Posts tagged ‘nihilismo’

abril 2, 2010

El estallido de la Credibilidad

¡Cuidado con el perro!. (Fotografía de Dale Ruff)

Las múltiples aristas de la crisis revelan el volumen sistémico de nuestro problema global. Hablamos de crisis económica, política, ambiental, social y laboral pero quizás la más representativa de todas sea la crisis de la Credibilidad. Vivimos en un mundo en donde las certidumbres son un producto de lujo inalcanzable. Grandes pensadores como Zygmunt Bauman, Ulrich Beck o Slavoj Zizek han descrito el fenómeno con una enorme riqueza de detalles, ejemplos y perspectivas. Si hay algo que define nuestro tiempo postmoderno es la falta de certezas, la inexistencia de valores e instituciones que puedan ser fiables y que estén libres de sospecha. Así vemos como la credibilidad de la Iglesia Católica está en caída libre después de los últimos casos de pederastia, los medios de comunicación cuentan mentiras con total descaro y la gente ya no se fía mucho de ellos, los bancos son las mayores cuevas de ladrones de nuestro tiempo y la gente lo sabe, los atentados terroristas esconden operaciones de bandera falsa orquestadas en la sombra por las propias policías y servicios de inteligencia de los estados, la clase política es denostada y repudiada abrumadoramente por la opinión pública, la ciencia solo es una maquinaria al servicio de las empresas que pueden pagarla, las grandes transnacionales son un poder odiado y despreciado por millones de trabajadores y campesinos explotados en la mayor parte del mundo, marxistas y liberales coinciden en etiquetar a la religión como producto indeseable. La gran pregunta es… ¿en qué creer?, ¿en qué confiar cuando todo parece tan manipulado por intereses opacos?.  La búsqueda de la Justicia, la Igualdad , la Libertad compartida o la abolición de los privilegios siguen siendo brújulas seguras. Cualquier Ética, sea materialista o espiritualista, que nos impulse en línea recta por esa dirección será un instrumento útil para dejar atrás este caótico mar del descrédito estructural por el que temporalmente navegamos.

enero 17, 2010

El futuro es abierto

Nunca antes en la historia moderna los seres humanos estuvieron tan faltos de certezas. El nihilismo postmoderno todo lo cubre con el manto lúgubre del escepticismo.  Las brújulas se oxidaron y los faros dejaron de emitir señales. Antes algunos solían confiar en la Iglesia, pero esta ya ha dejado de ser un referente por su propia ceguera ante las causas de la injusticia. Otros confiaban en la Patría, pero esta sólo fue una excusa para cometer los más cobardes crímenes contra la alteridad. Algunos hombres instruidos buscaron refugio en la Ciencia, pero esta se fue vendiendo al capital para convertirse en mercenaria de las “conclusiones por encargo”. Los últimos se aferran hoy a sus posesiones materiales, pero esto no evita que la angustia les atenace con fuerza redoblada. Y es que la ideología más peligrosa es la ideología invisible que todo lo compra y todo corrompe sin que acertemos bien a percibirlo. Sabemos que algo va mal y huimos  refugiándonos en la vana convicción de que  los muros nos protejan de los fantasmas.

Ante esto sólo queda nuestro genio colectivo, nuestro instinto mutualista, nuestra intuición como especie. El pulso continúa, tenemos la palabra,  la eutopía y la capacidad de imaginar otro mundo. Un mundo muere ante nuestros ojos, fruto de su propia decadencia pero, a la vez, otros mundos están naciendo. El futuro será colectivo y compartido. La lucha política se hace hoy más necesaria que nunca y todas las herramientas para el combate intelectual contra la ideología del egoísmo tendrán que ser desplegadas. Habrá que reinventarlo todo, comenzando por el propio concepto de la propiedad, tanto material como inmaterial. La libertad tendrá que empezar por el conocimiento y por las herramientas necesarias para su manejo.

A %d blogueros les gusta esto: