Engordando al monstruo salafista

La estrategia de engordar al monstruo salafista cercena el ansia de liberación de millones de personas en África y Medio Oriente

El wahabismo/salafismo es la tendencia más retroǵrada, asesina y radical de todas las posibles dentro del Islám. Se trata de una peligrosa secta fanática y filoterrorista, con abundante apoyo político y financiero procedente de Arabia Saudí y otras dictaduras del Golfo, que aún en nuestros días no dudan en decapitar mujeres acusadas de brujería. Esta corriente era muy minoritaria en el mundo musulmán hasta 1938, fecha en la que se descubren y comienzan a explotarse los fastuosos yacimientos petroleros de la península arábiga. Es un movimiento expansionista, con vocación imperialista, y es precisamente este cártel del fundamentalismo religioso más funesto el que está tomando el poder en Libia y el que pretende tomarlo en Siria, con el apoyo de la OTAN. Los intereses por el control de los recursos naturales están creando una alianza cada vez más abierta entre Al-Qaeda (patrocinada por saudíes y otras tiranías aliadas) y gobiernos occidentales. La ceguera capitalista está alimentando al monstruo con el único objetivo de salvaguardar los privilegios económicos de ciertas élites frente a los más elementales derechos a la vida, a la libertad y a la libre práctica religiosa de cientos de millones de seres humanos en África y todo el Medio Oriente. También es necesario tener presene que el shiísmo es una obsesión secular del wahabismo, y que sus fieles son considerados como herejes dignos de ser exterminados. De ahí los continuos atentados terroristas de corte yihadista-salafista contra comunidades chítas en múltiples países. De ahí el porqué de toda la brutal presión internacioal contra Irán y contra sus aliados tradicionales, como puede ser el caso de Siria o de ciertos grupos libaneses. Las minorías shíies en diveros países de la zona están incluso temiendo un nuevo holocausto contra ellas, de parecida manera a lo experimentado por comunidades judías en la Europa Central durante la Segunda Guerra Mundial. Es interesante al respecto este artículo publicado en el New York Times.

El error de los gobiernos occidentales está siendo descomunal ya que se está apostando por engordar y alimentar abiertamente al monstruo salafista, por puros intereses monetarios y coloniales en el corto plazo. El capitalismo euronorteamericano está despreciando profundamente los ideales de democracia y libertad, apostando por un movimiento fascioterrorista y totalitario, con el cálculo perverso de que estarán más capacitados para garantizar sus intereses coloniales en esa estratégica zona del planeta, aún a costa de aplastar los derechos de sus habitantes. Un error similar, salvando las distancias históricas, fue cometido con el Nazismo, cuando fue tolerado y alimentado por Gran Bretaña y Francia en sus inicios, debido a su clara vocación antisindical y anticomunista. La expansión del salafismo constituye además un gravísimo riesgo para la existencia y la seguridad de las antiguas comunidades cristianas asentadas en Siria, Egipto, Líbano y otros lugares de Oriente Medio desde tiempos inmemoriales, tal como han declarado en entrevistas recientes el Arzobispo de Alepo en Siria, Monseñor Jeanbart o el patriarca Melquita Gregorio III, desde Antioquía (1). Paradójicamene son grupos ultraortodoxos cristianos los que más están peleando para que se difundan los puntos de vista de estos religiosos, ante el silencio cómplice, estúpido e incomprensible de la mayor parte de medios periodísticos occidentales.

Para saber mucho más sobre ese engendro inmensamente criminal llamado “Arabia Saudí” no dudes en visitar este magnífico y completo artículo: Saudi Aramco: La discreta tiranía global , del blog La Pizarra de Yuri. También se recomienda la entrada  Salafismo, imperialismo, terrorismo, historia de una relación y su continuación para entender los entresijos históricos del ascenso del salafismo y de su pacto de sangre para salvaguardar los intereses de las grandes multinacionales del petróleo y el armamento en la región. El cinismo decrépito de eso que llaman “Occidente” no tiene límites.

________________

(1). Esta bitácora, alterglobalizacion, no comparte en absoluto los puntos de vista generales expresados en la web religionenlibertad.com, citada en esta entrada. Sin embargo hemos considerado muy relevante la información contenida en esas dos entrevistas, publicadas por ellos. Sentimos no haber sido capaces de encontrar dichas entrevistas en otras fuentes originales.

9 Responses to “Engordando al monstruo salafista”

  1. http://www.voltairenet.org/Kossayr-asi-empezo-todo

    Conexiones del wahabismo con las matanzas en Siria

  2. Vínculo entre el Rey, la gran burguesía siria pro-yihadista-wahabí y la monarquía saudí:

    http://www.abc.es/20120418/espana/abci-elefantes-dinero-201204180207.html

    ¿Tendrán algo que ver las furibundas campañas anti-sirias en todos los grandes medios de comunicación del estado español con el pago de favores a la monarquía saudí por la concesión de los suculentos contratos del AVE entre Medina y La Meca?, ¿Qué papel podría jugar el Rey en todo este asunto y en la introducción del violento yihadismo saudí en el interior de Siria?

  3. El diario Público no está siendo neutral en el conflicto sirio ya que parece ser que su principal grupo accionarial tiene intereses directos en Qatar, a través del empresario Jaume Roures y el patrocinio de camisetas del FC Barcelona. No obstante la periodista Nazanín Armanian (iraní, feminista, laica y posiblemente simpatizante comunista) publica a veces ciertos artículos que pueden resultar de interés como piezas textuales de información y debate: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/475/alauismo-geopolitica-de-una-religion/

  4. http://www.democracynow.org/es/blog/2011/3/7/noam_chomsky_derechos_civiles_obama_amrica_latina_y_la_historia_de_eeuu_en_el_medio_oriente

    Medio Oriente es una zona importante desde hace casi 90 años, cuando se descubrió el petróleo, especialmente desde la Segunda Guerra Mundial. Eche usted un vistazo a los documentos internos. Se pensaba que el petróleo de Medio Oriente era el más importante y que la zona era estratégicamente la más importante del mundo porque tenía la mayor reserva de petróleo. Y si usted piensa lo que ocurrió en Medio Oriente a lo largo de los años, los grandes –Estados Unidos y Gran Bretaña- tradicionalmente han apoyado el fundamentalismo islámico radical. El núcleo del fundamentalismo islámico radical es Arabia Saudita. Ese es también el principal fundamento del terror yihadista. Ese es nuestro principal aliado. De hecho, en 1967, las relaciones de EE.UU. con Israel tomaron su forma actual principalmente porque había una guerra literalmente entre Arabia Saudita y Egipto en Yemen. Y Arabia Saudita es el centro del fundamentalismo islámico radical. Egipto era el centro del nacionalismo secular. Y el nacionalismo secular es aterrador, porque no era democrático, sino autocrático, pero era secular y nacionalista. Y Nasser hablaba de usar los recursos de la región para su propia población, no para enriquecer a las compañías petroleras occidentales ni a la elite saudita. Bueno, eso es aterrador. Así que había un conflicto en marcha; EE.UU. y Gran Bretaña, por supuesto, apoyaron el islamismo radical. Israel ganó la batalla para ellos. Fue entonces cuando se establecieron las relaciones en su forma actual, y las mismas continúan. No en un cien ciento, pero básicamente EE.UU. y Gran Bretaña han apoyado y siguen apoyando al islamismo radical, porque es una barrera contra la democracia. Si van por el camino equivocado, a ellos no les gusta nada, pero si las cosas se hacen como ellos quieren, está todo bien.

    En realidad, durante toda esta crisis, uno de los comentarios más astutos fueron dos frases de Marwan Muasher, ex alto funcionario jordano director de investigación sobre Medio Oriente para la Fundación Carnegie. Muasher dijo: “Hay un principio operativo en Oriente Medio: siempre y cuando la gente esté tranquila y pasiva, vamos a hacer lo que queramos”. Ese es un principio general del arte de gobernar que se aplica aquí también. Mientras la gente esté tranquila y pasiva, vamos a hacer lo que queramos. Pero, por supuesto, si la gente deja de estar tranquila y pasiva, tendremos que adaptarnos de alguna manera. Tal vez incluso nos echen, pero trataremos de aguantar lo mas que podamos. Y eso es lo que vemos que está pasando en Medio Oriente. Eso es lo que estuvo pasando en América Latina. Es lo que vemos aquí.

Trackbacks

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 248 seguidores

%d personas les gusta esto: