Posts tagged ‘islamismo’

mayo 23, 2013

El origen de las células durmientes yihadistas

Andreas Von Bülow no es ningún patán. Se trata, nada más y nada menos, que de un ex-ministro de Ciencia y Tecnología del poderoso gobierno alemán, entre 1980 y 1982, así como Secretario de Estado en el Ministerio de Defensa alemán entre 1976 y 1980. Sabe muy bien de lo que habla porque ha conocido desde dentro el funcionamiento de los servicios secretos de los estados. En diversas entrevistas, artículos y libros nos ha explicado el fenómeno del terrorismo islamista de manera que todos podamos entenderlo mejor:

andreas_von_bulow

Usted estaba en el gabinete de Helmut Schmidt, cuando los soldados soviéticos entraron en Afganistán. ¿Cómo fueron las cosas en aquel entonces?

Los estadounidenses presionaron para que se impusieran sanciones comerciales, exigieron el boicot de los Juegos Olímpicos en Moscú… en el que participó el Gobierno alemán… y hoy lo sabemos: Fue una estrategia del Consejero de Seguridad estadounidense, Brzezinski, la desestabilización de la Unión Soviética a partir de los Estados musulmanes vecinos: Se atrae a los rusos a Afganistán y se les crea un infierno, su propio Vietnam. Con un importante apoyo de los servicios secretos de EE.UU. se entrenó en Afganistán y Pakistán a por lo menos 30.000 combatientes, procedentes de los más bajos y desestructurados nichos sociales, dispuestos a todo a cambio de dinero. Estamos hablando de personas psíquicamente traumatizadas por el odio y por la violencia que posiblemente ha sido ejercida contra ellas de forma previa, no de personas religiosas. Es como si una potencia extranjera con grandes recursos monetarios organizara a través de influyentes mediadores locales a los más ultras de los clubs de fútbol europeo para que iniciaran una cruzada contra el islam. Descerebrados a los que se ofrece dinero fácil y excitantes aventuras a cambio de perseguir y matar a sucios extranjeros. Osama Bin Laden fue uno de los principales organizadores de estas campañas de reclutamiento, siempre en coordinación directa con los servicios secretos de EEUU, Arabia Saudí y Pakistán. Escribí hace años: “Provenientes de esa gentuza aparecieron en Afganistán los talibán criados en las escuelas coránicas wahabíes y financiadas por dinero occidental y saudí, que ahora aterrorizan y destruyen el país”. [Muchos de esos fanáticos han sido después convenientemente dispersados por el mundo, con la connivencia de los servicios secretos británicos, saudíes, israelíes, pakistaníes y estadounidenses, para seguir extendiendo una red de terror difuso que ayude a fabricar un enemigo necesario para mantener el control social en Occidente, una excusa perfecta para la represión de todo tipo de movimientos sociales de protesta, un vector para legitimar el establecimiento de bases militares estadounidenses en Oriente Medio y, sobre todo, una fabulosa oportunidad de negocio para grandes empresas transnacionales dedicadas al sector de la energía y del armamento militar. Podríamos afirmar, sin temor a equivocarnos, que las grandes cúpulas empresariales de EEUU, Europa y los países del Golfo han estado incubando con enorme cuidado y esmero el germen de un nuevo fascismo, ahora con retórica islamista, en Oriente Próximo desde hace décadas para exportarlo posteriormente en las dosis adecuadas al resto del mundo].

¿Quiénes están detrás del terrorismo?

Especule un poco. Con ayuda de horrendos atentados, mediáticamente amplificados, las sociedades occidentales están siendo sometidas a una forma suave pero persistente de manipulación psicológica. Ya no aparece el concepto del enemigo comunista, ahora hay que reemplazarlo por los pueblos musulmanes. Se les imputa que engendran el terror suicida. ¿Lavado de cerebro? ¡Es duro de tragar! ¿Es así?. La idea del concepto del enemigo necesario no es mía. Proviene de Zbigniew Brzezinsky y de Samuel Huntington, dos precursores de la política de inteligencia y de política exterior de EE.UU. Huntington pensaba ya a mediados de los años 90, que la gente en Europa y EE.UU. necesitaba a alguien a quien odiar ­ para fortalecer su identificación con su propia sociedad. Y Brzezinski ya propugnaba, cuando era consejero del Presidente Jimmy Carter, que EE.UU. debía tener acceso exclusivo a todas las materias primas del mundo, sobre todo al petróleo y al gas. Los atentados yihadistas convienen exactamente al modelo de negocio de las grandes compañías energéticas, de todo el complejo militar-industrial-académico y subsidiariamente de los servicios secretos. Llama la atención. Las grandes reservas de materias primas están ahora a disposición de los países de la OTAN, también los caminos para los oleoductos, y… eso lo describió exhaustivamente Erich Follath en Der Spiegel: “Se trata de bases militares, de drogas, de reservas de petróleo y gas natural”… Compruebo que la planificación de los atentados del 11S fue una realización magistral desde el punto de vista técnico y organizativo. ¡Secuestrar en cosa de minutos cuatro aviones de gran capacidad y pilotarlos hasta su objetivo en una hora mediante complicadas maniobras! Es inconcebible sin muchos años de apoyo y experimentación con recursos logísticos, tecnológicos y militares altamente especializados. ¿Quién puede disponer de algo así?.

Si nos remontamos al primer atentado contra el WTC en 1993 podremos ver como se atrapó a todo el grupo terrorista que llevó a cabo la operación. Se ha sabido que la CIA y el FBI se habían infiltrado en la organización mucho tiempo antes de los atentados. El fabricante de la bomba fue un agente provocador del FBI. Su superior se comprometió a sustituir los explosivos por sustancias químicas inocuas para poder capturar a los atacantes con las manos en la masa y prevenir cualquier daño. Sin embargo la cúpula del FBI no cumplió su compromiso. El resultado fueron varias víctimas mortales y mil heridos. Otro hecho extraño: los miembros del grupo terrorista tenían vetado el acceso a EEUU y figuraban en una lista del FBI y del Departamento de Estado. Curiosamente, la CIA se encargó de que se hiciera la vista gorda ante la prohibición de entrada al país. [La conclusión es que parece ser que la utilidad política de un atentado real es muy superior a la utilidad policial de una captura de agentes criminales con intención de cometer un atentado, en el cálculo de costes y beneficios que las cúpulas dirigentes se hacen en torno al fenómeno del terrorismo. Para ellos resulta infinitamente más útil dejar que suceda o incluso hacer que suceda].

Fuentes:

ingenieria_social

abril 20, 2013

Terrorismo al servicio del poder

Dzhokhar A. Tsarnaev. El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

Una vez más lo han vuelto a hacer, en este caso en Boston. Los planificadores ya tienen escrito el guión que irá siendo desplegado y representado por escenas en el gran teatro del mundo. Los focos, el escenario, la producción, la retransmisión y el impacto emocional sobre el espectador están bien estudiados. Todas las luces girarán al tiempo y de forma brusca contra el monstruo yihadista, el nuevo enemigo indispensable que tenía que ser construído tras la caida del peligro comunista que venía del Este. Los enemigos son extremadamente útiles al poder: Anulan la capacidad crítica de las personas que deben ser conducidas por el guía, facilitan extraordinariamente el control social de las masas, engrasan convenientemente los diseños geopolíticos que estaban ya preparados para ser implementados y, sobre todo, generan unas fastuosas posibilidades de negocio a las mortíferas industrias privadas del armamento y del crédito. Un buen y oportuno evento terrorista siempre es un inmenso regalo para el poder realmente existente. ¿A quién va a beneficiar el despliegue político-emocional de este nuevo show?. En primer lugar a todos los que fabrican o comercializan cualquier tipo de armamento, desde una pistola hasta un misil teledirigido. En segundo lugar a los que crean los créditos para que todo esos pedidos puedan generarse, a los que se alimentan de la maquinaria de la deuda que siempre, invariablemente, se cargará a las espaldas del aturdido ciudadan@ que sostiene el sistema con sus impuestos. Las compras militares siempre se apuntan al capítulo de la deuda pública que, como ya sabemos, es una bendición para los bancos privados. En tercer lugar se convertirá en un regalo hecho desde el otro lado del Atlántico para Vladimir Putin, regalo que le ayudará a consolidar aún más su poder y legitimidad en Rusia al disponer de un nuevo respaldo para la implementación de su propia agenda represiva en el interior del país. Quizás Putin sepa agradecer el gesto en forma de una nueva visión de su papel en el conflicto sirio y en su apoyo al enfoque anglo-saudí del asunto. Mientras todo esto sucede las preguntas sobre el monstruo islamista siguen en el aire:

1. ¿Quién financia y alimenta el engorde ideológico del yihadismo-salafismo en todo el mundo, soporte espiritual indispensable del terrorismo, si no nuestros fieles tiranos aliados del Golfo Pérsico, en Arabia Saudí, Bahréin, Qatar o Emiratos?. Esta inquebrantable alianza… ¿no convierte a los gobiernos de Norteamérica, Israel y la UE en cómplices del yihadismo?

2. ¿Por qué se permitió a los aviones comerciales que se estrellaron contra edificios civiles o militares el 11-S sobrevolar  tranquilamente el espacio aéreo estadounidense durante 50 minutos tras el impacto del primer avión, sin que los cazas salieran a interceptarlos?

3. ¿Por qué jamas pudieron recuperarse entre los escombros de las torres gemelas las dos cajas negras de los aviones estrellados mientras sí fue posible recuperar datos grabados en ordenadores que estaban en los rascacielos o incluso pasaportes de los supuestos secuestradores?

4. ¿Por qué se permitió la salida del país de numeroso personal saudí, muchos de ellos familiares directos de Bin Laden, vinculados con lucrativos negocios petroleros o armamentísticos, días después de los atentados, para que pudieran regresar en primera clase a Arabia Saudí?.

5. ¿Por qué el gobierno de Pakistán, aliado fiel del gobierno de EEUU, transfirió grandes cantidades de dinero al jefe saudí de los secuestradores, Mohammed Atta, en los meses anteriores a producirse los ataques?.

Estas y otras muchas preguntas están pendientes de resolver. Mientras tanto permítasenos dudar de la autenticidad de cualquier show mediático-terrorista venga de donde venga.

mayo 8, 2011

¿A quién beneficia la existencia de Al Qaeda?

¿Quién ha pagado el sueldo de este hombre y el de todo su inmenso equipo de trabajo?

Las élites dirigentes de EEUU y Arabia Saudita han tenido un buen acuerdo durante casi 80 años: los saudíes garantizan el suministro ilimitado de petróleo a EEUU a cambio de seguridad militar, impunidad política y certeza jurídica de que los beneficios lleguen directamente a la familia gobernante, en sus múltiples ramas. La familia saudí recibe todo tipo de protección por parte de los gobiernos estadounidenses pese a la represión interna, la falta de libertades y la ideología extremista en que se sustenta. Por dar unos datos, sin entrar en profundidades, Arabia Saudita no tiene Constitución, ni gobierno representativo, ni libertad de prensa, ni de reunión. Las iglesias y sinagogas están prohibidas y los shíies son tratados como apóstatas (es frecuente referirse a ellos con el término peyorativo de “rafiditas”, que se vendría a traducir como “los que rechazan” –rafad-) si hacen manifestación pública de su fe. El 23 de abril se convocaron una especie de elecciones municipales (las primeras de su historia fueron en 2005) en las que las mujeres no han podido votar… Se podría seguir, pero con estos datos basta para entender de qué país se está hablando. No sería excesivo afirmar que estamos ante el estado más totalitario y aberrante de todo el orbe planetario. La única forma de mantener la existencia de un régimen tan despiadadamente tiránico es la creación artifical de una “amenaza fantasma” que pueda seguir legitimando el uso de todo este tsunami de violencia represiva. No cabe duda de que para ellos la marca Al-Qaeda es un negocio estratégico, con unos altísimos niveles de rentabilidad.

En noviembre de 2009 el Ejército de Arabia Saudí entra en  Yemen en apoyo de las fuerzas yemenitas que combatían a los rebeldes houtis. Aquí Arabia Saudita aplicó la misma estrategia que Israel contra los palestinos: operó en aguas internacionales, bombardeó bastiones rebeldes dentro del territorio yemenita (utilizando bombas de fósforo, como Israel en Gaza) y desplazó a centenares de pobladores de aldeas fronterizas para “crear una zona de seguridad” (sic) que pusiese fin “al flujo de terroristas, contrabandistas e inmigrantes ilegales”. La nula reacción internacional a ambas operaciones, debido a “la amenaza terrorista”, indicó a los gobiernos de Arabia Saudí e Israel que seguían teniendo “luz verde” para implementar estos ataques indiscriminados contra civiles indefensos.

Arabia Saudí cuenta con el visto bueno de EEUU, que considera a Yemen una base de operaciones de Al-Qaeda –y así hay que interpretar que sean los saudíes quienes han impuesto, utilizando al Consejo de Cooperación del Golfo, una “solución” a las revueltas populares en Yemen, promoviendo a su candidato, el general Ali Moshen Al Ahmar, un amigo corrupto enriquecido por el contrabando de petróleo en el país más pobre del mundo árabe, como el sustituto del actual presidente en una etapa “de transición”. En Bahréin el ejército saudí también ha intervenido en apoyo de la dictadura amiga reinante.

La única forma de legitimar la represión más brutal, como la que ejercen los gobiernos saudí e israelí contra decenas de millones de habitantes en su zona de influencia es alegar la existencia de una amenza aún mayor. En este punto Al Qaeda juega un papel decisivo. También será necesario agudizar hasta el extremo los odios interétnicos entra suníes y shíies,  otro rol asignado a este grupo cuya financiación no puede provenir de una fuente distinta a la estos ricos y abiertamente criminales regímenes. Las élites israelíes obtienen un beneficio añadido de la existencia de Al Qaeda: Además de legitimar su política de represión, apartheid y asesinatos selectivos contra los palestinos (supuestos amigos de Al Qaeda) consigue estimular enormemente las ventas en su principal sector productivo nacional, que es la industria del armamento y los “sistemas de seguridad” contra amenazas terroristas. El triángulo de intereses EEUU-Arabia Saudí-Israel aparece como el principal beneficiado en la escena del crimen.

Algunos datos para esta entrada han sido tomados de: El declive de EEUU en Oriente Medio

febrero 5, 2011

Cristianos y musulmanes unidos contra la tiranía

Musulmanes y Cristianos rezan juntos en El Cairo

Muchos mitos, de los que tanto agradan a los propagadores del odio, saltan por los aires estos días en Egipto: Primero fue el de la pasividad e irrelevancia política de la mujer musulmana, después el de la superioridad moral europea en la lucha por las libertades y ahora el de la inevitabilidad del choque entre religiones.

“Cristianos y Musulmanes somos uno”. Así declaran los egipcios en la Plaza de Tahrir, donde hoy decenas de miles de manifestantes de ambas fes se han unido con rezos compartidos.

En la oración del mediodía un imán lideró la masa, pidiendo orar por los muertos en la revuelta, y declarando que la revolución no pertenece a una fe, sino a todas.

Aunque los jefes de la minoría copta -que representa un 10% de la población del país- originalmente dijeron que no se pronunciarían acerca de los acontecimientos en la calle, parece ser que sus propios feligreses han tomado la iniciativa; a última hora de la tarde se repitió el fenómeno que se vivió al medidodía, y durante el rezo del Magreb cristianos y musulmanes volvieron a unirse.”

Este es el camino. El rezo compartido es una importante herramienta hacia el otro mundo posible, haciéndolo extensivo a los judíos no sionistas, a los budistas, a los hindúes y a cualquier ser humano convencido de que sólo a través de la búsqueda incansable de la Justicia, la Igualdad y el Apoyo Mutuo será posible un futuro mejor para nuestra aldea global. Esta práctica debería extenderse por lugares emblemáticos de todo el mundo: Mezquita de Córdoba, Turquía, Estambúl, Paris, Teherán, Túnez, Indonesia, Pakistán, Nueva York… hasta Dákar en el FSM que comienza dentro de unas horas.

octubre 26, 2010

Mezquita interreligiosa de Córdoba: Ideal posible

Según Demetrio esto no debe ser llamado Mezquita

Demetrio Fernández, el actual obispo de Córdoba representante del anti-cristiano movimiento fundamentalista Vaticano, se descolgaba a principios de Octubre con unas declaraciones cargadas de velado rencor islamófobo contra la indeleble huella musulmana presente en el sur de Europa.

Su propuesta nos recuerda a los orwelianos diccionarios de neolengua en donde se intenta definir una realidad a medida del poder en contradicción con el dictado de los sentidos y de la evidencia perceptiva. Se hace preciso separar el grano de la espiritualidad tolerante de la paja del fundamentalismo xenófobo para aproximarnos al complejo fenómeno humano de la Religión.

La Mezquita de Córdoba reúne unas condiciones ideales para ser un lugar de encuentro interreligioso pacifista, rebelde y comprometido con la Justicia Universal. Esta sería una apuesta por la libertad para que cada cual pueda rezar según su tradición cultural en cualquier lugar sin que nadie coarte esta forma de expresión espiritual, compartiendo espacios con cualquier no creyente que simplemente quiera deleitarse con la grandiosidad estética de estos lugares. Jesús de Galilea era laico, lástima que las jerarquías católicas gobernantes se empeñen en distorsionar hasta la caricatura su mensaje original con la semilla de sus propios fundamentalismos al servicio de intereses económicos privados.

Informaciones relacionadas:

No habrá paz sin paz entre las religiones. Sí al rezo compartido.

Mansur Escudero solicita que todos los templos se abran a todos los creyentes

enero 18, 2010

Feminismo islámico, Islamismo feminista

El título de esta entrada puede parecer, a simple vista, como un chocante juego de palabras. Y es que la propaganda dominante que formatea nuestra “matriz de opinión occidental” establece que estamos ante términos incompatibles o antagónicos. Una mujer valiente, libre e intelectualmente bien formada llamada Fatema Mernissi se encargó, ya hace algunos años, de comenzar a desmontar este mito que no es más que uno de los muchos mensajes ideológicos que el pensamiento único cocina para ser convenientemente ingerido por nuestros domesticados cerebros. Mernissi estudió profundamente el Corán (no en vano es una de las mayores expertas de su país en la materia) para llegar a la conclusión de que en el libro sagrado de los musulmanes no hay nada contra las mujeres ni contra la democracia, sino que más bien sucede al contrario: Las enseñanzas del Profeta deben ser interpretadas principalmente en clave de igualitarismo entre sexos y entre clases sociales si queremos respetar el sentido primigenio de las mismas.

Su libro “El harén político” fue prohibido en Marruecos.
»–Sí, les puso furiosos -dice Mernissi-, no obstante ha sido publicado en muchos otros lugares, como en Siria, y a mucha gente musulmana le parece muy sensato que diga que el Profeta es feminista. La escuela nacionalista a la que yo fui de pequeña, la primera que hubo para mujeres en mi país, fue abierta por las autoridades religiosas. En los años cuarenta y cincuenta estas autoridades promovían la liberación de las mujeres ya que pensaban que la única manera de luchar contra el colonialismo era sacar del analfabetismo a la mitad femenina de la población”. Tenían razón: Nada como la formación intelectual para estimular en los seres humanos el anhelo de la Independencia, el anhelo de la Libertad.

Lo que sucedió después es que el propio “establishment occidental” alimentó y financió las interpretaciones más sesgadas, retrógradas y machistas sobre el Corán, así como a los grupos fundamentalistas que las promovían. Esta apuesta les salió bien a corto plazo: En una primera fase el islamismo radical de extrema derecha (perfectamente liderado y financiado por la fascista casa real Saudí) detuvo la expansión del comunismo en el mundo musulmán. En una segunda etapa, la actual, ese mismo extremismo wahabista sirve de excusa perfecta para desencadenar la islamofobia euro-norteamericana y la fabricación del “enemigo necesario” capaz de justificar los planes imperialistas de invasión, control y saqueo de numerosos territorios musulmanes (Afganistán, Palestina, Iraq, Pakistán, Somalia, Yemen, Irán…). El extremismo islámico es un fenómeno derechista y está alimentado con dinero occidental, convenientemente canalizado a través de los ríos de petrodólares que entran directamente a los regímenes feudales capitalistas del Magreb y el Golfo Pérsico. El gran interrogante en el momento actual son los efectos de este “diseño inteligente” en el medio y largo plazo.

Fascismo y Capitalismo: "Juntos de la mano, en fraternal alianza, silenciaremos a los pobres, a las mujeres y a la libertad en el mundo musulmán"

Para saber más sobre las estrechas relaciones entre el regimen totalitario saudí y las élites dirigentes estadounidenses, la instrumentalización de la guerra o de la “lucha contra el terror” desde una perspectiva empresarial e ideológica, está disponible on-line (con publicidad) el documental, ya clásisco, de Michael Moore Fahrenheit 9/11.

El feminismo islámico es un movimineto pujante, aunque silenciado en Euro-América, con voces como Dolors Bramon, Zainah Anwar, Asra Nomani o Nadia Yassine

A %d blogueros les gusta esto: