Posts tagged ‘salafismo’

mayo 2, 2016

Carta al Papa Francisco de un iraquí sobre la Mezquita-Catedral de Córdoba

El pasado 8 de Abril una familia musulmana culta procedente de Iraq disfrutaba de una estancia vacacional en la ciudad de Córdoba. Llevaban ya varios días por estas tierras preñadas de historia multicultural y de herencias cruzadas, gozando de una experiencia serena y enriquecedora. Mientras visitaban la Mezquita-Catedral  y, de una forma sencilla y espontánea, el iraquí Luay comenzó a rezar al Dios único de los cristianos, judíos y musulmanes, el Dios de Abraham. Su sorpresa fue mayúscula cuando de pronto se vio asedidado por un guardia de seguridad que, de malos modos, le obligó a él y a su familia a abandornar el recinto.

Luay Al-Khatteb, escritor, periodista y conferenciante iraquí.

Luay Al-Khatteb, escritor, periodista y conferenciante iraquí.

A raíz de este penoso acontecimiento se decidió a publicar, en el importante periódico estadounidense con el que colabora, una “Carta abierta al Papa Francisco”, invocando al jefe espiritual del catolicismo a tender un puente invisible a todas las personas hermanas del mundo, mediante un sencillo gesto de apertura, complicidad y generosidad hacia muchos seres humanos que están siendo perseguidos y marginados por motivos religiosos y étnicos. Algunas de las ideas contenidas en esa carta pueden ser resumidas en estos párrafos:

* La tolerancia religiosa está siendo brutalmente acosada por una pequeña minoría de extremistas. Sus métodos violentos tienen como objetivo provocar la segregación social y el choque de comunidades. Ellos secuestran e instrumentalizan el sentimiento religioso en un intento por magnificar su movimiento totalitario mediante la propaganda mediática.

* El terrorismo del Daesh nos propone una narrativa muy simplista de lucha, polarización y salvaje enfrentamiento de cristianos contra musulmanes, chiítas contra sunitas y musulmanes frente a judíos. Todo ello mientras toman partido por la supremacía de una secta (el salafismo-wahabismo) agresiva, minoritaria y muy poco representativa del Islam en su conjunto. Esta secta considera como enemigos a exterminar a todas aquellas visiones de la religión diferentes a la suya, incluyendo (quizás incluso de forma prioritaria) a las islámicas no salafistas.

* A menos que luchemos activamente contra esta narrativa, los extremistas pueden generar división en nuestras sociedades, desafiando a la misma esencia de la democracia. Son estas semillas criminales de confrontación las que pueden manifestarse no sólo en la violencia, sino también en actitudes de abierta hostilidad contra musulmanes y cristianos por igual, en aquellos lugares donde estas comunidades son poblacionalmente minoritarias.

* Algunas personas están decididas a borrar la herencia multiconfesional de ciertos enclaves simbólicos existentes en muchos lugares del mundo. Uno de ellos es la Mezquita-Catedral de Córdoba. La familia de Luay tuvo un encuentro desagradable con algunas de estas personas, empeñadas en mantener una severa prohibición sobre la oración islámica allí. Su experiencia y la de otras personas, no suficientemente difundida, puede constituir una oportunidad positiva para que Su Santidad pueda defender y promocionar las relaciones interreligiosas. Ahora es el momento de actuar con decisión sobre la cuestión de la autorización para orar en todos los lugares de culto. A tal fin, el permitir la oración islámica en la Mezquita-Catedral de Córdoba, sería altamente simbólico, algo que los extremistas de todo el espectro político temen profundamente. En este momento crítico de nuestra historia colectiva sería, indudablemente, una importante victoria para la causa de la paz y la convivencia.

* Efectivamente hay pocos símbolos más potentes que los credos unidos en un lugar de oración. Cuando las religiones muestran tolerancia mutua se sitúan en una narrativa diametralmente opuesta a la que Daesh nos propone. También debilita la causa de las propuestas políticas xenófobas en Europa y América del Norte encarnadas, en este último caso, en personajes como el de Donald Trump. Sin la escalada verbal filofascista que se produce después de cada atrocidad, ya sea en París, Bruselas o Londres, el trabajo de los yihadistas solo estaría a medio hacer ya que la segregación, el odio, la desconfianza mutua y la supuesta inevitabilidad de una guerra entre comunidades religiosas constituye su más anhelado objetivo. Así que cuando la iglesia de San Juan en Aberdeen abrió sus puertas a la comunidad musulmana local en 2013 o cuando al menos 80 mezquitas en el Reino Unido abrieron sus puertas al público británico se hizo mayor daño a la causa terrorista que con la detención de alguno de sus aislados integrantes.

* En Irak, país de origen de quien escribe la carta, también se producen gestos positivos de estas características. Cuando decenas de miles de cristianos huyeron de la ofensiva de Daesh en junio de 2014, pudieron encontrar refugio seguro en el santuario del Imam Ali en Nayaf, uno de los lugares más sagrados del Islam chiíta. Este es el polo opuesto de lo que quiere Daesh. Delegaciones de los sunitas iraquíes también han sido bien recibidas en estos lugares sagrados, una imagen muy perjudicial para Daesh y Al Qaeda.

* Sería históricamente apropiado permitir la oración islámica en la Mezquita-Catedral. Ciertamente Córdoba en el siglo X disfrutó de un periodo cultural fascinante, en el que el diplomático judío Hasday Ibn Shaprut establece una relación duradera con el califa Abd al-Rahman III. Este tiempo fue testigo de un asombroso enriquecimiento mutuo entre la literatura hebrea y árabe. Es este el mismo tipo de solapamiento religioso que anteriormente se había visto en Irak en el siglo V, con ejemplos como el de “Esdras el escriba” (Uzair en el Corán), el viajero judío que tiene un santuario hoy en al-Amara en Irak. Por supuesto Córdoba es más famosa que la tumba de Esdras, al ser reconocida como Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1984. Construida en el año 784 dC, la Mezquita alcanzó su apogeo en el siglo X, cuando el califato omeya se extendía por toda la mitad sur de España. Posteriormente ya en el S XIII Fernando III transformó la mezquita en una catedral, preservando su magnífica arquitectura árabe, con un impresionante  bosque conformado por cientos de arcos y columnas.

* En la Mezquita-Catedral de Córdoba la familia de Luay se encontró con gente empeñada en borrar algo de la historia. No había pasado mucho tiempo desde que, en noviembre, un grupo local extremista llamado Vox llevó a cabo una manifestación con el argumento de que el no eliminar la palabra “Mezquita” del nombre de la Catedral de Córdoba, sería una “victoria para el yihadismo.” Sin embargo la realidad es justo la contraria. Es el “borrado” de esa palabra la que se alinea con los objetivos propagandísticos del fundamentalismo salafista que sirve de combustible ideológico a Daesh y Al-Qaeda. Simplemente pensemos… ¿Qué molestará más a los terroristas, que permitamos la denominación Mezquita-Catedral o que prohibamos el uso (para ellos herético e intolerable) de ese concepto intercultural?.

Es triste que las cosas hayan llegado a este punto, pero quizás los resultados de una campaña internacional para preservar el status intercultural del lugar, la cual ha conseguido ya casi 400.000 firmas en Change.org, es un paso positivo en la buena dirección. Por otra parte, se está litigando en la actualidad a favor de la propiedad pública del sitio, afirmando su condición de Patrimonio Mundial como un legado histórico de incalculable valor, más allá de la explotación privada y libre de impuestos ostentada actualmente por una determinada jerarquía eclesial.

Los tiempos de la discriminación religiosa deben quedar definitivamente superados. Lo que esta familia vivió en Córdoba no era un reflejo de la Europa de la libertad que muchos pregonan. Las religiones abrahámicas comparten un mismo Dios, por lo que la oración en cualquier lugar de culto seguramente debería ser considerado como un derecho humano fundamental. En la Constitución Española de 1978, artículo 16.3, se establece que “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones “.

Tal vez es por esta razón por la que las autoridades no exhiben ningún panel prohibiendo a los musulmanes rezar en la Mezquita-Catedral de Córdoba. Los administradores privados del lugar no tienen ningún respaldo legal para impedirle rezar a nadie en virtud del derecho de admisión. De hecho, los únicos tres “NO” en las condiciones de la visita son: “No llevar ropa indecorosa, no ir acompañado de mascotas, y no ingerir alimentos o bebidas en el interior del templo”.  Así que lo que está prohibido es un acto de libertad individual que no implica ningún tipo de daño contra nadie. Afortunadamente el delito de pensamiento pertenece a un oscuro lugar del pasado de Europa. Mantegámoslo de esa manera y hagamos de Europa una sociedad abierta y tolerante, conviertiendo a Córdoba no sólo en un símbolo de la convivencia intercultural, sino también en un ejemplo mundial del nuevo tiempo que se abre ante nosotros. Luay y su familia esperan poder regresar algún día a Córdoba y completar la oración inconclusa, la cual pedía a Dios por cierto, por la paz en la Tierra y por una mayor comprensión entre los seres humanos.

septiembre 16, 2014

¿Quién y cómo ha creado el “Estado Islámico”?

isis_enemigo_necesario_450Las noticias que llegan de Iraq y Siria vuelven a destapar la estrategia macabra de las grandes corporaciones del armamento y la banca internacional para generar expectativas de valorización para sus empresas a partir de la sangre y la destrucción de la vida de millones de seres humanos. Los gobiernos de los países dominantes saben  bien que la fabricación de un enemigo temible les resulta imprescindible para la implementación de sus “planes de crecimiento” y el mantenimiento de un cierto grado de control y legitimación social ante sus propias poblaciones. Como bien nos decía el maestro Galeano son las armas las que necesitan a las guerras. Solo así puede entenderse que los gobernantes de Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos y otras dictaduras del golfo (aliados inquebrantables de las monarquías y los presidentes de Europa y NorteAmérica) lleven años promoviendo la creación de esos ejércitos terroristas mercenarios ante los cuales ahora, de manera repugnántemente cínica, nuestros gobiernos occidentales se “rasgan las vestiduras”. Desde que en el 2001 el señor Bush decretara el comienzo de la cruzada contra el terror, el terror no ha hecho más que crecer. Las decapitaciones que ejecutan los mercenarios que combaten en Siria e Iraq son sorprendentemente similares a las que los multimillonarios jeques y ministros saudíes, dueños de enormes estructuras empresariales, decretan contra mujeres y hombres en sus propios estados. Las más horripilantes dictaduras teocráticas del planeta son, aunque parezca increíble, nuestros más fieles “socios comerciales” en la zona sin que esto despierte el más mínimo escrúpulo moral en los monarcas políticos del “mundo civiizado”. Los mismos líderes que relataban entonces, con gran solemnidad, que el combustible espiritual y monetario del terror debía ser buscado en las remotas cuevas afganas de Tora-Bora ya no pueden ocultar que su verdadero origen no era otro que los imponentes y lujosos rascacielos de Dubai o La Meca.

En una entrada de Mayo-2012 (Engordando al monstruo salafista) explicábamos esta estrategia de “huida hacia adelante” que el capitalismo internacional estaba diseñando como mecanismo empresarial de lucha contra la crisis de crecimiento económico que están enfrentando. Otros gurús de las finanzas lo llamarían “caos controlado” o “destrucción creativa”. En otras palabras: Aniquilamiento brutal de la vida y las infraestructuras de zonas ricas en recursos naturales o con alto valor geoestratégico para proceder a su reconstrucción, que será reembolsada gracias a la explotación de esas mismas fuentes de materias primas. África también conoce demasiado bien ese terrorífico juego. Negocio asegurado para los vendedores de armas, para los bancos prestamistas, las empresas energéticas y para las grandes constructoras que procederán a la edificación de nuevas infraestructuras destinadas a erigirse sobre terrenos convenientemente devastados. Un ejemplo de ello, aunque con matices coloniales específicos, es el reciente genocidio en Gaza para el cual ya se están firmando los correspondientes contratos de negocio. Los pobres ponen los muertos y el sufrimento. Los directivos de las grandes empresas y los gobernantes corruptos bajo su mando se quedan con todos los beneficios. Desgraciadamente para que este siniestro plan, digno de mentes psicópatas, pueda implementarse hace falta la creación del enemigo necesario en forma de terrorismo ideológicamente impulsado y financieramente alimentado por nuestros propios socios con domicilio en Riad, Abu Dhabi, Bahrein, Kuwait y otros centros similares de poder corporativo. Los mismos que imprimen su propaganda en las camisetas de los grandes clubes deportivos hacen llegar sus petrodólares a nuestros enemigos. Son los negocios. Ya se sabe que los magnates siempre juegan a dos bandas. Desde Wall Street o la City, nuestros “aprendices de brujo” hacen con el salafismo el mismo juego táctico que décadas atrás hicieron con el nazismo justo antes de su gran eclosión, en esa aparente y fría equidistancia pragmática tan propia de los capitales “inteligentes”. Asistimos al tenebroso bucle orweliano en el que los hijos bastardos de nuestros más queridos “aliados” están llamados a erigirse en nuestros más odiados antagonistas para que el edificio simbólico de nuestra legitimidad moral pueda mantenerse en pie. En la lógica perversa del dinero cuyo destino es fecundarse a si mismo la conservación de la vida no resulta rentable mientras su destrucción es un objetivo conveniente bajo la óptica del inversor. De la misma forma el mantenimiento de los servicios públicos que garantizan cierto nivel de equidad paraliza el crecimiento del PIB al tiempo que su desmantelamiento dinamiza a las bolsas y mercados. Hasta el 2011 el monstruo se presentaba ante nuestros ojos transformado en un bello príncipe pero ahora su manto empezó a caer mostrándose, poco a poco, ante el mundo como lo que realmente es. Ya lo conocemos. Comenzamos por fin a mirarlo fente a frente, sin máscaras ni deslumbrantes ropajes. Ahora toca vencerlo y, sin duda, estamos dando pasos para ello.

P.D. Lamentamos escribir de manera tan reiterada la misma entrada desde hace cierto tiempo pero, desgraciadamente, creemos que sigue siendo necesaria.

Para saber más: 23 verdades incómodas sobre EI, por Nazanim Armaniam

Entradas relacionadas:

Bandar Bin Sultan, ¿Patrón del terrorismo mundial?

Deuda, Paro, Terrorismo, armas privilegiadas de dominación masiva

abril 20, 2013

Terrorismo al servicio del poder

Dzhokhar A. Tsarnaev. El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

El peligroso terrorista capaz de paralizar el funcionamiento de EEUU durante horas

Una vez más lo han vuelto a hacer, en este caso en Boston. Los planificadores ya tienen escrito el guión que irá siendo desplegado y representado por escenas en el gran teatro del mundo. Los focos, el escenario, la producción, la retransmisión y el impacto emocional sobre el espectador están bien estudiados. Todas las luces girarán al tiempo y de forma brusca contra el monstruo yihadista, el nuevo enemigo indispensable que tenía que ser construído tras la caida del peligro comunista que venía del Este. Los enemigos son extremadamente útiles al poder: Anulan la capacidad crítica de las personas que deben ser conducidas por el guía, facilitan extraordinariamente el control social de las masas, engrasan convenientemente los diseños geopolíticos que estaban ya preparados para ser implementados y, sobre todo, generan unas fastuosas posibilidades de negocio a las mortíferas industrias privadas del armamento y del crédito. Un buen y oportuno evento terrorista siempre es un inmenso regalo para el poder realmente existente. ¿A quién va a beneficiar el despliegue político-emocional de este nuevo show?. En primer lugar a todos los que fabrican o comercializan cualquier tipo de armamento, desde una pistola hasta un misil teledirigido. En segundo lugar a los que crean los créditos para que todo esos pedidos puedan generarse, a los que se alimentan de la maquinaria de la deuda que siempre, invariablemente, se cargará a las espaldas del aturdido ciudadan@ que sostiene el sistema con sus impuestos. Las compras militares siempre se apuntan al capítulo de la deuda pública que, como ya sabemos, es una bendición para los bancos privados. En tercer lugar se convertirá en un regalo hecho desde el otro lado del Atlántico para Vladimir Putin, regalo que le ayudará a consolidar aún más su poder y legitimidad en Rusia al disponer de un nuevo respaldo para la implementación de su propia agenda represiva en el interior del país. Quizás Putin sepa agradecer el gesto en forma de una nueva visión de su papel en el conflicto sirio y en su apoyo al enfoque anglo-saudí del asunto. Mientras todo esto sucede las preguntas sobre el monstruo islamista siguen en el aire:

1. ¿Quién financia y alimenta el engorde ideológico del yihadismo-salafismo en todo el mundo, soporte espiritual indispensable del terrorismo, si no nuestros fieles tiranos aliados del Golfo Pérsico, en Arabia Saudí, Bahréin, Qatar o Emiratos?. Esta inquebrantable alianza… ¿no convierte a los gobiernos de Norteamérica, Israel y la UE en cómplices del yihadismo?

2. ¿Por qué se permitió a los aviones comerciales que se estrellaron contra edificios civiles o militares el 11-S sobrevolar  tranquilamente el espacio aéreo estadounidense durante 50 minutos tras el impacto del primer avión, sin que los cazas salieran a interceptarlos?

3. ¿Por qué jamas pudieron recuperarse entre los escombros de las torres gemelas las dos cajas negras de los aviones estrellados mientras sí fue posible recuperar datos grabados en ordenadores que estaban en los rascacielos o incluso pasaportes de los supuestos secuestradores?

4. ¿Por qué se permitió la salida del país de numeroso personal saudí, muchos de ellos familiares directos de Bin Laden, vinculados con lucrativos negocios petroleros o armamentísticos, días después de los atentados, para que pudieran regresar en primera clase a Arabia Saudí?.

5. ¿Por qué el gobierno de Pakistán, aliado fiel del gobierno de EEUU, transfirió grandes cantidades de dinero al jefe saudí de los secuestradores, Mohammed Atta, en los meses anteriores a producirse los ataques?.

Estas y otras muchas preguntas están pendientes de resolver. Mientras tanto permítasenos dudar de la autenticidad de cualquier show mediático-terrorista venga de donde venga.

mayo 29, 2012

Engordando al monstruo salafista

La estrategia de engordar al monstruo salafista cercena el ansia de liberación de millones de personas en África y Medio Oriente

El wahabismo/salafismo es la tendencia más retroǵrada, asesina y radical de todas las posibles dentro del Islám. Se trata de una peligrosa secta fanática y filoterrorista, con abundante apoyo político y financiero procedente de Arabia Saudí y otras dictaduras del Golfo, que aún en nuestros días no dudan en decapitar mujeres acusadas de brujería. Esta corriente era muy minoritaria en el mundo musulmán hasta 1938, fecha en la que se descubren y comienzan a explotarse los fastuosos yacimientos petroleros de la península arábiga. Es un movimiento expansionista, con vocación imperialista, y es precisamente este cártel del fundamentalismo religioso más funesto el que está tomando el poder en Libia y el que pretende tomarlo en Siria, con el apoyo de la OTAN. Los intereses por el control de los recursos naturales están creando una alianza cada vez más abierta entre Al-Qaeda (patrocinada por saudíes y otras tiranías aliadas) y gobiernos occidentales. La ceguera capitalista está alimentando al monstruo con el único objetivo de salvaguardar los privilegios económicos de ciertas élites frente a los más elementales derechos a la vida, a la libertad y a la libre práctica religiosa de cientos de millones de seres humanos en África y todo el Medio Oriente. También es necesario tener presene que el shiísmo es una obsesión secular del wahabismo, y que sus fieles son considerados como herejes dignos de ser exterminados. De ahí los continuos atentados terroristas de corte yihadista-salafista contra comunidades chítas en múltiples países. De ahí el porqué de toda la brutal presión internacioal contra Irán y contra sus aliados tradicionales, como puede ser el caso de Siria o de ciertos grupos libaneses. Las minorías shíies en diveros países de la zona están incluso temiendo un nuevo holocausto contra ellas, de parecida manera a lo experimentado por comunidades judías en la Europa Central durante la Segunda Guerra Mundial. Es interesante al respecto este artículo publicado en el New York Times.

El error de los gobiernos occidentales está siendo descomunal ya que se está apostando por engordar y alimentar abiertamente al monstruo salafista, por puros intereses monetarios y coloniales en el corto plazo. El capitalismo euronorteamericano está despreciando profundamente los ideales de democracia y libertad, apostando por un movimiento fascioterrorista y totalitario, con el cálculo perverso de que estarán más capacitados para garantizar sus intereses coloniales en esa estratégica zona del planeta, aún a costa de aplastar los derechos de sus habitantes. Un error similar, salvando las distancias históricas, fue cometido con el Nazismo, cuando fue tolerado y alimentado por Gran Bretaña y Francia en sus inicios, debido a su clara vocación antisindical y anticomunista. La expansión del salafismo constituye además un gravísimo riesgo para la existencia y la seguridad de las antiguas comunidades cristianas asentadas en Siria, Egipto, Líbano y otros lugares de Oriente Medio desde tiempos inmemoriales, tal como han declarado en entrevistas recientes el Arzobispo de Alepo en Siria, Monseñor Jeanbart o el patriarca Melquita Gregorio III, desde Antioquía (1). Paradójicamene son grupos ultraortodoxos cristianos los que más están peleando para que se difundan los puntos de vista de estos religiosos, ante el silencio cómplice, estúpido e incomprensible de la mayor parte de medios periodísticos occidentales.

Para saber mucho más sobre ese engendro inmensamente criminal llamado “Arabia Saudí” no dudes en visitar este magnífico y completo artículo: Saudi Aramco: La discreta tiranía global , del blog La Pizarra de Yuri. También se recomienda la entrada  Salafismo, imperialismo, terrorismo, historia de una relación y su continuación para entender los entresijos históricos del ascenso del salafismo y de su pacto de sangre para salvaguardar los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y el armamento en la región. El cinismo decrépito de eso que llaman “Occidente” no tiene límites.

________________

(1). Esta bitácora, alterglobalizacion, no comparte en absoluto los puntos de vista generales expresados en la web religionenlibertad.com, citada en esta entrada. Sin embargo hemos considerado muy relevante la información contenida en esas dos entrevistas, publicadas por ellos. Sentimos no haber sido capaces de encontrar dichas entrevistas en otras fuentes originales.

A %d blogueros les gusta esto: