Ratzinger, el adios de un Papa cobarde y totalitario

Ratzinger, el oscuro y tenebroso hacedor de una Iglesia muerta y disecada

Ratzinger, el oscuro y tenebroso hacedor de una Iglesia muerta y disecada

Su despedida ha sido digna de los políticos más hipócritas y maquiavélicos, esos que abandonan el barco cuando la cosa se les pone complicada para adentrarse en una vida relajada desde la que poder seguir moviendo los hilos, sin asumir incómodas responsabilidades ante la opinión pública. Esos que prefieren situarse lejos de los focos mediáticos tras amarrar la designación de sus delfines. Su balance de resultados, tras un mandato que comenzó en realidad hace más de 30 años, nos muestra una Iglesia católica con un crédito social en caída libre, experimentando una progresiva y putrefacta descomposición.

Juan José Tamayo, director der la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, nos dibuja este boceto como resumen de su trayectoria:

Por muy olvidadiza que sea la memoria colectiva –en este y otros muchos casos- hay cosas que no pueden colgarse en el perchero del olvido. No se puede olvidar la actitud inquisitorial del cardenal Ratzinger y de Benedicto XVI con sus colegas, los teólogos y las teólogas, desde que se hizo cargo del ex Santo Oficio, hasta su jubilación. Durante ese tiempo -más de seis lustros que, para algunos han sido una eternidad- juzgó, condenó, impuso silencio, censuró, expulsó de las cátedras, cesó como directores de revistas de teología o de información religiosa, suspendió a divinis, eliminó la libertad de cátedra, limitó la libertad de investigación, impuso su teología como pensamiento único, e incluso llegó a excomulgar a colegas por lo que subjetivamente creía eran errores y, laminó el pluralismo teológico con el consiguiente empobrecimiento para la teología.

Durante estos años ha humillado a las mujeres –mayoría en la Iglesia católica-, a quienes ha seguido negando la voz y el voto, les ha cerrado las puertas de acceso al sacerdocio, les ha negado los derechos sexuales y reproductivos, les ha impedido asumir puestos de responsabilidad, les ha impuesto una moral sexual represiva, no les ha permitido entrar en el ámbito de lo sagrado, las ha declarado en rebeldía y amonestado severamente –como en el caso de las Religiosas Norteamericanas- por seguir la voz de la conciencia y comprometerse con los empobrecidos.

Las mujeres han sido utilizadas, en fin, como sirvientas. Así seguirá tratándolas en su retiro el papa emérito Benedicto XVI, que tendrá a cuatro religiosas a su entera disposición. ¡Final patriarcal para el papa y humillante para las mujeres!

(Aquí puede consultarse el texto completo: Amnesia Colectiva – Juan José Tamayo)

Entradas relacionadas: Teologías de la Liberación: Pasión, Muerte y Resurrección (I) y (II) ; ¿Es realmente cristiano el papa Ratzinger?

7 comentarios to “Ratzinger, el adios de un Papa cobarde y totalitario”

  1. El descanso de Benedicto XVI, será, sin duda, el descanso de millones de fieles escandalizados por el comportamiento de la Curia Romana, ese caballo desbocado a el que no ha sabido o querido poner riendas, que suma otro motivo más de crítica al de sus inmorales finanzas, conocido como el “chantaje de los lobbys gays” que atacan, ahora verbalmente, la retaguardia, siempre en `pompa, de los purpurados a los que no termina de satisfacer el “derecho de barraganía”.

  2. ¿Tendrá alguna posibilidad un nuevo perfil aperturista que recuperara, al menos en parte, el espíritu del Concilio Vaticano II? ¿Algún cardenal brasileño o centroamericano valiente y crítico con el capitalismo anticristiano y criminal?

    • El Espíritu Santo, inteligencia suprema, tiene miedo y se esconde. Teme por la vida de sus candidatos, la última vez que se hizo presente en un cónclave fué en el que salió elegido Papa el cardenal Luciani, asesinado 33 días más tarde mediante la ingesta masiva de un vasodilatador prescrito por su médico.
      Muy importante es el testimonio de don Germano Pattaro , sacerdote y teólogo veneciano, llamado por Juan Pablo I a Roma como consejero. Pertenece también a la fuente veneciana.
      De su testimonio emerge la figura de un papa profeta, que quiere hablar y actuar en nombre de Dios: un papa que no quiere ser jefe de Estado, que no quiere escoltas ni soldados, que se abandona totalmente al Señor, pase lo que pase; un papa que quiere la renovación de la Iglesia, sin olvidar las razones profundas que hicieron necesario el Concilio; un papa que no quiere gobernar solo, sino con los obispos; un papa que pide perdón por los pecados históricos de la Iglesia, como la Inquisición, el poder temporal de los papas, el odio a los judíos y la tolerancia ante las masacres de los indios, el racismo y las deportaciones de los pueblos africanos; un papa que reivindica la figura profética de quienes valientemente denunciaron el genocidio de aquellos pueblos; un papa que quiere hacer justicia a todos aquellos que en tierras de misión, en el Este y en América Latina, han sido encarcelados, torturados, exiliados o asesinados por causa de Cristo; un papa que denuncia fuertemente el sistema económico internacional; un papa que se pone al lado de quienes, de cualquier raza y religión, defienden los sacrosantos derechos del hombre; un papa que quiere promover en el Vaticano un gran instituto de caridad, donde poder hospedar a quienes duermen por las calles; un papa que quiere diez discursos menos y un testimonio más; un papa que sabe, a los pocos días de pontificado, quién será (y, además, pronto) su sucesor; un papa que no se deja intimidar, a pesar de las dificultades encontradas.
      El Espíritu Santo, que todo lo sabe a priori, no se molestará en exhalar su aliento sobre el candidato capaz de intentar sanear la Santa Sede, ¿para que?, si luego le matan.

      • Efectivamente, Raúl, la muerte de Luciani fue sospechosamente oportuna para las élites oligárquicas que explotan y someten al planeta y a sus habitantes. Dejo otro aldabonazo publicado en Cristianismeijusticia sobre el ensordecedor silencio de la jerarquía eclesial, corrupta y despótica, que secuestra y prostituye los símbolos religiosos.

        El ensordecedor silencio de la Iglesia ante la corrupción y los crímenes del sistema:
        http://www.cristianismeijusticia.net/bloc/?p=8705&lang=es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: