Posts tagged ‘patentes’

abril 6, 2010

Más cáncer, más crecimiento económico

Las pastillas que nos venden para contener los efectos de los agrotóxicos con los que previamente ellos mismos nos han envenenado

La absurda contabilidad capitalista nos lleva a paradojas tales como la incidencia positiva del cáncer sobre el PIB de los países “avanzados”. Las grandes transnacionales farmacéuticas nos atiborran con nuevos “fármacos estrella” que atacan al síntoma, pero no gastan un sólo euro en estudios para la prevención de la enfermedad. La explicación es clara: esta forma de proceder mermaría su mercado de clientes. No es difícil adivinar que el aumento del cáncer está relacionado con factores ambientales y, especialmente, con el uso de herbicidas, pesticidas, plaguicidas y demás sustancias con las que se fumigan nuestros campos y que, finalmente, terminan en nuestra sangre. Los fabricantes de estas sustancias son, en algunos casos, los mismos que financian e incluso fabrican las medicinas contra el cáncer. Su negocio es doble: A los agricultores les venden el veneno y a nostros la droga para mitigar la enfermedad que posiblemente ellos nos han povocado. Por si esto no fuera suficiente estas corporaciones bloquean el desarrollo de fármacos genéricos que resultarían muchos más baratos y asequibles para las comunidades con menos recursos económicos. Las patentes sobre medicamentos también incrementan el PIB de los países “avanzados” mientras que bloquean la asistencia a miles de enfermos pobres en el mundo por parte de sus impotentes gobiernos. Esta es la lógica contable del capitalismo y su “economía científica”.

diciembre 5, 2009

Internet y la propiedad intelectual

“Libertad” y “Candado” son dos conceptos que se repelen, por mucho que la ideología dominante pretenda convencernos de lo contrario. Vivimos un tiempo de debate sobre la libre difusión de contenidos en internet. El candado de la propiedad intelectual se cierne amenazante sobre la red y la posibilidad de cierre directo de páginas, sin la preceptiva autorización de un juez, planea en nuestro horizonte telemático. La excusa podría ser la puesta en circulación de contenidos protegidos por una patente. Mi posición al respecto es que todo este montaje represor sólo sería legítimo y creíble cuando la propiedad intelectual quede drásticamente reducida en su horizonte temporal. Estaría dispuesto a admitir que un creador pueda explotar económicamente “su” obra (textual, visual y/o auditiva) durante un corto período de tiempo si así lo desea, pongamos por caso dos años, a partir del momento de su publicación. Pasado este periodo  ninguna patente intelectual debería mantenerse. El conocimiento debe romper sus cadenas para volver a fundirse con su simiente primigenia que no es otra que el pensamiento colectivo, el acervo cultural, el lenguaje compartido sin el cual su existencia no habría sido posible. Ningún proceso creativo parte del vacío sino que se nutre de piezas, elementos y engranajes que otros fabricaron para nosotros. La explotación de derechos de propiedad intelectual más allá de un corto periodo de tiempo es una forma de apropiación injustificable del trabajo colectivo, que no debería tener cabida en una sociedad auténticamente humanizada. Cuando las leyes reconozcan esta fuerte limitación temporal a la lógica depredadora de la propiedad yo seré el primero en aplaudir el cierre de las webs que pretendan lucrarse de manera ilegítima con un proceso creativo sobre el que nada han aportado. Hay que ser creíble antes de exigir credibilidad a los demás y, actualmente, los traficantes de derechos de propiedad intelectual son cualquier cosa menos creíbles.

PD. Pido perdón a los desconocidos creadores de la imagen que ilustra esta entrada por incrustarla aquí sin su permiso expreso por escrito. Juro que si supiera sus nombres los citaría  aquí mismo con letras cursivas.

Para una ampliación documentada sobre el tema consulta este enlace:
¿Por qué estamos en contra de la propiedad intelectual? de Pablo Ortellado.

A %d blogueros les gusta esto: