Posts tagged ‘propiedad’

julio 26, 2012

Demolición controlada del Estado Social: Un proyecto político

Los aprendices de brujo del neoliberalismo, en su delirio de omnipotencia, se sienten guiados por las valquirias en el momento histórico actual. Ellos son los elegidos. En su fantasía mesiánica están llamados a una misión trascendente y purificadora de la sociedad en su propio provecho. Creen saber lo que hacen: Necesitan hundir a los países en la miseria para poder aplicar su ideología política. Les resulta muy difícil ocultar su gozo místico mientras aplauden al caudillo de turno y gritan ¡qué se jodan! contra el parado, el empleado público, el autónomo o el ciudadano medio. Aplicando su estrategia de la “doctrina del shock”, ya testada hace años en Chile, Indonesia, Rusia y otros muchos países, pretenden instaurar un nuevo régimen de totalitarismo explotador ahora también en Europa occidental. Su agenda se proyecta en una serie de fases progresivas, con próxima estación en la inevitabilidad del rescate-ahogamiento,  cuyo objetivo final es el control y la dominación del ser humano a través de la mercantilización radical de todos los aspectos básicos para la vida: Educación, Sanidad, Vivienda, Agua y Alimentos. Alguien les enseñó que todo lo que entre en la esfera monetaria del pago directo podrá ser dominado mejor por su gran máquina de expropiación. Saben que los ingentes capitales monetarios ociosos solo pueden encontrar rentabilidad colonizando nuevos espacios de necesidades humanas básicas hasta ahora garantizadas por la carta universal del derecho a la vida, aún recogido en las constituciones europeas. Por supuesto estas recetas solo pueden conducir al aumento de la desigualdad pero para ellos y para la clase a la que pertenecen eso nunca fue problema. El capital insaciable necesita devorarlo todo para alimentarse, empezando por la democracia y la libertad colectiva, para continuar después con el jugo vital de sus propios súbditos y esclavos.

La historia no es nueva. Ya la vimos en SurAmérica en todo su apogeo durante los años 70 y 80, en el Asia tercermundista o en el África rica en recursos naturales pero depauperada casi hasta el exterminio por las mafias bancaria-institucionales del mercado capitalista. En Europa pensábamos que la cosa no iría con nostros porque eso solo afectaba a sociedades hipotéticamente atrasadas e incultas que no habían conseguido adpatarse a los nuevos tiempos y al exigente mundo moderno. Algo así no podría llegar al mundo rico. Ahora vamos a empezar a comprobar con espanto cuan estúpidos e ignorantes hemos sido. Como muchos ya pronosticaron en el pasado el capitalismo depredador no puede detenerse ante nada porque la explotación ilimitada y progresiva del ser humano y de la tierra está escrita en sus propios genes.

Los gobernantes españoles, representados por la muñeca diabólica que suele dar el parte de guerra tras la reunión del consejo con una mezcla maléfica de sádico placer y estupidez dibujada en su rostro, se toman en serio su trabajo sicario al servicio de las oligarquías financieras. Quieren forzarnos a aceptar su agenda política antidemocrática por la vía del miedo y la inevitabilidad de los hechos consumados. Una agenda política repleta de dolor, injusticia, desempleo y expropiaciones de bienes públicos por parte de los que nada producen. “Más pobres seréis más dóciles y trabajaréis mejor”, parecen querer decirnos en su lenguaje de empresa de servicios designada por la teocracia del dinero para dar las noticias de la liquidacición y cierre.

Sin embargo, a pesar de este sombrío panorama, no debemos ser pesimistas. La Historia nos enseña que los grandes avances y revoluciones se producen en este tipo de contextos, en los que se dan las condiciones de crisis apropiadas para la emergencia de nuevos estados de conciencia y nuevos paradigmas de pensamiento. Cada vez con más fuerza cobrarán vigencia ideas, ancladas en la ética de un humanismo socialista y libertario, que nos empujarán a buscar nuevas soluciones comunitarias para los viejos problemas, con la cuestión fundamental de la propiedad de los bienes básicos para la vida, incluyendo al crédito, como telón de fondo.

marzo 12, 2012

La propiedad privada no tiene futuro

Eficiencia energética y propiedad privada tenderán a convertirse en conceptos incompatibles

En un sistema cerrado, como es nuestro planeta, con incrementos sostenidos de población, la propiedad privada se vuelve cada vez más ineficiente. Dificultades para el acceso a la vivienda, energía cada vez más cara, residuos y contaminación que no dejan de acumularse, materias primas de cada vez más difícil acceso, salarios cada vez más ajustados. Todas estas circunstancias dibujan un cuadro en el que la propiedad privada se irá convirtiendo en un sistema cada vez más ineficaz de cara a la sostenibilidad de la economía. Al igual que sucede en Internet, donde no tiene sentido que cada usuario tenga un servidor exclusivo para publicar sus contenidos, la propiedad individual deberá ir mutando hacia los usos compartidos, inclusivos y comunitarios, mucho más lógicos y racionales para funcionar en entornos finitos y con recursos limitados, como es nuestro caso. En futuras épocas de austeridad, como las que se avecinan de manera irreversible, no será eficiente energéticamente que tengamos coches particulares, en lugar de usar transportes grupales, o piscinas de uso familiar en entornos de sequías endémicas. Los servicios de alquiler público de bicicletas, vivienda, aparatos costosos o prendas de vestir para ocasiones especiales,  (por poner algunos ejemplos) irán ganando adeptos de manera progresiva. De esta manera se reducirá el consumo de energía y la generación de residuos. Tampoco tiene mucho sentido mantener posesiones inmobiliarias que apenas se usan unos pocos días al año, en lugar de utilizar fórmulas colectivas de propiedad. Los países nórdicos saben mucho de todo esto desde hace décadas y por ello tienen potentes servicios públicos que optimizan los consumos y los costes medioambientales. En los países del Sur cada vez son más los jóvenes que recurren a fórmulas de pisos y coches compartidos o la economía de trueque para ganar en eficiencia, sostenibilidad y aprovechamiento de las opciones disponibles. En un reciente artículo aparecido en prensa podemos leer:
Las páginas de trueque como www.truequi.com se han multiplicado. Intercambiar servicios además de productos está en auge. La red CouchSurfing aglutina a personas de todo el mundo que ofrecen nuevas fórmulas para disfrutar de ciertos bienes. Otros optan por los bancos de tiempo, en los que la unidad de transacción no es el dinero sino los minutos. Entre los servicios que más se ofertan están los formativos: tú me das una hora de clase de alemán y yo a ti una de fotografía. Gente que antes gastaba 120 euros en gasolina al mes en ir al trabajo han reclutado a otras tres personas para compartir coche y minimizar costes (y emisiones contaminantes), una práctica muy extendida, en torno a la que han surgido páginas como www.blablacar.es o www.comparteviaje.es. Porque la Red acumula miles de espacios con información para ayudar a rentabilizar la riqueza de manera inteligente. Desde que la crisis estalló en 2008 se nota que la gente es cada vez más ingeniosa y busca alternativas, como puede comprobarse en la web Sindinero.org.

septiembre 7, 2010

Kropotkin, la ayuda mutua y el origen de las religiones

Kropotkin, un gigante del pensamiento que nos propone una antropología siempre vanguardista

(Textos tomados del Prólogo y las conclusiones de la obra “El Apoyo Mutuo: Un factor de la Evolución”, del científico anarquista Piotr Kropotkin:

“En el mundo animal nos hemos persuadido de que la enorme mayoría de las especies viven en sociedades y que encuentran en la sociabilidad la mejor arma para la lucha por la existencia, entendiendo, naturalmente, este término en el amplio sentido darwiniano, no como una lucha por los medios directos de existencia, sino como lucha contra todas las condiciones naturales, desfavorables para la especie. Las especies animales en las que la lucha entre los individuos ha sido llevada a los límites más restringidos, y en las que la práctica de la ayuda mutua ha alcanzado el máximo desarrollo, invariablemente son las especies más numerosas, las más florecientes y más aptas para el máximo progreso. La protección mutua, lograda en tales casos y debido a esto la posibilidad de alcanzar la vejez y acumular experiencia, el alto desarrollo intelectual y el máximo crecimiento de los hábitos sociales, aseguran la conservación de la especie y también su difusión sobre una superficie más amplia, y la máxima evolución progresiva. Por lo contrario, las especies insaciables, en la enorme mayoría de los casos, están condenadas a la degeneración.

Pasando luego al hombre, lo hemos visto viviendo en clanes y tribus, ya en la aurora de la Edad Paleolítica; hemos visto también una serie de instituciones y costumbres sociales formadas dentro del clan ya en el grado más bajo de desarrollo de las primeras comunidades humanas. Y hemos hallado que los más antiguos hábitos y costumbres tribales dieron a la humanidad, en embrión, todas aquellas instituciones que más tarde actuaron como los elementos impulsores más importantes del máximo progreso. Del régimen tribal de los salvajes nació la comuna aldeana de los “bárbaros”, y un nuevo círculo aún más amplio de hábitos, costumbres e instituciones sociales, una parte de los cuales subsistieron hasta nuestra época, se desarrolló a la sombra de la posesión común de una tierra dada y bajo la protección de la jurisdicción de la asamblea comunal aldeana en federaciones de aldeas pertenecientes, o que se suponían pertenecer a una tribu y que se defendían de los enemigos con las fuerzas comunes. Cuando las nuevas necesidades incitaron a los hombres a dar un nuevo paso en su desarrollo, formaron el derecho popular de las ciudades libres, que constituían una doble red: de unidades territoriales (comunas aldeanas) y de gremios surgidos de las ocupaciones comunes en un arte u oficio dado, o para la protección y el apoyo mutuos. También hemos considerado cuán enormes fueron los éxitos del saber, del arte y de la educación en general en las ciudades medievales que tenían derechos populares.

En su lucha por la vida -dice Kropotkin- el hombre primitivo llegó a identificar su propia existencia con la de la colectividad, y sin tal identificación jamás hubiera llegado la humanidad al nivel en que hoy se halla. Si los pueblos “bárbaros” parecen caracterizarse por su incesante actividad bélica, ello se debe, en buena parte al hecho de que los cronistas e historiadores, los documentos y los poemas épicos, sólo consideran dignas de mención las hazañas guerreras y pasan casi siempre por alto las proezas del trabajo, de la convivencia y de la paz. Gran importancia concede a la comuna aldeana y la propiedad compartida de la tierra, institución universal y célula de toda sociedad futura, que existió en la gran mayoría de los pueblos y sobrevive aun hoy en algunos. En ella no sólo se garantizaban a cada campesino los frutos de la tierra común sino también la defensa de la vida y el solidario apoyo en todas las necesidades de la vida. Enuncia una especie de ley sociológica al decir que, cuanto más íntegra se conserva la obsesión comunal, tanto más nobles y suaves son las costumbres de los pueblos. De hecho, las normas morales de muchos pueblos pre-románicos eran muy elevadas y su derecho penal relativamente humano frente a la crueldad del derecho romano o bizantino.

Sin embargo, la gran importancia del principio de ayuda mutua aparece principalmente en el campo de la ética, o estudio de la moral. Que la ayuda mutua es la base de todas nuestras concepciones éticas, es cosa bastante evidente. Pero cualesquiera que sean las opiniones que sostuviéramos con respecto al origen primitivo del sentimiento o instinto de ayuda mutua -sea que lo atribuyamos a causas biológicas o bien sobrenaturales- debemos reconocer que se puede ya observar su existencia en los grados inferiores del mundo animal. Desde estos grados elementales podemos seguir su desarrollo ininterrumpido y gradual a través de todas las clases del mundo animal y, no obstante, la cantidad importante de influencias que se le opusieron, a través de todos los grados de la evolución humana hasta la época presente.

Aún las nuevas religiones que nacen de tiempo en tiempo nunca fueron más que la afirmación de ese mismo principio. Hallaron sus primeros continuadores en las capas humildes, inferiores, oprimidas de la sociedad, donde el principio de la ayuda mutua era la base necesaria de la vida cotidiana; y las nuevas formas de unión que fueron introducidas en las antiguas comunas budistas y cristianas, en las comunas de los hermanos moravos, etc., adquirieron el carácter de retorno a las mejores formas de ayuda mutua que se practicaban en el primitivo período tribal. Cada vez que se hacia una tentativa para volver a este venerado principio antiguo, su idea fundamental se extendía. Desde el clan se prolongó a la tribu, de la federación de tribus abarcó la nación, y, por último -por lo menos en el ideal-, toda la humanidad. Al mismo tiempo, tomaba gradualmente un carácter más elevado.

En el cristianismo primitivo, en las obras de algunos predicadores musulmanes, en los primitivos movimientos del período de la Reforma y, en especial, en los movimientos éticos y filosóficos del siglo XVIII y de nuestra época se elimina más y más la idea de venganza o de la “retribución merecida”: “bien por bien y mal por mal”. Llegamos así a la más elevada concepción moral: -No vengarse de las ofensas-, y el principio: “Da al prójimo sin contar, da más de lo que piensas recibir”. Estos principios se proclaman como verdaderos principios rectores de la ética, como principios que ocupan más elevado lugar que la simple “equivalencia”, la imparcialidad, la fría justicia, como principios que conducen más rápidamente mejor a la felicidad. Incitan al hombre, por esto, a tomar por guía, en sus actos, no sólo el amor, que siempre tiene carácter personal o, en el mejor de los casos, carácter tribal, sino la concepción de su unidad con todo ser humano, por consiguiente, de una igualdad de derecho general y, además, en sus relaciones hacia los otros, a entregar a los hombres, sin calcular la actividad de su razón y de su sentimiento y hallar en esto su felicidad superior. En la práctica de la ayuda mutua, cuyas huellas podemos seguir hasta los más antiguos rudimentos de la evolución, hallamos, de tal modo, el origen positivo e indudable de nuestras concepciones morales, éticas, y podemos afirmar que el principal papel en la evolución de la humanidad fue desempeñado por la ayuda mutua y no por la lucha mutua”.

marzo 15, 2010

Thomas Müntzer y el anarco-comunismo religioso

El Sermón a los príncipes y La novela "Q" del colectivo Luther Blisset (Wu Ming)

En Agosto de 1524, el cristiano Thomas Müntzer llegó a ser uno de los líderes de la sublevación que posteriormente fue conocida como la Guerra de los Campesinos. Uno de sus “gritos de batalla” fue Omnia sunt communia, o “todo es de todos”, todas las cosas nos son comunes. Müntzer tuvo el valor de afirmar ante los príncipes que laicos y campesinos pobres vivían oprimidos bajo el yugo de gobernantes corruptos guiados por malos sacerdotes. Lo más destacado de su mensaje fue su interpretación revolucionaria del evangelio, llegando a la conclusión de que, cuando las autoridades no cumplen rectamente su papel, “la espada les será quitada”. Thomas Müntzer fue un anarco-comunista religioso, uno de los peores crímenes que, antes y hoy, puede ser cometido contra el poder, como bien saben muchos teólogos de la liberación.

Müntzer no se limitó a predicar: fundó una organización clandestina revolucionaria y finalmente el 7 de agosto se unió a la rebelión de los campesinos. El 15 de mayo de 1525, en la batalla de Frankenhausen, al menos 6.000 campesinos perdieron la vida aplastados por el poder combinado de los príncipes, los banqueros y los terratenientes. Müntzer fue capturado, azotado, torturado y decapitado el 27 de mayo de 1525.

Su ejemplo no obstante ha servido de impresionante testimonio a numerosas comunidades pacifistas y anarco-religiosas diseminadas hoy por todo el mundo. Su mensaje y su lucha entronca con otros movimientos revolucionarios espiritualistas (cristianos, islámicos, judáicos, budistas, hinduístas) ferozmente perseguidos por el capitalismo de los príncipes, banqueros y terratenientes que aspiran a seguir conservando sus privilegios cinco siglos después.

febrero 4, 2010

Nada es nuestro, todo es prestado

El carbono que nos presta la naturaleza de forma temporal permite que la vida nos habite

La propiedad privada es una ficción, una creación ideológica. Nada es nuestro ya que todo cuanto tenemos es un préstamo que la naturaleza nos hace. El carbono es el ladrillo de la vida. Gaia nos ha prestado millones de estos pequeños tesoros inmortales con la única condición de que solo dispongamos de ellos por un tiempo limitado. Procedentes de otros entes deben continuar en breve su infinito viaje hacia nuevos e insospechados lugares. El judío Primo Levi nos deja la historia de uno de estos átomos quizás alojado hoy en una recóndita neurona dentro de tu cerebro.

Nuestro átomo de carbono, yace durante millones de años unido a tres átomos de oxígeno y uno de calcio, en forma de piedra caliza no lejos de la superficie de la tierra. En cierto momento un golpe de pico lo separa y lo envía al horno de cal, introduciéndolo en el mundo de las cosas que cambian. Es calcinado, y todavía colgado de sus compañeros de molécula, es expulsado por la chimenea y sale al aire. Su historia, antes inmóvil, se vuelve ahora tumultuosa. Llevado por el viento, precipitado hacia la tierra, y elevado diez kilómetros, es respirado por un halcón, bajando hasta sus pulmones. No penetra en su sangre y es expelido. Se disuelve tres veces en el agua del mar, una en el agua de un torrente, y nuevamente es forzado a viajar. Transita con el viento durante ocho años: ahora arriba, ahora abajo, sobre el mar o entre las nubes, sobre bosques, desiertos e ilimitadas extensiones de hielo… y entonces pasa a ser capturado para la aventura orgánica.
El átomo del que estamos hablando fue llevado por el viento a lo largo de una fila de vides. Tuvo la buena suerte de rozar a una hoja, penetrarla y ser cosido allí por un rayo de sol. Ahora nuestro átomo forma parte de una molécula de glucosa. Viaja de la hoja al tronco, y desde allí es bombeado hacia un racimo casi maduro que es cosechado por el agricultor para, posteriormente, ser ingerido en forma de uva por una mujer gestante que lo guardará en su seno.

Lo público, lo común, lo compartido es el estado natural de todo cuanto somos y vemos. Lo demás son construcciones ideológicas al servicio de las élites. Nada es realmente nuestro excepto, en todo caso, ese soplo de vida inmaterial que algunos sabios bautizaron como alma.

enero 25, 2010

Socialismo profético

La semilla del Socialismo Espiritualista puede encontrarse en libros antiguos y modernos, en escritos laicos o en textos religiosos (1). En este caso citaremos un manual fundacional para las grandes religiones monoteistas como es el Antiguo Testamento. Profetas como Isaías, Amós o Miqueas ya nos ponían en guardia, siglos antes del nacimiento de Marx, Jesucristo o Kropotkin, contra los poderosos que concentran la riqueza, los que roban a los pobres,  los que explotan a los débiles o los que manipulan las leyes en su propio beneficio, anunciando un Reino de Justicia,  Libertad y Tierra para todos.
*”¡Ay de los que juntan casa con casa y unen campo con campo hasta ocuparlo todo! ¿Habitaréis vosotros solos en medio de la tierra?” (Is 5,8)
*”Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas. Porque yo sé de vuestras muchas atrocidades, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís soborno, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres”.(Am 5, 11-12)
*”¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos! ¿Y qué haréis en el día del castigo? ¿A quién os acogeréis para que os ayude, cuando venga de lejos el asolamiento? ¿En dónde dejaréis vuestra riqueza?” (Is 10, 1-4)
*”¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder! 2 Codician los campos, y los roban; y casas, y las toman; oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su tierra. Por tanto, así ha dicho Yahvéh: He aquí, yo pienso contra esta familia un mal del cual no sacaréis vuestros cuellos, ni andaréis erguidos; porque el tiempo será malo. 4 En aquel tiempo levantarán sobre vosotros proverbios, y se entonarán lamentos, diciendo: Del todo fuimos destruidos; él ha cambiado la porción de mi pueblo. ¡Cómo nos quitó nuestros campos! Los dio y los repartió a otros.”(Miq 2, 1-4)

Las leyes de Levítico 25 se basan inequívocamente en el rechazo del poder absoluto de la propiedad. El que quiere seguir al Dios bíblico, debe aceptar a Dios como propietario de la tierra. En consecuencia, solo puede haber derechos de uso o de arrendamiento de la tierra (como medio de producción de una sociedad agraria), para que todos participen de ellos.

¿Quién dijo que la religiosidad es capitalista?

¿Quién dijo que las jerarquías eclesiales son religiosas?

______________________

(1) Para un estudio pormenorizado de las relaciones entre propiedad, dinero y religión, en la antigüedad, puedes descargar este interesante documento del teólogo y economista Frank Hinkelammert: hinkelammert_propiedad_y_religion. Se trata del capítulo 1 de una obra más extensa llamada “Vida o Capital”.

diciembre 8, 2009

El derecho de herencia y la reproducción de la desigualdad

La desigualdad se reproduce a si misma mediante diversos mecanismos de represión, explícita o implícita, desplegados contra los grupos humanos más empobrecidos. La represión explícita suele producirse por vía policial o militar, mientras que la implícita es de tipo cultural y mediático. Sin embargo existe otra potente herramienta para la reproducción de la desigualdad que los clásicos anarquistas supieron ver con claridad y que, en los últimos tiempos, parece ser objeto de nuevos análisis teóricos. Esta herramienta para la perpetuación de privilegios no es otra que el derecho de herencia. Reproducimos a continuación un pequeño fragmento de Mijail Bakunin sobre esta cuestión:

“El derecho de herencia, en nuestra opinión, debiera suprimirse, ya que mientras exista perdurará la desigualdad económica hereditaria, no la desigualdad natural de los individuos, sino la desigualdad artificial de clases -y ello siempre engendrará la desigualdad hereditaria en el desarrollo y la formación de las mentes, y cuya continuación sería la fuente y la consagración de todas las desigualdades políticas y sociales. La tarea de la justicia es establecer la igualdad para cada uno, pues aquella igualdad dependerá de la organización económica y política de la sociedad- una igualdad con la que cada uno va a comenzar su vida, y por la que cada uno, dirigido en su propia naturaleza, será el producto de sus propios esfuerzos. En nuestra opinión, la propiedad de los difuntos debería acumularse a los fondos sociales para la instrucción y la educación de los niños de ambos sexos, que incluye la manutención de ellos desde su nacimiento hasta que alcancen la mayoría de edad.”

Nuestro total acuerdo en este punto con el ilustre pensador ruso. La abolición del derecho de herencia es un objetivo legítimo para la construcción de un modelo de sociedad auténticamente humanista.

Tomado de Socialismo sin Estado: Anarquismo

diciembre 5, 2009

Internet y la propiedad intelectual

“Libertad” y “Candado” son dos conceptos que se repelen, por mucho que la ideología dominante pretenda convencernos de lo contrario. Vivimos un tiempo de debate sobre la libre difusión de contenidos en internet. El candado de la propiedad intelectual se cierne amenazante sobre la red y la posibilidad de cierre directo de páginas, sin la preceptiva autorización de un juez, planea en nuestro horizonte telemático. La excusa podría ser la puesta en circulación de contenidos protegidos por una patente. Mi posición al respecto es que todo este montaje represor sólo sería legítimo y creíble cuando la propiedad intelectual quede drásticamente reducida en su horizonte temporal. Estaría dispuesto a admitir que un creador pueda explotar económicamente “su” obra (textual, visual y/o auditiva) durante un corto período de tiempo si así lo desea, pongamos por caso dos años, a partir del momento de su publicación. Pasado este periodo  ninguna patente intelectual debería mantenerse. El conocimiento debe romper sus cadenas para volver a fundirse con su simiente primigenia que no es otra que el pensamiento colectivo, el acervo cultural, el lenguaje compartido sin el cual su existencia no habría sido posible. Ningún proceso creativo parte del vacío sino que se nutre de piezas, elementos y engranajes que otros fabricaron para nosotros. La explotación de derechos de propiedad intelectual más allá de un corto periodo de tiempo es una forma de apropiación injustificable del trabajo colectivo, que no debería tener cabida en una sociedad auténticamente humanizada. Cuando las leyes reconozcan esta fuerte limitación temporal a la lógica depredadora de la propiedad yo seré el primero en aplaudir el cierre de las webs que pretendan lucrarse de manera ilegítima con un proceso creativo sobre el que nada han aportado. Hay que ser creíble antes de exigir credibilidad a los demás y, actualmente, los traficantes de derechos de propiedad intelectual son cualquier cosa menos creíbles.

PD. Pido perdón a los desconocidos creadores de la imagen que ilustra esta entrada por incrustarla aquí sin su permiso expreso por escrito. Juro que si supiera sus nombres los citaría  aquí mismo con letras cursivas.

Para una ampliación documentada sobre el tema consulta este enlace:
¿Por qué estamos en contra de la propiedad intelectual? de Pablo Ortellado.

noviembre 18, 2009

La naturaleza trabaja gratis

La protección, conservación y regeneración del medio ambiente es la inversión más rentable que existe. La naturaleza trabaja gratis para nosotros, sólo tenemos que ayudarla y facilitarle la tarea, en lugar de destruirla. Las fuerzas productivas más potentes no están en las transnacionales privadas ni muchos menos en el casino especulativo de la ingeniería financiera. Si quieren encontrarlas sólo tienen que buscar en los bosques, en la selva o en los fondos marinos. Ah!, son gratis. Son un regalo de Gaia, la Pachamama, Dios, Alá, Yahvé, Brahma o el Big Bang. (El nombre del gran benefactor lo dejamos a gusto del lector). El capitalismo se encarga de usurpar el uso y disfrute de este regalo, privando del mismo al 80% de los habitantes de la Tierra.

La contabilidad ambiental es desconocida e ignorada por el mercado, y “estamos acabando con el capital natural sin entender siquiera el valor de lo que estamos perdiendo”, advierte el informe La Economía de los ecosistemas y la biodiversidad, coordinado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Los ecosistemas proporcionan servicios valorados en billones de dólares anuales, y según el informe es más barato mantener el equilibrio natural que actuar con infraestructuras artificiales. Así, la protección de 12.000 hectáreas de manglares en Vietnam supone un coste anual de un millón de dólares, pero evita un coste de siete millones de dólares que serían necesarios para el mantenimiento de los diques si no existieran los manglares. La organización ecologista WWF destacó que, por cada euro invertido en la reducción de desastres naturales, se ahorran siete euros en pérdidas tras el desastre. El director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, apostó por “pagar a los países en desarrollo por la reducción de emisiones por deforestación evitada, y así situar en el centro de la actividad económica la importancia financiera de los ecosistemas y la biodiversidad”.

En el informe han participado más de 100 especialistas que proponen un decálogo para que los políticos actúen: inversión en infraestructuras naturales ya existentes y no más artificiales; pago a comunidades locales por la conservación de ecosistemas; reformar los subsidios dañinos (un tercio de las ayudas que se destinan a agricultura y pesca van a la compra de carburantes); poner precio a la pérdida de biodiversidad; reconocer que las áreas protegidas proporcionan beneficios (un sexto de la población mundial depende de ellas); detener la deforestación; proteger las barreras de coral tropical; recuperar las pesquerías; reconocer el vínculo entre degradación de los ecosistemas y pobreza; y llegar a un acuerdo en la Cumbre del Clima de Copenhague.

Dos pequeños ejemplos de buenas prácticas son las que están teniendo lugar en Venezuela (inversión en sedimentación en el sistema nacional de áreas protegidas que ha ahorrado a los granjeros 4,5 millones de dólares al año para mantener sus fincas) o Guatemala (inversiones en protección de la Reserva de la Biosfera Maya que generan unos ingresos anuales de 50 millones de dólares y crean 7.000 empleos).

Esta entrada está basada en la noticia publicada recientemente en el Diario Público, La naturalez trabaja gratis. Para saber más consultar en la Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad (TEEB).

octubre 7, 2009

Gripe A o como desvalijar a la hacienda pública

Cada vez hay más evidencia que deja al descubierto la inmensa trama de saqueo de las arcas públicas por parte de las farmaceúticas mediante la operación mediática bautizada como “Gripe A”. Sólo tres laboratorios están fabricando la vacuna milagrosa que los estados se verán obligados a comprar y almacenar. Dentro de poco todas esas vacunas inútiles estarán caducadas pero el negocio ya estará cerrado y el vaciado de las arcas públicas perfectamente consumado. Todo esto sin contar los riesgos para la salud que esta vacuna experimental encierra y ante los cuales las farmaceúticas están solicitando a los gobiernos un blindaje anti-demandas judiciales.

capitalismoGrandes bancos, fabricantes de coches, farmaceúticas… el procedimiento de actuación es sorprendentemente similar y consiste lisa y llanamente en encañonar a los débiles gobiernos para desvalijar tranquilamente sus cajas fuertes con los ahorros de los ciudadanos.

Cuando existan laboratorios públicos controlados por los estados y restricción radical de los derechos de patente todas estas pandemias mediáticas tendrán los días contados. Mientras tanto niégate a vacunarte y denuncia la estafa por todos los medios posibles como está haciendo la monja Teresa Forcades en Internet.

http://www.publico.es/espana/258740/monja/medica/inicia/campana/vacunacion/obligatoria

(Encontré la imagen en la revista “muyinteresante”)

Etiquetas: , ,
septiembre 19, 2009

Propiedad privada: ¿derecho o robo?

madretierraLos seres humanos individuales vivimos en deuda permanente con la naturaleza, fuente última que nos proporciona aire, agua, comida y materiales, y con la sociedad que nos regala el lenguaje, el conocimiento y la tecnología. Todo capital sea tangible o intelectual es una obra colectiva. Nunca nadie, por mucho que trabaje, conseguirá liquidar esta deuda. No obstante aspiramos a devolver al menos una parte de ella en forma de servicios a la comunidad, de nuevos conocimientos, de construcciones que podrán servir a otros o simplemente en “tareas de mantenimiento”. El acumulador capitalista no respeta este pacto, apropiándose de bienes que no le pertenecen, estrangulando el reparto o privando a otros de su disfrute. Cuanto más acumula mayor será su delito ya que edifica su patrimonio sobre la base de no restituir las deudas contraídas. El concepto de propiedad encierra una apuesta ideológica tramposa en su interior ya que olvida, de forma consciente y premeditada, que sólo la madre Tierra (que corresponde a Dios para los creyentes) y la mente colectiva formada por todas las mujeres y hombres que han vivido, viven y vivirán son los auténticos propietarios de cuanto poseemos. Desde esta cosmovisión deberíamos hablar de “derecho de uso” y no de “derecho de propiedad” ya que este concepto carece de sentido. El futuro de la humanidad pasaría por adoptar nuevos puntos de vista sobre la propiedad, privilegiando un enfoque muy fluido, igualitario, garantista y antiacaparador del derecho de uso en detrimento de una obsoleta idea de propiedad privada, raíz de una buena parte de nuestros males.

(Encontré la imagen aquí: http://red-latina-sin-fronteras.lacoctelera.net/

Etiquetas: ,
agosto 23, 2009

Propiedad intelectual, prisión perpetua

Las leyes del mercado,  recogidas en el estado español,  dictan que la propiedad intelectual se extiende durante toda la vida del individuo que ha registrado una obra como propia más los 70 años posteriores a su muerte. Este dictamen se inscribe dentro de un contexto de pensamiento que pretende presentarse a si mismo como algo natural, lógico, indiscutible e inevitable.  Sin embargo basta pensar durante unos segundos para comprender que sólo se trata de una arbitrariedad con un sustrato claramente ideológico y completamente revatible y modificable. ¿Por qué 70 años después de la muerte del registrador y no 20 ó 40? ¿Por qué este privilegio debe extenderse a generaciones posteriores y no expirar con la muerte del registrador? ¿Por qué, tan siquiera, debe existir esta restricción a la libertad para el disfrute de una obra mientras viva el supuesto creador y no romper las cadenas para su uso tras pasar, pongamos por caso, 10 años tras el momento del registro de la obra?.  Puros acuerdos que en nada se parecen a una ley natural. La sociedad tiene derecho a participar en este debate, a opinar, a decidir y a establecer un nuevo contrato mediante referendum llegado el caso.  Esa es la democracia, esa es la libertad, ese es el progreso.

Y si alguien quiere asustarnos con la idea de que esto supondría un freno para la generación del arte y el conocimiento que no se apure:  El proceso creativo es consustancial e intrínseco al ser humano y su desarrollo es algo infinitamente más grande que la prisión que el capital ha creado para encerrarlo.

Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: