Posts tagged ‘parlamentarismo’

septiembre 2, 2012

“La Izquierda” como etiqueta: ¿motor de cambio o camisa de fuerza?

Hace mucho que las grandes batallas sociales, políticas y económicas se juegan en el campo del lenguaje. Quién es capaz de imponer su diccionario, con su propio catálogo de términos y definiciones, ha conseguido el triunfo por adelantado. Cuando has logrado que el adversario utilice tu propio repertorio lingüístico para describir y comprender la realidad habrá perdido el combate sin tan siquiera haberse dado cuenta de ello. Más tarde comprobará con angustia su derrota porque habrá quedado cercado, encerrado dentro de un laberinto cognitivo en el que todos los caminos le conducen frente al muro.

Algo así ha sucedido con esa manida etiqueta política conocida como “Izquierda”. Cuando la supuesta izquierda asume una categoría sociológica fabricada por los ideólogos del estado moderno, juegan a perdedores desde el primer momento. La democracia liberal capitalista creó un concepto, funcional a sus intereses, para definir el arco parlamentario que tomaba asiento en una determinada zona de la cámara de delegados de la Francia post-revolucionaria. Diseñada por los futuros grandes propietarios occidentales de finales del S. XVIII para dar legitimidad a sus revueltas antimonárquicas, aquella cámara nunca atendió las necesidades y anhelos de las clases trabajadoras porque sencillamente no fue creada para ello.  Nadie jamás escucharía a K.Marx o M.Bakunin (por poner como ejemplo las 2 voces de referencia incuestionables del socialismo moderno) definir sus planteamientos como  “de izquierdas”. ¿En qué lugar de los anales que recogen los dabates teóricos de la Primera Internacional puede encontrarse alguna mención a algo expresamente definido como “Izquierda”?. Aquellos importantes revolucionarios no se hubiesen reconocido en esa hueca y difusa categorización. Seguramente ellos se hubiesen mofado de esa etiqueta, tachándola de “invento burgués” o quizás de “juego de bengalas  del reformismo contrarevolucionario”. Esa etiqueta se hubiese quedado inmensamente pequeña para dar cabida a su mensaje y a su propuesta política. Marx y Engels trascendían claramente con su “Manifiesto Comunista” el concepto político que conocemos hoy como “Izquierda”. De hecho expresan en el citado documento la frase “¿Qué oposición, a su vez, no ha lanzado a sus adversarios de derecha o izquierda el epíteto zahiriente de comunista?”. Se autodefinían por tanto como “comunistas” no como “izquierdistas”. Evidentemente la “Lucha de clases” que ellos proclamaban no era cuestión de izquierdas y derechas sino, nada más y nada menos, que la lucha entre los ricos y los pobres, los explotadores y los explotados, los de arriba contra los de abajo. En este sentido, como en tantos otros, el 15M y el movimiento “occupy” han conseguido captar con mucha más precisión el núcleo real de nuestros problemas que los partidos de izquierda. En el caso de los libertarios aún resultaría más ridículo, incluso pueril, definirlos como “gente de izquierdas” porque esa categoría estaba pensada para operar dentro de un juego partitocrático parlamentarista que ellos siempre rechazaron de manera furibunda. Definir a los comunistas marxistas o a los anarquistas como de “Izquierdas” los empequeñece y los desdibuja, en cierta forma casi podríamos decir que los jibariza, los diseca, les clava alfileres en las alas para presentarlos, cual mariposas, en un capitalista panel expositivo de insectos curiosos.

Bajo nuestro punto de vista harían bien los partidos que utilizan esa etiqueta en sus siglas en transformarla ya que de otra forma están adoptando una descripción política creada por sus adversarios para arrinconarlos en un apartado segmento de la línea del posicionamiento electoral, línea en la que el poder y su lenguaje ya han reservado para si mismos el lugar dorado del podium, un lugar de privilegio que define a los “más limpios, puros y eficientes” partidos capitalistas de centro-centro. Un lugar distante de los “extremismos indeseables que siempre terminan por tocarse” según reza en los diccionarios oficiales del pensamiento. Se trata de todo un espacio euclídeo pensado desde, por y para la legitimación de un poder ideológico omnímodo, abarcante e implícito, que no por invisible resulta menos totalitario.

Si la opción de los partidos de esa designada y autoasumida “izquierda”, tales como la “Izquierda Anticapitalista” de Esther Vivas o la “Izquierda Unida” de Cayo Lara, es competir en el mercadeo electoral harían bien, bajo nuestro humilde punto de vista, en cambiar ya el fallido “hashtag”, emulando a otros partidos como los Verdes anticapitalistas, el Synaspismós griego, Pirata sueco o el Bildu-Amaiur de Euskalerría, claros modelos de éxito mercadotécnico más adaptados para participar con soltura en el juego de los partidos que la falsa democracia liberal ha preparado para nosotr@s. Ellos al menos parece que sí pueden llegar a tener opciones de convertirse algún día en “trending topics” de sus respectivos ámbitos geoparlamentarios.

Posts relacionados: Descodificando a Le Pen y Desdibujando los símbolos

marzo 13, 2012

Alcaldes liberados

A estos tipos les pagamos un sueldo en campaña a cambio de un trabajo que no pueden ejercer por falta de tiempo. Son liberados.

En otra entrada dedicamos unas palabras a los silenciosos liberados patronales. En esta ocasión merece la pena dedicar unos minutos a los alcaldes liberados. Se trata de personajes que aspiran a un nuevo sueldo público (¿el tercero quizás?), en este caso como parlamentarios andaluces, no se sabe muy bien a cambio de qué. Los que tanto critican a los liberados sindicales están estos días cobrando un salario de mandatario municipal por un  trabajo total o parcialmente desatendido, debido a una incuestionable falta de tiempo, al menos durante la campaña electoral. ¿Habrán tenido la decencia de no aceptar sueldos completos de alcalde, debido a la imposibilidad de desarrollar su trabajo con plena eficiencia?. Parece que alguno, como Sánchez Gordillo, ha hecho algo parecido, renunciando en un loable gesto a 1.800 euros de los 3.000 que le corresponden como diputado de IU. Aún teniendo presente que Marinaleda es un pueblo muy pequeño, y por tanto con menos trabajo que Sevilla, Córdoba o Huelva, no nos parece suficiente. La lógica social nos dice que el trabajo, al igual que el poder o cualquier valor mercantil, debe distribuirse, no acumularse, porque toda acumulación esconde alguna forma de robo.

Las preguntas se agolpan en los cerebros de los ciudadanos. Si los tipos de la foto ya pensaban presentarse como candidatos para ostentar una nueva representación política … ¿No engañaban a los votantes que les daban su confianza, hace solo unos pocos meses, para ejercer como alcaldes a tiempo completo?. ¿No sería lógico que los representantes políticos contrajesen un compromiso previo de exclusividad con sus votantes, cuando su localidad superase un determinado número de habitantes?. Si los cargos de Alcalde y Parlamentario son compatibles… ¿cuál de los dos es el  que recibe una retribución con dinero público a cambio de un trabajo aparentemente prescindible?. En el caso de que decidan abandonar, en el futuro, uno de los cargos… ¿Para qué se presentaron?, ¿No supone un fraude hacer creer a los votantes que están dispuestos a afrontar una función a la que, ya de antemano pero en secreto, han renunciado?. La respuesta a todas estas cuestiones solo puede ser una: La misión de estos mercenarios de la política no es servir al pueblo sino servir a su clan partitocrático y a si mismos. No dudan en ir de flor en flor, como alegres coleópteros, succionando el jugo de nuestros impuestos. Los cargos y las representaciones que ostentan no tienen valor en si mismas sino exclusivamente como trampolín desde el que saltar y trepar al siguiente puesto. El engaño y la mentira son sus divisas. ¿De qué otra forma, si no como intermediarios parasitarios ausentes de honestidad moral, podríamos contemplarlos?.

El PP lleva a 11 alcaldes liberados en sus listas para las elecciones al Parlamento Andaluz del 25 de Marzo.

octubre 3, 2011

El parlamento deforme

parlamento chinesco, proyecciones irreales, modelos obsoletos, trampas para esconder la realidad

A menudo se nos hace ver que los parlamentos nacionales reproducen fielmente la soberanía y voluntad popular, a través de unos representantes elegidos democráticamente. Como en tantos otros temas ese es el discurso teórico que el “mainstream” proclama y repite como una más de las verdades absolutas que configuran su cuerpo doctrinal. Bajo este punto de vista se impone una interpretación de la realidad que nos hace ver a las “cámaras de representantes” como una radiografía, esquemática, proporcionada y equlibrada del sentir de un pueblo. Un análisis pausado de los datos objetivos nos hará entender que esta visión poco o nada se corresponde con la realidad, ya que los parlamentos no son más que traslaciones completamente deformes e intencionalmente manipuladas de esa realidad que supuestamente representan. Bastan algunos simples apuntes para tomar conciencia de la magnitud de la estafa que se encierra dentro de esa “casa encantada de la democracia”:

1) En las últimas elecciones generales de 2008 el porcentaje de votos obtenido por el bipartito hegemónico alcanzaba el 61,49% del censo electoral. Esto significa que hubo un 38.51% de ciudadanos que no sucumbieron al “mensaje martillo” que establece que votar a otros o no votar te condena a la irrelevancia ciudadana y a una invisibilidad política tristemente patética. No obstante, ese 61,49% de apoyos se traduce en la acaparación estalinista de un 92.29% de los escaños disponibles en el congreso de los diputados por obra y gracia de las inmutables “reglas del juego” de esa extraña aritmética que les regala 30 puntos de representatividad. El parlamento deforme nos traslada la imagen de que solo el 7.7% de los españoles no comulga con el cardenalato bipartito, cuando en realidad estamos hablando del 38.51% de la población. Afortunadamente el porcentaje de apoyo al cártel bicéfalo del poder, impuesto mágicamente a los españoles por la ingeniería social al servicio de las élites, cae hasta el 42,53% sobre el total del censo electoral en las elecciones municipales del 2011. El PPSOE, a pesar de las apariencias, ni siquiera llega a representar a la mitad de los españoles con derecho a voto, mientras mantiene un poder absolutista en la llamada “casa grande de la soberanía popular”. La proyección de la sombra del PPSOE queda enormemente agigantada y embellecida gracias a los “efectos de iluminación” puestos en juego por los poderes mediáticos y financieros, sin que ello se sostenga con datos proporcionales de respaldo popular.

2) El reparto de escaños en función de las provincias, con un mínimo de dos sin entrar a considerar pesos poblacionales, es una de las grandes trampas escondidas en el sistema electoral. Este sistema de reparto solo tendría sentido en el caso de que se diera libertad de voto a los políticos profesionales, para que decidieran en función de los intereses de su provincia. En la realidad sabemos que esto jamás sucede porque sus señorías (quizás mejor habría que decir los autómatas amaestrados para pulsar el botón que sus líderes previamente les ordenen) votan todos a bloque, sin fisuras, sin molestas contaminaciones localistas. Teniendo presente esta realidad sería mucho más lógico y justo que hubiera una circunscripción única y un reparto proporcional directo de las 350 butacas del teatro en función del voto total obtenido por cada partido en el conjunto del estado. Esta simple corrección en el sistema provocaría auténticos vuelcos y cataclismos en el sentido del voto emitido y en el dibujo final obtenido en el reparto del pastel electoral.

3) El pacto bipartito se autoproclama emperador de la democracia y la voluntad del pueblo, llegando a aprobar una reforma constitucional en el pasado Agosto que desprecia a toda esa enorme masa de población que no les votó e incluso a sus propios votantes, que en ningún caso fueron informados cuando les dieron su apoyo en 2008, de que una reforma del texto constitucional, como la que recientemente se aprobó, estuviera ni siquiera en preparación.

4) Aunque ningún titular de prensa te lo contara, en las últimas elecciones de Mayo de 2011 la fuerza ganadora fue la invisible marea de la abstención, con un 33% del electorado. La cuarta fuerza política del país, en número de votos, fue la combinación de voto blanco, voto nulo y la coalición de ciudadanos en blanco, con casi un millón de votos en conjunto. Por supuesto ninguna de estas fuerzas tendrá nunca presencia física en ninguna “cámara de representantes”, simplemente será velada y escondida, como se hacía con los presos políticos en las oscuras épocas de las monarquías absolutistas.

5) El parlamento deforme, en contacto con el perfume del dinero, convierte la voluntad del votante comunista en práctica socialdemócrata, la voluntad del votante socialdemócrata en práctica liberal, la voluntad del votante liberal en práctica conservadora y la voluntad del votante conservador en práctica fasciocapitalista, en un obsceno juego de travestismo político y mercantilización ideológica.

6) El parlamento deforme mantiene su apoyo a políticos corruptos, protege a estafadores y defraudadores fiscales para que sus delitos no puedan ser conocidos e identificados por el pueblo, premia a directivos de cajas y bancos que han vaciado las arcas públicas, cobrando pluses estratosféricos mientras requerían inyecciones de capital para evitar el hundimiento de sus empresas,  se niega a publicar los emolumentos privados que reciben sus señorías  y no hace nada para imputar a los directivos del Banco de España, como M.A. Fernández Ordoñez, que nos debían haber protegido de estos banqueros cleptómanos y prefirieron adoptar un silencio cómplice, actuando bajo la alargada sombra de la cooperación necesaria para que el desfalco pudiera consumarse.

Los datos y los enlaces para la obtención de estas conclusiones pueden ser consultados en este documento

marzo 28, 2011

Pablo Zalba: Los cachorros aprenden de los jefes

Se ofrece gigolo votado por el pueblo deseoso de alquilarse a gran empresa

Tras los grandes ejemplos proporcionados por sus maestros Jose María Aznar y Felipe González, las nuevas promociones de cachorros, alumnos aventajados en el uso de sus cargos políticos para conseguir beneficios personales, tráfico de influencias y cobro de comisiones nauseabundas, demuestran su gran capcidad para el aprendizje. Sus ídolos marcaron el camino a seguir, obteniendo grandes contratos como consejeros en empresas a las que previamente habían favorecido en su periodo como dirigentes políticos. Para eso quieren tus votos. No están ahí para mirar por el beneficio de todos sino, exclusivamente, para engordar sus cuentas corrientes de la manera más repulsiva. Así funcionan algunos parlamentarios liberales, representantes del pueblo deseosos de alquilar sus servicios a cualquier buen cliente, simples rameras de lujo al servicio del capital. Las prostitutas esclavizadas por las mafias valen mil veces más que vosotros.

enero 30, 2011

Políticos payasos al servicio de la teocracia bancaria

¿Cuál de estos peleles haría mejor su trabajo como bufón de los banqueros?

El Gobierno conservador que dirige David Cameron, admitió hace unos días “estar resignado” a que los bancos de Reino Unido paguen este año a sus ejecutivos, miles de millones de libras en primas, a pesar de que muchos de dichos bancos recibieron cuantiosas ayudas del Estado. Así, por ejemplo Royal Bank of Scotland (en el que el Estado tiene la mayoría del capital) pagará más de 1.190 millones de euros este año y ya pagó hace un año 1.551 millones de euros.

Mientras en el norte de África los pueblos pelean por su independencia en Europa y NorteAmérica se barajan disitintas opciones sobre qué payaso sería el más adecuado para representar los intereses de los bancos ante la ciudadanía. No cabe duda de que vivimos en un mundo lleno de contrastes.

Acusamos a los iraníes, y al mundo musulmán en general, de vivir en una teocracia sin querer ver que la nuestra es igual de mala: Mientras ellos se encomiendan a Allāh (الله), nosotros nos postramos ante los Banqueros (Banksters). Sus ayatollahs (آيةالله āyatu l-lāh) visten túnicas, los nuestros responden al nombre de especuladores (stock market speculators) y visten traje y corbata. ¿Estamos en condiciones de dar lecciones a nadie?

octubre 19, 2010

Por una ley electoral algo menos injusta

Una democracia real, una utopía indispensable

Señorías parlamentarias:

Me dirijo a ustedes con el fin de hacerles patente mi preocupación por algo que por enésima vez, han rechazado en el Congreso.

Al parecer, próximamente van a aprobar cambios sobre la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 1985), modificaciones a las que no niego su importancia, pero que, sin embargo, olvidan lo que debería acercarnos a un principio democrático por excelencia, el de: “una persona, un voto”.
Aproximarse a ese principio debería ser para ustedes –representantes del pueblo— una obligación ética, si es que, como supongo, creen ustedes en la democracia.

El hecho de que quieran mantener la falta de proporcionalidad y las disfunciones en la asignación de escaños a los distintos grupos políticos que se presentan a las elecciones, no dice mucho en su favor y sí de sus propios intereses partidistas, creando desconfianza en la opinión pública que, como ustedes saben, no tienen a la clase política, precisamente, muy bien valorada.

¿Cómo se puede entender que se mantenga esa falsa proporcionalidad que hace que algunos partidos políticos necesiten unos 66.000 votos para obtener un diputado y otro (el caso extremo de IU/ICV) necesite casi 500.000? ¿Acaso les parece democrática una ley que hace que un voto de unos partidos valga siete veces más de lo que vale el voto de otro?

Como ustedes bien saben, lo ideal para corregir este defecto sería cambiar la circunscripción electoral, pero ésta está recogida en la Constitución y no parece que ustedes estén dispuestos a cambiarla. Sin embargo, hay otras fórmulas que permiten, si no una proporcionalidad total, que haya una aproximación mucho mayor sin modificar la Constitución. De hecho una de las fórmulas sería la que, a petición del gobierno, ha sugerido el Consejo de Estado. Recomendación que ustedes han rechazado.

No es lícito que quien tiene el derecho de defender los principios democráticos elementales se opongan a que la proporcionalidad de “una persona, un voto” se pueda conseguir. No hay ninguna razón, salvo la de sus intereses partidistas para que no se acepte la reforma que ha aconsejado el Consejo de Estado. Así es que todavía están a tiempo, Basta que se pongan de acuerdo y sean capaces de anteponer una representación justa a sus propios intereses.

Si lo hacen, como ciudadanía nos daremos cuenta de que cumplen con su obligación. Porque, señorías, para que sean democráticos los acuerdos que ustedes toman, lo primero que debería ocurrir, es que la representación de la voluntad popular fuera lo más fiel posible a los votos que emite. Hoy no es así. En sus manos queda rectificar algo que parece tan obvio.

También suscriben esta carta los siguientes blogs:

Kabila: La reforma de la ley electoral , Arraio Sound Sistem: La reforma de la ley electoral , Ventanas del Falcón: La reforma de la ley electoral , Henar Moreno: La reforma de la ley electoral , La tercera utopía: La reforma de la ley electoral , Desde la cantera: La reforma de la ley electoral , Moscas en la sopa: Ante la farsa de la reforma de la ley electoral , Punts de vista: La reforma de la Ley Electoral , Enchufe: Ley electoral y encuestas , La rueda del tiempo:Un demócrata, es quien no desprecia al electorado, Enrique Vicente Ciberculturalia, Viramundeando, Noeraaixo, Tiburón blanco, Hacia el Sudoeste, Lagos de Pokara, El Sr. M, Deportado en Siberia, Quien mucho abarca, Agua Va!!, Ceronegativo, Músico Poeta y Loco, Cuando murió el vino, Relatando desde el bajo Llobregat, Esquerra Unida de Cornellá, Des de l’esquerra, Flosofar, A sueldo de Moscú, Groucho

PD: Añado por mi cuenta, fuera del post colectivo, que para seguir acercándonos al ideal democrático la abstención, o al menos los votos en blanco, también deberían ser visibles en el Congreso y en el Senado en forma de ESCAÑOS VACANTES.

A %d blogueros les gusta esto: