Posts tagged ‘wahabismo’

septiembre 16, 2014

¿Quién y cómo ha creado el “Estado Islámico”?

isis_enemigo_necesario_450Las noticias que llegan de Iraq y Siria vuelven a destapar la estrategia macabra de las grandes corporaciones del armamento y la banca internacional para generar expectativas de valorización para sus empresas a partir de la sangre y la destrucción de la vida de millones de seres humanos. Los gobiernos de los países dominantes saben  bien que la fabricación de un enemigo temible les resulta imprescindible para la implementación de sus “planes de crecimiento” y el mantenimiento de un cierto grado de control y legitimación social ante sus propias poblaciones. Como bien nos decía el maestro Galeano son las armas las que necesitan a las guerras. Solo así puede entenderse que los gobernantes de Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos y otras dictaduras del golfo (aliados inquebrantables de las monarquías y los presidentes de Europa y NorteAmérica) lleven años promoviendo la creación de esos ejércitos terroristas mercenarios ante los cuales ahora, de manera repugnántemente cínica, nuestros gobiernos occidentales se “rasgan las vestiduras”. Desde que en el 2001 el señor Bush decretara el comienzo de la cruzada contra el terror, el terror no ha hecho más que crecer. Las decapitaciones que ejecutan los mercenarios que combaten en Siria e Iraq son sorprendentemente similares a las que los multimillonarios jeques y ministros saudíes, dueños de enormes estructuras empresariales, decretan contra mujeres y hombres en sus propios estados. Las más horripilantes dictaduras teocráticas del planeta son, aunque parezca increíble, nuestros más fieles “socios comerciales” en la zona sin que esto despierte el más mínimo escrúpulo moral en los monarcas políticos del “mundo civiizado”. Los mismos líderes que relataban entonces, con gran solemnidad, que el combustible espiritual y monetario del terror debía ser buscado en las remotas cuevas afganas de Tora-Bora ya no pueden ocultar que su verdadero origen no era otro que los imponentes y lujosos rascacielos de Dubai o La Meca.

En una entrada de Mayo-2012 (Engordando al monstruo salafista) explicábamos esta estrategia de “huida hacia adelante” que el capitalismo internacional estaba diseñando como mecanismo empresarial de lucha contra la crisis de crecimiento económico que están enfrentando. Otros gurús de las finanzas lo llamarían “caos controlado” o “destrucción creativa”. En otras palabras: Aniquilamiento brutal de la vida y las infraestructuras de zonas ricas en recursos naturales o con alto valor geoestratégico para proceder a su reconstrucción, que será reembolsada gracias a la explotación de esas mismas fuentes de materias primas. África también conoce demasiado bien ese terrorífico juego. Negocio asegurado para los vendedores de armas, para los bancos prestamistas, las empresas energéticas y para las grandes constructoras que procederán a la edificación de nuevas infraestructuras destinadas a erigirse sobre terrenos convenientemente devastados. Un ejemplo de ello, aunque con matices coloniales específicos, es el reciente genocidio en Gaza para el cual ya se están firmando los correspondientes contratos de negocio. Los pobres ponen los muertos y el sufrimento. Los directivos de las grandes empresas y los gobernantes corruptos bajo su mando se quedan con todos los beneficios. Desgraciadamente para que este siniestro plan, digno de mentes psicópatas, pueda implementarse hace falta la creación del enemigo necesario en forma de terrorismo ideológicamente impulsado y financieramente alimentado por nuestros propios socios con domicilio en Riad, Abu Dhabi, Bahrein, Kuwait y otros centros similares de poder corporativo. Los mismos que imprimen su propaganda en las camisetas de los grandes clubes deportivos hacen llegar sus petrodólares a nuestros enemigos. Son los negocios. Ya se sabe que los magnates siempre juegan a dos bandas. Desde Wall Street o la City, nuestros “aprendices de brujo” hacen con el salafismo el mismo juego táctico que décadas atrás hicieron con el nazismo justo antes de su gran eclosión, en esa aparente y fría equidistancia pragmática tan propia de los capitales “inteligentes”. Asistimos al tenebroso bucle orweliano en el que los hijos bastardos de nuestros más queridos “aliados” están llamados a erigirse en nuestros más odiados antagonistas para que el edificio simbólico de nuestra legitimidad moral pueda mantenerse en pie. En la lógica perversa del dinero cuyo destino es fecundarse a si mismo la conservación de la vida no resulta rentable mientras su destrucción es un objetivo conveniente bajo la óptica del inversor. De la misma forma el mantenimiento de los servicios públicos que garantizan cierto nivel de equidad paraliza el crecimiento del PIB al tiempo que su desmantelamiento dinamiza a las bolsas y mercados. Hasta el 2011 el monstruo se presentaba ante nuestros ojos transformado en un bello príncipe pero ahora su manto empezó a caer mostrándose, poco a poco, ante el mundo como lo que realmente es. Ya lo conocemos. Comenzamos por fin a mirarlo fente a frente, sin máscaras ni deslumbrantes ropajes. Ahora toca vencerlo y, sin duda, estamos dando pasos para ello.

P.D. Lamentamos escribir de manera tan reiterada la misma entrada desde hace cierto tiempo pero, desgraciadamente, creemos que sigue siendo necesaria.

Para saber más: 23 verdades incómodas sobre EI, por Nazanim Armaniam

Entradas relacionadas:

Bandar Bin Sultan, ¿Patrón del terrorismo mundial?

Deuda, Paro, Terrorismo, armas privilegiadas de dominación masiva

mayo 29, 2012

Engordando al monstruo salafista

La estrategia de engordar al monstruo salafista cercena el ansia de liberación de millones de personas en África y Medio Oriente

El wahabismo/salafismo es la tendencia más retroǵrada, asesina y radical de todas las posibles dentro del Islám. Se trata de una peligrosa secta fanática y filoterrorista, con abundante apoyo político y financiero procedente de Arabia Saudí y otras dictaduras del Golfo, que aún en nuestros días no dudan en decapitar mujeres acusadas de brujería. Esta corriente era muy minoritaria en el mundo musulmán hasta 1938, fecha en la que se descubren y comienzan a explotarse los fastuosos yacimientos petroleros de la península arábiga. Es un movimiento expansionista, con vocación imperialista, y es precisamente este cártel del fundamentalismo religioso más funesto el que está tomando el poder en Libia y el que pretende tomarlo en Siria, con el apoyo de la OTAN. Los intereses por el control de los recursos naturales están creando una alianza cada vez más abierta entre Al-Qaeda (patrocinada por saudíes y otras tiranías aliadas) y gobiernos occidentales. La ceguera capitalista está alimentando al monstruo con el único objetivo de salvaguardar los privilegios económicos de ciertas élites frente a los más elementales derechos a la vida, a la libertad y a la libre práctica religiosa de cientos de millones de seres humanos en África y todo el Medio Oriente. También es necesario tener presene que el shiísmo es una obsesión secular del wahabismo, y que sus fieles son considerados como herejes dignos de ser exterminados. De ahí los continuos atentados terroristas de corte yihadista-salafista contra comunidades chítas en múltiples países. De ahí el porqué de toda la brutal presión internacioal contra Irán y contra sus aliados tradicionales, como puede ser el caso de Siria o de ciertos grupos libaneses. Las minorías shíies en diveros países de la zona están incluso temiendo un nuevo holocausto contra ellas, de parecida manera a lo experimentado por comunidades judías en la Europa Central durante la Segunda Guerra Mundial. Es interesante al respecto este artículo publicado en el New York Times.

El error de los gobiernos occidentales está siendo descomunal ya que se está apostando por engordar y alimentar abiertamente al monstruo salafista, por puros intereses monetarios y coloniales en el corto plazo. El capitalismo euronorteamericano está despreciando profundamente los ideales de democracia y libertad, apostando por un movimiento fascioterrorista y totalitario, con el cálculo perverso de que estarán más capacitados para garantizar sus intereses coloniales en esa estratégica zona del planeta, aún a costa de aplastar los derechos de sus habitantes. Un error similar, salvando las distancias históricas, fue cometido con el Nazismo, cuando fue tolerado y alimentado por Gran Bretaña y Francia en sus inicios, debido a su clara vocación antisindical y anticomunista. La expansión del salafismo constituye además un gravísimo riesgo para la existencia y la seguridad de las antiguas comunidades cristianas asentadas en Siria, Egipto, Líbano y otros lugares de Oriente Medio desde tiempos inmemoriales, tal como han declarado en entrevistas recientes el Arzobispo de Alepo en Siria, Monseñor Jeanbart o el patriarca Melquita Gregorio III, desde Antioquía (1). Paradójicamene son grupos ultraortodoxos cristianos los que más están peleando para que se difundan los puntos de vista de estos religiosos, ante el silencio cómplice, estúpido e incomprensible de la mayor parte de medios periodísticos occidentales.

Para saber mucho más sobre ese engendro inmensamente criminal llamado “Arabia Saudí” no dudes en visitar este magnífico y completo artículo: Saudi Aramco: La discreta tiranía global , del blog La Pizarra de Yuri. También se recomienda la entrada  Salafismo, imperialismo, terrorismo, historia de una relación y su continuación para entender los entresijos históricos del ascenso del salafismo y de su pacto de sangre para salvaguardar los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y el armamento en la región. El cinismo decrépito de eso que llaman “Occidente” no tiene límites.

________________

(1). Esta bitácora, alterglobalizacion, no comparte en absoluto los puntos de vista generales expresados en la web religionenlibertad.com, citada en esta entrada. Sin embargo hemos considerado muy relevante la información contenida en esas dos entrevistas, publicadas por ellos. Sentimos no haber sido capaces de encontrar dichas entrevistas en otras fuentes originales.

octubre 12, 2010

Espiritualidad antiimperialista

Neozapatismo, un ejemplo de la Izquierda integradora del SXXI

Está muy al uso escuchar una descalificación global de la religiosidad popular como algo que no puede ser propio de la Izquierda. Olvidan los que así hablan que la religiosidad ha sido un potente ariete de resistencia contra el imperialismo, contra el colonialismo y contra el poder de los ricos sobre los pobres a lo largo de la Historia. Ejemplos podremos encontrar muchos y muy variados: Revueltas antiimperialistas contra Roma en la Palestina de Jesús, Revueltas antifeudalistas en la Europa post-medieval de Thomas Müntzer, Movimientos shiitas en Irán para derrocar al dictador Sha Palevi agente de la CIA, movimiento judío antisionista de Neturei Karta, movimiento católico contra el imperialismo británico en Irlanda, movimiento de resistencia de Hamas contra la invasión sionista, Teología antiimperialista de la Liberación en América…

Pensamos que descalificar globalmente a la religiosidad popular es un planteamiento simplista e injusto que en nada beneficia a la Izquierda del siglo XXI. Lo que realmente hay que denunciar son los integrismos que se infiltran en las religiones con objetivos fasciocapitalistas. Estos lobbys políticos, con ingentes cantidades de dinero detrás, se inoculan en el cuerpo de la religiosidad sencilla, natural y auténtica para intentar dirigirla en su beneficio privado. También es fácil encontrar ejemplos: el virus sionista, que pretende infectar el cuerpo del judaísmo, el virus fundamentalista crisitiano que permea toda la jerarquía vaticana o el wahabismo saudí, gran patrocinador junto con el usa-sionismo del terrorismo mundial. En todos los casos es el gran capital internacional el mayor interesado en la propagación de estos virus filoterroristas en el cuerpo de las religiones, para subvertir y diluir sus cosmovisiones radicalmente incompatibles con el capitalismo, así como para crear el necesario enemigo que neutralice el ansia de justicia y libertad existente en las masas ciudadanas.

La crítica demoledora contra las religiones ya ha sido hecha, y muy bien por cierto, por gente como Bakunin hace ya más de un siglo. Pero, bajo nuestro punto de vista, esa es solo una parte de la verdad y no toda la verdad. También es posible realizar desde la Izquierda otro tipo de acercamientos más complejos al fenómeno religioso, como intentó el propio Fidel Castro en diálogos publicados con Frei Betto.

Exhortamos a los movimientos socialistas marxistas y libertarios que beben de las fuentes más clásicas y que están reinventándose a sí mismos en las últimas décadas a que sean capaces de profundizar en su comprensión de las religiosidades populares, matizar, enriquecer sus visiones, a que sean capaces de separar “el grano de la paja” en su comprensión dialéctica de las dimensiones materialistas y espiritualistas existentes en la psique de los pueblos y los individuos. Estas convergencias se nos antojan indispensables para articular respuestas potentes y eficaces contra la matriz de pensamiento único neoliberal que los siniestros “mercados” y sus sicarios pretenden imponernos.

septiembre 5, 2010

Terrorismo contra los shiíes: ¿Quién lo promueve?, ¿Con qué dinero?

¿Quién financia el terrorismo contra los shiíes?

Un mes sí y otro también las noticias sobre masacres terroristas cometidas contra  ciudadanos shiíes en todo el mundo se suceden. La última en Pakistán, cuando un grupo de 2.500 shiíes se manifestaban (oh, casualidad!) a favor de una Palestina libre de la ocupación sionista. Todos los indicios parecen apuntar contra grupos wahabistas directamente financiados por EEUU e Israel, a través de Arabia Saudí y los propios servicios secretos afganos, iraquíes y paquistaníes al servicio del Imperio. El terrorismo sionista y estadounidense es, con diferencia, la causa fundamental de crimen salvaje en las zonas más calientes del Planeta. Sigue siendo imprescindible leer a Chomsky para entender quienes son los principales agentes del terrorismo en nuestro mundo de hoy. No es difícil comprender que Irán y el shiísmo son una fuerza anti-imperialista que día a día se va cargando de legitimidad ante gran parte de la opinión pública de los países empobrecidos de África, Asia y América. Es por ello que los shiíes desarmados, en cualquier rincón del mundo, deben ser objetivo preferente de los ataques terroristas ejemplarizantes promovidos por la CIA y el Mossad. Los ciudadanos pobres de las naciones más explotadas por la dominación colonial deben grabar en su mente que libertad, soberanía e independencia frente a la dictadura yanki-sionista son lujos extremadamente caros y peligrosos.

A %d blogueros les gusta esto: