Posts tagged ‘shiismo’

junio 18, 2014

Iraq y Siria: El terrorismo somos nosotros

En el año 2001 una “coalición internacional” decide de manera completamente gratuita lanzar toneladas de bombas sobre Afganistán castigando a su asustada población por crímenes cometidos y financiados por saudíes en EEUU. El terrorismo salvaje de los jeques amigos no ha dejado de crecer desde entonces gracias a la inestimable colaboración de gobiernos y grandes corporaciones europeas y estadounidenses. Hace ya algún tiempo comentamos esta atrocidad en una entrada titulada “Engordando al monstruo salafista“. En la actualidad estos ejércitos terroristas y sanguinarios protagonizan con total desparpajo un genocidio programado entre poblaciones indefensas de civiles (la mayoría de ellas chíies) en Siria e Iraq. Esa es la gran contribución a la “libertad” de nuestras “grandes democracias”, monarquías y megacorporaciones que mantienen acuerdos privilegiados con esos monstruos totalitarios del Golfo Pérsico. La limpieza étnica y el terror son las principales cartas de presentación de nuestros aliados yihadistas del ISIS en estas desgraciadas regiones del planeta. Pero… ¿Quién es el ISIS (Estado Islámico de Iraq y Siria), de donde sale, cómo se financia?. En el artículo “Hacia Bagdag” de Mike Whitney, traducido al castellano por la revista digital “SinPermiso” podemos leer:

“Después del ataque grotesco de los talibanes y Osama Bin Laden y de 15 de los 19 asesinos suicidas del 9/11, entren y vean cual es la última contribución monstruosa de Arabia Saudita a la historia del mundo: el califato islamista sunita de Irak y el Levante, conquistadores de Mosul y Tikrit – y Raqqa en Siria – y, posiblemente, de Bagdad. Desde Alepo, en el norte de Siria, casi hasta la frontera irano-iraquí, los yihadistas de ISIS y diversos otros grupúsculos pagados por los wahabíes saudíes – y por oligarcas kuwaitíes – controlan miles de kilómetros cuadrados …Con Obama, Arabia Saudita seguirá siendo tratada como un amigo “moderado” en el mundo árabe, a pesar de que su familia real comparte las convicciones wahabíes de los islamistas sunnitas en Siria e Irak – y a pesar de que millones de sus dólares arman a esos mismos combatientes. El poder de los Saudis alimenta al monstruo en los desiertos de Siria e Irak y al mismo tiempo adula a las potencias occidentales que lo protegen”  (“Otra monstruosa contribución de Arabia Saudí” – “Iraq crisis: Sunni caliphate has been bankrolled by Saudi Arabia“).

El periodista británico Robert Fisk no es el único en echarle la culpa al gobierno saudí. También esta noticia, tomada de un original de de Al-Thawra refuerza la misma idea:

“El terrorismo se extiende delante de los ojos del mundo occidental … detrás de el está la mano de Arabia Saudita, que proporciona dinero y armas … En los sucesos en Irak y la escalada de la campaña terrorista, ningún país occidental desconoce el papel que juega Arabia Saudí apoyando al terrorismo y financiando y armando a los diferentes frentes y batallas, tanto dentro como fuera de Irak y Siria. La aparición de estas organizaciones no es el resultado de un vacío, sino de una ayuda bastante larga y evidente al terrorismo … que el Golfo ha dedicado sus recursos financieros a expandir. Este apoyo fue llevado a cabo con el conocimiento occidental y en la mayoría de los casos con órdenes claras y explícitas .”

familia_real_española_cena_arabia_saudi

El mantenimiento permanente de la guerra y la destrucción de vidas humanas parece ser nuestro único programa de acción para esa zona del planeta, al igual que en otras muchas. Estamos ante una doctrina que continuamente convierte a los enemigos en nuestros aliados en un siniestro viaje de ida y vuelta, haciendo realidad las peores pesadillas orwelianas. No queremos ganadores, no queremos perdedores, solo queremos guerras. La guerra nos va bien. Los militares mubaraquistas, a los que el pueblo egipcio consiguió derrocar de forma titánica hace unos años, son ahora los nuevos amos, puestos otra vez por nosotros. Los militares iraquíes baazistas a los que quitamos el poder hace años son de nuevo promocionados a los puestos de mando. La terrible organización criminal Al-Qaeda es la principal valedora de nuestros intereses en la zona, nuestra “fuerza de intervención rápida” en Libia, Yemen, Iraq, Siria u otros lugares. Es imprescindible crear enemigos para luego escenificar la lucha contra ellos en un macabro bucle que no tiene fin para mayor gloria de los grandes lobbys empresariales de la destrucción masiva.

Incluso perder militarmente guerras lejanas, en las que otros ponen los muertos mientras nosotros ponemos las armas, nos va bien, todo con tal de que la maquinaria de la industria militar siga recibiendo pedidos. Nada como la guerra para aumentar el PIB. Nada como la deuda para someter y controlar a los contribuyentes. Nada como la amenaza terrorista para imponer el silencio y la auto-represión en la población autóctona de las metrópolis y en los propios electores.

mayo 29, 2012

Engordando al monstruo salafista

La estrategia de engordar al monstruo salafista cercena el ansia de liberación de millones de personas en África y Medio Oriente

El wahabismo/salafismo es la tendencia más retroǵrada, asesina y radical de todas las posibles dentro del Islám. Se trata de una peligrosa secta fanática y filoterrorista, con abundante apoyo político y financiero procedente de Arabia Saudí y otras dictaduras del Golfo, que aún en nuestros días no dudan en decapitar mujeres acusadas de brujería. Esta corriente era muy minoritaria en el mundo musulmán hasta 1938, fecha en la que se descubren y comienzan a explotarse los fastuosos yacimientos petroleros de la península arábiga. Es un movimiento expansionista, con vocación imperialista, y es precisamente este cártel del fundamentalismo religioso más funesto el que está tomando el poder en Libia y el que pretende tomarlo en Siria, con el apoyo de la OTAN. Los intereses por el control de los recursos naturales están creando una alianza cada vez más abierta entre Al-Qaeda (patrocinada por saudíes y otras tiranías aliadas) y gobiernos occidentales. La ceguera capitalista está alimentando al monstruo con el único objetivo de salvaguardar los privilegios económicos de ciertas élites frente a los más elementales derechos a la vida, a la libertad y a la libre práctica religiosa de cientos de millones de seres humanos en África y todo el Medio Oriente. También es necesario tener presene que el shiísmo es una obsesión secular del wahabismo, y que sus fieles son considerados como herejes dignos de ser exterminados. De ahí los continuos atentados terroristas de corte yihadista-salafista contra comunidades chítas en múltiples países. De ahí el porqué de toda la brutal presión internacioal contra Irán y contra sus aliados tradicionales, como puede ser el caso de Siria o de ciertos grupos libaneses. Las minorías shíies en diveros países de la zona están incluso temiendo un nuevo holocausto contra ellas, de parecida manera a lo experimentado por comunidades judías en la Europa Central durante la Segunda Guerra Mundial. Es interesante al respecto este artículo publicado en el New York Times.

El error de los gobiernos occidentales está siendo descomunal ya que se está apostando por engordar y alimentar abiertamente al monstruo salafista, por puros intereses monetarios y coloniales en el corto plazo. El capitalismo euronorteamericano está despreciando profundamente los ideales de democracia y libertad, apostando por un movimiento fascioterrorista y totalitario, con el cálculo perverso de que estarán más capacitados para garantizar sus intereses coloniales en esa estratégica zona del planeta, aún a costa de aplastar los derechos de sus habitantes. Un error similar, salvando las distancias históricas, fue cometido con el Nazismo, cuando fue tolerado y alimentado por Gran Bretaña y Francia en sus inicios, debido a su clara vocación antisindical y anticomunista. La expansión del salafismo constituye además un gravísimo riesgo para la existencia y la seguridad de las antiguas comunidades cristianas asentadas en Siria, Egipto, Líbano y otros lugares de Oriente Medio desde tiempos inmemoriales, tal como han declarado en entrevistas recientes el Arzobispo de Alepo en Siria, Monseñor Jeanbart o el patriarca Melquita Gregorio III, desde Antioquía (1). Paradójicamene son grupos ultraortodoxos cristianos los que más están peleando para que se difundan los puntos de vista de estos religiosos, ante el silencio cómplice, estúpido e incomprensible de la mayor parte de medios periodísticos occidentales.

Para saber mucho más sobre ese engendro inmensamente criminal llamado “Arabia Saudí” no dudes en visitar este magnífico y completo artículo: Saudi Aramco: La discreta tiranía global , del blog La Pizarra de Yuri. También se recomienda la entrada  Salafismo, imperialismo, terrorismo, historia de una relación y su continuación para entender los entresijos históricos del ascenso del salafismo y de su pacto de sangre para salvaguardar los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y el armamento en la región. El cinismo decrépito de eso que llaman “Occidente” no tiene límites.

________________

(1). Esta bitácora, alterglobalizacion, no comparte en absoluto los puntos de vista generales expresados en la web religionenlibertad.com, citada en esta entrada. Sin embargo hemos considerado muy relevante la información contenida en esas dos entrevistas, publicadas por ellos. Sentimos no haber sido capaces de encontrar dichas entrevistas en otras fuentes originales.

abril 20, 2012

GP F1 Bahrein o la complicidad de mercado con un régimen totalitario

La corrupta dictadura de Bahrein haría bien en preocuparse por las demandas de su pueblo, finalizar de inmediato las medidas represivas contra una población indefensa y entregar el poder. La violación de los derechos humanos es permanente en Bahrein, tal como atestiguan numerosas organizaciones internacionales independientes. También está acreditada la presencia de personal militar extranjero allí, principalmente procedente de Arabia Saudí y Emiratos Árabes, para apoyar al régimen totalitario reinante en el ataque contra los manifestantes pro-democráticos. Las tiranías se dan mutuo soporte ante la sonrisa cómplice de los mercados internacionales y los gobiernos a su servicio.

Desde el comienzo de 2011, el mundo musulmán ha sido testigo de levantamientos populares y revoluciones, similares a la ocurrida en Irán en 1979 contrá el Shá de Persia. Túnez, vio el derrocamiento de Zine El Abidine Ben Ali, en una revolución popular en Enero, que pronto fue seguida por otra revolución que derrocó a Hosni Mubarak en Egipto, en Febrero. Bahrein, Jordania, Marruecos, Kuwait, Libia, Arabia Saudita, Siria y Yemen han sido desde entonces escenario de protestas en contra de sus gobernantes totalitarios, que no han dudado en recurrir a la brutal represión de las manifestaciones para silenciar a sus críticos. La hipocresía y doble moral de los gobiernos de Europa y EEUU ha jugado a dos barajas, apoyando ténuemente a los activistas insurgentes, defensores de la libertad, y de manera sólida a los regímenes opresores totalitarios, según los intereses privados de élites empresariales y, en ningún caso, teniendo en consideración las justas aspiraciones democráticas de sus pueblos. Desgraciadamente el apoyo a los dictadores (a veces velado, a veces explícito) ha sido abrumadoramente mayoritario.

Bahrein ha sido uno de los países que ha experimentado mayores niveles de represión ante el silencio cómplice de los gobiernos euro-norteamericanos, plegados por completo a los intereses de corruptas élites financieras. Los manifestantes han estado llevando a cabo protestas pacíficas en Bahrein desde mediados de Febrero, para pedir el fin a más de 40 años de la criminal dinastía de los Al Khalifa, mientras las tropas del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) no han dudado en apoyar al terrorismo de Estado implementado por la casta dirigente.

La celebración de un gran premio de F1 en este contexto es un insulto a la lucha de un pueblo por romper las cadenas que les impone un régimen feudal.

Enlaces relacionados: MARYAM ALKHAWAJA: Mi padre se muere , Bahréin: El Grito en la Oscuridad

abril 5, 2012

Judíos y Shiíes hermanados en la Paz del Viernes Santo

La noche de hoy es muy importante en el calendario cristiano. Nada mejor que un mensaje de paz entre judíos y musulmanes en el Viernes Santo cristiano. Una vez más vuelve a demostrarse que la gente sencilla es capaz de convivir y no quiere la guerra, son las élites sembradoras de odio las únicas interesadas en generarlas. ¿Cómo si no puede explicarse que los judíos de Persia, orgullosos de su milenaria identidad iraní, no quieran irse a vivir a Israel ni aún a cambio de grandes cantidades de dinero?. Pruebas y más pruebas de que no hay guerras de religión sino guerras por petróleo, guerras por dinero, guerras por inconfesables ambiciones promovidas y orquestadas desde la ideología capitalista del egoísmo. Ciudadanos de Irán e Israel lo saben y por ellos están promoviendo a través de las redes sociales miles de pequeñas acciones individuales de apoyo recíproco y reconocimiento mutuo, con el objetivo de desactivar los misiles de odio y desconfianza lanzados desde el poder.

Parece que la iniciativa parte de un padre judío pacifista, Rony Edry, que escribió la siguiente carta en una red social:

“Para el pueblo iraní, a todos los padres, madres, hijos, hermanos y hermanas:

Para que haya una guerra entre nosotros, primero debemos tenernos miedo unos a otros. Debemos odiar. Yo no tengo miedo de ustedes. Yo no te odio. Yo no te conozco. Ningún iraní me dañó”.

Cuando a veces se ve “un iraní” en la televisión hablando de la guerra, escribió, “Estoy seguro de que no representa a todo el pueblo de Irán … Si ves a alguien en tu TV hablando sobre el bombardeo… puedes estar seguro de que no representa a todos los israelíes. A los que sienten lo mismo, os pido compartir este mensaje y ayudarnos a llegar al pueblo iraní”.

Los iraníes, por su parte, han respondido de forma entusiasta. Nos llegan también noticias de musulmanes de EEUU que no han dudado en ofrecer su mezquita a una comunidad judía para celebrar sus cultos hasta encontrar una Sinagoga. “Israelíes, no os odiamos, os amamos. Iraníes, nunca os bombardearemos, os amamos”. Nadie puede negar tajantemente que Cristo no los contempla hoy con aprobación camino del cielo.

marzo 24, 2011

¿Para cuándo la zona de exclusión aérea sobre Bahréin?

Hamad y JC Borbón, dos monarcas intercambiando confidencias sobre sus negocios

El rey Hamad de Bahréin es un tirano corrupto cuyo desprecio por los derechos humanos básicos fue subrayado por las acciones de sus fuerzas de seguridad al atacar un campamento de protesta en la plaza principal de la capital, asesinando a 5 manifestantes en un ataque avanzada la noche, e hiriendo a más de 200. Existen indicios de que por lo menos algunos de los atacantes eran saudíes. Bahréin, un pequeño reino isleño en el Golfo Pérsico, está conectado con Arabia Saudí por una carretera elevada.

En los últimos años, el gobierno se ha sometido a la presión estadounidense de que por lo menos presente una fachada de reforma “democrática”, pero los cambios que Hillary Clinton elogió en su visita a Bahréin hace algunos meses sólo fueron cosméticos: el parlamento elegido sigue siendo un organismo consultivo, la corrupción es general, y los ciudadanos no tienen nada que decir sobre cómo o quien los gobierna. Por cierto, parece que la tan pregonada “reforma” supuestamente emprendida en el país a pedido de Washington no es más que una fachada para la manipulación política y el hurto a alto nivel. En Bahréin la tortura de disidentes políticos es rutinaria.
“Lo vi con mis propios ojos. El policía le disparó en la cabeza y no dejó que le recogieran hasta que estuvo

Los dictadores del golfo sienten fascinación por las voladuras controladas. En este caso el símbolo de la libertad para los manifestantes pacifistas shiíes

muerto”, asegura Ali Ashur, recordando el desalojo del campamento de la plaza de la Perla en la madrugada del jueves. Es solo uno de los numerosos testimonios sobre los excesos cometidos por las fuerzas de seguridad en Manama. La mayoría los atribuye al origen extranjero de muchos de sus miembros. “Son mercenarios”, repiten una y otra vez.

“A diferencia del resto del mundo, los miembros de nuestras fuerzas de seguridad vienen de otros países a atacarnos”, apunta Said Ali, un joven de 16 años que ha acudido con su madre a la sentada del hospital Salmaniyah. Varios jóvenes se unen a la conversación y mencionan Pakistán, Siria, Jordania y Yemen como los lugares de origen de esos policías y soldados. Algunos de los que vinieron a sacarnos de la plaza el otro día hablaban pastún entre ellos”, señala por su parte Isa, un jubilado de 65 años, en referencia a uno de los idiomas de Pakistán. “Y les dan la nacionalidad y casas, mientras nosotros tenemos enormes dificultades para acceder a una vivienda y muchos parados”, concurre Ashur, que tiene 31 años y trabaja para una empresa de seguridad. De ahí, explican, que los uniformados se sientan más leales a la familia real que al país y no duden en disparar contra los ciudadanos a diferencia de lo que ha ocurrido en Túnez y Egipto.

Fuente 1: El Rey Hamad, el Mubarak del golfo

Fuente 2: La responsabilidad del Rey Hamad

febrero 18, 2011

Bahréin y el pánico de los dictadores al Islám shií

El shiísmo, una fuerza minoritaria históricamente rebelde e indomable

El 6 de Marzo de 2009 el régimen de Marruecos, liderado por su caudillo Mohamed VI, decidió romper relaciones diplomáticas con Irán. La razón principal para esta ruptura fue que el gobierno iraní criticó al Rey de Bahréin, un monarca afín, amigo y aliado del marroquí, que al igual que él somete y controla a sus ciudadanos mediante un aparato de seguridad dirigido por su familia. Sencillamente eso fue considerado inaceptable. Irán no cuestionaba la soberanía de Bahréin pero si ponía en entredicho implícitamente la legitimidad de los Al-Khalifa para gobernar sobre la base de políticas que excluyen la participación de una mayoría de sus ciudadanos. La larga mano de la familia Saud, una de las más sanguinarias e intolerantes dictaduras del planeta, se adivina tras las masacres contra los pacíficos manifestantes de Baheréin.

Pero… ¿De dónde procede el pavor de las monarquías saudita, alauita y de otros totalitarismos árabes ante los musulmanes shiíes?. La respuesta está en la historia moderna y antigua del Islám. Fue la Revolución de Irán de 1979 la que depuso a otro autócrata como ellos, el Shah Reza Pahlavi, proclamando la República. Por lo tanto se percibe que los musulmanes shiíes (siempre confundidos con iraníes), tienen una tendencia inherente a derrocar “el orden establecido”.

El shiismo antiimperialista desafía los tópicos eurocéntricos

La historia del shíismo, esa confesión minoritaria y ya casi mítica debido a su capacidad para sobreponerse ante ataques brutales de fuerzas superiores en número y recursos, está ciertamente repleta de actos de desafío contra califas percibidos como injustos. Una vez más, y haciendo honor a su fama rebelde y su fortaleza indomable, l@s ciudadan@s shiíes en Bahréin y Yemen dejan su sangre en las calles para denunciar la tiranía de sus corruptos dirigentes. Y lo más remarcable es que, con su sacrificio, se ganan la admiración de decenas de millones de musulmanes en todo el mundo, incluyendo ya a los propios trabajadores suníes que se están sumando a la corriente rebelde en Bahréin. Salvando las distancias y peculiaridades de cada país puede decirse que algo parecido sucede en Egipto, con la unión entre cristianos, islamistas y agnósticos reclamando Justicia y Libertad. Una vez más vuelve a evidenciarse que las guerras entre religiones o confesiones religiosas nunca parten de la gente del pueblo, creyentes sencillos y pacíficos, sino que más bien están prefabricadas por las élites económicas y cleptocráticas que promocionan a los dictadores del mundo.

La guerra de Israel contra Gaza, y la complicidad en ella de los monarcas y dictadores respaldados por EEUU en el mundo árabe (Egipto, Jordania, Marruecos, Arabia Saudí, Bahréin, Kuwait…), sacaron a la luz la profunda y tenebrosa brecha entre ellos y los pueblos que gobiernan. Pero las acciones represivas son características de una autoridad que se espanta ante su propia ilegitimidad. Al tomar medidas tan desesperadas como la agresión brutal contra compatriotas pacíficos esos dirigentes certifican su inexorable decadencia política.

Por qué Marruecos rompió relaciones con Irán

enero 20, 2011

Israel tiene miedo a un mundo árabe democrático

Vice Primer Ministro del estado sionista

“La caída del régimen tunecino dirigido por Zine El Abidine Ben Ali puede tener graves repercusiones”, declaró el vice-primer ministro israelí Silvan Shalom durante una entrevista para la radio israelí. Shalom, que procede de una familia de inmigrantes tunecinos, precisó:

Temo que actualmente nos encontremos en el mundo árabe ante una fase nueva y muy crítica. Si cae el actual régimen tunecino, esto no afectará de manera significativa a la seguridad actual de Israel… Pero, con todo, podemos suponer que estos acontecimientos crearán un precedente que podría repetirse en otros países y que podría afectar directamente a la estabilidad de nuestro sistema”.

Shalom añadió que “si los regímenes vecinos al estado de Israel se sustituyeran por sistemas democráticos, la seguridad nacional israelí podría ser amenazada de manera significativa, porque estos nuevos sistemas democráticos van a defender o a adoptar unos programas que son intrínsecamente opuestos a la seguridad nacional israelí”.

Shalom indicó que Israel y la mayoría de los regímenes árabes tienen un interés común en la lucha contra lo que él llama el “fundamentalismo islámico” y sus organizaciones “radicales” que amenazan a Israel.

Esta amenaza, prosigue, es lo que motiva que sea esencial la coordinación directa e indirecta en el dominio de la información y de la seguridad entre Israel y los regímenes árabes.

Shalom subrayó que “un mundo árabe democrático pondría fin a esta sumisión, porque un sistema democrático estaría gobernado por una opinión pública generalmente opuesta a Israel”

Las declaraciones tanto de Silvan Shalom como de las personas que hemos citado antes demuestran, si es que fuera necesario, que su “democracia”, supuestamente amenazada por el “el islamismo”, participa en la opresión de pueblos enteros por medio de su apoyo a regímenes despóticos.

Fuente original:

http://english.ahram.org.eg/News/3926.aspx

¿Temerán también las autoridades israelíes un entendimiento cooperativo entre musulmanes suníes y shiíes? , ¿Tendrán los servicios secretos sionistas alguna relación con las matanzas de shiíes en Iraq, Yemen, Pakistán o Irán?, ¿Para quien trabaja y quien financia a ese supuesto grupo extremista suní llamado Al-Queda?, ¿Será este miedo israelí, a unas futuras democracias musulmanas, compartido por la monarquía de Arabia Saudí, el estado más totalitario del mundo y socio de Israel, cuyas donaciones directas son el principal sustento de ese grupo terrorista supuestamente suní  llamado Al-Queda?.  Todas estas preguntas tendrán su adecuada respuesta en un mundo donde los secretos son cada vez más difíciles de guardar.

noviembre 1, 2010

BuildingWhat.org, Yemen y el misterio de Al-Qaeda

Parece ser que este anuncio de 30 segundos, centrado en la misteriosa caída del Edificio 7 y en el escaso conocimiento que la opinión pública internacional tiene sobre este hecho, se emitirá desde el 2 al 10 de noviembre en 13 medios de comunicación estadounidenses. Se calcula que será visto por 900.000 espectadores, según nos cuenta el blog dictaduraglobal… si no es secuestrado antes.

Al mismo tiempo comprobamos como una vez más Al-Qaeda (ahora mediante unos oscuros envíos desde Yemen con destino Chicago) sigue haciendo el trabajo perfecto de propaganda necesario para justificar actuaciones militares colonialistas, ventas de armas y sistemas de seguridad, torturas de activistas políticos antiimperialistas, guerras “preventivas” para expropiar recusos naturales a países indefensos, neutralización de movimientos nacionales de liberación en países árabes y demás operaciones de márketing islamófobo al servicio del fasciocapitalismo. Como siempre aparecen en el sitio y momentos justos para servir de ayuda a los grandes intereses económicos, políticos y mediáticos de enormes lobbys de poder radicados en Israel, EEUU y Arabia Saudí. Esta misteriosa red también hoy mismo habría “protagonizado” una masacre contra cristianos en Iraq, dando argumentos a los que quieren lanzar la ansiada y antiislámica “guerra de civilizaciones”.

Nadie nos cuenta, sin embargo, de donde salen las inmensas cantidades de dinero necesarias para financiar  una red terrorista-militar lista para actuar desde Marruecos hasta Indonesia, pasando por Europa, en cuestión de minutos. Nadie nos cuenta por qué los agentes secretos de los servicios de espionaje de Arabia Saudí y los terroristas de Al-Qaeda son las mismas personas, en un alucinante ejercicio de permanente desdoblamiento de personalidad. Imposible determinar cuando trabajan para el estado saudí (principal aliado de EEUU en la región) y cuando trabajan para la red terrorista más peligrosa del mundo. ¿Será porque son la misma cosa?. La burla es tan evidente que casi repugna a la inteligencia. No es de extrañar que Arabia Saudí pueda predecir milimétricamente los movimiento de Al-Qaeda. Ahora el dedo acusador a la población yemení, un rival tradicional odiado por los saudíes, un pueblo que dijo no al castigo colectivo contra la población iraquí en la guerra del golfo, un país con un fuerte sentimiento de insumisión contra el poder imperialista y con una potente tradición izquierdista en el sur, un país con un altísimo 42% de musulmanes shiíes, muy críticos contra la manera totalitaria de entender el Islám de los monarcas déspotas y dictatoriales suníes que controlan la península arábiga…

Alguien ya debería explicarnos  cual es el nombre correcto de esta red terrorista ¿Al-Qaeda, Al-Mossad, Al-CIA, Al-Saud o Al-MossCiaSaud?. Queremos saber.

Entradas relacionadas:

La teoría de la conspiración

septiembre 5, 2010

Terrorismo contra los shiíes: ¿Quién lo promueve?, ¿Con qué dinero?

¿Quién financia el terrorismo contra los shiíes?

Un mes sí y otro también las noticias sobre masacres terroristas cometidas contra  ciudadanos shiíes en todo el mundo se suceden. La última en Pakistán, cuando un grupo de 2.500 shiíes se manifestaban (oh, casualidad!) a favor de una Palestina libre de la ocupación sionista. Todos los indicios parecen apuntar contra grupos wahabistas directamente financiados por EEUU e Israel, a través de Arabia Saudí y los propios servicios secretos afganos, iraquíes y paquistaníes al servicio del Imperio. El terrorismo sionista y estadounidense es, con diferencia, la causa fundamental de crimen salvaje en las zonas más calientes del Planeta. Sigue siendo imprescindible leer a Chomsky para entender quienes son los principales agentes del terrorismo en nuestro mundo de hoy. No es difícil comprender que Irán y el shiísmo son una fuerza anti-imperialista que día a día se va cargando de legitimidad ante gran parte de la opinión pública de los países empobrecidos de África, Asia y América. Es por ello que los shiíes desarmados, en cualquier rincón del mundo, deben ser objetivo preferente de los ataques terroristas ejemplarizantes promovidos por la CIA y el Mossad. Los ciudadanos pobres de las naciones más explotadas por la dominación colonial deben grabar en su mente que libertad, soberanía e independencia frente a la dictadura yanki-sionista son lujos extremadamente caros y peligrosos.

abril 1, 2010

Shiismo y Cristianismo: Espiritualidades hermanadas

Cristianismo y Shiísmo, dos místicas hermanadas con profundas coincidencias

En estos días del año el Cristianismo celebra sus momentos grandes. Se conmemora la pasión, muerte y resurrección de su figura central, el palestino Jesús de Nazaret. Las procesiones que recorren las calles de medio mundo nos recuerdan una serie de acontecimientos que hunden sus raíces en tiempos remotos y que no pueden ocultar lazos de sorprendente parentesco con otras religiosiades aparentemente distantes como el shiismo islámico.

* Shiismo y cristianismo comparten una mística del martirio, en un caso encarnado directamente por Alí, Hoseyn y el resto de los Imames y en el segundo por Jesús y sus apóstoles. Todos ellos son violentamente asesinados por un poder material despótico que, paradójicamente, es derrotado. La resurrección y la vida terminan imponiéndose a la muerte y a la arbitrariedad humana. El sacrificio y la lucha espiritual se convierten en ambos casos en una fuente de redención y salvación.

* Cristianismo y shiismo comparten el culto a una figura femenina maternal que encarna los valores de amor infinito y desinteresado hacia sus hijos e hijas, fraguando una comunidad de hermanos, con vínculos firmes a través de una sagrada familia universal. En el primer caso estamos ante la Virgen María, en el segundo ante Fátima, hija del Profeta.

* Cristianismo y shiismo sufren persecusión y deben resistir los envites del poder totalitario que pretende aniquilarlos. Los cristianos deben recurrir a las catacumbas (en un sentido tanto literal como simbólico) en ciertos momentos y lugares de la Historia. Los shiítas recurren a la ocultación para sobrevivir en un mundo marcado por una feroz hostilidad hacia ellos.

* Shiismo y cristianismo se alimentan originariamente de la sed de Justicia frente a un poder externo opresor, como motor teológico, en búsqueda incesante de un Reino fraterno de paz e igualdad entre los hombres.

* Ambas religiosidades tienen sus peregrinaciones, sus capillas sagradas, sus imágenes, sus mediadores, su teología de la liberación… y por supuesto sus propias élites traidoras, que intentan secuestrar y manipular el sentimiento místico profundo, arraigado en el corazón humano, canalizándolo en privilegio para sus propios intereses de clase.

marzo 6, 2010

Religión

La ética subyacente al mensaje unitario de las distintas religiones es radicalmente incompatible con el capitalismo

Denostado concepto, objeto de las iras de gran parte de la izquierda europea tradicional, manantial de fuerza y esperanza para gran parte de la moderna izquierda americana, refugio prostituido por y para las derechas neoliberales, reservorio de cultura popular, incomprendida, odiada, siempre objeto de deseo para las élites capitalistas como fuente inagotable de telúrica y humana energía.

Nuestra idea de “Religión” engarza más con la tradición americana que con la europea. Para nosotros las religiones son uno de los caudales culturales más preciados de la humanidad y una fuente de sabiduría. Contienen principios éticos fundamentales a favor de la paz, justicia, igualdad y defensa de la naturaleza. Proponen modelos de ser y estar en el mundo radicalmente incompatibles con la ideología del egoísmo que las élites económicas pretenden imponer mediante la “doctrina del shock“.

Sin embargo es innegable que esta fuerza también ha sido instrumentalizada por el poder en numerosas ocasiones como vector de fanatismo e intolerancia y como coartada ideológica para desencadenar violencia represiva y guerras coloniales, robo, saqueo, expolio, exterminio.

Puede ser, por tanto, opio del pueblo, pero también puede ser el espíritu de un mundo sin espíritu, puede ser una cárcel para el pensamiento, pero también puede ser un torrente de fuerza liberadora, puede ser fasciocapitalisa, pero también puede ser socialista y libertaria. Todo depende de que esa fuerza fluya libre y rebelde o sea domesticada por el capital para sus propios fines.

Ejemplos concretos de esta visión revolucionaria, positiva y no servil de la religión fue el levantamiento democrático promovido por el Islám shií, que doblegó heroicamente a la dictadura del Sha de Irán tutelada por la CIA, a finales de los 70 o la rebelión popular impulsada por la teología de la liberación cristiana contra las tiranías americanas del Cono Sur a sueldo del imperio en décadas recientes. Grandes victorias políticas contra la teocracia del dinero en los últimos 40 años han contado con la inestimable colaboración de esta indomable sensibilidad de raíz anarco-religiosa, en una lucha emancipadora que se prolonga hasta nuestros días y que se proyecta hacia el futuro, dando frutos libres y soberanos por todo el orbe.

enero 26, 2010

¿Por qué el capitalismo odia tanto a Irán?

¿Cómo la revolución iraní resiste a todas las agresiones exteriores (guerra impuesta contra Iraq promovida por gobiernos del “mundo desarrollado”, bloqueo comercial, ataques terroristas, campañas mediáticas destructoras, amenazas constantes desde Israel, revoluciones de “colorines” teledirigidas por la CIA…) desde hace más de 30 años?

La respuesta se encuentra en el “shiismo rojo” y en su política económica y social. Desde comienzo de los años setenta, Irán produjo una generación de intelectuales radicales que no sólo eran revolucionarios en su política –deseaban reemplazar la monarquía por una república– sino también en sus planteamientos económicos y sociales. Deseaban transformar tanto la raíz como las ramificaciones del sistema de clases. El pionero fue un joven intelectual llamado Ali Shariati, quien no vivió lo suficiente para ver la revolución, pero cuyas enseñanzas alimentaron el movimiento revolucionario. Inspirado por los argelinos, el Che Guevara y Ho Chi Minh, Shariati dedicó su corta vida a reinterpretar el shi‘ísmo como una ideología revolucionaria y a sintetizarlo con el marxismo. Produjo lo que podría llamarse una versión shi‘í de la teología católica de la liberación. Sus enseñanzas no sólo tocaron la fibra sensible de los estudiantes de instituto y los universitarios, sino también la de los seminaristas más jóvenes. Estos teólogos en ciernes podían aceptar fácilmente las enseñanzas de Shariati. Un estudiante de teología llegó a describir al Imam Husain como un antiguo Che Guevara y a Karbala’ como Sierra Maestra. La mayoría de quienes organizaron las manifestaciones y los enfrentamientos en las calles y los bazares durante los turbulentos meses de 1978 eran estudiantes de instituto y universitarios inspirados en su mayoría por Shariati. Sus frases de moda –que tenían más en común con los movimientos anti-coloniales que con el shi‘ísmo tradicional– formaron parte, a veces a través de Jomeini, de los eslóganes y las pancartas exhibidos a lo largo de toda la revolución. Algunos de los más típicos fueron:

¡Nuestro enemigo es el imperialismo, el capitalismo y el feudalismo! ¡El Islam pertenece a los oprimidos, no a los opresores! ¡Oprimidos del mundo, unios! ¡El Islam no es el opio del pueblo! ¡El Islam lucha por la igualdad y la justicia social! ¡El Islam representa a los proletarios, no a quienes viven en palacios! ¡El Islam eliminará las diferencias de clase! ¡El Islam proviene de las masas, no de los ricos! ¡El Islam mejorará la situación de los desposeídos! ¡Luchamos por el Islam, no por el capitalismo ni el feudalismo! ¡El Islam liberará al hambriento de las garras de los ricos! ¡El pobre luchó con el Profeta, el rico luchó contra él! ¡El pobre muere por la revolución, el rico conspira contra ella! ¡Independencia, libertad, república islámica! ¡Libertad, igualdad, república islámica!
Este movimiento popular no sólo ayuda a explicar el éxito de la revolución, sino también la longevidad de la República Islámica. La Constitución de la República, con 175 cláusulas, transformó estas aspiraciones generales en promesas específicas que quedaron registradas por escrito. Prometió eliminar la pobreza, el analfabetismo, la infravivienda y el desempleo. También se comprometió a ofrecer a la población educación gratuita, acceso a la atención médica, viviendas decentes, pensiones de jubilación y de invalidez, y seguro por desempleo. La constitución declara que “el gobierno tiene la obligación legal de proporcionar los servicios mencionados a todos los individuos del país.” En resumen, la República Islámica prometió crear un Estado del bienestar en toda la extensión de la palabra, en el sentido europeo del término, no en el sentido despectivo empleado por los americanos. Con todas sus luces y sus sombras, al igual que puede decirse de Cuba o Venezuela salvando todas las distancias, muchos de estos objetivos han sido conseguidos. Estos países son un “mal ejemplo” para otras naciones oprimidas y es por ello que deben ser combatidos por todos los medios posibles al servicio del capital. Occidente los convertirá mediáticamente en el “régimen castrista”, el “régimen chavista” o el “régimen teocrático de los ayatolás”. Simplemente es el castigo de “la mano invisible” por su anti-imperialismo, perpetrado por esos mismos medios de desinformación que usan términos amistosos como el “reino de Marruecos” o “las monarquías del golfo” cuando se trata de calificar al totalitarismo sumiso a los intereses del capital.

http://shiandalus.blogspot.com/2010/01/por-que-ha-sobrevivido-la-republica.html

A %d blogueros les gusta esto: