Posts tagged ‘transgenicos’

agosto 9, 2012

Lo que no te cuentan sobre Siria

El pueblo, como siempre, el único perdedor en las guerras promovidas por los imperios económicos para ampliar sus mercados y en el despliegue de los diferentes terrorismos de estado a su servicio

Las claves para entender qué está pasando en Siria son diversas. Su emplazamiento geo-económico y el potencial consumo de su pueblo en mercancías provenientes de los países occidentales no es la menor de ellas. Un objetivo fundamental pero nunca abiertamente declarado será establecer el “libre mercado”; la entrada del capitalismo por la puerta grande en una región, Oriente-Medio, cuya población, cercana a las 200 millones de personas, es un codiciado consumidor. ¿Cómo es esto? Veamos solo un ejemplo:

En los primeros meses de la ocupación de EE.UU en Irak, y mientras la atención mediática se centraba en la cuestión de la democratización del mundo árabe, el estadounidense L. Paul Bremer III, máxima “Autoridad Provisional de la Coalición” (CPA), decretó 100 órdenes que regirían como leyes intocables. La número 81 es sobre “Patentes, Diseño Industrial, Información Confidencial, Circuitos Integrados y Variedades de Plantas”. Por medio de esta orden, el campesinado iraquí, que acostumbraba guardar semillas para la siembra siguiente, perdió su soberanía y pasó a estar obligado a comprarlas, debido a que la nueva legislación prohibía expresamente la reserva propia de semillas. Es solo un ejemplo de lo que supone en la práctica la “libertad” capitalista. Así es como la Autoridad Provisional abrió las puertas legalmente a  Monsanto, Syngenta y Bayer, entre otras múltiples transnacionales, que entraron a Irak con alfombra roja aprovechándose de leyes diseñadas a su medida en detrimento de los empobrecidos productores locales.

En un artículo publicado por la ONG Canal Solidario en su página Web, el 16 de noviembre de 2004, se reproducían palabras del ecologista y consultor ambiental Mariano Cereijo, quien aseguraba que, de convertirse Irak en una potencia mundial en el cultivo de transgénicos, “quedaría demostrado que la hegemonía militar del Nuevo Orden Mundial facilitará el consumo y cultivo de transgénicos”. Ocho años después de decretada la nueva ordenanza sobre semillas en Irak, varias organizaciones sociales de Paraguay han denunciado que la empresa Monsanto estaba detrás del golpe institucional al presidente de ese país Fernando Lugo. Monsanto pareciera ser un emisario directo de los intereses de los EE.UU en Paraguay, Honduras u otros países. En América Latina saben que la entrada de semillas transgénicas llega a través de los tratados de libre mercado (TLC), o impuestos directamente mediante golpes de estado. Si nos remonatamos aún más en el tiempo no será difícil comprobar como el interés por ampliar los mercados asimétricos capitalistas estuvo detrás de los golpes de estado de Chile, Argentina, Brasil o Uruguay en décadas anteriores.

Pero volvamos de nuevo a Oriente Medio. El 31 de octubre de 2006 el parlamento de Turquía aprobó la ley N° 5553 sobre semillas. Mediante esta ley, Turquía permite la entrada a su país de semillas transgénicas que influirían directamente sobre su campesinado, el cual representa el 35% de la población total del país, aboliendo el uso de mecanismos tradicionales de cultivo, lo que supondría dependencia, desempleo y miseria para sus pequeños agricultores y la pérdida progresiva de semillas originales. La multinacional Monsanto opera en Israel, Turquía e Irak. Sin embargo no ha podido penetrar aún ni en Irán ni Siria…

Otra cuestión sobre el conflicto que suelen omitir los medios cuando informan sobre Siria es el apoyo por parte de la dictadura de Arabia Saudí, (un país que aún hoy día no duda en decapitar a sus mujeres díscolas acusándolas de brujería), al llamado “Ejército Libre de Siria”. ¿Se puede esperar mucha libertad de un ejército mercenario financiado por una casta feudal y sanguinaria como la de los Saud?. Tampoco te comentarán mucho sobre los intereses de Israel y por supuesto menos aún de las fuentes de apoyo logístico e ideológico de los comandos yihadistas que parecen estar asumiendo un papel muy destacado como primera línea de ataque terrorista en estos conflictos, asesinando despiadadamente a familias enteras indefensas y colgando posteriormente los videos en la red. Se habla de odios interétnicos entre suníes y chíies, o entre kurdos y árabes, pero no te explicarán quien ha alimentado históricamente estas divisiones mediante el uso indiscriminado del terrorismo y quien las mantiene en la actualidad.  Tampoco nos suelen contar que en la guerra del salafismo-wahabismo contra los “apóstatas” shíies los que ponen los muertos siempre son los segundos, en una persecusión con claros tintes teocráticos, xenófobos y abiertamente criminales que suele ser narrada con fría comprensión y benevolencia por la prensa comercial europea. Después de todo … ¿quién diablos podría desear algo tan descabellado como un Islám unido, pacífico y democrático, en buena armonía con los kurdos?.

Parte de la información ha sido extraída de este artículo: Los kurdos en la primavera árabe

junio 22, 2011

E.Coli, transgénicos y transnacionales

Por Silvia Ribeiro,  investigadora del Grupo ETC.

La manipulación genética agroindustrial, factor oculto tras las pandemias

“El surgimiento de una nueva cepa letal de la bacteria Escherichia coli (E. coli) en los alimentos en Europa pone de manifiesto, nuevamente, el desastre sanitario en que nos ha metido el sistema agroalimentario industrial.  Lo tratan como accidente, pero en realidad es algo cada vez más frecuente, porque es una consecuencia sistémica. Era lo esperable, al igual que el surgimiento de la gripe porcina y la gripe aviar.

Las autoridades sanitarias del gobierno alemán, donde primero se identificó el brote, acusaron como causantes de contaminación a los pepinos orgánicos españoles. Lo tuvieron que rectificar porque era falso, pero ya habían causando grandes pérdidas. Acusan también a tomates y lechugas, se especula con leche, carnes y agua embotellada. Según el Instituto Robert Koch de Alemania, se trata de una cepa desconocida, producto de recombinación de otras, que dio la nueva E. coli enterohemorrágica O104:H4. Al principio sospechaban de la E.coli O157:H7, la que se encontró en carne molida de grandes empresas como Cargill y que en 2008 motivó el retiro de 64 millones de toneladas de carne de Estados Unidos y miles de afectados.

En este caso dicen no saber de dónde salió ni cuánto va a durar, pero se ha extendido a varios países europeos y ha causado 18 muertes y más de 2000 internaciones que pueden tener consecuencias graves. Se podría agregar una larga lista de accidentes graves del sistema alimentario industrial (carnes contaminadas, melamina, dioxinas, aditivos y envases de plástico tóxicos, adulteraciones). Lo cierto es que gracias a la industria agroalimentaria controlada por una veintena de trasnacionales globales, la comida pasó de ser necesidad, placer y cultura, a convertirse en una permanente amenaza a la salud.

En el caso de las bacterias E.coli, de las que hay muchas diferentes cepas, éstas son usadas y manipuladas en forma intensiva y masiva por la industria, por lo que están favoreciendo todo el tiempo la creación de nuevas cepas. Por ejemplo, son un elemento importante en la construcción de transgénicos (agro-alimentarios, farmacéuticos y veterinarios), son el vector de fermentación de la biología sintética (manipulando con genes artificiales bacterias E. coli y levaduras, por que son rápidas y fáciles de usar), son el vector para fabricar hormonas transgénicas (hormona de crecimiento bovino) para que las vacas produzcan absurdas cantidades de leche que las enferman y nos enferman. En la mayoría de los casos, para probar si la transgenia fue exitosa, les aplican antibióticos, por lo que además de la transferencia horizontal de material genético entre diferentes bacterias (que de por sí promueven los transgénicos), aumentan también la resistencia a antibióticos.

Como las E.coli están presentes en todas partes pero aumentan con ciertas condiciones (almacenamiento, transporte, temperaturas, etc) , en las grandes instalaciones se las combate con bactericidas lo cual promueve aún más mutación y resistencia.

La presencia de bacterias y virus, normales o por falta de higiene y otras condiciones, puede suceder tanto en pequeñas producciones locales, como en grandes. Pero en las pequeñas y descentralizadas, sea desde la cría animal a los cultivos, intercambio y procesamiento de alimentos, mercados locales, queda focalizada o diluida entre muchas otras fuentes de diversidad animal y vegetal.

Es justamente el carácter masivo y uniforme de los cultivos y animales que los hace más vulnerables, al tiempo que los ataques continuos con químicos que todo el tiempo crean más resistencia, agregado a largos transportes y diversos empaques que exigen los grandes supermercados, lo que converge para crear las cepas más peligrosas. Ya en la espiral destructiva, para controlar todo esta debacle de enfermedad que crean –las que se destapan y las muchas sobre las que no toman estadísticas– aplican más químicos como conservadores, aplican irradiaciación de alimentos y empaques con nanotecnología para que los alimentos parezcan frescos; aunque sean nocivos.

Igual que con la gripe porcina, no es verdad que las autoridades no sepan de dónde salió la nueva cepa. Incluso, desde ya, les podemos decir de dónde vendrán muchas de las próximas bacterias y virus patógenos.

El verdadero origen del desastre es que el sistema agroalimentario haya sido secuestrado por las trasnacionales y que para que ganen más, nuestra comida sea transgénica, nos haga obesos, tenga menos nutrientes y esté llena de venenos, sean químicos o nanotecnológicos. Tan brutal ha sido el secuestro en los mercados, que en lugar de tener que advertir los que tienen tóxicos, se etiqueta –con alto costo para productor y consumidor– los productos orgánicos, los que no tienen tóxicos. Y de pasada, afirman que son el origen de cepas patógenas.

Consecuentemente, el control de la inocuidad alimentaria se ha transformado en una máquina comercial que lejos de favorecer la salud pública y prevenir enfermedades, es un sistema selectivo de privilegios para las grandes empresas, para desplazar e impedir la producción y consumo de productos campesinos, de pequeños productores y de muchos países del Sur. (Recomiendo ver informe de Grain, Food Safety for Whom: Corporate Wealth vs. Peoples’s Health www.grain.org)

Pese a todo eso, 70 por ciento del planeta aún se alimenta de la producción campesina, comunitaria, familiar. Por la salud de todos y la del planeta, es lo que tenemos que rescatar y apoyar, contra la voracidad homicida de las trasnacionales”.

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4211

abril 3, 2011

Los transgénicos y la aniquilación de las abejas

Los transgénicos pueden estar desempeñando un efecto letal sobre los procesos naturales de polinización

La desaparición de las abejas es ya un problema mundial y en España está particularmente desbocado, al detectarse que el 75% de nuestras colmenas estarían afectadas. La mortalidad dentro de las colmenas españolas es un mal estructural que supone, por el momento, la eliminación de entre el 25% y el 30% de las abejas. Las salud de las abejas se ha considerado tradicionalmente como un buen termómetro para medir el estado general de nuestro medio ambiente.

El dato abruma todavía más si se lo compara con el registrado durante el estudio previo, realizado entre 2006 y 2007, que mostró que el 45% de las colmenas españolas estaban contaminadas. En España, fue a partir de 2005 cuando los apicultores comenzaron a dar noticia del síndrome del despoblamiento de las colmenas, que es como se ha denominado al fenómeno de la muerte de abejas sin una causa directa aparente y que tanta alarma ha generado. El trabajo de polinización de las abejas es fundamental tanto en los campos de cultivo como para mantener el equilibrio de los ecosistemas.

Una de las principales hipótesis explicativas para abordar este dramático fenómeno es la ingestión de proteínas genéticamente modificadas por parte de las abejas. La pérdida progresiva de sus fuentes naturales de alimentación, la pobreza nutricional e insalubridad de las que quedan disponibles  y el uso de pesticidas industriales, hace a las abejas cada vez más débiles y vulnerables a enfermedades parasitarias.

La falta de polinización podrá causar un efecto inmediato sobre la reproducción de numerosas  especies frutales silvestres y, consecuentemente, un efecto en cascada sobre ecosistemas completos que repercutirán en último extremo en nuestras propias cadenas tróficas y en la disponibilidad de una gran variedad de alimentos habituales.

febrero 28, 2010

Sin transgénicos ganamos todos

Amigos de la Tierra: La superficie cultivada con transgénicos en Europa cae un 10%

En Europa, la superficie cultivada con transgénicos ha caído por quinto año consecutivo, con una reducción superior al 10% respecto a 2008. Este dato refleja la firme oposición social y la preocupación política por los impactos negativos de los cultivos modificados genéticamente. En 2009, Alemania se convirtió en el sexto país de la UE en prohibir el cultivo de maíz transgénico, con lo que la superficie cultivada con transgénicos en Europa supone menos del 0,5% de la superficie agraria. El único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala es España.

David Sánchez, Responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra España afirmó: “Nuestro país debería seguir el ejemplo de Francia o Alemania, y prohibir el cultivo de transgénicos en base al principio de precaución. Sin embargo, el Gobierno español sigue priorizando los intereses de unas pocas multinacionales frente a la defensa de los derechos de los consumidores y del medio ambiente, perjudicando los modelos de agricultura que nos pueden ayudar a afrontar el desafío del cambio climático, como la agricultura ecológica.”

A pesar de varias décadas de investigación, en gran parte con dinero público, no hay todavía ni un solo cultivo transgénico comercializado que incremente los rendimientos, sea tolerante a la sequía o a la salinidad, mejore las propiedades nutricionales o cualquier otro de los supuestos beneficios publicitados por las multinacionales de la biotecnología agraria.

Pero además los cultivos transgénicos están perjudicando el desarrollo de verdaderas soluciones para la crisis alimentaria y la crisis climática. Absorben financiación que podría ir dedicado a soluciones reales e impide el acceso de los campesinos a las semillas y al conocimiento. Los métodos agroecológicos y el conocimiento tradicional han sido identificados por multitud de instituciones internacionales como la clave para afrontar los desafíos climáticos y alimentarios.

octubre 15, 2009

Dulces transgénicos

transEl lobby a favor de los transgénicos (OGM) es una larga aguja que penetra hasta el mismo corazón de los gobiernos “democráticos”. En España el agente avanzado de este gigantesco y lucrativo negocio es la ministra Cristina Garmendia. Si alguien piensa que esto es otra paranoia más de cuatro ecologistas locos y aburridos que escuche Radio Nacional de España. He comprobado con estupor como cada vez son más frecuentes las cuñas de opinión o los falsos debates entre “expertos” para ir colando en la opinión pública la idea de que los transgénicos realmente no son tan malos. Lo último fue una cálida voz, en medio de dos programas, argumentando a favor de la eliminación de la obligatoriedad de indicar de manera explícita la existencia de OGM en el etiquetado de ciertos productos. Según esta voz “amiga” no había razones para hacer este aviso ya que se introducía en la opinión pública una falsa idea de peligrosidad respecto a estos productos, que ese etiquetado iba en contra de la libre competencia y que realmente esos prodcutos agrícolas no eran diferentes a sus hermanos biológicamente naturales.

La voz olvidó avisarnos de la miseria que esta agroindustria supone para muchos pequeños agricultores, el aumento del poder y la concentración de capital en cada vez menos manos, la dependencia que introduce en productores y consumidores, la disminución alarmante de la biodiversidad y…por supuesto los riesgos aún no suficientemente estudiados para la salud de los consumidores.

La guinda ha sido hoy cuando conocemos que precisamente la señora Garmendia tiene el patrimonio más grande de todos los miembros del gobierno, multiplicando por 24 el del propio presidente Zapatero.

Todo un ejemplo de “socialismo científico” (made in P$OE) puesto a favor del capital y en contra del planeta.

Para profundizar en las campañas de manipulación mediática sobre transgénicos consulta esta web de investigación de la Doctora Anna Bermeo Turchi: Ministra Garmendia desinforma sobre transgénicos y el proceso de Bolonia.

A %d blogueros les gusta esto: