Posts tagged ‘privatizaciones’

febrero 19, 2013

Corrupción y “puertas giratorias”

La ‘puerta giratoria’ (como se denomina a la práctica de pasar desde el cargo público al cargo privado en una empresa que se benefició de nuestras decisiones gubernamentales) no deja de girar. El concepto de “Puerta giratoria” hace referencia, en un principio, al hecho de privatizar un sector público, marcharse de la política y fichar por la empresa que gestiona el sector público que uno mismo privatizó. La figura se complementa con los casos de las adjudicaciones de contratos de obras y servicios que debe prestar la Administración a determinadas empresas, de las que luego el político termina formando parte.  Absolutamente inmoral, en el mejor de los casos, este privilegio de la casta dirigente (formada por empresarios-políticos) se ha convertido en tristemente habitual dentro de la vida pública de muchos países llamados democráticos. Mientras este perverso mecanismo exista la intencionalidad real de los gobiernos a la hora de tomar decisiones estará permanentemente bajo sospecha. Ya no se trata solo de lo que los dirigentes ingresen en A o en “B” durante sus mandatos sino, sobre todo, de los suculentos beneficios privados y personales que obtendrán cuando dejen de estar bajo los focos mediáticos. Por supuesto nadie debería olvidar que tan culpable es el corruptor como el corrompido ya que ambos se benefician por igual del expolio. Aquí un pequeño listado, solo de ministros, de los últimos años:

puertas_giratorias

Otro caso espectacular es el del Ministro de la Guerra Pedro Morenés, que no figura en esa relación. Si ampliáramos la lista con ejemplos tomados de otros ámbitos de la organización territorial del Estado ésta sería interminable. ¿Qué intereses les movían a todos ell@s mientras ejercieron sus cargos?, ¿Buscaban el bien común o simplemente labrarse su propio futuro dorado?. No es imposible luchar contra esto. Una organización política horizontal, transparente y democrática de la sociedad, el repudio colectivo de estos personajes, una potente ley de incompatibilidades que entra en vigor tras abandonar sus cargos públicos o, en su defecto, abultadísimas sanciones para las empresas que incurrieran en tal práctica corruptora constituyen vías de solución. Algo similar puede ocurrir con los casos de fraude y evasión fiscal. A menudo se argumenta que no es posible combatir contra ello porque son decisiones que dependen del acuerdo de muchos países, lo cual trasciende el ámbito de decisión de un solo Estado. Pero ¿No podrían expropiarse automáticamente los bienes que el defraudador posee en, por ejemplo, el estado español, sin posibilidad de prescripción del delito?. Estas castas solo podrán seguir lucrándose mientras nosotr@s se lo permitamos con nuestra resignación, nuestro consentimiento y nuestros votos. Presión popular y conciencia política son las recetas.  Es posible.

noviembre 27, 2012

Acumulación por desposesión

(Artículo de Rubén Martínez. Leer aquí texto completo en su fuente original)

Desposeídos de la cultura, desposeídos de la sanidad, desposeídos de la educación, desposeídos de la propiedad, desposeídos de nuestro cuerpo, desposeídos de nuestra dignidad, desposeídos de nuestros derechos, desposeídos de otra posibilidad. La historia del capitalismo es la historia de una continua desposesión, la historia de una continua extracción de aquello producido colectivamente. Sin esa continua acumulación por desposesión, sin los decretos, rumbos institucionales y tácticas capitalistas para cercar y extraer renta de la producción social, el régimen de acumulación capitalista no podría mantenerse. Esa es la esencia de un modelo injusto en su origen e injusto en su desarrollo histórico.

El derecho a la bancarrota, la desobediencia a la estafa financiera, la lucha de las clases desposeídas, la constitución de un movimiento de escala terráquea que tome como objetivo un régimen de existencia basado en la producción, conservación y gestión de los bienes comunes, esos son los objetivos políticos que deben movilizarnos hoy. Lo que es deseable no es un mundo sin mercados y sin derechos, sino un mundo sin capitalismo. Mercados que respondan a necesidades y no fijados como medios abiertos a la explotación y la especulación; derechos que sirvan para confirmarnos como una sociedad justa y no como pretextos para la desposesión. Lo deseable es la absoluta desaparición del robo institucionalizado como única forma de vida, el juicio a un crimen histórico que logra permanecer invisible y que el actual cambio de época no va a dejar impune.

marzo 6, 2012

La privatización de la salud encarece sus costes

El dogma capitalista vuelve a estrellarse una vez más contra un muro llamado realidad. Aunque los neoliberales siempre actúan según esa máxima que dice “No dejes que los hechos te estropeen una buena historia” o también “Si los datos no cuadran con tu argumento ignóralos. Si eso tampoco es posible no dudes en manipularlos. Si te descubren niégalo todo o échale la culpa a tu socio”.

Esto se comprueba bien con las gráficas comparativas de los costes de distintos servicios médicos en diferentes países.

A mayor privatización, menor regulación y mayor coste para el ciudadano

La realidad es incuestionable: En EEUU los costes se disparan en todos los casos. La explicación no es otra que la privatización/desregulación de los servicios, lo que lleva implícito fáciles y tentadores márgenes de beneficio para los grandes proveedores, altos grados de connivencia político-empresarial, oligopolios de facto, y en última instancia indefensión del consumidor ante los oscuros manejos de los grandes lobbys que encargan leyes a su medida al legislador. Una vez más lo privado empobrece y extorsiona al ciudadano medio, genera deuda, y por supesto enriquece hasta el paroxismo a las grandes corporaciones y a los políticos profesionales a su servicio, es decir a una fracción extremadamente pequeña de la sociedad.

Fuente: ¿Por qué una resonancia magnética cuesta 1.080 dólares en EEUU y 280 en Francia?

Fuente adicional: Lee con atención, La sanidad privada no es más barata

Entrada relacionada: Servicio privatizado, servicio encarecido

diciembre 3, 2011

El mercado mata

La especulación consiste en la acumulación de un bien escaso con objeto de obtener un alto lucro monetario. A veces la expectativa de beneficio viene determinada por una escasez originada a partir de causas naturales (por ejemplo una catástrofe climatológica). En la mayoría de ocasiones se tratará de una escasez inducida, provocada  y/o estimulada por los propios especuladores de manera artificial. Estamos ante una de las herramientas favoritas del mercado para conseguir sus ansiados réditos económicos. Este mecanismo, carente de ética, puede resultar relativamente inocuo cuando se aplica sobre productos secundarios, no relacionados con necesidades básicas para la vida (entradas para un espectáculo deportivo, diamantes, cotizadas obras de arte, amapolas holandesas…). La cosa empieza a ser claramente inmoral y siniestra cuando afecta a la vivienda, porque aleja un derecho fundamental de grandes masas de población con poder adquisitivo bajo o medio, como ha sucedido en el estado español en los últimos años de salvaje burbuja inmobiliaria. Por último estamos claramente ante una práctica criminal cuando el objeto de la especulación son los alimentos, la tierra fértil, las semillas o el agua. Ni que decir tiene que los suministros de estos productos deberían estar garantizados para todos los seres humanos y, por tanto, los correspondientes mercados deberían estar abolidos o, en todo caso, severamente intervenidos. Si no se hace así, como desgraciadamente sucede en la actualidad, el mercado mata. El capitalismo que lo bendice y lo posibilita a través de sus bolsas de cotización de materias primas alimentarias, se convierte en un enorme generador de crímenes contra la humanidad, en una herramienta genocida responsable del asesinato de cientos de millones de personas, aún peor que lo sucedido en las peores décadas del más oscuro totalitarismo estalinista. El libro negro del capitalismo es, sin lugar a dudas, el más negro de todo los libros jamás escritos.

julio 26, 2011

El secuestro de la soberanía popular europea: modus operandi

Muchos ciudadanos indignados han despertado del letargo y han comenzado a percibir que alguien les roba, les secuestra su poder de decisión y les asfixia sus derechos laborales. Intentan buscar las causas, los culpables del crimen, el arma homicida y el procedimiento utilizado para perpetrar la agresión, pero un manto de confusión parece cubrir la investigación del delito, haciéndola penosamente difícil. Es nuestra intención ayudar al lector interesado en estas necesarias pesquisas, proceso indispensable para entender qué nos está pasando y cuáles son las vias de solución.

El punto de partida de este paseo por la realidad es la comprensión del hecho de que sin democracia económica no puede haber democracia política real, como bien nos ha explicado en varias ocasiones el economista Juan Torres. Pero … ¿estamos realmente faltos de democracia económica? y en caso de que la respuesta sea afirmativa ¿cómo han conseguido privar a la gente del derecho de decisión sobre los asuntos económicos que nos afectan colectivamente?. La explicación a todo este complicado rompecabezas debe buscarse en el control exclusivo del flujo financiero por parte de la banca privada, única vía autorizada en Europa para suministrar financiación destinada a emprender cualquier tipo de proyecto económico, sea público o privado. Efectivamente; en el artículo 123.1 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea puede leerse:

“Queda prohibida la autorización de descubiertos o la concesión de cualquier otro tipo de créditos por el Banco Central Europeo y por los bancos centrales de los Estados miembros, deno­minados en lo sucesivo «bancos centrales nacionales», en favor de instituciones, órganos u organis­mos de la Unión, Gobiernos centrales, autoridades regionales o locales u otras autoridades públicas, organismos de Derecho público o empresas públicas de los Estados miembros, así como la adqui­sición directa a los mismos de instrumentos de deuda por el Banco Central Europeo o los bancos centrales nacionales”.

Una claúsula de este tipo supone en la práctica una entrega total de la soberanía económica de los pueblos y los ciudadanos en manos de una mafia criminal, extremadamente reducida, llamada banca privada. Significa que la totalidad del crédito para realizar inversiones públicas debe fluir, con su correspondiente derecho absoluto de control político, a través de bancos privados y especuladores que cobrarán el correspondiente interés por ello. Estos mismos bancos, además, se autogarantizan de camino el apoyo incondicional de los tesoros públicos para su rescate en caso de quiebra (como está pasando) ya que, por ley, ellos son los únicos agentes autorizados a suministrar crédito a empresas, familias e incluso a las propias instituciones públicas de gobierno. Se produce así la circunstancia grotesca de que las haciendas públicas deben entregar obligatoriamente dinero a los bancos en quiebra para que estos vuelvan a prestárnoslo, a un interés mucho más alto. Algo así equivale a un acta de rendición, sin condiciones, de los pueblos de Europa en favor de los cárteles especuladores y del terrorismo financiero, algo parecido a lo que le hicieron firmar al emperador del Japón tras arrojar dos bombas nucleares contra su país en 1945. En nuestro caso esta rendición se ha conseguido gracias al colaboracionismo infame de nuestros dirigentes políticos con los exterminadores de derechos, emulando la actuación del mariscal Petain con los nazis en la Francia de Vichy.

Podrá alegarse ¿Pero qué pasa con las instituciones públicas de crédito, como el ICO en España?. Hay que saber que los créditos limitados que pudieran proporcionar estas entidades deben ser gestionados también por bancos privados (en el estado español fundamentalmente BBVA y Santander) y que son estas mismas corporaciones privadas las que deciden si otrogárselo al cliente (generalmente una empresa) o no, utilizando los criterios y sistemas de verificación de solvencia que estimen oportunos. Con el control legal sobre el 100% del flujo crediticio … ¿Qué más le da a los bancos y a los especuladores europeos y estadounidenses el partido político que gane las elecciones?. ¿Es de extrañar que los banqueros declaren sin empacho ante sus consejos de accionistas que “Nosotros hacemos el trabajo de Dios”?. Tenemos encima un problema grave y solo las masas ciudadanas europeas, indignadas y conscientes, podrán solucionarlo mediante la convocatoria de nuevos procesos constituyentes, en ámbitos locales, nacionales e internacionales.

Ampliación de la información en Rebelion, por Ettiene Chouard

—————–

La foto lateral que ilustra esta entrada corresponde a la manifestación contra el pacto del euro que tuvo lugar el 19J en Murcia. Está registrada por Nacho García y ha sido extraída de la web del centro de estudios del 15M (centrodeestudios15m.blogspot.com). Gracias a todas las personas que hacéis posible todo esto desde Murcia, con especial mención al activista Martin Stutz Lucca.

marzo 8, 2011

Servicio privatizado, servicio encarecido

Servicio privatizado=Coste del servicio+Porcentaje de beneficio para banqueros, directivos y especuladores

La teocracia bancaria-neoliberal, que se nos pretende imponer como doctrina de fe, pontifica que privatizar los servicios públicos es la mejor forma de abaratarlos y hacerlos eficientes. Sin embargo no tienen empacho en comenzar pidiéndonos dinero bajo ese curioso epígrafe de “costes de transición a la competencia”. Pero… ¿no lo estamos liberalizando precisamente para ahorrarnos costes?. Los datos empíricos y la evidencia histórica contradicen una y otra vez esta gigantesca mentira del supuesto ahorro.

En primer lugar hay que observar que los países con más servicios privatizados, como EEUU o Reino Unido acumulan, una deuda-país enormemente alta. Esto sigue siendo igualmente cierto si realizamos el cálculo en porcentajes de PIB.  ¿Cómo es posible acumular esta deuda si sus servicios de transporte, suministro de energía, educación y sanidad están altamente privatizados?, ¿Cómo es esto posible si los porcentajes de empleados públicos en Reino Unido son de los más bajos de toda Europa?, ¿Cómo es posible que en los países nórdicos, con abundantes servicios públicos y altos porcentajes de funcionarios, sea donde mejor se vive y donde tienen la deuda externa más controlada?. La respuesta es clara: La teoría neoliberal es una gigantesca estafa, un engaño que solo beneficia a las grandes empresas, sus directivos y  sus accionistas en detrimento del bien común y de los intereses de la gran mayoría de los ciudadanos.

Por regla general los servicios privatizados empeoran en calidad y suben en precio. Numerosos ejemplos así lo atestiguan, siendo paradigmáticos el de los ferrocarriles británicos o el de la energía eléctrica en California o México. Para profundizar en los dogmas del neoliberalismo criminal y los enormes agujeros que sus amadas privatizaciones terminan por provocar en las cuentas públicas de los países puede visitarse esta muy recomendable entrada del blog de Alejandro Pérez: Privatizar no es rentable.

La privatización añade al coste natural del servicio el porcentaje de beneficio del banquero prestamista, el sueldo del directivo megabonificado, el dividendo del accionista especulador, la comisión del gran político intermediario que “santificó” la operación, más los “costes de transición a la competencia”. Como es lógico la tarifa final será muy superior a la resultante del simple coste del servicio, ofrecido sin ánimo de lucro y gestionado para conseguir un simple equilibrio entre ingresos y gastos.

enero 24, 2011

Banqueros y asalariados

La explotación del trabajador, el gran negocio de esta democracia simulada

Aunque el tema ya saltó en el verano se habla insistentemente en estos días de la privatización de las Cajas de Ahorro. El márketing mediático ha preferido hoy utilizar el término “nacionalización” para despistar a los votantes de Izquierda.  Los cocineros de las noticias pontifican ante la opinión pública que el problema financiero son las Cajas pero la realidad muestra que es todo el sistema bancario el que presenta enormes grietas. Si vamos a los datos podremos comprobar que los bancos se enfrentan a mayores deudas que las Cajas ya que a lo largo del 2011 tendrán que devolver un total de 51.353 millones de euros, frente a los 46.153 millones de las Cajas. El Santander encabeza el ranking de obligaciones de pago en 2011, con 27.480 millones, seguido por BBVA (18.297 millones), Caja Madrid (10.580 millones), La Caixa (8.500 millones), B. Popular (4.480 millones) y Banesto (3.850 millones). [Fuente: Vencimientos de deuda para Bancos y Cajas en 2011]

Y no sólo los bancos españoles sino, en general todos los europeos, británicos, norteamericanos… En Irlanda o EEUU no había Cajas y el sistema bancario estaba igualmente quebrado. Todos necesitan desesperadamente captar fondos para afrontar los compromisos de sus propios vencimientos. En España la solución fácil para seguir esta huida hacia delante es sacrificar las Cajas con idea de inyectar algo de oxígeno a los bancos. Sin embargo las Cajas también tienen deudas por lo cual será necesario un nuevo atraco al contribuyente con objeto de que esta economía Ponzi continúe funcionando por unos años más. La falsa nacionalización sólo es una nueva socialización de pérdidas que permitirá a los bancos captar capital y eliminar competencia. Cuando las Cajas estén saneadas con dinero público (5 años de plazo) serán regaladas a los grandes bancos para que estos puedan seguir vampirizando el beneficio generado por los trabajadores. La deuda privada (que es el auténtico cáncer que devora a la democracia) se transforma en deuda pública vía Real Decreto sin ningún tipo de consulta popular. Como dice el refrán, “aceituna dentro, hueso fuera”. El hueso es la deuda que siempre se endosa en las espaldas de las arcas públicas, es decir de la fuerza laboral ciudadana. La cleptocracia pretende que la estafa prosiga y en este plan es indispensable la colaboración de sicarios políticos pertenecientes a los 2 partidos mayoritarios de cualquier régimen neoliberal (demócratas y republicanos, conservadores y laboristas, populares y socialdemócratas…). Políticos de ayer, como el carnicero de la FAES, que son generosamente recompensados por los servicios prestados a estos mismos bancos o grandes empresas transnacionales mediante suculentos retiros dorados como asesores en sus consejos de administración. Políticos de hoy, como Rajoy, Zapatero, Montoro o Rubalcaba que serán igualmente premiados el día de mañana por consumar la traición al pueblo vía privatizaciones. Por supuesto los gestores y directivos de todas esas grandes entidades privadas con números rojos pero “demasiado importantes para caer” también amasarán enormes fortunas en sus cuentas personales que podrán guardar libres de impuestos en idílicos paraísos.

De manera resumida el circuito es el siguiente: Los bancos y las grandes empresas se endeudan hasta límites insostenibles, mientras los patrimonios personales de sus directivos crecen a ritmo exponencial. Cuando la deuda privada de estas grandes corporaciones (siempre a nombre de personas jurídicas y nunca de personas físicas) comienza a ser paralizante se transfiere al sector público, con la colaboración indispensable de políticos y medios de comunicación a su servicio. Finalmente los líderes gobernantes (que unos pocos años más tarde serán generosamente recompensados) recortan derechos sociales, laborales y prestaciones públicas vía Real Decreto para que los ciudadanos y sus hijos (estos sí, personas físicas, de carne y hueso) liquiden la pelota de la deuda contraída por otros con su propio trabajo, su sudor y su sufrimiento. [Ver “Curso práctico de deuda y capitalismo financiero”]

El único problema es que el sistema es insostenible porque el crecimiento acelerado de la deuda global supera la capacidad metabólica del trabajo asalariado en esta “economía jonky”.  Lo mismo puede afirmarse del nivel actual de explotación de recursos naturales respecto a las posibilidades auto-regenerativas de los frágiles mecanismos de productividad bioambiental. La implosión de todo este gran timo piramidal puede estar más cerca de lo que la mayoría sospecha y nuestra tarea ahora es desarrollar las herramientas adecuadas para encarar la transición de la manera más inteligente y cooperativa posible.

Mientras llega el momento nada mejor que la organización de los movimientos sociales, la autogestión colectiva o la denuncia desenfadada a golpe de cultura popular contra los malditos bastardos de la Banca y sus escuadrones de la muerte. Esto es lo que hicieron un grupo de mujeres y hombres de la calle en una sede del Santander, en la sevillana Avenida de la Constitución:

diciembre 8, 2010

Banqueros y controladores aéreos: Breve análisis comparativo

El chantaje al gobierno por parte de los controladores aéreos parece un juego de niños en comparación con el chantaje realizado por los mal llamados "mercados internacionales"

La corriente mediática de opinión se ha decantado estos días por la condena sin paliativos de los controladores aéreos, tras la huelga encubierta acontecida durante los días 4 y 5 de Diciembre pasados. El tribunal del consumismo postmoderno, con sus extrañas amnesias selectivas, ha decretado pena de escarnio masivo por un intolerable delito contra el derecho inalienable a viajar en avión de todo cliente-usuario que quiera y pueda permitírselo. Resulta sencillo comparar la acción del colectivo de los controladores aéreos con la de los banqueros y especuladores para sacar a flote poderosos contrastes:

– Los controladores trabajan y hacen una tarea vital para el transporte de personas. Los banqueros y especuladores no trabajan, sólo se limitan a vampirizar el trabajo de todos nosotros.

– Los controladores tienen dinero pero no controlan el tiempo para poder disfrutarlo. Los banqueros y especuladores tienen mucho más dinero y todo el tiempo del mundo para disfutarlo cuando, donde y como quieran.

– Los controladores utilizan como moneda de cambio a una parte de la ciudadanía (la que viaja en avión) determinados días en el año para presionar al gobierno. Los banqueros y especuladores hacen lo mismo pero con todos nosotros y de foma permanente.

– Las consecuencias económicas de la actitud de los controladores se miden en millones de euros de perjuicio. Las consecuencias de la actitud de los banqueros y especuladores se miden en billones que tendrán que ser pagados por la ciudadanía y sus descendientes a lo largo de generaciones.

– En la práctica a los controladores aéreos se les ha retirado su derecho de huelga vía Real Decreto. Los banqueros y especuladores ejercen cada día su derecho de huelga sin ningún tipo de cortapisas, regulaciones o injerencias judiciales.

– Los gobiernos prometen fuertes castigos contra el colectivo de controladores por su “actitud intolerable”, alegando que son unos privilegiados. Mientras tanto esos mismos gobiernos aceptan de manera sumisa o incluso cómplice la indignante extorsión a la que nos someten banqueros y especuladores. ¿Están pensando acaso dichos gobiernos en militarizar a los bancos o  a los paraísos fiscales que son los mayores nidos de privilegiados y chantajistas de todo el orbe planetario?

La idea resumen a la que llego es que los controladores aéreos, a pesar de ser un colectivo con ciertos rasgos de autismo social, son infinítamente menos peligrosos y dañinos que el colectivo formado por especuladores y banqueros criminales, auténtico cáncer recursivo de la sociedad actual. Comparados con ellos los controladores casi nos parecen unos tipos interesantes, con una serie de problemas laborales dignos de ser estudiados en profundidad y sin apasionamientos irreflexivos.

mayo 13, 2010

Ideas de negocio para un nuevo capitalismo

El nuevo capitalismo, la banca y los mercados realizando su trabajo sobre nuestra piel común

Los mercados no terminan de encontrar nichos apetecibles para seguir acumulando ganancias. Están tristes, las bolsas no ven la manera de volver a disparar sus beneficios y el IBEX perdió de nuevo los 10000 puntos, algo terroríficamente preocupante. Ni siquiera el atraco de esta semana a los trabajadores de la función pública de media Europa y a los pensionistas les ha devuelto la alegría a bancos, especuladores y transnacionales. Los expertos piensan que los inversores están defraudados, esperaban algo más. Ahí van algunas ideas de ejemplo para apuntalar a nuestro decaido capitalismo globalizado (“el mejor de los sistemas políticos que nunca haya existido”) y devolver la felicidad a estos, nuestros amados y sabios benefactores. Los bancos nos cuidan y quieren lo mejor para nosotros. Todos los sacrificios que nos piden serán por nuestro bien:

– Completar la privatización de la Sanidad y la Educación. Nada como poner precio a estos indispensables servicios para transmitir un mensaje correcto a la ciudadanía, generar negocio y alimentar el motor del crecimiento económico. Eso sí, se dejarían unos pocos centros asistenciales, custodiados por la policía y el ejército, para los pobres desgraciados que no pudieran pagar el servicio. La responsabilidad social corporativa de las macroempresas y franquicias beneficiarias donarían un 0.001% de sus ingresos brutos para el mantenimiento de estos centros de caridad.

– Ponerle un precio de salida a las playas, mediante su correcta parcelación y privatización, vendiéndolas posteriormente al alza en los mercados de valores. Las grandes empresas inmobiliarias y los bancos harían las tareas apropiadas de intermediación y facilitarían los préstamos. Los inversores podrían hacerse con ellas para optimizar su gestión y aprovechamiento comercial. Además constituirían un interesante depósito de valor para los futuros propietarios ya que a la gente le agrada disfrutar de los bienes de lujo, tales como el mar y el sol.

– Ponerle un precio de salida a los órganos vitales de las personas muertas en accidente y venderlos en internet, en ágiles subastas, mediante empresas intermediarias que bien podrían ser las misma que gestionan las apuestas on-line por su amplia experiencia en el sector. Un moderno, eficiente y dinámico mercado de riñones, hígados, corazones, etc. crearía una interesante espiral de crecimiento económico.

– Vender los ríos españoles a empresas transnacionales para su correcta gestión hidrológica, explotación de especies fluviales y comercialización diretca del agua a los ciudadanos. Es necesario poner a trabajar a la empresa privada en la correcta salvaguarda de estos importantes recursos ya que sería suicida que algo tan vital como el agua se dejara en manos del irresponsable sector público.

– Privatizar las pensiones de jubilación mediante planes y fondos en manos de los bancos. Este dinero aportaría la necesaria y perdida liquidez a los mercados.

– En España sería necesario nombrar presidente a Rajoy y a Francisco Camps ministro de economía. Nadie como ellos para sacarnos del marasmo y llevar a los bancos y a los mercados por la senda del alza, el crecimiento y los beneficios.

Ave, Botín, los que van a morir te saludan.

A %d blogueros les gusta esto: