el plano material. Como diría el propio Juan Carlos Monedero (autor poco sospechoso de clericalismo) es un intento comprensible del ser humano por “morir menos y morir mejor”. El problema surge cuando las élites dominantes instrumentalizan este sentimiento natural como herramienta política y militar para uniformizar los territorios sometidos mediante la apelación al miedo y a la intolerancia contra el diferente. Es así como se intenta amputar la memoria de los pueblos para obligarles a olvidar lo que fueron y tatuarles el relato ficticio de lo que casi nunca han sido. “Si no eres católico no eres español”. ¡Cuánta miseria moral, cuánto dolor y cuanta mentira se esconden tras esa imposición!. Pureza de sangre, pureza étnica, pureza religiosa. Toda una inmensa falacia porque la naturaleza, una y otra vez, nos demuestra que tiene una indomable vocación mestiza, sincrética, impura y rabiosamente diversa. Gracias, Antonio Manuel, por regalarnos este espejo mágico que nos permite mirar con ternura nuestra alma.

la_huella_morisca

 

mayo 29, 2012

Engordando al monstruo salafista

La estrategia de engordar al monstruo salafista cercena el ansia de liberación de millones de personas en África y Medio Oriente

El wahabismo/salafismo es la tendencia más retroǵrada, asesina y radical de todas las posibles dentro del Islám. Se trata de una peligrosa secta fanática y filoterrorista, con abundante apoyo político y financiero procedente de Arabia Saudí y otras dictaduras del Golfo, que aún en nuestros días no dudan en decapitar mujeres acusadas de brujería. Esta corriente era muy minoritaria en el mundo musulmán hasta 1938, fecha en la que se descubren y comienzan a explotarse los fastuosos yacimientos petroleros de la península arábiga. Es un movimiento expansionista, con vocación imperialista, y es precisamente este cártel del fundamentalismo religioso más funesto el que está tomando el poder en Libia y el que pretende tomarlo en Siria, con el apoyo de la OTAN. Los intereses por el control de los recursos naturales están creando una alianza cada vez más abierta entre Al-Qaeda (patrocinada por saudíes y otras tiranías aliadas) y gobiernos occidentales. La ceguera capitalista está alimentando al monstruo con el único objetivo de salvaguardar los privilegios económicos de ciertas élites frente a los más elementales derechos a la vida, a la libertad y a la libre práctica religiosa de cientos de millones de seres humanos en África y todo el Medio Oriente. También es necesario tener presene que el shiísmo es una obsesión secular del wahabismo, y que sus fieles son considerados como herejes dignos de ser exterminados. De ahí los continuos atentados terroristas de corte yihadista-salafista contra comunidades chítas en múltiples países. De ahí el porqué de toda la brutal presión internacioal contra Irán y contra sus aliados tradicionales, como puede ser el caso de Siria o de ciertos grupos libaneses. Las minorías shíies en diveros países de la zona están incluso temiendo un nuevo holocausto contra ellas, de parecida manera a lo experimentado por comunidades judías en la Europa Central durante la Segunda Guerra Mundial. Es interesante al respecto este artículo publicado en el New York Times.

El error de los gobiernos occidentales está siendo descomunal ya que se está apostando por engordar y alimentar abiertamente al monstruo salafista, por puros intereses monetarios y coloniales en el corto plazo. El capitalismo euronorteamericano está despreciando profundamente los ideales de democracia y libertad, apostando por un movimiento fascioterrorista y totalitario, con el cálculo perverso de que estarán más capacitados para garantizar sus intereses coloniales en esa estratégica zona del planeta, aún a costa de aplastar los derechos de sus habitantes. Un error similar, salvando las distancias históricas, fue cometido con el Nazismo, cuando fue tolerado y alimentado por Gran Bretaña y Francia en sus inicios, debido a su clara vocación antisindical y anticomunista. La expansión del salafismo constituye además un gravísimo riesgo para la existencia y la seguridad de las antiguas comunidades cristianas asentadas en Siria, Egipto, Líbano y otros lugares de Oriente Medio desde tiempos inmemoriales, tal como han declarado en entrevistas recientes el Arzobispo de Alepo en Siria, Monseñor Jeanbart o el patriarca Melquita Gregorio III, desde Antioquía (1). Paradójicamene son grupos ultraortodoxos cristianos los que más están peleando para que se difundan los puntos de vista de estos religiosos, ante el silencio cómplice, estúpido e incomprensible de la mayor parte de medios periodísticos occidentales.

Para saber mucho más sobre ese engendro inmensamente criminal llamado “Arabia Saudí” no dudes en visitar este magnífico y completo artículo: Saudi Aramco: La discreta tiranía global , del blog La Pizarra de Yuri. También se recomienda la entrada  Salafismo, imperialismo, terrorismo, historia de una relación y su continuación para entender los entresijos históricos del ascenso del salafismo y de su pacto de sangre para salvaguardar los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y el armamento en la región. El cinismo decrépito de eso que llaman “Occidente” no tiene límites.

________________

(1). Esta bitácora, alterglobalizacion, no comparte en absoluto los puntos de vista generales expresados en la web religionenlibertad.com, citada en esta entrada. Sin embargo hemos considerado muy relevante la información contenida en esas dos entrevistas, publicadas por ellos. Sentimos no haber sido capaces de encontrar dichas entrevistas en otras fuentes originales.

diciembre 26, 2011

Ateísmo, Dios y Religión

Dios está en el otro: Religión frente a pseudoreligión

Por sus actos los conoceréis no por sus palabras. Aquel que promueve la agresión contra el otro, contra el diferente, contra la naturaleza, aquel que siembra el odio contra otro ser humano, está volviendo a cometer el pecado original y, por tanto, está matando a la Religión. Cuando la religión es violenta deja de ser religión para convertirse en herramienta terrenal de dominación al servicio de un grupo de poder, de una clase. El ateísmo es la negación de Dios, pero … ¿de qué dios?. La historia de la humanidad ha estado llena de dioses y profetas, portadores de todo tipo de mensajes y representaciones.

Los primeros cristianos fueron unos auténticos ateos, según los parámetros de su época. Locos fanáticos, (unos “perroflautas”, según cierta terminología modernista), que se atrevieron a cuestionar al dios de su momento histórico, el dios imperial, la divinidad del César y de todo su panteón. Esos locos defendían que Dios estaba ahí para salvarnos, no para someternos; que Dios habitaba en el otro, en la naturaleza, en la creación, en la anciana, en el extranjero, en el enfermo, en el pobre  y que su autoridad no era terrenal, no tenía ejércitos, no era ningún rey, no tenía Estado y además carecía de poder material. Por todo ello fueron humillados, ridiculizados, considerados gente peligrosa, herejes, terroristas, enemigos de Roma que debían ser aniquilados sin compasión.

Algunos antiguos profetas ya reclamaban un ateísmo del ídolo, del rey, del poder terrenal, del orden injusto. El nuevo dios cristiano, que desafiaba al dios imperial dominante, representaba a la alteridad, es decir “al otro”, a lo que está fuera de nuestro estrecho horizonte individual de ambiciones y egoísmos. El pecado original no es otra cosa que la negación del otro para encumbrar nuestro yo por encima de todos y todo. Caín mata a su hermano, negándolo, Adán juega a conquistar la omnipotencia, autocoronándose simbólicamente como dios, e instaurando el reíno de la idolatría, el fetichismo y la soberbia. El César es Adán y Caín y el cristianismo primitivo aspira a desenmascar su impostura. Eran, por tanto, ateos del poder imperial, ateos del sistema.

Las tres religiones monoteístas son, en realidad, una sola ya que parten y beben de un tronco común. Las tres originariamente están del lado de la alteridad, de los profetas ateos del falso dios, descreídos del poder material de los reyes, los ejércitos, los faraones, emperadores y becerros de oro. Son religiones ateas de la idolatría, ateas de los fetiches que rinden culto a la guerra, ateas del sistema de dominación que el hombre intenta instaurar en la Tierra para desafiar a todo lo que está fuera de él y ante lo que se siente temeroso, inferior, desvalido.

Conforme la religión se arrima al poder terrenal de reyes, príncipes y banqueros se aleja del dios-amor, del dios-bondad, instaurando una pesudoreligión que intenta matar a ese dios para encumbrar en su lugar al dios-guerrero sediento de sangre y riquezas,  a Moloch, Mammon, al ídolo, al fetiche, al capital. Esta es la pesudoreligión del cainismo sionista israelí que levanta la mano contra su hermano musulmán y contra el propio Judaísmo, es la pseudoreligión del wahhabismo saudí, que levanta el puñal contra el hermano cristiano y, por tanto contra el propio Islám, es la pseudoreligión del colonialismo genocida de la Cruz, que levanta la mano contra el indígena, el judío o el musulmán y, por tanto, contra el propio Cristianismo.

Cuando la religión se convierte en arma asesina contra el otro, contra el diferente o contra la naturaleza vuelve a cometer el pecado original contra el dios-bondad, vuelve a adorar a los dioses del panteón del egoísmo y la soberbia, faltando a su esencia y convirtiéndose en fetiche.

Piensa en tu dios, intenta explicitarlo y podrás saber si eres religioso o no. El ejercicio promete sorpresas porque podrá llevarnos a descubrir Papas y cardenales, supuestamente cristianos, que son en realidad adoradores del dios de la conquista y el exterminio, encontraremos a supuestos judíos que organizan actos terroristas para extender el poder del sionismo, a piadosos jeques árabes, supuestamente musulmanes, que torturan sin piedad a hombres y mujeres pacifistas que piden libertad, y encontrarás a supuestos ateos que hacen auténtica religión ayudando al desconocido y luchando por la instauración del Reino de la Paz en la Tierra.

También Dios puede ser libertario, también Dios puede ser anarquista.

(En homenaje a Leon Tolstoi)

septiembre 23, 2011

Un solo estado llamado Palestina

Rabinos judíos y clérigos musulmanes, reunidos recientemente en Teherán

Desde hace décadas los musulmanes pobres de Palestina están siendo engañados con falsas promesas, expoliados y violentamente reprimidos por las élites financieras que controlan el poder en Oriente Medio. La mayor parte de estos tiranos son sionistas “judíos”, pero también hay sionistas “musulmanes” acaudalados y corruptos (con importantes apoyos de Arabia Saudí), formando parte del equipo de los carceleros. Algunos supuestos negociadores palestinos han destapado, con el paso del tiempo, su condición de cobardes oportunistas y traidores a su pueblo martirizado. Pasaron ya 20 años desde los falsos acuerdos de Oslo y Madrid, artimañas de unos y otros para ganar tiempo a la espera de soluciones mágicas que pudieran desactivar el conflicto sin comprometer el status de poder y privilegio ejercido por las élites neocoloniales y sus capataces de confianza. Gracias a todos ellos la “solución” de los dos estados ya se quedó vieja, sin tan siquiera haber llegado a nacer. Pero el reloj de la historia marca la cuenta atrás para la caida de las oligarquías represoras en Egipto, Libia, Yemen, Túnez, Bahréin, Siria, Arabia Saudí, Israel y tantos otros lugares. La única solución viable de futuro para Palestina es un solo estado pacífico, multiétnico, multirreligioso y desmilitarizado, en el que se garanticen los derechos sociales de ateos, musulmanes, judíos y cristianos, viviendo juntos en pie de igualdad, sin dominadores ni dominados. Los tiempos de los estados racistas, teocráticos y exclusivistas, como el actual Israel, están acabando para dar lugar a nuevos escenarios donde la justicia, la igualdad, la libertad y la democracia real formen la columna vertebral de sociedades plurales y multiculturales. No son izquierdas contra derechas, ni judíos contra musulmanes, ni ateos contra creyentes. La única lucha, la de siempre, ha sido la de los de arriba contra los de abajo, la lucha por la liberación de los humillados.

Entrada relacionada: Carta a los sionistas

marzo 24, 2011

Islám y Anarquismo

Nuevos paradigmas explicativos están emergiendo

La mayoría de los discursos islámicos vigentes están a años luz de su espíritu iniciático y revolucionario, y responden más a la necesidad de mantener las costumbres heredadas.

Están a años luz la mayoría de las instituciones que se presentan como guardines de la tradición, de los jeques y los monarcas, de los ministerios de asuntos religiosos, encargados de velar por la pureza doctrinal de las masas musulmanas. Es decir, por la supremacía de una visión reaccionaria del islam, pietista y alienante, que no cuestione el status quo.

Esta a años luz el salafismo, con su mediocre, anacrónica y alienante idolatría del pasado, su obsesión con la pureza doctrinal y ritual, con su rechazo malsano de la innovación, de la creatividad.

Esta a años luz ese “islam moderado”, “liberal” o “progresista” que los poderes de occidente tratan de promocionar, aparentemente como antídoto del fundamentalismo, pero en realidad como un medio de desactivar las potencialidades revolucionarias del islam, de modo que no interfiera en sus planes de dominio planetario y de expansión del capital.

Sin ocultar las diferencias entre la religión islámica y la tradición libertaria, Abdennur Prado nos muestra que en aspectos como el antiestatismo, la justicia social o el apoyo mutuo, los textos del profeta Muhammad o de ciertos intelectuales islámicos coinciden con la lógica libertaria. El rechazo de la opresión y la lucha contra la injusticia social forman parte de las enseñanzas del islam, así como la prohibición de la usura, de los monopolios, de la acumulación de la riqueza… Todo ello repugna profundamente al musulmán.

La posición de Avempace, el turco sheij Bedreddim o Ibn Jaldún, que «antepuso el ideal ético de la ayuda mutua y la cooperación entre los miembros de una comunidad a la obediencia al Estado», pone en relación algunas de las fuentes clásicas del islam con la lógica antiautoritaria y comunista o colectivista de la tradición libertaria. En este sentido, cuando el autor nos habla de misticismo o de «anarquismo místico», hace referencia a una espiritualidad libre, sin clérigos ni dogmas, que «antepone la experiencia a la creencia», que lejos de abstraerse de la realidad está arraigada a la tierra y a la vida, y que repele cualquier mediación o codificación por parte de la religión instituida.

“Si atendemos a la biografía y a las palabras del Profeta, pocos pueden poner en duda que Muhámmad fue un auténtico revolucionario, que lanzó un mensaje igualitario, en nombre de los oprimidos, en contra de las oligarquías de su tiempo. Un mensaje plenamente vigente, en el cual la liberación colectiva es inseparable de la liberación individual, de la superación del egoísmo y el trabajo de pulimento del ego, para que pueda reflejar las más nobles cualidades. Un mensaje de retorno a nuestra naturaleza más profunda”, comenta Abdennur.

El islám como anarquismo místico

octubre 26, 2010

Mezquita interreligiosa de Córdoba: Ideal posible

Según Demetrio esto no debe ser llamado Mezquita

Demetrio Fernández, el actual obispo de Córdoba representante del anti-cristiano movimiento fundamentalista Vaticano, se descolgaba a principios de Octubre con unas declaraciones cargadas de velado rencor islamófobo contra la indeleble huella musulmana presente en el sur de Europa.

Su propuesta nos recuerda a los orwelianos diccionarios de neolengua en donde se intenta definir una realidad a medida del poder en contradicción con el dictado de los sentidos y de la evidencia perceptiva. Se hace preciso separar el grano de la espiritualidad tolerante de la paja del fundamentalismo xenófobo para aproximarnos al complejo fenómeno humano de la Religión.

La Mezquita de Córdoba reúne unas condiciones ideales para ser un lugar de encuentro interreligioso pacifista, rebelde y comprometido con la Justicia Universal. Esta sería una apuesta por la libertad para que cada cual pueda rezar según su tradición cultural en cualquier lugar sin que nadie coarte esta forma de expresión espiritual, compartiendo espacios con cualquier no creyente que simplemente quiera deleitarse con la grandiosidad estética de estos lugares. Jesús de Galilea era laico, lástima que las jerarquías católicas gobernantes se empeñen en distorsionar hasta la caricatura su mensaje original con la semilla de sus propios fundamentalismos al servicio de intereses económicos privados.

Informaciones relacionadas:

No habrá paz sin paz entre las religiones. Sí al rezo compartido.

Mansur Escudero solicita que todos los templos se abran a todos los creyentes

octubre 6, 2010

Carta a los sionistas

 

Palestina: Un solo estado, desmilitarizado, con igualdad de derechos y obligaciones para ateos, judíos, cristianos y musulmanes

 

Amigos del sionismo:

El odio os está consumiendo, ese es vuestro drama.

No os empeñéis más en criminalizar al Islám. A la larga es inútil. Deberíais saber que Islám es paz, al igual que Judaísmo es paz y Cristianismo es paz. Las tres religiones son una sola, porque tienen un tronco común. No creo que Yavhé (quien quiera que sea y donde quiera que habite) esté muy contento contemplando lo que hacéis con su mensaje originario de fraternidad entre los seres humanos. También los musulmanes son vuestros hermanos. Vuestro odio contra ellos se vuelve contra vosotros mismos. Vuestro odio patológico y vuestro miedo acabarán por destruiros. Aunque no consigáis entenderlo, a pesar de vuestra inteligencia, “Asesinato es Suicidio”. Esto ya fue explicado magistralmente por gente como Franz Hinkelammert y otros pensadores. Afortunadamente hay muchos judíos en el mundo que sí son consecuentes con su religión y con su condición de seres humanos, gente como Neturei Karta o como el IJAN (www.ijsn.net). Ellos opinan que la forma en que tratáis a vuestros hermanos musulmanes de Palestina supone una deshonra y una vergüenza para el Judaísmo que supuestamente pretendéis defender. Lo único que estáis consiguiendo es que el mundo no sionista, es decir el 99.9% de la humanidad, cada vez os vea más como unos vulgares, crueles y aprovechados ladrones de tierra.

Vuestra idea absurda del “hogar nacional” está incendiando el mundo, ¿es ese vuestro objetivo?. Los derechos que imagináis tener sobre esas tierras son solo la ensoñación de una mente enferma. La única solución a largo plazo para esa zona del planeta donde queréis vivir es la fundación de un único estado desmilitarizado llamado PALESTINA. Para entender  Palestina podría servir de metáfora la figura inclasificable de Jesús de Nazaret: pacifista, defensor del proto-socialismo como sistema superior de creación y distribución de la riqueza, crítico implacable de los grandes mercaderes y de los amos del dinero, fundador del cristianismo, amigo de paganos y prostitutas, profeta importantísimo y venerado por el Islám, profundo conocedor de los libros fundacionales del judaísmo y sus costumbres, semita, arameo, galileo, palestino.

Palestina está en el origen de la humanidad, un crisol cultural que dio cobijo a cientos de pueblos diversos a lo largo de su historia milenaria, entre los cuales el judío solo fue uno más. Palestina será un país donde tendrán que convivir paganos, musulmanes, judíos, cristianos… . Si pudiéramos preguntarle a vuestro Dios seguro que así lo querría.

El hogar nacional del pueblo humano se llama Palestina.

Paz, Libertad e Igualdad para todos.

Entrada relacionadas:

Judaísmo, Semitismo, Sionismo

septiembre 26, 2010

Ahmadineyad, una voz a contracorriente

Un nombre, un hombre, el representante de un país, una voz que habla a contracorriente. ¿Qué dice?, ¿Qué propone?, ¿Cómo vive?: Propone un mundo libre de armas nucleares, propone un referéndum de autodeterminación para Palestina, denuncia la brutalidad  aberrante del sionismo, propone un pacto de amistad entre judíos, cristianos y musulmanes, denuncia las grandes lagunas existentes en la versión oficial sobre los atentados de Nueva York, denuncia la falta de credibilidad de la mayoría de los organismos internacionales y de los gobiernos de los países más poderosos, defiende un Islám que se pone de parte del pobre frente al rico, denuncia la usura repugnante de los bancos, vive de manera austera en un piso con su familia…

Por decir esto es denigrado y criminalizado cada día a través de la prensa al servicio de los dueños del dinero, esa prensa bastarda cuya misión es envenenar nuestra mente con el mensaje del odio. Esos son sus “pecados”. Pero por estos mismos “pecados” es respetado por la mayor parte de los habitantes de la Tierra, en los cinco continentes y especialmente en el mundo musulmán que aglutina a centenares de millones de personas.

También es necesario afirmar que nunca ha dicho que “Israel deba ser borrada del mapa”. Lo que sí ha dicho es que el régimen sionista se desvanecerá, igual que se desvanecieron otros regímenes como el del Sha de Persia, la Unión Soviética o el Régimen de Saddam Hussein, tres grandes enemigos de los iraníes hasta hace relativamente pocos años y que en la actualidad ya no existen.

Realmente este hombre es mucho más moderado y pacifista que cualquiera de los grandes líderes internacionales que rigen en la actualidad los destinos del planeta. Conviene leer sus discursos de primera mano, sin permitir que nadie los interprete por nosotros. Cómo desgraciadamente no podemos entender el farsi, que es la herramienta comunicativa original que el utiliza, es imprescindible acudir a traducciones fiables y contrastadas.

septiembre 20, 2010

Caso Sakineh: Así funciona la máquina mediática de destrucción masiva

Caso Sakineh Mohammadi-Ashtiani, paradigma de funcionamiento de la gran maquinaria del odio contra los países que luchan por su independencia frente al imperialismo

1. Esa señora no ha sido juzgada por adulterio, sino por asesinato. Ni siquiera se están pronunciando en Irán condenas por adulterio. Más que abrogar ese tipo de acusación, la ley ha establecido –en lo tocante a la demostración de los hechos– una serie de condiciones imposibles de satisfacer. Cuatro personas tienen que haber sido testigos del adulterio en el mismo momento.

2. La República Islámica no reconoce la Charia, sino –única y exclusivamente– la ley votada por los representantes del pueblo en el seno del Parlamento.

3. La señora Sakineh Mohammadi-Ashtiani administró una droga a su esposo y convenció a su amante, Issa Tahen, para que lo matara mientras dormía. Su cómplice y ella misma ya fueron juzgados en primera y segunda instancias. Los «amantes diabólicos» fueron condenados a muerte en primera y segunda instancias. La Corte no cometió ningún tipo de discriminación en función del sexo de cada uno de los acusados. Es importante señalar que el acta de acusación ni siquiera menciona la relación íntima que mantenían los acusados, precisamente porque resulta imposible probarla conforme a las normas del derecho iraní, aunque los familiares confirman la existencia de dicha relación.

4. La pena de muerte se ejecutaría mediante la horca. La lapidación, que estuvo en vigor bajo el régimen del sha y se mantuvo algunos años después de su derrocamiento, fue abolida por la Revolución Islámica. Indignado ante las afirmaciones de Bernard-Henry Levy y de Nicolas Sarkozy, el vicepresidente del Consejo de la Magistratura de Irán declaró a Dieudonné M’bala M’bala que desafía a esas personalidades sionistas a que encuentren un texto de ley iraní contemporáneo que estipule la lapidación.

5. El juicio está siendo examinado actualmente por el Tribunal de Apelación, que debe verificar la legalidad de cada detalle del procedimiento aplicado. De no comprobarse un estricto respeto de la legalidad, el juicio sería anulado. Ese procedimiento de examen suspende la aplicación de la sentencia. Dado que el resultado del juicio no es aún de carácter definitivo, la acusada sigue gozando de la presunción de inocencia y nunca se ha hablado de ejecutarla al término del Ramadán.

6. El abogado Javid Hustan Kian, presentado como abogado defensor de la señora Mohammadi-Ashtiani, es un impostor. Está vinculado con el hijo de la acusada, pero esta última nunca puso su defensa en manos de ese individuo ni ha estado nunca en contacto con él. Javid Hustan Kian es miembro de los Muyahidines del Pueblo, organización terrorista que goza de la protección de Israel y de los neoconservadores .

7. El hijo de la acusada vive normalmente en Tabriz. No tiene la menor dificultad en hablar frecuentemente por teléfono con el señor Lévy para denigrar su propio país, lo cual demuestra el carácter libre y democrático de su gobierno.

No hay nada, en definitiva, absolutamente nada de cierto en la versión de Levy y de Sarkozy sobre la historia de la señora Sakineh Mohammadi-Ashtiani. Puede ser que Bernard-Henry Levy haya repetido de buena fe falsas acusaciones que iban en el mismo sentido que su cruzada contra Irán.

Pero el presidente Nicolas Sarkozy no puede justificarse de la misma manera.
Los funcionarios de la diplomacia francesa, la más prestigiosa del mundo, seguramente le han hecho llegar todo tipo de informes sobre el caso.
Fue por consiguiente de manera deliberada que Sarkozy le mintió a la opinión pública francesa, probablemente para justificar a posteriori las drásticas sanciones adoptadas contra Irán, en detrimento incluso de la propia economía francesa, ya gravemente afectada por su política.
Manipulación mediática: El escándalo sobre Sakineh

abril 1, 2010

Shiismo y Cristianismo: Espiritualidades hermanadas

Cristianismo y Shiísmo, dos místicas hermanadas con profundas coincidencias

En estos días del año el Cristianismo celebra sus momentos grandes. Se conmemora la pasión, muerte y resurrección de su figura central, el palestino Jesús de Nazaret. Las procesiones que recorren las calles de medio mundo nos recuerdan una serie de acontecimientos que hunden sus raíces en tiempos remotos y que no pueden ocultar lazos de sorprendente parentesco con otras religiosiades aparentemente distantes como el shiismo islámico.

* Shiismo y cristianismo comparten una mística del martirio, en un caso encarnado directamente por Alí, Hoseyn y el resto de los Imames y en el segundo por Jesús y sus apóstoles. Todos ellos son violentamente asesinados por un poder material despótico que, paradójicamente, es derrotado. La resurrección y la vida terminan imponiéndose a la muerte y a la arbitrariedad humana. El sacrificio y la lucha espiritual se convierten en ambos casos en una fuente de redención y salvación.

* Cristianismo y shiismo comparten el culto a una figura femenina maternal que encarna los valores de amor infinito y desinteresado hacia sus hijos e hijas, fraguando una comunidad de hermanos, con vínculos firmes a través de una sagrada familia universal. En el primer caso estamos ante la Virgen María, en el segundo ante Fátima, hija del Profeta.

* Cristianismo y shiismo sufren persecusión y deben resistir los envites del poder totalitario que pretende aniquilarlos. Los cristianos deben recurrir a las catacumbas (en un sentido tanto literal como simbólico) en ciertos momentos y lugares de la Historia. Los shiítas recurren a la ocultación para sobrevivir en un mundo marcado por una feroz hostilidad hacia ellos.

* Shiismo y cristianismo se alimentan originariamente de la sed de Justicia frente a un poder externo opresor, como motor teológico, en búsqueda incesante de un Reino fraterno de paz e igualdad entre los hombres.

* Ambas religiosidades tienen sus peregrinaciones, sus capillas sagradas, sus imágenes, sus mediadores, su teología de la liberación… y por supuesto sus propias élites traidoras, que intentan secuestrar y manipular el sentimiento místico profundo, arraigado en el corazón humano, canalizándolo en privilegio para sus propios intereses de clase.

febrero 13, 2010

Jesús y el Judaísmo

Jesús, el palestino, inasible objeto de deseo para los ideólogos del choque de civilizaciones

En la última década hemos asistido a la llegada de una multitud de publicaciones cuyo único objetivo es afirmar, de manera compulsiva, que Jesús de Nazaret era incuestionablemente judío. Punto final, asunto concluído, no se admiten preguntas. (Ni siquiera la pregunta … vale, bien, pero … ¿qué es un judío?). Parece evidente que las élites que detentan el poder económico mundial están tremendamente interesadas en fijar de manera indisoluble un pacto o alianza entre los lobbys sionistas y los fundamentalismos cristianos, tratando de apropiarse del icono “Jesús de Nazaret”, como patrimonio exclusivo, como nexo estratégico ideal para ser  utilizado de ariete contra el Islám, en su interesada ideología del “choque de civilizaciones”. El sionismo agresor, completamente deslegitimado en el plano popular internacional, precisa para su supervivencia a corto plazo secuestrar este tipo de símbolos, con la connivencia del fundamentalismo cristiano neoliberal.

A pesar del enorme esfuerzo económico, mediático e intelectual invertido en fabricar “verdades históricas” para dar soporte ideológico a esta alianza neo-colonial, la realidad es tozuda y no siempre se deja domesticar. La relación entre Jesús y el Judaísmo es mucho más compleja, ambigua y contradictoria de lo que, de manera insistente e hiperreduccionista, se nos intenta hacer entender. Basta una breve revisión del tema para darnos cuenta de las realidades escondidas tras el discurso burdamente simplista y lleno de trampas que la cultura del imperio intenta colocarnos:

1. En la época de Jesús el término judío tenía un sentido completamente diferente al que tiene en la actualidad. Judío era entendido, desde un punto de vista religioso, como “creyente en la unicidad de Dios” (monoteísta), en contraposición de los gentiles/paganos que, o bien no creían o bien tenían otros dioses relacionados con tradiciones helenísticas (politeístas) o cultos panteístas. En este sentido amplio Jesús era judío… al igual que lo serían todos los seguidores de cualquiera de las tres grandes religiones abrahámicas en la actualidad, incluídos los cientos de millones de musulmanes que habitan la Tierra. No debemos olvidar que el Islám rinde culto a las enseñanzas de Jesús de Nazaret, así como a los profetas del Antiguo Testamento que es el libro fundacional del Judaísmo. ¿Habrá sitio en el “hogar nacional judío” para tanta gente?.

2. El término judío en la actualidad tiene un sentido muy diferente al original ya que sólo incluye a los seguidores de la tradición talmúdica (menos de un par de decenas de millones de personas en el mundo, es decir menos del 1% de la población mundial). A diferencia de los musulmanes,  los judíos de la actualidad no aceptan la figura de Jesús de Nazaret como un referente de autoridad religiosa. (¿Serán los judíos actuales  menos “judíos” que los propios musulmanes, que sí creen en las enseñanzas de Jesús de Nazaret?). La trampa que nos tienden los “think tanks” sionistas es crear una sensación de identidad entre el judaísmo abierto, inclusivo y pacifista de Jesús (que abarcaría actualmente a casi el 60% de la población mundial, creyentes en las tres grandes religiones abrahámicas) con el actual judaísmo sionista israelí que es cerrado, exclusivista, violento y pseudofascista (menos del 0,1% de la población mundial, un pequeño porcentaje sobre el total de los judíos, ya de por sí un grupo muy minoritario a escala mundial). Cualquier parecido entre ambos conceptos es pura coincidencia, exceptuando la utilización manipuladora del adjetivo “judío”.  El pensamiento único al servicio de las élites tendría una supuesta potestad para manejar el concepto en un sentido abierto,  inclusivo y universalista o profundamente excluyente,  etnocrático y nacionalista según la conveniencia en cada momento y situación.

3. Ni siquiera en la época de Jesús de Nazaret el término “judío” tenía un sentido unívoco. Una vez superado el punto de acuerdo sobre la unicidad de Dios se abrían enormes brechas entre el protocomunismo esenio (corriente en la que, muy posiblemente, estaba encuadrado Jesús de Nazaret), el dogmatismo farisaico o el legalismo saduceo. Hasta tal punto llega la ambigüedad del término que en el propio evangelio se refleja una visión negativa de los judíos como “asesinos de Jesús” y otra visión más positiva como pueblo depositario del mensaje revelado a Moises. La propia prédica de Jesús es una crítica continua a la visión del judaísmo defendida en su época por las autoridades políticas y religiosas, críticas que afectan a núcleos esenciales de la creencia judaica y que, en último extremo, le cuestan la vida acusado de blasfemia. Lo que olvidan decir los intelectuales a sueldo de Israel es que si usamos la acepción restringida del término judío (esa que maneja el sionismo para definir lo que ellos llaman “hogar nacional”), como seguidor de las tradiciones y preceptos talmúdicos… Jesús no era judío.

4. Es muy posible que en la versión original del Evangelio se estuviera apelando a un gentilicio con el término “judío” como natural de Judea, al igual que se usan otros muchos gentilicios en las Escrituras (samaritano, galileo, idumeo, nabateo…). En este sentido hubiese sido menos ambigua la traducción “judeano”. Basta ojear este pasaje de Jn 11, 7-8: “Después dijo a sus discípulos: “Volvamos a Judea”. Le replicaron: “Maestro, hace poco los judíos querían apedrearte, ¿y otra vez quieres ir allí” para comprender el valor gentilicio del término. En este sentido Jesús tampoco sería judeano (judío) ya que está más que atestiguado que su matriz social, familiar y cultural era Galilea, no Judea. En Jn 7, 52: “Estudia mejor las Escrituras y verás que de Galilea no salen profetas” o en Jn 7, 41: ¿…acaso puede el Mesías venir de Galilea?.

5. A pesar de que continuamente se intenta deslizar interesadamente la idea contraria no hay nada de étnico en la condición de judío. Hay judíos etíopes, sudafricanos, neozelandeses, argentinos, rusos, austríacos… Como ha sucedido en cualquiera de las otras religiones ha habido históricamente una “captación de adeptos”,  que se traduce en “conversiones” realizadas en multiplicidad de nichos étnicos y geográficos, muy diferentes entre si. No en vano la gran mayoría de los judíos que habitan actualmente en Israel no son étnicamente semitas ya que proceden de centro-europa y Europa del Este, constituyendo lo que se conoce como la “nación yiddish”. Los yiddish o judíos askenazíes (el 80% sobre el total de los judíos) son convertidos a lo largo de la historia y por tanto carecen de ningún tipo de vínculo étnico con los originarios judíos semitas. Nunca, jamás los tatarabuelos de estos askenazíes vivieron en Palestina. Si consideramos que, desde un punto de vista étnico y teniendo en cuenta su abrumadora superioridad demográfica, son los askenazíes los que controlan de manera casi completa el manejo, el concepto y el destino del pueblo judío también podría afirmarse que Jesús no es un yiddish (judío). En este sentido el historiador judío contemporáneo Shlomo Sand, antes citado, llega a afirmar que desde el punto de vita étnico los actuales palestinos serían descendientes mucho más directos de los judíos que vivían en Canaán en el siglo I que los que actualmente ocupan Palestina, procedentes originariamente de Europa Oriental.

Canaán, cuna del multicultural pueblo palestino

6. Aún aceptando un lejano y dudoso parentesco entre la mayoría yiddish y la minoría hebrea es necesario recordar que el origen del pueblo hebreo es Mesopotamia, actual Iraq. Los hebreos invaden Canaán (la actual Palestina) entrando en guerra con los habitantes de aquella tierra, que ya venía siendo habitada por los cananeos (ascendientes de los palestinos) desde al menos 10 siglos antes. Las tribus hebreas se organizan en una alianza militar que recibirá el nombre de Israel. Canaán es rebautizada como “Palestina” por los romanos, en honor de los filisteos (Palestina=Tierra de los filisteos), otro pueblo invasor procedente del Mar Egeo y enemigo de los israelitas. Hay pobladores cananeos previos a las invasiones filisteas y hebreas,  que siguen viviendo allí durante milenios, durante la época de Jesús (Mt. 15, 21-28),  tras siglos de dominación romana y hasta la actualidad.

7. En calidad de invasores temporales los israelitas tendrían los mismos derechos sobre tierra cananea que los egipcios, los sirios, los iraníes, los turcos o incluso los británicos, como podemos comprobar en esta sinópsis cronológica. Los habitantes más legitimados para vivir en esa tierra serían los cananeos, es decir los palestinos y sus descendientes. El nombre de ese país no tendría que ser otro que Palestina o Canaán. Dentro de ese país, en justicia histórica, deberían convivir palestinos ateos, palestinos musulmanes, palestinos judíos, palestinos cristianos y palestinos panteístas. Como cuna de religiones debería ser una nación de paz, completamente desmilitarizada.

Respecto a la cuestión ¿Jesús judío, Jesús Galileo o Jesús Palestino? y sus implicaciones existe una discusión abierta en la entrada de la wikipedia sobre Jesús de Nazaret.

febrero 2, 2010

Respect: Todos somos musulmanes

“Respect, Equality, Socialism, Peace, Environmentalism, Community, and Trade Unionism”. Se trata de una coalición política con representación en el Parlamento Británico. Uno de sus principales líderes, el escocés George Galloway, transmite su mensaje con una voz fuerte, clara y límpida: “frente a la guerra que lleva a cabo Occidente contra el mundo musulmán, no unirse con los musulmanes es de una debilidad mortal de la izquierda. Es imperativo que todas las fuerzas progresistas y contrarias a la guerra se unan con ellos, porque la postura de la inmensa mayoría de los musulmanes hoy es objetivamente la misma que la de todos los progresistas del mundo: acabar con las guerras y con las injusticias”.

Por mucho que la propaganda mediática capitalista quiera enmascarar la realidad Hamas es actualmente el legítimo representante del pueblo palestino, elegido en las urnas por abrumadora mayoría, frente a los decadentes líderes de la ANP. Así mismo Hezbollah en Líbano ejerce un necesario contrapeso al poder teocrático pseudofascista del gobierno israelí en la zona. No cabe equidistancia entre los agresores y los agredidos, entre el terrorismo de Estado y el derecho a la resistencia por parte de un pueblo ocupado y masacrado.

Aquí puede leerse una de las últimas entrevistas realizadas a este escocés de Dundee, luchador histórico por los derechos del pueblo palestino desde hace décadas.

http://www.silviacattori.net/article1098.html

enero 18, 2010

Feminismo islámico, Islamismo feminista

El título de esta entrada puede parecer, a simple vista, como un chocante juego de palabras. Y es que la propaganda dominante que formatea nuestra “matriz de opinión occidental” establece que estamos ante términos incompatibles o antagónicos. Una mujer valiente, libre e intelectualmente bien formada llamada Fatema Mernissi se encargó, ya hace algunos años, de comenzar a desmontar este mito que no es más que uno de los muchos mensajes ideológicos que el pensamiento único cocina para ser convenientemente ingerido por nuestros domesticados cerebros. Mernissi estudió profundamente el Corán (no en vano es una de las mayores expertas de su país en la materia) para llegar a la conclusión de que en el libro sagrado de los musulmanes no hay nada contra las mujeres ni contra la democracia, sino que más bien sucede al contrario: Las enseñanzas del Profeta deben ser interpretadas principalmente en clave de igualitarismo entre sexos y entre clases sociales si queremos respetar el sentido primigenio de las mismas.

Su libro “El harén político” fue prohibido en Marruecos.
»–Sí, les puso furiosos -dice Mernissi-, no obstante ha sido publicado en muchos otros lugares, como en Siria, y a mucha gente musulmana le parece muy sensato que diga que el Profeta es feminista. La escuela nacionalista a la que yo fui de pequeña, la primera que hubo para mujeres en mi país, fue abierta por las autoridades religiosas. En los años cuarenta y cincuenta estas autoridades promovían la liberación de las mujeres ya que pensaban que la única manera de luchar contra el colonialismo era sacar del analfabetismo a la mitad femenina de la población”. Tenían razón: Nada como la formación intelectual para estimular en los seres humanos el anhelo de la Independencia, el anhelo de la Libertad.

Lo que sucedió después es que el propio “establishment occidental” alimentó y financió las interpretaciones más sesgadas, retrógradas y machistas sobre el Corán, así como a los grupos fundamentalistas que las promovían. Esta apuesta les salió bien a corto plazo: En una primera fase el islamismo radical de extrema derecha (perfectamente liderado y financiado por la fascista casa real Saudí) detuvo la expansión del comunismo en el mundo musulmán. En una segunda etapa, la actual, ese mismo extremismo wahabista sirve de excusa perfecta para desencadenar la islamofobia euro-norteamericana y la fabricación del “enemigo necesario” capaz de justificar los planes imperialistas de invasión, control y saqueo de numerosos territorios musulmanes (Afganistán, Palestina, Iraq, Pakistán, Somalia, Yemen, Irán…). El extremismo islámico es un fenómeno derechista y está alimentado con dinero occidental, convenientemente canalizado a través de los ríos de petrodólares que entran directamente a los regímenes feudales capitalistas del Magreb y el Golfo Pérsico. El gran interrogante en el momento actual son los efectos de este “diseño inteligente” en el medio y largo plazo.

Fascismo y Capitalismo: "Juntos de la mano, en fraternal alianza, silenciaremos a los pobres, a las mujeres y a la libertad en el mundo musulmán"

Para saber más sobre las estrechas relaciones entre el regimen totalitario saudí y las élites dirigentes estadounidenses, la instrumentalización de la guerra o de la “lucha contra el terror” desde una perspectiva empresarial e ideológica, está disponible on-line (con publicidad) el documental, ya clásisco, de Michael Moore Fahrenheit 9/11.

El feminismo islámico es un movimineto pujante, aunque silenciado en Euro-América, con voces como Dolors Bramon, Zainah Anwar, Asra Nomani o Nadia Yassine

A %d blogueros les gusta esto: