Posts tagged ‘podemos’

octubre 10, 2015

El ajedrez de la confluencia

ahora-en-comun
Nos acercamos al momento de una nueva cita electoral y el panorama sigue arrojando grandes áreas de incertidumbre en lo político, en lo social y en lo económico. Las fuerzas opuestas a la dictadura de las élites y las grandes corporaciones siguen con su partida de ajedrez para dilucidar la construcción de una opción electoral capaz de convertirse en poder institucional relevante. Observamos desde Andalucía que un partido con un 15% de intención de voto en tendencia descendente y con un candidato que empieza a dar síntomas de agotamiento pretende devorar a otro partido con un apoyo del 8% en tendencia ascendente y con un candidato con gran aceptación y solvencia entre grandes masas de fieles votantes. No existe parangón en la naturaleza de un animal capaz de vencer y engullir a otro de más de la mitad de su tamaño de un solo bocado, a nos ser que el depredador esté siendo víctima de algún fenómeno alucinatorio. En algunos territorios ni siquiera estamos hablando de una gran diferencia de tamaño entre ambos especímenes sino más bien de un peso y volumen similar. Las cúpulas de “Podemos” malinterpretan la realidad cuando hablan del “mandato de VistaAlegre” ya que aquello se produjo en una coyuntura sociopolítica que ya ha quedado bastante desfasada por los acontecimientos posteriores. Tampoco son demasiado coherentes cuando apelan a sus problemas con la “sopa de siglas” cuando la propuesta ha sido la de un espacio de confluencia nuevo, amplio y neutral y cuando ellos, además, no tuvieron ningún problema en aceptar sopas de siglas en Cataluña o en otros territorios según su curioso catálogo de principios a la carta. Se ha falseado la realidad cuando se acusó en los inicios a “Ahora en Común” de ser un artefacto creado por IU como ha quedado demostrado posteriormente cuando los “auténticos” promotores de la plataforma la han abandonado, reteniendo además la marca y poniendo trabas para su uso. Tampoco han estado finas las cúpulas de “Podemos” cuando han diseñado una estrategia de “compra” o de “fichajes” de los candidatos de otras formaciones, mediante negociaciones individuales, incitando de alguna forma al transfuguismo político como atajo o “regate corto” para conseguir objetivos electorales de difícil acceso mediante el convencimiento y la negociación sincera, abierta y transparente en torno a unas bases programáticas sólidas.

Tal como están las cosas, en el momento presente, toca empujar a favor de proyectos confluyentes como “Ahora en Común” a tod@s aquell@s que estamos convencidos de que es posible alcanzar una lista unitaria que englobe al “bloque de los comunes” desde unos presupuestos de respeto a la diversidad y de acuerdos de confluencia. Es necesario adoptar una visión no hegemónica o de imposición unilateral de marca, ni de dominio sumiso de unas familias políticas sobre otras. Podemos es necesario pero Podemos solo no puede. Encuentros con otras formaciones políticas como “Por un Mundo + Justo”, Pacma, Partido X, Equo, Recortes Cero, IU, Frente Cívico, Partido Humanista, partidos regionalistas transformadores, Partido Pirata, plataformas municipalistas, feministas, ecologistas, republicanistas, sindicalismos comprometidos, StopDesahucios, Ganemos, movimientos sociales, asociaciones vecinales y una interminable lista de agentes de cambio son indispensables. Siempre desde la humildad y la no atribución de méritos colectivos como propios. Los reiterados intentos de enfriar el proceso o incluso de sabotearlo desde la prensa alineada con el régimen nos indican que una confluencia real, de amplio espectro, asusta al poder. Las primarias abiertas de Ahora en Común (o la marca alternativa que finalmente se determine) van en la línea correcta. Este proceso de elección de personas candidatas dará visibilidad mediática y legitimidad a la plataforma confluyente. La lógica es que las bases de “Podemos” terminen por imponer un punto de mesura a sus líderes para que la mayoritariamente anhelada confluencia termine siendo una realidad tal como sucedió en Barcelona o en Madrid con los acuerdos finales entre Ganemos y Podemos. Estamos a tiempo. Cualquier otro escenario generaría frustración y no sería entendido por una ciudadanía con un enorme deseo de cambio.

podemos_ahora_en_comun

Nota adicional: Como todas sabemos al final no fue posible. En el siguiente artículo de Pablo Lópiz Cantó, profesor de Filosofía de la Universidad de Zaragoza y firmante del manifiesto ‘Ahora en Común’ se hace un análisis retrospectivo que, a nuestro juicio, se acerca mucho a la realidad –>

https://www.diagonalperiodico.net/la-plaza/28257-por-fracaso-ahora-comun.html

diciembre 22, 2014

Ganemos, algo más que Podemos

Los distintos movimientos “Ganemos”, que se extienden por todos los territorios que conforman el estado español, siguen ampliando su espacio. Los últimos pasos significativos han sido dados en Barcelona, con la aprobación de su código ético “Gobernar Obedeciendo” y en Madrid con su borrador de reglamento para la elección de candidat@s, pensado para evitar que ninguna corriente, partido o grupo de poder pueda monopolizar el control del proyecto. Este es un elemento fundamental que pone en valor el hecho de que “Ganemos”, es algo más que “Podemos”. Frente a las tentaciones de verticalismos renovados, listas-plancha y familias políticas con un control hegemónico sobre las marcas electorales, los Ganemos reivindican la pluralidad, la diversidad, la participación y el respeto a las minorías, mediante el fortalecimiento de los mecanismos que impiden el “todo o nada” a la hora de elegir listas de personas o ideas que se presentan como un producto acabado, cerrado y empaquetado, “listo para votar”.

Ganemos no es solo Podemos porque también pretende dar voz protagonista a las Mareas, a las Marchas por la Dignidad, al Quincemayismo, a los Frentes Cívicos, al movimiento Ecologista, al movimiento Feminista, al movimiento por la Cultura Libre, al movimiento Obrero, al movimiento Vecinal, a la Red Ciudadana, Equo, Humanistas… y a un largo etcétera constituido por una enorme multitud de personas y asociaciones que no forman parte orgánica de “Podemos”. Los “Ganemos” nacen con la aspiración y la voluntad de que el colectivo, el pueblo organizado, debe estar muy por encima de los personalismos de los grandes líderes y las familias políticas con vocación hegemónica. Los “Ganemos” nacen con el convencimiento de que el poder de la ciudadanía empoderada y de la inteligencia colectiva debe estar por encima del gobierno críptico de los expertos y las “mentes privilegiadas”. Solo nos cabe desear y empujar para que tod@s los agentes implicados, y en especial los partidos políticos, estén a la altura del reto, sabiendo poner sus fuerzas y su energía detrás de la gente común y no delante de ella como, desgraciadamente, ha sucedido hasta ahora en no pocas ocasiones.

Para terminar un bello texto ilustrado, denominado Carta por la Democracia,  primorosamente editado por el Movimiento por la Democracia, que describe y enmarca este nuevo espíritu de esperanzada rebelión ciudadana. ¡Gracias a tod@s los que lo hacéis posible!.

marzo 19, 2014

Capitalismo o el cortocircuito de la ética

Recientemente el gobierno de España ha perpetrado un brutal ataque al concepto de Justicia Universal. Alegan, utilizando para ello los habituales eufemismos, que el pragmatismo de los intereses monetarios es incompatible con la persecución de los delitos cometidos por los poderosos. Es lo mismo que dicen cuando conceden obscenas aministias fiscales a los defraudadores, perdonan impuestos a empresas corruptas o silencian a inspectores honestos. También pudimos contemplar no hace muchas fechas como se disparaba munición policial contra personas indefensas que intentaban nadar en dirección a una playa española con resultado de numerosos fallecidos. Se trató de una nueva forma de terrorismo de estado pero en su defensa alegaron, utilizando sus habituales fórmulas retóricas, que los intereses que ellos representan no pueden tolerar que personas miserables pongan en peligro la seguridad de la bandera rojigualda. Una tercera parada en este via crucis, algo más alejada ya en el tiempo, podría ser la reforma express de la constitución española para garantizar el cobro a los usureros por encima de cualquier otra consideración relacionada con la vida de los súbditos, restaurando así por la vía de los hechos el feudalismo propio de la edad media, ahora en su versión financiera. Se alegaba para ello que los intereses monetarios de los grandes acumuladores de capital deben prevalecer sobre cualquier otro tipo de consideración humana. Estas escenas cotidianas, junto a otras muchas que podrían ser enumeradas, nos dibujan un panorama en el que la ética queda completamente cortocircuitada en virtud de la ideología capitalista.

noesunacrisiseselsistemaLa posibilidad de que los ricos puedan seguir siempre enriqueciéndose de manera despiadada e ilimitada pone de rodillas a la ética, a los derechos humanos, al bien común y a la propia supervivencia de las personas llegado un momento de dificultad material. En este contexto la democracia llega a convertirse en un gran obstáculo para el avance del engrandecimiento económico de las élites. La tentación de echar las culpas sobre los fusibles del sistema, políticos gobernantes sin escrúpulos, no debe hacernos perder de vista que el problema no está en ellos sino en las propias reglas del capitalismo, de sus principios sacrosantos y en la filosofía inherente a los mismos, comenzando por esa mentira criminal que inoculan de manera goebeliana de que la búsqueda insaciable del interés privado e individual de cada persona terminará traduciéndose en un bienestar colectivo para la humanidad. El enorme grado de difusión de este dogma es también imprescindible para entender porque existe una corrupción estructual en las clases política-empresariales de casi todos los países de nuestro entorno, con desfalcos, fraudes y expolios de incanculable cuantía. Sencillamente los corruptos no tienen conciencia de que estén haciendo nada malo. Solo intentan conseguir tanto beneficio, riqueza y privilegio como pueden y les permiten, dando cumplimiento a la máxima principal de la ideología que entroniza al capital como dios del universo. Es por ello que capitalismo y corrupción protagonizan una ardiente historia de amor. Mientras no consigamos cambiar las reglas el resultado final siempre terminará siendo el mismo, por mucho que cambiemos a los capataces de la finca. Por ello se hace indispensable la puesta en funcionamiento de un nuevo conjunto de principios rectores para la vida, la sociedad y la economía, inaugurando un nuevo tiempo, una nueva cultura y un nuevo centro político. Ese nuevo centro político en España puede estar comenzando a tomar cuerpo en iniciativas transversales como los foros sociales, el 15M-occupy o las plataformas de afectados por la hipoteca entre otras muchas o en el campo electoral con propuestas conjuntas como las del PartidoX, Equo, Podemos u otras similares. Pero, no lo olvidemos, el cambio nunca podrá consistir en un reemplazo de capataces sino en la transformación de los principios rectores de la sociedad y del conjunto de reglas que posibilitan y determinan las relaciones entre las personas.

A %d blogueros les gusta esto: